Por qué Bitcoin ha fallado

No es lógico pensar en un futuro en el que Internet se vaya a convertir en el sistema nervioso de una sociedad digital y global, pero sin embargo la moneda de cambio que en ella se utilice sea analógica y local. Por esto cuando se lanzó Bitcoin muchos pensamos que era el dinero del futuro, o como otros decían, el futuro del dinero. También que llegaría a convertirse en el dinero de Internet, o como otros decían, el Internet del dinero. La realidad ha sido bien distinta porque aunque Bitcoin sea una fantástica idea, su utilización por parte de la gente sigue siendo muy escasa y esto es llamativo, porque sin embargo otras propuestas de la economía colaborativa, que también son muy recientes, si que están logrando un importante éxito y adopción por parte de la gente. En este sentido es llamativo por ejemplo el éxito que están teniendo las iniciativas relacionadas con la financiación y el crédito de manera colaborativa, con el crowdfunding y crowdlending como nuevas formas en las que la gente colabora para invertir y financiar proyectos de personas, emprendedores y empresas, desintermediando a instituciones tradicionales como son los bancos. La duda es ¿por qué si el crowdfunding y el crowdlending son iniciativas colaborativas, en las que no intervienen intermediarios tradicionales, se sigue utilizando el dinero convencional que está muy intermediado por los estados? Para esta situación Bitcoin se convertiría en la opción ideal, teniendo en cuenta además que presenta unas comisiones más bajas a las transacciones, lo cual resultaría muy beneficioso para las iniciativas de economía colaborativa, que habitualmente aplican comisiones bastante más bajas que las que aplican las empresas tradicionales. Sigue leyendo “Por qué Bitcoin ha fallado”

La razón por la que aún no pagamos con el móvil

¿Sabías que en Kenia más de 18 millones de personas pagan sus compras y suministros con el móvil? lo hacen como clientes de la empresa M-Pesa, una filial de Vodafone, pero no pagan a través de apps sino con SMS, ya que la mayoría de la población no dispone de un smartphone ni de conexión a Internet. Sin embargo en España, y en la mayoría de países occidentales, aunque disponemos de un mejor acceso a la tecnología,  aún no hemos dado el paso a pagar con el móvil, lo que nos permitiría poder prescindir de las tarjetas de crédito físicas y el dinero en metálico. Las ventajas de pagar con el móvil son enormes, pero también debe haber muchos inconvenientes, porque de otra manera no se entiende que pagar con el móvil no se haya convertido aún en algo habitual para la mayoría de nosotros, como lo es ya comprar a través de Internet o comunicarnos por medio de apps de mensajería.  Sigue leyendo “La razón por la que aún no pagamos con el móvil”