Gonzalo Ruiz Utrilla: Aprendiendo sobre Longevidad y Criopreservación

Entrevistamos a Gonzalo Ruiz Utrilla, emprendedor y miembro del comité organizador del Congreso de Longevidad y Criopreservación, en relación con sus intereses con las tendencias socioeconómicas que más van a influir en el futuro de la humanidad.

Recientemente has colaborado en la organización en Madrid el I Congreso de Longevidad y Criopreservación. ¿De dónde surge tu interés por este tema de la “inmortalidad”?

Desde que tengo uso de razón me ha fascinado la tecnología, y cómo afecta a la sociedad en todos sus aspectos. El transhumanismo es un movimiento con el que me identifico a la hora de analizar las posibilidades de uso de diferentes tecnologías y su impacto en el ser humano y la humanidad en conjunto.

Cada vez más me gusta pensar en el Homo Sapiens desde el punto de vista evolutivo como el Wetware más avanzado que existe, pero que surgió hace 200.000 mil años y desde entonces ha evolucionado muy poco.

El libro de Harari, Sapiens explica este concepto muy bien. El Homo Sapiens es quizá la especie más evolucionada que ha existido nunca y que sobrevivió en un entorno dado gracias a su mejor adaptación. Miles de años después los Sapiens hemos conquistado y dominado la Tierra, modificando de forma radical el entorno en el que aparecimos, la forma de comportarnos, alimentarnos y relacionarnos. Sin embargo somos el mismo Wetware. ¿Te imaginas que pasaría con un Iphone de hace 10 años si le intentas instalar la última versión de Whatsapp? Como bien explica mi amigo Marcos Vazquez, creo que en parte las nuevas epidemias modernas (obesidad, diabetes adquirida, depresión…) son causadas por un comportamiento no óptimo de nuestros Wetware debido a que hemos modificado el ambiente.

Pienso que nuestro “yo” se encuentra en la información codificada en la estructura molecular y reacciones químico/físicas de nuestras neuronas, en nuestro cerebro. Ese “yo” no es más que la información resultante de una serie de “inputs” que han llegado a través de los sensores de nuestro Wetware: los sentidos. Una vez procesados por nuestra capacidad de computación “Sapiens” han dado lugar a aprendizajes, conocimientos, valoraciones, experiencias, opiniones, sentimientos, etc que han formado nuestro “yo”.

Tanto la capacidad de recibir “inputs”, como la capacidad de procesarlos, está limitada a la naturaleza de nuestra especie, en este caso los Homo Sapiens. Otras especies, con diferentes “Wetwares” tendrán otras capacidades y limitaciones. Dentro de que todos somos la misma especie, también existen pequeñas variaciones en capacidades.

Estas capacidades las define en última instancia nuestro ADN, el código genético que existe en los cromosomas de nuestras células. Nuestro ADN es lo que define los rangos de altura en los seres humanos, el tamaño de nuestro cerebro y nuestra esperanza de vida. Todas las especies tienen intrínseco en el código genético estas limitaciones, y para cada una son diferentes.

El Homo Sapiens está empezando a conocer esta codificación y modificarla. Es posible que seamos la primera especie capaz de autoevolucionarnos, de forma que no tengamos que esperar a cambios aleatorios en nuestro ADN que provoquen que los individuos con esa mutación sobrevivan por mejor adaptación y generen una nueva especie. Esas adaptaciones es posible que podamos crearlas nosotros mediante modificación genética con técnicas CRISPR por ejemplo.

La longevidad limitada a unos 80 años parece ser una de las características que el ADN del Sapiens lleva intrínsecas. Si conseguimos identificar los genes que codifican ese parámetro y modificarlo ¿Podremos definir una longevidad indefinida? Eso es lo que están intentando hacer muchos científicos, como la española María Blasco que ya ha conseguido triplicar la vida en ratones manteniendo su calidad de vida.

La aproximación Biohacker al ser humano como una máquina biológica que puede ser entendida, duplicada, reparada, modificada me fascina. Me da mucha pena que el conocimiento que reside en los cerebros de la gente que fallece se pierda por un deterioro del soporte biológico que lo contiene y me gustaría perpetuarlo.

Hasta ahora el Sapiens ha descubierto formas muy rudimentarias de almacenar y traspasar ese conocimiento entre generaciones para aumentar el conocimiento global de la humanidad: el lenguaje, la escritura, las grabaciones de audio y vídeo… Pero aún son muy rudimentarias. Imaginate que te tuviera que traspasar todo mi conocimiento, toda mi vida y experiencias hablando. Tardaría toda mi vida y sólo sería una aproximación. El ancho de banda de nuestra comunicación es tremendamente lento. Por eso empresas como Neuralink pueden ser tan prometedoras.

A la conservación del conocimiento humano se puede llegar por varias vías, y una de ellas de momento es la biológica. Manteniendo al “Yo” en su recipiente original. El cerebro. Y para mantenerlo necesitamos que este recipiente siga sano y joven de forma indefinida.

Si no podemos modificarnos genéticamente en vida para hacer que ese cerebro se mantenga vivo más tiempo surge la idea de: Si nuestro yo, nuestro conocimiento reside de alguna manera en nuestro cerebro ¿Podemos preservar la estructura molecular de nuestras neuronas en nuestro cerebro de alguna forma?

Por supuesto todos estos avances podrían dar pie a miles de nuevas vías: Cerebros más avanzados, conexión entre mentes, clones de pensamiento simultáneo, conciencia ubicua, cerebros computacionalmente híbridos biológico-máquina. Pero vayamos paso por paso.

El mundo me parece tan fascinante, que me gustaría vivir muchos miles de años más para ver la evolución histórica del Sapiens, su autoevolución, la posible singularidad tecnológica, la conquista espacial y para ello necesitamos investigar en extender nuestra limitación genética de esperanza de vida.

¿Puedes contarnos algunas ideas que hayas podido extraer de los ponentes que han participado en el evento?

En el Congreso de Longevidad y Criopreservación, celebrado en el CSIC en Madrid teníamos el objetivo de una divulgación multidisciplinar. Por ello médicos, cirujanos, catedráticos de economía y derecho, abogados, empresarios, periodistas, etc expusieron muchas ideas y teorías acerca de estos temas.

Abordamos desde investigaciones científicas en longevidad como las investigaciones con Telómeros de María Blasco, las quimeras de Juan Carlos Izpisúa o las teorías de Aubrey de Grey, pasando por la aplicación de técnicas de criopreservación en trasplantes de órganos con Andrés Varela, Greg Fahy o Javier Cabo.

Uno de los debates que me parecieron más apasionantes son los debates legales, éticos, morales y económicos que empiezan a surgir en un entorno de longevidad extendida. Cuando entendemos el paso de concepto de muerte no binaria, empiezan a surgir debates en las pensiones, en el derecho sobre tu propio cuerpo en la muerte, etc. ¿Podemos decidir qué hacer con nuestro cuerpo después de muerto o debe ser el estado quien decida? ¿Es lo mismo la muerte legal y la muerte biológica? ¿Cambia la definición de muerte dependiendo de la geografía y momento histórico? ¿Puede el ser humano estar en un estado que no sea vivo o muerto? Os recomiendo profundizar en ello con las lecturas a los enlaces anteriores porque son apasionantes.

Luego, otra de las realidades que podemos encontrarnos en el congreso es la demanda de información para Criopreservación en la sociedad. Como bien dice Felipe Debasa, a día de hoy la la criopreservación no está regulada en España y a priori se entiende que no está permitida. Se trata de una práctica experimental y por tanto no validada científicamente, por el momento. Sin embargo a raíz de la noticia de la niña criopreservada en Reino Unido ha surgido un debate enorme y en el congreso hemos querido reflejar esa demanda de información por parte del público trayendo a algunos de los directores de organizaciones de Criopreservación extranjeras como Max More de Alcor Life Extension Foundation.

¿Conoces startups españolas que estén trabajando en este campo de la longevidad?

Hay numerosas startups que trabajan en Longevidad en España. Al final es un paraguas muy amplio donde se incluye salud, servicios, consultoría… Pero hablaré como ejemplo de algunas que asistieron al congreso y me apasionan.

MiLegadoDigital es una empresa Insurtech que ofrece servicios online que incluyen algunos temas relacionados con la longevidad: Testamento Digital, el Borrado Digital, la Reputación Online, la Gestión Post-Mortem y Servicios SOS o primeros auxilios. Ahora también están incluyendo servicios de asesoramiento en Criopreservación o gestión de reputación online que incluye nuestro genoma

TellMeGen es una Startup de Valencia liderada por profesionales médicos y que se centra en la secuenciación de Genoma para poder empezar a descubrir más detalles acerca de tu salud. Gracias a sus servicios puedes aprender detalles sobre tus genes y poder aplicar estilos de vida que mejoren tu salud.

LifeLenght es una empresa que mide la longitud de tus telómeros, los extremos de los cromosomas. Un indicador que guarda correlación con tu esperanza de vida.

Cursos.com, es una startup edutech que muy inspirada en Singularity University intenta concienciar de que es muy importante no sólo aprender habilidades específicas, sino también habilidades transversales para estar preparado y poder autorrealizarnos en una sociedad de cambio constante y acelerado.

¿Cómo descubriste Singularity University y qué es lo que más te llamó la atención cuando participaste en uno de sus cursos?

Fue hace unos años cuando veía charlas de Peter Diamandis. Fui a su curso en 2014 y la verdad es que tanto el contenido como el networking son increíbles. Hace un tiempo contaba en Loogic la experiencia completa. Podéis leerla aquí.

Como véis su principal misión es concienciar a la sociedad del cambio exponencial que vivimos y cómo podemos prepararnos para evitar fricciones en la sociedad.

¿De todos todas las tecnologías exponenciales con las que se trabaja en Singularity University cuál piensas que va a tener un mayor impacto positivo en la humanidad?

La tecnología es una herramienta y como tal, depende de su uso. Cuanto más poderosa en una tecnología más bien y mal puede hacer. Así un martillo, Internet y los smartphones son herramientas increíbles, pero pueden por supuesto ser usadas para el mal.

Creo que la Inteligencia Artificial que aprende y se desarrolla por sí misma, y la modificación genética son dos de las tecnologías que más pueden cambiar la humanidad. ¿Os imagináis una sociedad post-género?

A corto plazo la energía solar y el concepto de energularity y la comida sintética y el concepto de Foodgularity pueden llevarnos de unos recursos que creíamos escasos a un mundo de abundancia muy pronto que cambiará muchos paradigmas.

Como emprendedor llevas mucho tiempo dedicado al negocio de la creación de contenidos digitales a través de Tendenzias.com ¿Podrías darnos tu visión sobre el futuro del negocio de los contenidos digitales?

Hace tiempo publiqué un par de artículos sobre el tema hablando del 11º aniversario de Tendenzias y sobre el Roboperiodismo.

Siempre he visto el SEO como una guerra entre una inteligencia artificial que clasifica y ordena resultados (Google) y otra Inteligencia Biológica (Redactores) que intenta alimentar a la inteligencia artificial con el mejor contenido.

¿Os imáginais que hubiera inteligencias artificiales redactoras al mismo nivel que la inteligencia suprema lectora de Google?

Pero esto no es algo nuevo, de verdad. La empresa americana Narrative Science, lleva haciendo esto ya 6 años, y ha alcanzado niveles muy altos de redacción mediante Inteligencias Artificiales. Es lo que se conoce en inglés como Robojournalism: Roboperiodismo y Roboescritores; y ya existen un gran número de medios han reportado contratar los servicios de este tipo como Los Angeles Times. Es muy probable que estas herramientas se popularicen para generación de contenidos descriptivos y los periodistas y redactores sean exclusivos para análisis y artículos de opinión.

Algunos ejemplos los comento en mi artículo. Las inteligencias Artificiales primero sustituirán a periodistas en aquellos textos de descripción de la realidad:

Cámaras en el congreso de los diputados que identifiquen las caras de los ponentes, capten lo que dicen por audio y lo transcriban a texto. Clasifiquen la temática y comparen las aseveraciones con registros del pasado suyos y de otros. De ahí obtendrán en tiempo real estadísticas de mentiras, cumplimiento, intervenciones, etc, y por tanto sus descripciones serán más ricas y precisas que las de un periodista que esté comentando en ese momento.

Inteligencias Artificiales que describan partidos de futbol, etc. “El balón se mueve del jugador 19 al jugador 8 a velocidad 7 km/h. Acto seguido sale con trayectoria 17º a la portería e impacta en el larguero a 9 cm del vértice deformando el esférico un 9% y provocando un efecto en posteriores desplazamientos del 17% más”

Drones que vuelen en territorios en conflicto y graben y describan las guerras de… Drones.

Una de tus principales iniciativas a nivel empresarial es Cursos.com ¿Podrías contarnos qué planes tienes en este proyecto?

La misión de Cursos.com es cerrar el creciente Gap entre formación y empleo que existe en países occidentales, con especial énfasis en España. Queremos concienciar a nuestros usuarios del cambio acelerado que se está produciendo en el contexto sociodemográfico y económico en el que vivimos.

Este cambio del que hablamos anteriormente está provocado por la convergencia de diferentes factores como la evolución de diferentes tecnologías, creciente globalización y reacciones culturales con expresiones de miedo, terrorismo y proteccionismo.

De esta forma el mundo que habitamos cambia constantemente cada vez más rápido y lo único que permanece es la incertidumbre.

Enfocándonos solamente en el empleo olvidamos lo que llamamos habilidades transversales y que queremos divulgar. Para ello hemos creado una serie de artículos y ebooks orientados a que nuestros usuarios tomen mejores decisiones como el que puedes descargar gratis: ¿Hay trabajo en un futuro exponencial?

¿Al tratarse de un proyecto educativo, cuál es tu visión al respecto del futuro de la educación?

Los consejos que recibimos para educarnos parecen permanecer constantes desde hace décadas. ¿Tiene sentido el sistema educativo actual en el contexto de cambio perpetuo al que nos enfrentamos? Algunos expertos piensan que no.

Tradicionalmente, se nos ha hecho pensar que tenemos que estudiar y especializarnos en un área para tener un trabajo… pero ¿Qué pasa si lo que hemos estudiado en 4, 5 o 6 años ya no existe cuando hayamos obtenido nuestro título? Es un fenómeno que cada vez ocurre más en nuestro entorno cambiante. Los conocimientos se vuelven obsoletos cada vez más rápido.

El empleo es sólo una necesidad humana de nivel intermedio en el modelo de pirámide de Maslow que toda persona intenta escalar durante su vida para alcanzar la autorrealización. Sin embargo, los sistemas educativos están enfocados en un aprendizaje orientado a este nivel. En Cursos.com pensamos que este enfoque es muy parcial e incompleto, y no nos permite tener una visión global con la que desarrollar una estrategia en busca de la cúspide con más posibilidades de éxito.

Enfocándonos solamente en el empleo olvidamos lo que llamamos habilidades transversales y que queremos divulgar en Cursos.com. Las consideramos especialmente relevantes para ser resilientes en un mundo de cambio constante y acelerado. ¿Estudiarías lo mismo si supieras que quizá los robots pagarán tu jubilación?

​Además de emprendedor desarrollas una importante actividad como ​Business Angel ¿Podrías hablarnos de tu experiencia invirtiendo en startups y de tu especialización en el ámbito Fintech?

Junto con Jesús Pérez Sánchez y Rodrigo García de la Cruz, presidentes de la Asociación Española Fintech y de la Alianza Iberoamericana Fintech respectivamente, así como nuestras inversiones previas en Fintech como Credimarket, Bolsa.com, Finnovating, FinancialRed, Coinffeine, etc nos daban un gran conocimiento del sector.

Los servicios financieros tradicionales son algunos de los que tienen más posibilidad de ser sustituidos por otros más disruptivos. Por eso empezamos a invertir con una serie de socios en nuestro club privado de inversión Fintech Ventures. Desde hace un año hemos tomado posiciones en Housers, MyTripleA, Finizens o el primer Quant Advisor, Accurate.

Esta última inversión es un caso palpable de cómo democratizar mediante tecnología un servicio que antes sólo estaba al alcance de unos pocos. Gracias a su servicio, ahora cualquier persona a golpe de click puede acceder a estrategias que llevan reportando rentabilidades anualizadas de casi el 20% sin casi ninguna correlación con el mercado. Sus clientes antes eran todos institucionales, pero con la llegada del Fintech, se pueden abrir a un mercado más amplio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *