Manifiesto

“Sobreestimamos los progresos tecnológicos de los próximos dos años pero subestimamos los de los próximos diez” Bill Gates

El futuro ya no es lo que era: esta intrigante frase, atribuida al escritor francés Paul Valéry, me ha ayudado a tomar una nueva perspectiva en mi forma de pensar, a buscar otro punto de vista y no conformarme con las ideas preestablecidas. Esta nueva forma de pensar es necesaria si queremos entender todo lo que nos espera en el futuro cercano, porque los cambios que se están produciendo, gracias a los avances de la tecnología, cada vez están siendo más radicales y pueden llegar a ser incluso traumáticos, para aquellas personas que no sean capaces de adaptarse. Esta nueva forma de pensar se transmite de maravilla a través del famoso eslogan Think Different de la empresa Apple, que tan bien refleja los valores que la han llevado a convertirse en una de las empresas más valiosas y admiradas del mundo. Pensar diferente en el futuro es lo que os propongo como estrategia para ser protagonistas de los grandes cambios que se van a producir en el mundo en los próximos años.

El futuro ha llegado: quizás no para todo el mundo, pero sí para aquellos que han decidido derribar sus barreras mentales y aprovechar al máximo las posibilidades que ofrece la tecnología para hacer realidad sus sueños. Desde que Internet comenzó a hacerse popular, hace ya más de 20 años, han sucedido muchísimas cosas positivas y se han producido grandes cambios en la humanidad, pero realmente ha sido necesario mucho tiempo y si lo vemos en perspectiva, la velocidad a la que se han producido esos cambios no parece haber sido demasiado rápida. Sin embargo esta velocidad está aumentando significativamente, gracias a tres factores principalmente: el aumento de la capacidad de cálculo de los ordenadores, la disminución del precio de la tecnología y la decisión que han tomado muchos emprendedores, de ponerse a trabajar en aquello que hace muy pocos años parecía imposible o tan solo estaba en la imaginación de los escritores de ciencia ficción.

No podemos predecir el futuro pero sí podemos inventarlo: estos emprendedores que han decido dar un salto hacia el vacío y ponerse a trabajar en hacer realidad ideas, que antes tan solo formaban parte de la ciencia ficción, están inventando el futuro en el que habitaremos en los próximos años. Nosotros también tenemos la oportunidad de formar parte de ese grupo de innovadores, que está trabajando para cambiar el mundo, para hacer un mundo mejor y más justo. Vivimos en el mejor momento de la historia de la humanidad, para la mayoría del mundo la esperanza de vida no para de aumentar, gracias a las mejoras en la alimentación y en la medicina, cada vez hay menos guerras y la tecnología está llegando de forma muy rápida a los países en vías de desarrollo, lo cual ayuda a que disminuyan las desigualdades entre las personas. Esta situación la tenemos que aprovechar para seguir mejorando, nosotros tenemos la oportunidad de formar parte de ello, desde nuestras empresas, con nuestros proyectos personales, es el mejor momento de emprender los proyectos que mejorarán el mundo en el futuro.

Tenemos que pensar exponencialmente: en la teoría desarrollada por el inventor Raymond Kurzweil, denominada Ley de rendimientos acelerados, si hablamos de informática estaríamos haciendo referencia a la Ley de Moore y en el mundo de los negocios también podríamos hablar de negocios exponenciales. Reflexionemos sobre la situación en la que vivimos, en la que la mayor empresa de transporte del mundo se llama Uber y no tiene coches; la mayor empresa de alojamiento del mundo se llama Airbnb y no tiene hoteles. Al pensar en cómo ha ido aumentado la capacidad de cálculo de los ordenadores, al mismo tiempo que se reducía su precio, seremos conscientes de los cambios tan importantes que aún están por venir en los próximos años. Si somos capaces de dejar de pensar linealmente, que es como las personas habitualmente pensamos, para empezar a pensar exponencialmente, como han sido capaces de hacerlo los escritores de ciencia ficción, estaremos más cerca de saber lo que va a ocurrir en la sociedad y en las empresas, en los próximos años, gracias a los avances de la tecnología.

Vamos a vivir 100 años: al ritmo al que crece longevidad a nivel mundial, y sobre todo en los países más avanzados, queda poco tiempo para superar la frontera de los 100 años. Esto es debido a los grandes avances que se han producido en materia de salud y alimentación, unos avances que serán aún mayores en los próximos años y han llevado a algunos estudiosos de Singularity University, la universidad creada por Google y Nasa, a predecir que en 2045, el hombre podrá llegar a ser inmortal. Inmortales o no, lo más importante es que la forma en la que se configura la vida de muchas personas, está cambiando de forma muy significativa, en aspectos como el trabajo, la educación, el ocio, la familia, la salud y la seguridad. En todo esto va a influir enormemente el aumento de la esperanza de vida. Desde las empresas tenemos que ser conscientes de esta situación, porque se abre un nuevo horizonte de posibilidades de negocio, para un nuevo perfil de clientes, que hasta ahora ha sido muy poco considerado y que cada vez tomará un mayor protagonismo en la sociedad.

Vamos a dejar de ser humanos para ser superhumanos: los primeros indicativos de esta situación los encontramos en el mundo del deporte, en concreto con algunos deportistas, que debido a algún tipo de accidente, han tenido que usar prótesis y ahora gracias a estas pueden realizar un deporte de manera más eficiente que antes de sufrir el accidente. De esta forma, y gracias a los avances de las tecnologías biónicas, nos vamos a encontrar pronto en una situación en la que los discapacitados, que antes tenían que competir en los juegos paralímpicos, podrían competir y ganar a los atletas de los juegos olímpicos. ¿Qué puede impedir a una persona que para mejorar su salud ha decidido recurrir a la tecnología, recibiendo algún tipo de implante, por ejemplo para poder ver o para poder oír, aumentar la capacidad que le ofrece esa tecnología, hasta el punto de que pueda ver o pueda oír, mejor que el resto de personas? al igual que muchas personas han decidido recurrir a la cirugía estética para mejorar su aspecto ¿Qué puede impedir a la gente recurrir a la tecnología para mejorar cualidades físicas, como la fuerza o la velocidad, entre muchas otras cosas?

El futuro de la humanidad está en el espacio: así lo afirma Elon Musk, probablemente el emprendedor más innovador del momento y que muchos sitúan al nivel de Steve Jobs, en cuanto a su capacidad para vislumbrar el futuro de la tecnología y los negocios. Si pensamos en un futuro muy lejano, no es descabellado pensar que en el planeta tierra puede llegar a suceder algún tipo de desastre, que obligue a la humanidad a buscar su supervivencia en otros planetas. Pero no es necesario pensar de forma tan pesimista, para imaginar las razones por las que la gente querrá viajar al espacio, porque los avances tecnológicos en el mundo de la astronáutica, están siendo tan relevantes, que incluso podemos pensar en que la gente viajará al espacio por pura curiosidad, al igual que emprende otros muchos viajes turísticos. Así lo ven por ejemplo otros grandes empresarios como son Richard Branson y Jeff Bezos. Por lo tanto, si el futuro de la humanidad pasa por colonizar el espacio, se abren ante nosotros una cantidad infinita de oportunidades que hace muy pocos años podían ser inimaginables.

Llega la segunda brecha digital: si la primera brecha digital se ha caracterizado por el acceso a la tecnología y a Internet por parte de las personas, podemos decir que esto ya está casi resuelto para la mayoría de la población mundial. Situaciones concretas como la posibilidad de comprar un mini ordenador Raspberry Pi por 5 dólares, demuestran que el problema para el avance de la humanidad, ya no es el acceso a la tecnología, sino el uso que hacemos de ella. Pero en esta situación tenemos que pensar que nos adentramos en la que podríamos denominar como la segunda brecha digital, en la que se puede separar la humanidad entre aquellos que controlan la tecnología y los que son controlados por la tecnología. “Programar o ser programado” como anuncia el libro del periodista Douglas Rushkoff, dividirá a las personas entre aquellos que tienen el control sobre la tecnología que utilizan y aquellos que se dejan llevar usando la tecnología que otros han desarrollado, y que incluso que podrían haber desarrollado para controlar a los demás.

Ya no quedan empresas de 100 años: una de las manifestaciones más evidentes del impacto que está teniendo la tecnología e Internet, en el mundo de los negocios, es la desaparición de muchas empresas, que habían logrado sobrevivir más de 100 años. Empresas que en los últimos años no han logrado adaptarse a los cambios que se han producido en la economía a nivel mundial. La famosa transformación digital, de la que tanto se habla últimamente en los círculos empresariales, se ha convertido en una prioridad para las grandes empresas, que ven peligrar sus modelos de negocio, acuciados por la competencia que están produciendo las startups y las grandes empresas tecnológicas como Google, Apple, Amazon y Facebook. El Fintech es un claro ejemplo sobre cómo la tecnología está cambiando la economía y los negocios, se comenzó por introducir cambios a nivel de la economía peer to peer o economía colaborativa y pronto llegará la inteligencia artificial, para producir cambios aún mayores en la gestión del dinero y de las inversiones. El resto de sectores se verán igualmente afectados y por lo tanto ninguna empresa podrá mantenerse al margen de estos grandes cambios.

Gracias al movimiento open source: son muchas las razones que podríamos enumerar para justificar el por qué hemos pasado de la economía industrial a la economía digital, pero si tenemos que destacar una de estas razones, seguramente debamos referirnos al movimiento open source como uno de los que más han ayudado a llegar a la situación actual. El movimiento open source es la clave para la existencia del sistema operativo Android, que está basado en Linux, y utilizan más del 65% por los smartphones a nivel mundial. Igualmente hay que reconocer la relevancia que ha tenido la Wikipedia como fuente de información de referencia usada en todo el mundo y otras grandes aportaciones que se producirán en el futuro, por ejemplo gracias a las impresoras 3D basadas en fuentes libres como es el caso de Prusa. El software open source y cada vez más el hardware open source, están en el núcleo del gran impacto que está teniendo la tecnología en nuestras vidas y es una de las razones principales del abaratamiento de la tecnología, lo cual ha facilitado el acceso a la misma y está permitiendo superar la primera brecha digital y acercarnos a pasos agigantados hacia la segunda.