Aportaciones para mejorar el nivel de innovación en España

Recientemente en Futurizable hemos realizado una encuesta sobre innovación tecnológica con el objetivo de conocer mejor a nuestra audiencia y descubrir su opinión sobre distintos aspectos relacionados con el futuro. El tema en el que más interés teníamos era conocer la visión sobre el estado de la innovación en España, de personas que consideramos muy relevantes en este ámbito, ya que de alguna forma se pueden convertir en impulsores de un movimiento que nos ayude a mejorar la situación de la innovación en nuestro país. A continuación os compartimos una serie de opiniones e ideas que vienen a responder a la pregunta que realizamos en la encuesta:

¿Puedes darnos alguna idea para lograr que España sea un país más innovador?

Lo que necesita España es un cambio cultural. Que los niños aspiren a ser funcionarios es muy grave. Tenemos que conseguir que la gente no busque pelotazos, ya que la innovación necesita tiempo y esfuerzo. Hay que dejar de ver el fracaso como algo malo, ya que fracasar es aprender. También podemos hablar de cambios no tan culturales, como los cambios fiscales que permitan a los inversores desgravar pérdidas si la inversión sale mal, lo cual ayudaría a hacer más atractiva la inversión en el sector privado.

Educación de las futuras generaciones

innovacion educacion

Mejorar la educación para ser más innovadores, es la principal conclusión que podemos extraer de los resultados de la encuesta Futurizable sobre innovación tecnológica. Así lo hemos visto en muchos de los comentarios en los que se destaca la importancia de cambiar el sistema educativo español, si queremos que sean las nuevas generaciones las que conviertan nuestro país en un referente de la innovación a nivel mundial. Ya sea desde las empresas o desde las instituciones públicas, debemos trabajar desde hoy mismo para impulsar un cambio educativo que nos ayude a ser más innovadores.

Trabajar desde la escuela, crear un gran pacto de educación que no se pueda cambiar en 25 años y que potencie la creatividad, las nuevas tecnologías y el aprendizaje por descubrimiento y no por empollamiento.

El gran pacto educativo debería ir encaminado a facilitar el acceso a recursos por parte de los centros educativos. Si vivimos tiempos en los que la financiación pública está respondiendo adecuadamente a las empresas innovadoras, a través de instituciones como ENISA, y se sigue fomentando la investigación por medio de los presupuestos europeos, del mismo modo se deben destinar presupuestos específicos para la innovación en el ámbito educativo, empezando por la formación del profesorado, que son los que más influencia pueden ejercer para que los niños y jóvenes desarrollen actitudes innovadoras.

Es en la educación, desde edades tempranas, donde está la clave. Si sólo enseñamos a los niños a actuar como robots, únicamente unos pocos privilegiados serán innovadores. Se debería facilitar el espíritu crítico y constructivo, el descubrir nuevos caminos.

Si estamos basando nuestras esperanzas sobre el futuro de la innovación en España en los profesores, tenemos que colaborar con aquellas iniciativas que busquen mejorar el sistema educativo, como es el caso de Inno-BAR, un evento en el que compartir y difundir recursos innovadores, donde los profesores son los protagonistas y que demuestra que existen muchos profesores interesados en que la situación cambie.

Al final, uno es campeón del mundo de aquello en lo que pone la atención. Paso por colegios y veo niños en invierno a las 10 de la noche jugando en la calle al fútbol. Luego, los mejores van a centros de alto rendimiento como La Masía, cobran millones y son considerados héroes por los programas de TV de deportes. A la innovación, apenas llegan a espacio residuales. La solución: invertir todos los términos. Niños hasta las 10 en laboratorios, centros de innovación para jóvenes más desarrollados, espacios en TV.

Otras ideas interesantes aportadas por los lectores de Futurizable para fomentar la innovación en España comenzando por el mundo educativo:

  • Evitar que la educación y la sociedad aniquile la creatividad de niños y jóvenes.
  • Potenciar las humanidades, hay que innovar mejor.
  • Incentivando a la creatividad y no castigando el fallo.
  • Sistemas educativos más flexibles y universidades más prácticas.
  • Que las universidades investiguen de manera colaborativa con la industria.
  • Inversión para retener a nuestros jóvenes formados. Y fichar talento extranjero.
  • Enseñar a los niños a resolver sus problemas diarios y a soñar con resolver aquellos que son un reto para la humanidad y todavía no tienen solución.

Hacer de la innovación una cuestión de Estado

Está claro que en un país en el que el sector público tiene un importante peso en aspectos tan relevantes como la educación y la investigación, se hace necesario contar con políticas públicas que fomenten la innovación y faciliten el trabajo de los agentes privados, que buscan aportar soluciones desde del ámbito científico y de los negocios. Sin embargo estos agentes se muestran manifiestamente frustrados por la política de innovación a nivel nacional y se hace fundamental que esta situación cambie en el corto plazo, para no acabar con las ilusiones de aquellos que trabajan por mejorar la situación y situar a España como referente a nivel de innovación tecnológica y empresarial.

Ligar fiscalidad y ayudas públicas a las empresas a indicadores de innovación. Multiplicar extraordinariamente los mecanismos de compra pública innovadora. Eliminar las limitaciones de contratación pública para iniciativas conjuntas público-privadas de experimentación e innovación.

Y si hablamos de fomentar la innovación a través del tejido empresarial la palabra estrella es la fiscalidad, por un lado porque está comprobado que aquellos países que fomentan políticas fiscales atractivas para las empresas son capaces de atraer a las startups más innovadoras y fomentar la creación de ecosistemas en los que surgen nuevas ideas para solucionar problemas a nivel global.

Aumentar la desgravación fiscal a la I+D+i al 75% y que sólo la puedan conseguir las grandes empresas si es a través de OTRIs y PYMES, haciendo pagos efectivos a 30 días o menos.

Igualmente porque estamos viendo que en los últimos años las políticas fiscales que se promueven en España no facilitan la inversión en nuevos proyectos innovadores, lo cual está suponiendo un lastre para nuestro país en comparación con otros países de nuestro entorno.

Diseñar una estrategia de país en el ámbito de la investigación. Creo que hay que marcar líneas de innovación y poner a los centros de investigación a trabajar en esas líneas. Menos centros, menos investigadores, pero más especializados.

Sin duda necesitamos una estrategia común en el ámbito de la investigación que se pueda traducir posteriormente en innovación, al poner en contacto a los centros de investigación con las empresas desarrollando iniciativas de transferencia tecnológica. El problema en este punto es que tenemos fantásticos investigadores en nuestras Universidades y Centros de Investigación, pero no existe una coordinación entre todos ellos, de forma que se desaprovecha una parte muy importante del trabajo que realizan al no tener la capacidad de llegar al mercado, por no existir las conexiones adecuadas con el tejido inversor y empresarial. Para mejorar esta situación comienzan a surgir algunas iniciativas como la de Egauss Business Holding I+T que trabaja desde el ámbito empresarial para localizar iniciativas de investigación que puedan ser susceptibles de apoyar desde el ámbito privado, con el objetivo de crear compañías de base tecnológica en las que participen de manera conjunta los investigadores, los centros de investigación y los departamentos de las universidades.

Concentrar mucho las apuestas ¿En que quiere/puede ser España un líder en innovación? Serán dos o tres cosas. No más… en eso apostaría con todo. En lo demás… simplemente no molestar y ver si por casi milagro hay alguien/algo muy excepcional para darle cauce ¿En que apostaría? Innovación en ocio (turismo); Innovación en agricultura y ganadería, en un sentido muy amplio de la cadena de valor; innovación en creación y gestión de infraestructuras.

A nivel mundial conocemos países que han logrado convertirse en referente al apostar por el desarrollo de ecosistemas innovadores en ámbitos muy concretos de la economía. De esta forma encontramos referencias como Israel, en lo que a nuevos modelos de agricultura se refiere, o los países nórdicos con Finlandia y Suecia que se han convertido en líderes a nivel mundial en el sector de los videojuegos. En España sin duda contamos con la materia prima adecuada para liderar sectores específicos de la economía, como los mencionados del turismo, la agricultura y las infraestructuras, pero del mismo modo se pueden desarrollar otros sectores si se decide realizar una apuesta específica por ello. Por las características de nuestro país, por la capacidad que tienen nuestras empresas e investigadores para trabajar en ello y sobre todo por la gran necesidad actual que supone para mejorar el planeta, tendríamos que proponernos que España se convirtiese en referente a nivel mundial en generación de energías renovables. Tenemos sol, tenemos viento y estamos rodeados de mar, si las condiciones físicas son las adecuadas, ahora únicamente nos falta la condición mental y si el Gobierno no quiere apoyarlo, habrá que trabajar desde la sociedad civil para que la situación cambie.

Otras ideas para que mejore la situación de la innovación en España:

  • Aumentar la inversión en centros de investigación, rebajar presión fiscal en los autónomos y educar a los niños en buscarse la vida, no depender de otros en el futuro.
  • Definir un pacto por la educación y por la innovación que conecte las aulas, la investigación y las empresas, con el apoyo público.
  • Aumentar las ayudas, creer en nuestro potencial desde los gobiernos sea de quien sea, tiene que fijarse por ley un % sin que se pueda bajar jamás.
  • Cuando no sabes cómo hacerlo, copia a los que ya lo hacen. Miremos la lista de los cuatro o cinco países más innovadores y copiemos sus instituciones y métodos.
  • Crear una agencia sin ánimo de lucro que descubra los agentes socializadores del cambio hacia una cultura más innovadora.
  • Situar el apoyo a la innovación en el mismo lugar social que el apoyo al desempleo o la jubilación.

Que se convenzan los agentes decisores (públicos y privados) que existen beneficios de innovar, pero que no sean miopes pensando que son beneficios a corto plazo. Por tanto, unos (los públicos) han de establecer los mecanismos de incentivos que hagan que otros (los privados) se comporten de forma racional a largo plazo.

Mejora de la cultura innovadora de las grandes empresas.

La mejora de la Educación y el apoyo del Estado a la innovación, requiere además de la materialización de todas estas propuestas a través de la actividad que realizan las empresas, que son las responsables de llevar al mercado las novedades tecnológicas que surgen desde el mundo de la investigación. Por lo tanto el tercer gran ámbito en el que tenemos que trabajar para conseguir que España sea un país más innovador es el de las empresas, pero no sólo las startups, sobre todo las grandes empresas que son las que ya tienen los clientes y los recursos, lo cual les facilita enormemente el trabajo de llevar la innovación a la sociedad.

Es necesario un cambio de modelo, que ligue la competitividad con la innovación, mejorar los canales de comercialización y la internacionalización. También es necesario generar confianza entorno al proceso de innovación, y desechar los mitos de esfuerzo y riesgo que acompañan el proceso.

El cambio de modelo es el gran reto al que se están teniendo que enfrentar en los últimos años las grandes empresas y que en estos momentos vive un auge total en lo que se ha denominado como Transformación Digital. Lo que comenzó como un proceso de digitalización, en el que las empresas comenzaban a utilizar Internet y las tecnologías digitales a nivel de comunicación y procesos, se ha convertido ahora en una prioridad para muchas empresas que ven peligrar su continuidad debido al auge de las startups y las empresas digitales. Los bancos, por ejemplo, observan cómo una parte de su actividad comienza a ser realizada por las grandes empresas tecnológicas como Google y Apple, por lo que sueñan en ser como ellas, más ligeras, más eficientes y más cercanas a los usuarios. Por otro lado las startups de Fintech comienzan a introducir en el mercado propuestas de valor que mejoran considerablemente las de la banca, con menores comisiones y más adaptadas a las necesidades reales de los consumidores. Al mismo proceso se enfrentan multitud de sectores como el de los seguros, los medios de comunicación, el transporte o la industria. La Transformación Digital es un clavo ardiendo al que se están agarrando muchas empresas que saben que de continuar con sus estrategias actuales, no sobrevivirán a la próxima década. Empezar de cero será la única opción para la mayoría de ellas, dejar la actividad de todo aquello en lo que ya no aportan valor, para iniciar un proceso de innovación que les permita reinventarse.

En España hay aún más riesgo que en otras partes en el desarrollo de tecnología, puesto que el mercado se muestra más cerrado para ayudar a desarrollarlas, y las ayudas públicas o privadas están muy supeditadas a la cercanía ya a mercado. Es decir, se fomenta que se usen tecnologías que ya vienen desarrolladas de fuera. Aún a pesar de esto, creo que en España tenemos un gran potencial para desarrollar nuestras propias tecnologías.

Otras propuestas para mejorar la situación de la innovación en las empresas:

  • Mejorar los puentes entre los equipos de investigación de las universidades y las empresas.
  • Mejorar la normativa y la financiación para que ese camino fluya con facilidad.
  • Invertir en startups, hay un gran talento y creatividad en España, pero no se sabe explotar.
  • Colaboración entre las Pymes y las Startups para mezclar creatividad con realismo.
  • Respaldar a quién desea innovar. Que se dice pronto, pero no es tan fácil.
  • Necesitamos presentar éxitos y en España el éxito generalmente es criticado.
  • Ayudas a la creación de empresas innovadoras, las startups tienen mil obstáculos.
  • Incentivar a las empresas, estimular al sector educativo, potenciar el intraemprendimiento, apostar por el talento creativo.
  • Menos subvenciones y oligopolios. Más libre mercado. Menos trabas a los autónomos.
  • Fomento a la generación de ideas con el soporte de una estructura económico-financiera y dirección de proyectos de emprendimiento.

Y una propuesta concreta para empezar desde hoy mismo a trabajar en estrategias que mejoren la innovación en el mundo empresarial.

Un instituto que vincule al ámbito académico-científico (PhD, Msc en Ciencias Naturales y de computación) con Emprendedores, PYME y pequeñas empresas. De modo que los avances científicos lleguen más rápido a empresas pequeñas que los pueden asimilar más rápidamente, y sobre las que se pueden hacer test más rápidamente.

Terminamos con una aportación que resumen los tres aspectos más importantes si queremos fomentar la innovación en España:

Invertir esfuerzos en las escuelas sería lo más importante (aunque está claro que dará frutos a largo plazo). A corto y medio plazo, iniciativas que faciliten la inversión privada en innovación, como por ejemplo incentivos fiscales en la inversión en startups. Tanto para inversores, como para emprendedores.

Nota: desde Futurizable queremos agradecer las aportaciones de las 90 personas que han contestado a la encuesta, ya que gracias a ello tenemos ahora un mayor conocimiento sobre el panorama de la innovación, lo cual nos resultará de gran utilidad de cara a continuar realizando nuestra labor de divulgación a lo largo del próximo año. Volvemos en 2017 con nuevos artículos sobre el futuro de la innovación tecnológica. Feliz Navidad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *