La razón por la que aún no pagamos con el móvil

¿Sabías que en Kenia más de 18 millones de personas pagan sus compras y suministros con el móvil? lo hacen como clientes de la empresa M-Pesa, una filial de Vodafone, pero no pagan a través de apps sino con SMS, ya que la mayoría de la población no dispone de un smartphone ni de conexión a Internet. Sin embargo en España, y en la mayoría de países occidentales, aunque disponemos de un mejor acceso a la tecnología,  aún no hemos dado el paso a pagar con el móvil, lo que nos permitiría poder prescindir de las tarjetas de crédito físicas y el dinero en metálico. Las ventajas de pagar con el móvil son enormes, pero también debe haber muchos inconvenientes, porque de otra manera no se entiende que pagar con el móvil no se haya convertido aún en algo habitual para la mayoría de nosotros, como lo es ya comprar a través de Internet o comunicarnos por medio de apps de mensajería. 

M-Pesa

La visión de los especialistas

El pago por móvil está creciendo ya en muchos países, pero su crecimiento viene condicionado por el despliegue de una nueva infraestructura tanto de TPVs contactless como de smartphones que tengan chip NFC. Y como cualquier cambio de infraestructura, esto va a llevar unos años. Más allá de esto, la clave para el escalado de esta tecnología no está tanto en poder pagar con el móvil en sí (que no mejora mucho la experiencia de cliente respecto a pagar con una tarjeta) sino en los servicios de valor añadido que se pueden “pegar” a la experiencia de pagar con el móvil, aprovechando las capacidades de geolocalización y notificación de los smartphones. Me refiero en concreto a poder beneficiarte de descuentos o promociones o financiar una compra en el mismo momento de realizarla. Estos servicios serán clave para impulsar el cambio de comportamiento en los consumidores necesario para la adopción de esta nueva tecnología.  Ricardo Forcano director de desarrollo de negocio y transformación digital en BBVA.

¿Por qué aún no pagamos con el móvil? Es un poco pescadilla que se muerde la cola: los usuarios no lo están utilizando más porque no hay suficientes comercios que lo ofrezcan y los comercios no están implementándolo con más celeridad porque no hay una masa crítica de usuarios. Otro de los problemas es que lo que se está promoviendo ahora como pago por móvil es una virtualización de las tarjetas mediante HCE (Host Card Emulation) / NFC, por lo que lo único que cambia es la interfaz de interacción, pero el medio de pago sigue siendo la tarjeta. Sería interesante ofrecer otros pagos alternativos como pago con cuenta, pago aplazado o financiado, etc. utilizando el móvil. Hasta que los usuarios no perciban una alternativa real a la manera de operar que tenemos actualmente con las tarjetas, no hay una manera de competir con ellas. Y con esto no digo que crea que van a desaparecer las tarjetas, sino que se van a ofrecer más opciones. También se tiende a visualizar el pago por móvil como algo físico y se obvia que ya se está pagando a través de muchas apps (transporte, reservas, etc) con el móvil. Roberto Martín CIO y cofundador de TECHNOactivity.

Las cosas tan cotidianas como estas no se pueden acelerar. La “gente de internet” estamos acostumbrados a que las cosas vayan rápido, a que una aplicación cualquiera obtenga miles de usuarios de la noche a la mañana. Pero el mundo real no es así, ni mucho menos. Y menos en algo relativo al dinero dónde juegan tanto el que paga como el que tiene que cobrar, que por lo general no quiere hacer nada que ponga eso en peligro. Si miramos el ejemplo de las tarjetas contactless, vemos que han necesitamos 3-4 años en empezar a parecer normal. Recuerdo la primera tarjeta contactless que recibí de un banco en 2013. Como buen “yonkie” de los pagos, quería usarla enseguida. Me costó encontrar un comercio con un datafono que soportase el contactless. Luego me costó encontrar un camarero que supiera cómo se usaba, para aproximadamente un mes después, enterarme de que el banco me había dado la tarjeta con esa funcionalidad desactivada porque “así es más seguro”. Ahora tengo dos tarjetas contactless, de bancos distintos, y las uso regularmente, aunque siempre que pregunto me dicen que no es lo habitual. Pero no cuesta encontrar datafonos que lo soportan en manos de gente que sabe usarlos. No hay que perder de vista en cualquier caso que las tarjetas tienen un ciclo de vida, y que pueden pasar 2, 3, 5, 10 años para que te la renueven y darte una nueva con algo como el contactless. Aún así este fin de semana me ha dicho una chica en Galicia que ella no quiere eso, que una amiga suya que vive en Sydney le ha dicho que allí te roban en el metro si tienes una tarjeta contactless. Así estamos. Con el pago por móvil pasa algo parecido. ¿Cuantos comercios conoces que lo soportan? Y cuando lo hacen, ¿quién sabe usarlos?. ¿Hay muchos comercios que estén interesados en tener un dispositivo nuevo para “dos pirados”?. Si se hace pagos a través de un servicio de terceros “en la nube”… ¿crees que un comercio a pie de calle quiere entregar fácilmente su producto al cliente final sin tener claro quién cobra? ¿Y si además cada dispositivo hace su batalla? ¿Apple Pay, Samsung Pay, Google Pay, pegatinas del BBVA o de Vodafone para pegar en ese estupendo móvil que te has comprado?, ¿qué escojo?, ¿qué acepto? Vamos, que tanto clientes como empresas tienen que tener claras tres cosas: que es más sencillo (incluye accesible); que es fácil y rápido; y que es seguro. Y mientras no se cumplan esas tres cosas… tendremos a un montón de gente en internet hablando de Apple Pay desde hace 2-3 años y casi nadie que lo haya visto funcionar. Alberto Molpeceres fundador de Besepa.

La app de Starbucks como punta de lanza

Al igual que la compra de billetes de avión a precios más reducidos y de una forma más cómoda para el usuario, supuso un importante incentivo para el impulso del comercio electrónico, hoy vemos cómo determinadas apps también están logrando ese objetivo en lo que a pagos con el móvil se refiere. En esta ocasión no está siendo un tipo de producto el que está actuando como punta de lanza, sino que es una marca la que ha logrado que millones de personas se lancen a usar su móvil para pagar en una tienda offline. Se trata de Starbucks, que presenta cifras espectaculares en cuanto a pagos realizados con el móvil a través de su app, lo cual ha situado a la empresa como líder de pagos con el móvil en Estados Unidos, algo que resulta muy sorprendente teniendo en cuenta que no estamos hablando de una empresa tecnológica o financiera sino una empresa del sector de la hostelería. La cartera móvil de Starbucks en realidad es una tarjeta digital con dinero acumulado más parecida a su popular tarjeta de regalo. La aplicación contaba en 2015 con 12 millones de usuarios activos y representaba el 16% de los 47 millones de transacciones semanales de la empresa, un 50% más que el año anterior.

Veamos otras apps con las que estamos pagando con el móvil, casi sin darnos cuenta, y que poco a poco van a ayudar a que adquiramos el hábito de sacar el móvil para ir a pagar en lugar de recurrir a la cartera.

Estacionamiento limitado y controlado. A nadie le gusta pagar el estacionamiento limitado en la ciudad, pero al menos ahora se hace más llevadero gracias a las apps que permiten poder pagar desde el propio coche, incluso hacer una renovación sin necesidad de cambiar el ticket del coche. La facilidad de uso de estas apps y las ventajas sobre el pago en metálico, hacen que casi todo el mundo elija pagar con el móvil, por lo que aquí tenemos una nueva situación en la que los usuarios nos iremos decantando por utilizar una app para pagar, en lugar de los métodos usados tradicionalmente.

Comprar los billetes para el AVE con la app de Renfe. Aunque Renfe ha sido probablemente la empresa que más críticas ha recibido por la mala usabilidad de su web, parece que con la app han sido capaces de aprender de los errores o al menos dar con una empresa de desarrollo con capacidad para realizar un buen trabajo a nivel técnico. Lo cierto es que la app de Renfe funciona realmente bien de cara a la compra de billetes de tren, por lo menos con la opción a través de paypal, y eso seguro que va a hacer que se convierta en una de las principales apps en España utilizadas para pagar con el móvil.

Si nos damos cuenta en estos tres casos que hemos comentado la realización del pago con el móvil se hace a través de una app exclusiva creada por la empresa o institución que lo promueve, por lo que vemos que lo que más éxito está teniendo a nivel de pagos con el móvil no es el uso de los wallets de los bancos o telecos, ni siquiera los de startups nacidas exclusivamente para este fin, sino utilidades muy concretas que desarrollan las empresas para hacer más sencilla la vida a sus clientes y a su vez tener ellas un beneficio por el aumento de negocio que se pueda producir o las ventajas a nivel de gestión que les pueda proporcionar esta nueva forma de pago.

El papel de la seguridad en el futuro de los pagos con el móvil

Sencillez y seguridad son los dos principales puntos críticos que se ponen encima de la mesa siempre que se habla de pagos con el móvil. Al igual que suele suceder cuando otras tecnologías comienzan a llegar al mercado, en el caso de los pagos con el móvil se ha puesto en duda su seguridad frente a modelos anteriores como el pago en metálico y el pago con tarjeta de crédito. Pero la realidad es que los sistemas actuales de pago con el móvil son intrínsecamente más seguros que los anteriores, al contar con diversas capas de protección, como son el PIN, la identificación por huella dactilar, la criptografía y los historiales de datos de transacciones.

Muchos de los sistemas de pagos con el móvil que se utilizan actualmente se basan en NFC o comunicación de campo cercano, para transferir la información de pago desde el móvil hasta un terminal de pago que tiene la tienda, teniendo que situar el móvil a pocos centímetros de distancia. El pago con el móvil muestra otra ventaja añadida sobre las tarjetas de pago con chip de seguridad y PIN, al poder registrar la ubicación y otros datos del lugar en el que se ha realizado la transacción, de forma que puedan utilizarse para ayudar a demostrar si una transacción fue fraudulenta o no. Igualmente se pueden evitar daños importantes si se produce un ataque a las bases de datos de los minoristas, ya que estos medios de pago dotan a las tiendas de unos “token“, o cadenas de datos encriptados sobre la compra, sin llegar a transmitir ni siquiera el número de la tarjeta de crédito.

Con el objetivo de mejorar aspectos a nivel de seguridad y usabilidad en los pagos con el móvil en máquinas de vending, la fundación española i2CAT ha desarrollado una nueva solución contactless para pagos a través del móvil que se presenta como alternativa a la tecnología NFC. La solución está diseñada para el sistema de pago desarrollado por la empresa Dinube y es compatible con la totalidad de los smartphones, ya que se sirve de la luz emitida por la pantalla y la tecnología Bluetooth. Utilizando la plataforma de pago de Dinube, el usuario solo necesita descargar una aplicación móvil y acercarlo a poca distancia del lector óptico instalado en la máquina de vending para efectuar de manera rápida y cómoda el pago. Esta aplicación permite establecer una conexión Bluetooth segura evitando la interacción del usuario, donde se pueden codificar diferentes informaciones. Este innovador sistema permite una comunicación bidireccional basada en pantallas táctiles. Gracias a esta tecnología se pueden fabricar receptores más pequeños y compactos que los de NFC. Esto, sumado a las características de funcionamiento de las comunicaciones Bluetooth, hace que la solución sea especialmente cómoda y accesible para el usuario, ya que actualmente el 40% de los smartphones no disponen de la funcionalidad NFC.

La batalla entre Apple Pay y Google Wallet

Apple Pay fue presentado en 2014 pero hasta ahora tan solo está funcionando en Estados Unidos y otros 6 países (Canadá, Singapur, Australia, Nueva Zelanda, Reino Unido y China). La empresa se ha teniendo que enfrentar a grandes desafíos técnicos, además de la resistencia del mercado, por lo que aún no ha pisado el acelerador para su implantación comercial a nivel mundial. Según un informe realizado por la consultora iResearch, a través del servicio Apple Pay, se realizaron operaciones por valor de 10.900 millones de dólares, la gran mayoría de ellas en EE.UU. Allí, Apple Pay cobra 15 centavos de dólar por cada 100 dólares gastados en transacciones, pero en otros países los bancos estarían obligando a la empresa a reducir sus tarifas, lo que está suponiendo un freno para el lanzamiento del servicio en nuevos mercados. En China, Apple apenas tiene un mínimo porcentaje de las transacciones, debido a que empresas locales como Alibaba o Tencent, dominan este segmento de la economía digital. En otros países, como Reino Unido o Australia, un alto porcentaje de los usuarios poseen tarjetas sin contacto, una forma fácil de pagar que no les obliga a colocar la contraseña por importes bajos y que estaría haciendo que Apple Pay no sea un servicio interesante para ellos. Si para un gigante como Apple está resultando complicado triunfar con su servicio de pagos con el móvil, es fácil imaginar que para el resto de empresas, sobre todo para las startups, el reto está siendo casi titánico.

Google Wallet es el servicio puesto en marcha en 2011 para almacenar tarjetas de débito, tarjetas de crédito, tarjetas de fidelidad, y tarjetas regalo, entre otras cosas. Google Wallet utiliza NFC para hacer pagos rápidos y seguros con un simple toque del teléfono en cualquier PayPass terminal habilitado al momento de pagar. En 2013 Google anunció la integración de Google Wallet y Gmail para permitir a los usuarios enviar dinero a través de archivos adjuntos de Gmail. Google también cuenta, en su estrategia de pagos a través del móvil, con Android Pay, disponible para aquellos smartphone que tengan como mínimo Android 4.4 KitKat y dispongan de conectividad NFC, lo que les permite ser compatibles con los puntos de pago contactless y poder utilizar las tarjetas de crédito desde el smartphone. La gestión de los datos bancarios y de los pagos son tareas de las que se encargará la nueva versión de Google Wallet, que además estará enfocada a la realización de pagos entre usuarios.

Los gigantes tecnológicos no quieren quedarse fuera del negocio de los pagos con el móvil

Esta misma semana ha sido presentado en España el servicio Samsung Pay, de forma que la empresa se convierte en el primer fabricante tecnológico que activa un servicio de estas características en nuestro mercado. El lanzamiento de este servicio viene avalado por un extenso ecosistema de alianzas realizado por Samsung con entidades financieras y compañías de diferentes sectores, así como por una colaboración con la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Servicios de Madrid para promover el nuevo servicio entre PYMES y en el pequeño comercio. Seguridad y sencillez son las premisas de este servicio que permitirá a los propietarios de teléfonos con tecnología NFC Samsung Galaxy S7, Galaxy S6 y Galaxy A5 2016, pagar con su móvil en cualquier establecimiento donde se pueda pagar con tarjeta de crédito o débito contactless. Para realizar un pago con Samsung Pay, los usuarios solo tienen que deslizar el dedo hacia arriba por la pantalla del smartphone compatible con el servicio, escanear su huella dactilar y pagar. El servicio ya está operativo para los clientes de CaixaBank e imaginBank, que serán los primeros en España y Europa en utilizar Samsung Pay. Próximamente estará disponible también para los clientes de Abanca y Banco Sabadell. La tecnología sobre la que se sustenta el servicio de Samsung Pay se denomina Magnetic Secure Transmission (MST) y ha sido desarrollado por la startup LoopPay, dedicada a la fabricación de fundas equipadas con el sistema de pagos inalámbricos a través de un campo magnético que se comunica con las terminales del punto de venta. Gracias a esta tecnología Samsung tiene una ventaja importante sobre sus competidores ya que, mientras que otros servicios como Apple Pay sólo funcionan en terminales de pago contactless, el sistema de Samsung Pay permite pagar en cualquier TPV con lector de banda magnética. La tecnología MST genera un campo magnético que puede ser leído por el receptor del comercio, aunque no esté preparado para el sistema contactless.

La estrategia de la banca en el negocio de los pagos con el móvil

Según un estudio realizado recientemente por la consultora Sngular los bancos Caixabank y BBVA lideran el mercado de banca móvil en España, con un 21,24% y un 17,19%, respectivamente, del total de usuarios que utilizan apps financieras, seguidas de Santander (11,28%) y Sabadell (10%). Por debajo quedan entidades como ING (10%), Bankia (7%), EVO (3%), Banco Popular (3%) y Bankinter (2%). En el estudio también se indica que el número de usuarios que utiliza mensualmente las distintas apps varía según la entidad y puede oscilar entre las 18 y las 2 veces al mes. El tiempo medio de uso también es distinto según los bancos, alcanzando los 15 minutos mensuales en unos frente a los 3 minutos de otros. Aparte de la situación de uso de apps de los bancos, en este informe también se observa que 1 de cada 10 usuarios de smartphone tiene alguna App de medios de pago, lo cual muestra que aún hay muchísimo camino por recorrer para que pagar con el móvil se convierta en una actividad tan habitual como realizar compras online o consultar el correo electrónico. Si los usuarios poco a poco nos vamos acostumbrando a la banca móvil, resultará natural empezar a utilizar también las aplicaciones de pago con el móvil, sobre todo pensando en aspectos como la percepción de seguridad y la propia utilidad que pueden ofrecer las apps de los bancos.

sngular

BBVA probablemente es el mejor ejemplo dentro de la banca española del beneficio que puede suponer, para una entidad financiera tradicional, abrazar las tendencias que traen al mercado los negocios digitales. Prueba de ello son sus iniciativas de medios de pago con el móvil que le han llevado a ser el primer banco en España en lanzar su propia Wallet, y el primero en el mundo en utilizar la tecnología HCE (Host Card Emulation) para mobile payments basado en cloud (en lugar del chip físico del teléfono) en alianza con Visa y utilizando el sistema desarrollado por Google. Su Wallet tiene actualmente más de 3,5 millones de descargas en 5 países (España, USA, México, Turquía y Chile) y tienen planes para lanzar durante este año en otros países en Latinoamérica.

Banco Santander también trabaja intensamente en desarrollar iniciativas relacionadas con los nuevos medios de pago, como demuestra el reciente lanzamiento de una aplicación de pagos basada en Blockchain, la tecnología sobre la que se asienta la moneda digital Bitcoin. En concreto la aplicación ha sido desarrollada por la filial de Banco Santander en Reino Unido en colaboración con la startup Ripple, de la cual es accionista tras invertir 4 millones de euros en 2015. Actualmente, la aplicación permite transferencias entre las unidades de Banco Santander en 21 países Europeos y Estados Unidos. Normalmente las transferencias que suponen cambio de divisa tardan días en llegar a su destino. Con este servicio los usuarios pueden enviar entre 10 y 10 mil libras a una cuenta en dolares o euros y la transferencia llega al beneficiario el día siguiente. La app utiliza la aplicación de pagos por móvil de Apple Pay como interfaz y aprovecha el distributed ledger de Ripple como carril de pago para posibilitar la llegada de los fondos en un día.

El papel de las telecos en el negocio de los pagos con el móvil

Telefónica ha desarrollado el sistema Pagos NFC de Movistar que permite a sus usuarios comprar con el móvil en los comercios que admiten pago contactless. Las tarjetas de los usuarios están almacenadas de forma segura en la SIM. La primera aplicación práctica de este servicio es NFC Transporte que permite utilizar el móvil para validar el título de transporte a la hora de viajar. Para ello es suficiente con acercar el móvil con la opción de NFC activada para acceder por los tornos y validadoras de billetes. La aplicación permite llevar los títulos de transporte de forma segura en la SIM y recargarlos o añadir nuevos títulos directamente desde el móvil a cualquier hora y desde cualquier lugar. Valencia y Málaga son las primeras ciudades españolas en las que se ha puesto en marcha este servicio.

Vodafone también cuenta con su propia Wallet, que también funciona con tecnología NFC. El servicio permite pagar con tarjeta bancaria añadida a la Wallet. Más de 700.000 establecimientos ya están equipados para aceptar pagos  a través de la tecnología NFC. La aplicación también permite acceder al transporte público, aproximando el Smartphone a la validadora, torno o puerta y llevándose a cabo, de forma instantánea, la acción.

Startups hispanas dedicadas al negocio de los pagos con el móvil

Setpay ha sido una de las startups pioneras de este sector en España y lo ha hecho con una propuesta de valor basada en facilitar el pago en los pequeños comercios y a los profesionales a través de un TPV móvil, al igual que ofrecen conocidas startups a nivel mundial como son Square, Izettle y Sumup. La empresa nació en 2012 en Santiago de Compostela de la mano de Xavier Martínez, Xoan González y David Pombar, quienes ha contado con el apoyo financiero de Banco Sabadell, el fondo 101 startups y ENISA. El TPV móvil creado por la empresa permite a autónomos, empresas y particulares gestionar rápida, cómodamente y en cualquier lugar los pagos con tarjeta de sus clientes. El sistema se vale del teléfono o tableta del vendedor y de un pequeño lector de tarjetas inalámbrico para realizar los cobros, lo que permite una sensible reducción de costes. Para utilizar el servicio no es necesario pagar ningún tipo de cuota fija, contrato de permanencia o penalización por poco uso, tan sólo hay que pagar por la adquisición del TPV y una comisión de 0,99% a 1,99% por cada transacción realizada con su sistema.

Gaspay es una de las iniciativas más interesantes del momento, en lo que a pagos con el móvil se refiere, ya que pone su foco de interés en un tipo de pago que resulta recurrente y donde los usuarios pueden tener un importante incentivo para utilizar el móvil en lugar de otros medios de pago tradicionales. Se trata de una app que cambia la forma de repostar y mejora la experiencia de pago en gasolineras. Ya que una vez se ha repostado permite pagar desde el coche sin necesidad de entrar en tienda para realizar el pago o pedir facturas. GasPay se integra con los surtidores de las gasolineras para automatizar el pago, pudiendo ofrecer una solución de llenado o prepago. La aplicación tiene su propio sistema de fidelización y permite obtener las facturas en formato digital, una solución muy cómoda para autónomos y empresas. El servicio está disponible actualmente para los conductores en Madrid en gasolineras de Repsol, Cepsa, BP, Shell, Galp y Avía.  Dentro de la M-30 ya hay una gasolinera cada 2 Km que acepta GasPay, y alcanzará a corto plazo un centenar de gasolineras madrileñas. En los próximos meses se ampliará la oferta a otras ciudades españolas como Barcelona o Valencia. La empresa está participada accionarialmente por el Banco Sabadell, que avala la seguridad a la hora de realizar los pagos. Además ha sido la primera empresa a nivel mundial en integrarse con los datáfonos físicos de Ingenico, líder en el sector de medios de pago.

Boletus Pay es un servicio que facilita el pago a través del móvil en pequeños comercios y establecimientos de hostelería. Su fundador Kepa Apraiz puso en marcha en Bilbao hace ahora tres años un proyecto con el objetivo dinamizar y facilitar las ventas del pequeño comercio local, mediante una aplicación de planes de ocio en condiciones más ventajosas. Hasta la fecha la app de ofertas geolocalizadas cuenta con una base de 3.500 comercios adheridos y más de  120.000 usuarios. Sin abandonar del todo el tema de dinamización del comercio local, la empresa se centra ahora en el campo del pago a través del móvil. Para ello ha diseñado un dispositivo electrónico que ha puesto a disposición de 500 comercios y establecimientos de hostelería. En una siguiente fase está previsto que hasta 2.000 comercios y establecimientos de hostelería de las principales ciudades españolas incorporen el dispositivo de Boletus. El dispositivo desarrollado por la empresa permite certificar el pago de los usuarios con tecnología bluetooth, permitiendo pagar a través del móvil al que se ha asociado la tarjeta de crédito del cliente.

MYMOID ha desarrollado una plataforma de soluciones de pago innovadoras totalmente enfocadas al usuario y al entorno móvil. En ella se integran diferentes módulos de servicio pensados para ayudar a las empresas a gestionar todos sus procesos financieros de forma sencilla y adaptada a sus necesidades. Los principales usos de la plataforma son MYMOID Wallet (solución de pago por móvil en marca blanca para empresas) y MYMOID Collection Services (gestión de cobro de facturas, recibos, cuotas o impagados de forma inmediata, segura y eficiente). A nivel de seguridad la tecnología de la empresa cumple con la norma internacional PCI-DSS Level 1 para la gestión y almacenamiento de tarjetas bancarias y realiza auditorías periódicas para eximir a la empresa cliente de la responsabilidad sobre el tratamiento de información sensible.

Pay[in] es una app de pagos por móvil compatible con la tarjeta de crédito de cualquier entidad bancaria y con cualquier operador telefónico por lo que ofrece un método de pago universal. Para su utilización en comercios, el establecimiento genera un código QR con cada pago, el usuario lo escanea con su smartphone y realiza el pago de forma automática, de manera que se busca que la experiencia de pago sea ágil y segura. La app incluye un sistema de fidelización que permite a los establecimientos mejorar sus ventas. Con este sistema pueden realizar ofertas, descuentos, promociones y recargar el monedero virtual de sus clientes, para que vuelvan a comprar en su establecimiento. Pay[in] trabaja actualmente con el área de Sistemas de Peaje y Movilidad de EIGE, la Entidad de Infraestructuras de la Generalitat Valenciana, para la homologación de la aplicación móvil, con el objetivo de que sus usuarios puedan recargar su tarjeta de transporte sin tener que desplazarse para comprarla. La app también servirá para que el usuario pueda conocer el número de viajes disponibles, su saldo y toda la información de los viajes que ha realizado. Los fundadores de la empresa, Francisco Sanchis y Xavier Jorge, han contado el apoyo de la Universidad Politécnica de Valencia y es una de las empresas de la tercera edición de la aceleradora Lanzadera impulsada por Juan Roig.

Entre las startups que han intentado hacer una aportación relevante en el negocio de los pagos con el móvil, pero que aún ha logrado el éxito, probablemente por adelantarse a su tiempo, encontramos el proyecto Kuapay, impulsado por el emprendedor Joaquín Ayuso, uno de los fundadores de Tuenti. Entre el año 2011 y 2014 la empresa realizó 6 rondas de inversión por valor de 16,7 millones de euros.

Un ejemplo de lo realmente complicado que resulta tener éxito con nuevos proyectos en el negocio de los medios de pago es Yaap es una empresa creada en 2013 por Caixabank, Banco Santander y Telefónica, con el objetivo de desarrollar negocios y servicios digitales nuevos para hacer más cómoda la vida de los ciudadanos, en la que se han invertido 33 millones de euros y que acaba de anunciar su cierre. El servicio principal desarrollado por la empresa era Yaap Money, una aplicación para realizar pagos entre particulares. Un sistema de pago que se sincroniza con la agenda del móvil para poder enviar dinero a cualquiera de nuestros contactos, disponible para usuarios de cualquier entidad financiera y cualquier tipo de tarjeta. La app ha logrado 150.000 descargas llegando a ser el líder del pago entre particulares, pero esto no es suficiente argumento para que Caixabank, Banco Santander y Telefónica, decidan mantener la empresa en funcionamiento.

Apps de pagos entre particulares

Las apps que permiten a los particulares realizar pagos entre ellos merecen mención especial ya que existe un verdadero boom y podrían suponer una gran tendencia en los próximos años, animada por el éxito de servicios como el ofrecido por Paypal y el importante negocio que se está generando a través del consumo colaborativo con aplicaciones como Wallapop, usadas por millones de personas para comprar y vender productos o servicios entre particulares. A continuación podemos conocer algunas de estas apps de pagos entre particulares desarrolladas por startups u otro tipo de empresas:

Woupay nació en 2013 de la mano de la empresa PayMet especializada en medios de pago, que también ha desarrollado otras iniciativas en este sector como la app Wiwicash dedicada al cashback y Cepsa Pay para el pago de combustible en gasolineras. Woupay está disponible para móviles iOS y Android en los que permite enviar y recibir dinero entre personas de una forma rápida, cómoda y segura. El sistema funciona en tiempo real y sin tener que recargar wallets de dinero electrónico. La aplicación no es un wallet ya que todas las operaciones se realizan contra una tarjeta bancaria de débito que los usuarios vinculan a la plataforma. Cuando se envía el dinero se realiza un cargo a la cuenta bancaria asociada a la tarjeta y cuando se recibe, también es ingresado en la cuenta bancaria.

Verse aspira a convertirse en el WhatsApp de los pagos. Para ello quieren lograr que, para sus usuarios, enviar dinero se convierta en algo tan fácil como enviar un mensaje de texto. La app que han desarrollado permite enviar y solicitar dinero a cualquiera de los contactos del teléfono móvil de forma instantánea y gratuita. Para su desarrollo la startup ha contado con un importante apoyo de inversores en una ronda de inversión de 1,4 millones de euros, en la que ha participado el emprendedor y business angel Bernardo Hernández.

Twyp es el servicio desarrollado por ING para facilitar la realización de pagos entre amigos. Para utilizar el servicio se dispone de una app gratuita que permite pagar con el móvil a cualquier persona de la lista de contactos del usuario, tan solo contando con su número de teléfono. La app permite: enviar y recibir dinero, chatear con los amigos, recargar la cuenta Twyp, y mover el dinero de Twyp a una cuenta bancaria.

Ealia es una iniciativa de Cecabank un banco mayorista de capital español con vocación de servicio a todas las entidades financieras, especializado en Securities Services, Tesorería y Servicios Bancarios. La app permite a los clientes de los bancos, utilizando el acceso personal de la banca electrónica, efectuar un pago a otra persona simplemente seleccionando a ésta en la agenda de contactos del móvil, sin que sea necesario que conozca su identificación de cuenta, ni que pertenezcan a la misma entidad. El sistema se encarga de contactar con el beneficiario del pago y abonarle en su cuenta el importe en tiempo real. La solución será interoperable con otras plataformas de pagos nacionales e internacionales, al igual que sucede ahora con las transferencias y adeudos SEPA.

Petycash se hace llamar la red social para compartir calderilla y ofrece una app con la que poder compartir hasta cincuenta euros con amigos y familiares. Se trata de la iniciativa de una startup que ha sido acelerada por Plug and Play con el objetivo de desarrollar una app que ofrezca, a través del móvil, un método online fácil, instantáneo y seguro para transferencias y pagos de pequeñas cantidades de dinero, ofreciendo además un servicio de mensajería instantánea y un sistema para mantener y gestionar los créditos y deudas con todos los contactos. En un futuro próximo también podrán participar en la App tiendas facilitando el pago en comercios.

Otras tecnologías en desarrollo para facilitar los pagos en movilidad

Hands Free es una iniciativa de Google en el campo de los pagos móviles que utiliza las conexiones Bluetooth LE, WiFi, y los servicios de localización de nuestro dispositivo para detectar el comercio en el que nos encontramos a la hora de pagar. Una vez nos hayamos decidido a realizar el pago, tendremos que decir las palabras “I’ll pay with Google” y el cajero comprobará la identidad del cliente y aprobará la transacción. Cada usuario de Hands Free dispondrá de su propio perfil, con el que se autentificará a la hora de pagar mediante una fotografía que se realizará automáticamente, y que será eliminada una vez se finalice el pago. La empresa ya ha puesto en marcha este sistema en modo de pruebas en varios comercios de Silicon Valley en los que ha instalado cámaras para facilitar el proceso de identificación, usando reconocimiento facial para identificar al usuario. La aplicación de Google Hands Free ya está disponible para dispositivos Android e iOS.

Visa ha desarrollado un anillo de pagos con tecnología NFC, compatible con sus tarjetas de crédito. El producto será probado por los atletas en los Juegos Olímpicos de Río 2016. Gracias a este anillo, los atletas del Equipo Visa podrán realizar compras simplemente poniendo su anillo en contacto con cualquier terminal de pago con NFC habilitada. El anillo cuenta con el diseño patentado NFC Ring de McLear & Co, que incluye un microchip seguro fabricado por Gemalto, con una antena incorporada y habilitada para NFC que permite realizar pagos sin contacto. A diferencia de otros productos de pago portátiles, el anillo no requiere batería ni recarga y es resistente al agua. El anillo de pago utiliza la tecnología token provista por el Visa Token Service y lo convierte en el primer anillo de pago tokenizado. La tecnología token de Visa reemplaza la información de pago confidencial, como el número de cuenta de 16 dígitos, por un identificador digital único que se puede utilizar para procesar pagos sin exponer los detalles reales de la cuenta.

El fabricante de wearables Fitbit también ha puesto su vista en el negocio de los pagos en movilidad con la compra de la startup de fintech Coin que cuenta con su propio sistema de pagos para wearables. James Park consejero delegado y cofundador de Fitbit ha explicado que esta adquisición va encaminada a potenciar su estrategia de desarrollo de dispositivos que motiven a la gente para alcanzar sus propósitos físicos y hagan sus vidas más fáciles con las soluciones inteligentes que más necesitan, hasta el punto que lleguen a convertirse en imprescindibles para las personas que los usen.

Conclusión

Probablemente el pago con el móvil es uno de los servicios tecnológicos que más impacto va a tener en nuestras vidas en el futuro, pero que, sin embargo, más tiempo y esfuerzo está requiriendo para su implantación. Los aspectos relacionados con la seguridad y la regulación del mundo financiero, están suponiendo una barrera que pocas startups se atreven a intentar franquear. Pero poco a poco esto va cambiando, en la medida que los usuarios van mostrando un creciente interés para poder comprar con el móvil y las grandes empresas digitales están desarrollando la base a nivel tecnológico, para que otras empresas puedan a su vez crear sobre ella la capa de los servicios de valor añadido. Aquí es donde nos encontramos con una oportunidad real para emprender nuevos negocios en el ámbito de los medios de pago, especialmente a nivel de pagos con el móvil. La mayoría de los que llevan años desarrollando iniciativas en este sector han tenido que sufrir la soledad y dificultades propias de los pioneros. Pocos de ellos han sobrevivido, pero los que ahora comienzan se van a encontrar una situación mucho más propicia para desarrollar iniciativas de pago con el móvil que faciliten la vida a las personas.

3 comentarios en “La razón por la que aún no pagamos con el móvil

  1. Hola Javier.

    En septiembre haré dos años que pago con mi móvil NFC. Es verdad que estuve dos meses sin saber como utilizarlo y dónde pagar; pero al menos en Madrid casi todos los TPV lo soportan desde hace 18 meses por lo menos.

    También lo he utilizado en distintos lugares de España y aunque en muchos sitios he sido el primero en hacerlo, cada vez hay más gente que utiliza este sistema.

    Al principio tenía que hacer una recarga para poder pagar con el móvil pero desde hace unos meses tengo asociadas todas mis tarjetas de crédito y lo único que tengo que hacer es tener activa la que quiera utilizar.

    Creo que el impulso definitivo del pago con el móvil vendrá de la mano de otros usos del NFC como el acceso a los autobuses, ya disponible en Valencia, Logroño y Málaga.

    Otro uso que veo factible a corto paso es la utilización como llave para acceso a oficinas en vez de las actuales tarjetas de plástico. De ahí a los hogares solamente hay un paso.

    El móvil es el dispositivo que siempre nos acompaña por lo que es razonable pensar que no necesitemos y con nada más encima para la mayoría de las actividades cotidianas como por ejemplo pagar.

    Un saludo,

    José María Jiménez Shaw
    @jjimenez

    1. Hola José María, está genial conocer tu experiencia como pionero en el uso del móvil para pagar, espero que poco a poco todos vayamos siendo como tú y nos lancemos a ello. Muchas gracias por compartir tu experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *