Cómo aprender mejor - Futurizable | Sngular
Enlaces rápidos
  • Blockchain
  • Big Data
  • Educación
  • Robótica
  • Espacio

Cómo aprender mejor

26 marzo, 2020

Cualquier momento de la historia ha sido bueno para tener una actitud enfocada en aprender y querer mejorar, no cabe duda que que siempre ha sido una ventaja importante de cara a salir adelante y lograr una buena vida, si las condiciones del entorno lo permitían, claro. Pero ahora parece más evidente que nunca desarrollar esa capacidad de aprendizaje continuo debido al contexto de aumento la incertidumbre en el que vivimos y por el gran acceso a la información de que disponemos, lo cual nos hace estar enormemente influenciados por todo lo que ocurre a nivel global. La globalización está suponiendo que todos nos preocupamos por el impacto ambiental que suponen, por ejemplo, los incendios es el Amazonas o en Australia y nos hace sentir en nuestras propias carnes los efectos de un nuevo virus que comienza a infectar a personas hace tan solo unos meses en el otro lado del mundo y que en tan poco tiempo acaba condicionando el funcionamiento normal de todos los países del planeta.

En este contexto es fundamental que cada uno de nosotros potenciemos las habilidades de adaptabilidad y proactividad. La adaptabilidad porque los cambios son tan bruscos y pueden tener un impacto tan grande, sobre todo en aspectos psicológicos, que pueden dejarnos totalmente fuera de juego en cualquier momento y arruinar por completo nuestra vida. Y la proactividad, porque precisamente para salir de esa situación de riesgo psicológico de las mejores cosas que podemos hacer es pasar a la acción, enfrentarnos a la situación y ponernos por delante de ella, buscando soluciones que permitan salir adelante.

Y es a través de la proactividad donde llegamos a la necesidad de aprender. En primer lugar porque de poco sirve ser muy valiente o lanzado, hasta querer resolver todos los problemas del mundo, si no contamos con las herramientas y el conocimiento necesario para hacerlo. Y, en segundo lugar, porque en un contexto como el que tenemos ahora mismo, donde cada uno tiene que hacerse totalmente responsable de sus actos, vemos muy limitadas las cosas que podemos hacer debido al aislamiento, por lo que aprender y formarse puede ser el mejor antídoto para las próximas situaciones a las que nos vamos a enfrentar en el futuro.

Un ejemplo de esta situación la vemos en el gran número de iniciativas virtuales que se están poniendo en marcha para luchar contra las consecuencias que está produciendo el Coronavirus, como pueden ser las que quieren resolver problemas relacionados con los aspectos sanitarios, las que buscan ayudar a las personas a afrontar mejor el confinamiento o las que quieren ayudar a paliar las consecuencias que toda esta situación va a producir en la economía. Lo que ocurre en este caso es que no todo el mundo puede ayudar porque no cuenta con las herramientas necesarias para poder hacerlo y las capacidades o conocimientos para gestionar las herramientas que realmente pueden resultar de ayuda. Y aquí es donde el aprendizaje vuelve a tomar relevancia debido a la importancia que tienen los conocimientos adquiridos a la hora de afrontar situaciones como la que estamos viviendo.

Entonces ahora que somos más conscientes de la importancia de aprender y puede que tengamos más tiempo de la habitual para poder hacerlo, veamos algunas ideas que nos pueden ayudar en este proceso.

Cómo aprender mejor

A lo largo de la historia algunas personas se han dedicado a intentar entender la forma en la que aprendemos y mejorarlo en la medida de lo posible, aplicando diferentes metodologías o técnicas. Considerando como punto de partida la idea que hemos expuesto en otras ocasiones, que defiende que el sistema educativo actual basado en la memorización de contenidos no funciona, se entiende que cuando pensemos en la formación de adultos, busquemos compensar de alguna forma los malos hábitos adquiridos durante nuestra infancia.

  1. La mejor forma de aprender es enseñando: «Si no puedes explicar algo de forma sencilla es que ni tú mismo lo has entendido lo suficiente.» Albert Einstein. «La mejor manera de entender algo es explicarlo.» Richard Feynman. Cuando dos científicos de la talla de Einstein y Feynman nos explican que la mejor forma de aprender algo es tener que enseñarlo a otra persona, nos están dando la gran clave para el aprendizaje. Y lo mejor es que no hace falta ser un genio para que esto aplique, porque somos muchos los que hemos comprobado que cuando tenemos la oportunidad de enseñar sobre un tema específico, le ponemos más interés, por el compromiso que supone hacia otras personas que dependen de lo que nosotros les vamos a transmitir y cómo lo vamos a hacer. Aquí sin duda entra en juego también nuestra capacidad didáctica, que es algo que hay que aprender e ir mejorando con la experiencia, pero no cabe duda de que el conocimiento específico sobre un tema es lo que el alumno busca en el profesor y lo que el profesor tiene que ser capaz de transmitir en base a el entendimiento que haya logrado alcanzar al respecto.
  2. Curiosidad > Interés > Ilusión > Constancia. Este podría ser un buen flujo de cara a establecer un proceso de aprendizaje personal, partiendo de alguien que tiene curiosidad por descubrir cosas nuevas y formarse para ser un mejor profesional. Podría empezar en un punto donde la persona se expone a mucha información e interacciones, movido por su curiosidad, lo cual le llevará a leer mucho, hablar con mucha gente, participar en eventos, … De aquí pasará a que haya temas concretos que despierten su interés, quiera profundizar en ellos para conocerlos mejor y comprobar si es algo a lo que vale la pena dedicarle tiempo, por las posibles utilidades que pueda ofrecerle en el futuro. Ese interés puntual por un tema específico puede ir desapareciendo con el tiempo si no se encuentra una utilidad o le resulta demasiado complejo, pero también puede ir creciendo si la persona encuentra conexiones con otros aspectos de su vida, hasta el punto de que llega a ilusionarse con ello. Será entonces la ilusión la que le hará querer profundizar en ello, lo suficiente como para que pueda enfrentarse a las dificultades que puede tener el propio proceso de aprendizaje y sobre todo para que se alcance la constancia que es tan necesaria para aprender algo de forma adecuada.
  3. Compartir y colaborar. «Si me lo dices, lo olvido; si me lo enseñas, recuerdo, si me involucras, aprendo». Benjamín Franklin. Volvemos a subirnos a hombros de gigantes para descubrir otra de las ideas que más nos pueden ayudar a aprender. Empecemos por el compartir, por ejemplo considerando algo que resulta muy habitual, como es escribir en un blog las cosas nuevas que has aprendido al respecto del tema al que te estás dedicando. Incluso compartir la opinión que has podido construir al respecto de ese tema en el que estás trabajando. Y luego viene la parte de colaborar, porque muchas veces ese artículo no se queda en algo unidireccional donde el escritor y el lector no interactúan, sino que por suerte en la era de internet tenemos muchas opciones para obtener feedback de las personas que leen lo que nosotros escribimos e incluso se puede establecer un debate al respecto con el fin de enriquecer los puntos de vista de cara una de las personas que participan en dicho debate. Esto ocurre de forma muy significativa por ejemplo en el mundo del software, donde gracias a las ideas que promueve el movimiento Open Source, se han establecido procedimientos de trabajo basados en la colaboración a la hora de trabajar en el desarrollo de un mismo proyecto personas que no se conocen y que incluso pueden tener intereses diferentes a la hora de por qué deciden colaborar en un proyecto de este tipo. Quizás algunas colaboran porque quieren usar el software que se pretende desarrollar, otras lo hacen para aprender sobre un caso real y otras porque ven que eso les puede producir algún tipo de beneficio económico o de reputación en el futuro.
  4. Cuando el alumno está preparado, aparece el maestro. Lo que ocurre en muchas ocasiones es que no salta la chispa necesaria para que una persona decida iniciar un proceso de aprendizaje o la chispa que se produce no tiene suficiente energía como para encender el fuego necesario para mantener activa la hoguera que impulsará ese proceso. Esto pueda ocurrir porque en nuestro cerebro deban darse las conexiones adecuadas que despierten la ilusión y el interés, una vez que se ha producido la curiosidad. Ya que la mayoría de las veces no pasamos de esa primera fase de la curiosidad, tenemos que entender que no siempre existirá la motivación adecuada para aprender sobre determinado tema, pero también que una vez que logremos esa motivación la aprovechemos lo mejor posible para progresar en nuestro proceso de aprendizaje. De esta forma lo que ocurre con esto del maestro y el alumno, es que por mucho que el maestro quiere el alumno no va a aprender si no ha llegado el momento adecuado para ello. Por suerte quedó atrás aquello de «la letra con sangre entra» y lo que ocurre ahora es que tenemos toda la vida por delante para aprender, entonces lo que debemos hacer es exponernos a muchas posibilidades al respecto y aprovechar para profundizar en aquellos temas que más nos motiven en cada momento.
  5. Nunca pares de aprender. De esto ya hemos hablado hace poco en Futurizable, por lo que retomamos el tema para volver a recomendaros los recursos que en ese artículo publicamos, ya que os pueden resultar muy valiosos en el contexto en el que vivimos. Todos ellos nos pueden servir para aprender cosas nuevas y gracias al formato que proponen lo hacen además de una forma amena que nos puede facilitar tanto el consumo de la información que proponen como su posterior asimilación.

Una experiencia de aprendizaje

Muchas veces el ejemplo es el mejor maestro, por eso hemos pensado que para reforzar las ideas que acabamos de exponer, sería buena idea conocer cómo otras personas aprenden, así que a continuación compartimos con vosotros la entrevista que hemos realizado sobre este tema a Félix Lozano, Co-Founder & CEO de Teamlabs.

¿Podrías contarnos en qué consiste tu proceso de aprendizaje de cosas nuevas?

Desde hace ya más de tres décadas he ido manteniendo un patrón de conducta que se ha repetido a lo largo de mi proceso de aprendizaje. La suerte que he tenido es que hoy en día esa misma fórmula es similar a la que tomamos como filosofía pedagógica en Teamlabs. Tiene estas cuatro premisas:

  • Emprender es la mejor manera de aprender, y aprender a lo largo de la vida es la mejor forma de trabajar (lifelong learning lab).
  • El aprendizaje se produce y multiplica en equipos pluridisciplinares (teamlearning).
  • El aprendizaje es significativo y situado al suceder mientras vamos experimentando y creando nuevos proyectos que se unen con los intereses personales y colectivos (radical learning by creating).
  • La inspiración, el contexto y el global mindset se consigue realizando viajes de aprendizaje a diferentes países, interactuando con diferentes culturas (learning journey).

¿Cuál es tu principal motivación para seguir aprendiendo y mejorando como profesional?

Una combinación de ganas de seguir siendo útil a la sociedad, con el deseo de mantener una curiosidad irrefrenable.

También me motiva abordar de forma creativa la complejidad de los problemas de hoy, intentar transformar la sociedad para comprenderla y vivir con la premisa de que innovar es una manera estar en el mundo.

¿Cómo piensas que una empresa puede fomentar que las personas que la conforman quieran aprender más y mejor?

En una empresa hoy es imprescindible mezclar dos espacios: uno reglado, con procesos claros y bien definidos que buscan la eficiencia en lo que se hace; y otro “en blanco”, sin pautas, que propicia crear y aprender colectivamente mientras se inventa lo nuevo. Requiere de dos culturas distintas que se entrelazan y, a veces, friccionan para producir las mejores respuestas que requieren los grandes retos de la sociedad actual. Incentivar a las personas, con incentivos económicos y reconocimientos, para que se atrevan a aprender y asuman los riesgos pertinentes que requiere moverse, de manera paradójica, en ambos espacios, es fundamental para fomentar el deseo de construir nuevo conocimiento.

Iniciativas que nos pueden ayudar en nuestro proceso de aprendizaje continuo

Cardinal es una iniciativa impulsada por Joan Tubau que consiste en un curso que ayuda a las personas a a tomar mejores decisiones en su carrera profesional, lo cual puede resultar de utilidad para aquellas personas que estén pensando en cambiar de trabajo pero no tienen muy claro de qué les gustaría trabajar o si no quieren cambiar de sector pero sí que les interesaría conseguir un puesto más alto, o si simplemente quieren estar mejor preparados para un mercado laboral cada vez más incierto.

SinOficina es un coworking online y, como tal, trata de trasladar la filosofía de colaboración, co-aprendizaje y co-creación de un coworking a un entorno virtual. Los freelance y emprendedores digitales somos profesionales acostumbrados a trabajar solos y a formarnos por nuestra cuenta y, sin quererlo, adoptamos malos hábitos, nos quedamos desactualizados o no somos capaces de ver una perspectiva más amplia o contemplar otras opciones. Crecer en comunidad es una manera de evitar esto. Más allá del apoyo emocional que proporciona contar con compañeros con quien consultar temas ajenos a nuestra área de experiencia, a quien pedir ayuda y feedback, intercambiar servicios, compartir recursos y “know-hows”, nos hace mejores profesionales y mejor preparados para el futuro del trabajo.

Neurok es un LMS (Learning Management System) que bajo el lema «enseñar menos, aprender más» promueve una nueva forma de aprendizaje basada en la colaboración y en los principios de la neurodidáctica. Para ello se busca potenciar las emociones y la motivación como motores del aprendizaje a través de un nuevo modelo de formación online. La plataforma puede servir para la organización de cursos por parte de empresas como de instituciones educativas y tal y como está diseñada ofrece un gran protagonismo al alumno en su proceso de aprendizaje, dejando que el profesor se convierta más en un colaborador de ese proceso que en un instructor como ha sido la formación hasta ahora en muchos casos.

Snackson es una startup ayuda a formar equipos de trabajo, dedicando sólo 5 minutos al día, mediante una metodología que combina el microlearning y dinámicas de gamificación. A través de su modelo, los usuarios aprenden de forma sencilla, ágil y efectiva, para lo cual han creado un entorno de gestión en el que las empresas pueden crear sus propios contenidos, contratar un curso del catálogo, o que su equipo de expertos ayude a diseñar un microcurso a medida.

Capaball con el lema «machine learning for human learning» quiere ayudarnos a aprender más y mejor usando la inteligencia artificial, ofreciéndonos planes de formación basados en la búsqueda y análisis de los contenidos de mayor calidad, para ofrecérnoslo de manera personalizada en función de nuestras necesidades.

Singularity Experts nace con el propósito de ayudar a todos los estudiantes y profesionales que no saben qué estudiar o en qué trabajar, confundidos por la velocidad de la tecnología y la atomización de la educación. Promueven que la clave del futuro del trabajo está en aunar conocimientos técnicos (STEM) y humanistas con competencias blandas, como la creatividad y la inteligencia emocional.

¡Comparte!

Etiquetas: ,


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Libro Futurizable

    Libro Futurizable

    Si eres un profesional dedicado a la innovación o estás interesado en la tecnología que está por llegar, hazte con un ejemplar de Futurizable. En este libro, Javier Martín presenta las principales tecnologías exponenciales que van a tener gran impacto en la sociedad en los próximos años.

    Comprar

  • Últimos Post