Necesitamos un sistema de identidad digital con el que los ciudadanos volvamos a ser los dueños de nuestros datos

Cristina Carrascosa, abogado especializado en derecho de empresa y propiedad intelectual.

¿Cómo descubriste Blockchain y por qué decidiste dedicarte a este tema profesionalmente?

Descubrí Blockchain estando al frente del departamento de IT/IP (tecnologías de la información y propiedad intelectual) de un despacho de abogados, por el año 2014. Primero leí sobre Bitcoin, pero cuando entendí la tecnología que lo soportaba, simplemente me convencí de que iba a ser revolucionaria. Dejé mi trabajo de entonces para moverme a Madrid y poder tener más contacto con la gente que ya entonces trabaja con Blockchain. Simplemente tomé la decisión de que iba a apostar por Blockchain, y que en mi profesión iba a ir por ese camino.

¿En qué consiste tu trabajo actualmente en este ámbito?

Esta es una pregunta complicada, pues a parte de dar clase y escribir sobre Blockchain, lo que me ocupa la mayor parte de mi tiempo ahora mismo es acompañar a proyectos privados que quieren implantar Blockchain en sus modelos de negocio. Normalmente tienen muchísimas dudas, incluso retos regulatorios en algunos casos. Una buena parte de los proyectos con los que trabajo incluso han nacido hace relativamente poco (un par de años) y nunca han integrado a alguien con perfil legal dentro de sus estructuras. El hecho de que yo venga de haber trabajado 7 años en derecho de empresa ayuda, pues al final tienen un asesoramiento global, y especializado en Blockchain.

¿Desde el punto de vista legal cuál es la mayor complejidad que encuentras en todo lo que tiene que ver con la criptoeconomía?

Sin duda para mi es el riesgo regulatorio. Y no en el sentido de que más pronto que tarde comience a regularse todo el sector de las cripto divisas, pues yo creo que es algo necesario (pero en su justa medida), sino en que me encuentro a veces con empresas o startups que piensan que si algo no esta regulado, es que puede hacerse. Y lo cierto es que si un abogado es necesario cuando ya hay regulación, cuando no la hay lo son aun más. Somos, o soy, una persona muy comprometida con evitar a los proyectos con los que trabajo cualquier tipo de riesgo legal, y cuando me encuentro con alguien que no valora el riesgo en si mismo de operar en una zona gris, me impacta.

Entiendo que la tecnologia hoy en día nos permite hacer multitud de cosas, pero debemos tener precaución, pues el ordenamiento jurídico existe y no se puede obviar, aunque tecnológicamente si exista esa posibilidad.

¿De todo lo que se puede hacer con Blockchain qué es lo que piensas que puede ofrecer una mayor utilidad a las empresas?

Para mi, la aplicación que tiene en el sector de la protección de datos, y más con la entrada en vigor del RGPD, es más que interesante. Al final, tenemos que pensar que hay un gran sector de empresas tradicionales que no van a implantar Blockchain en sus núcleos de negocio, como es obvio. Pero a esas empresas, que son y creo que serán la mayoría en el medio plazo, debemos informarles de que esta tecnología tiene muchas ventajas para aliviarles del peso del cumplimiento normativo, en este caso concreto. Una frase que repito mucho pero que aplica perfectamente a todo el entorno Blockchain es: ni calvo ni tres pelucas. No es necesario ser 100% Blockchain, a pesar de que el hype actual así lo haga parecer, pero quizás sería interesante investigar que aplicaciones puede tener para cualquier modelo de negocio. Y si es la de hacernos menos pesado el cumplimiento normativo, mejor.

¿Puedes hablarnos de algún proyecto o startup basado en Blockchain que te guste especialmente?

Esta es una pregunta trampa! Pero vamos allá: partimos de la base de que todas aquellas startups o proyectos con los que yo trabajo, es porque me gusta profundamente el modelo de negocio que plantean. Tengo suerte de trabajar con ellas, porque tienen productos o modelos trabajados desde hace años, con aportaciones muy innovadoras y con mucha visión del largo plazo, como debe ser.

En el entorno internacional, me interesan mucho los proyectos que están trabajando en identidad digital. Creo que es el futuro más próximo y con más repercusión mundial, poder habilitar un sistema de identidad puramente digital que no solo concentre los datos, sino que además haga que por fin los ciudadanos volvamos a ser los dueños de los mismos.

Hay otros tantos dedicándose a mejorar el modelo energético actual también muy interesantes sobre todo por el impacto positivo que puede tener en el consumidor medio, y una última categoría de proyectos enfocados a la seguridad de la información y la encriptación. Para mi, esas tres categorías son las que más pueden aspirar a cambiar el mundo tal y como lo conocemos gracias a la tecnología Blockchain.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *