¿Tiene sentido un mundo descentralizado?

Vivir en un mundo descentralizado puede parecer una utopía, pero algunas de las mentes más brillantes del momento están trabajando con toda su energía para lograr que sea una realidad. Pensemos en Satoshi Nakamoto, sea quien sea, ha logrado en menos de 10 años construir una moneda digital basada en criptografía y descentralizada, que en estos momentos tiene un valor conjunto de más de 84 mil millones de dólares. Si a esto le sumamos el valor de todas las criptomonedas que se basan en la misma tecnología, nos encontramos con que se está generando una economía de un valor impresionante y de paso se está validando la idea de que realmente tiene sentido pensar en modelos económicos y sociales que funcionen de manera descentralizada, donde la confianza deja de estar depositada en gobiernos o personas para estar depositada en las matemáticas y el software.

Es necesario un sistema de pago electrónico basado en prueba criptográfica en lugar de confianza, permitiendo que dos partes interesadas realicen transacciones directamente entre ellas, sin necesidad de un tercero de confianza. Si las transacciones son computacionalmente imposibles de revertir, protegerán a los vendedores del fraude, y cualquier mecanismo de depósito de garantía se puede implementar fácilmente para proteger al comprador. Satoshi Nakamoto

Tras la invención de Bitcoin y por consecuencia de la Cadena de Bloques, han sido muchas las personas que se han puesto a trabajar para aplicar esta invención a multitud de ámbitos de actuación, como es el caso de Vitalik Buterin como principal impulsor del proyecto Ethereum, que permite que Blockchain se convierta en una plataforma de computación, gracias a los llamados Smart Contracts.

Otra de esas personas es Luis Iván Cuende, uno de los pioneros en España en el desarrollo de la tecnología Blockchain y su uso para la puesta en marcha de proyectos, como son Stampery y Aragon. Además es asesor del proyecto de mundo virtual descentralizado Decentraland, del que hablaremos más adelante en este artículo. Se trata de uno de los grandes defensores de la descentralización, de ahí su ambición por desarrollar con Stampery un sistema de certificación de datos descentralizado y con Aragon un sistema descentralizado para la creación y gestión de empresas. A este tema de la descentralización dedica un espacio en su libro “Tengo 18 Años Y Ni Estudio Ni Trabajo. ¡Monto Empresas Y Vivo Haciendo Lo Que Me Gusta!” y lo recogemos a continuación para conocer su visión al respecto:

La idea de la descentralización es que, al igual que un software peer to peer, nadie tiene un control central de lo que ocurre. Por lo tanto, nadie puede dictar; no es un régimen autoritario y se elimina toda jerarquía y todos los dogmas. Los sistemas centralizados, a los que estamos acostumbrados, tienen puntos de fallo. Es decir, si un punto que se encuentra en lo alto de la jerarquía falla, el sistema se puede colapsar. En cambio, en los sistemas descentralizados eso no ocurre, ya que el modelo es horizontal, y si un punto falla, ya hay otros muchísimos puntos al mismo nivel, de forma que no se pierde nada. Es decir, en una sociedad descentralizada se intenta que todos seamos prescindibles y que no podamos hacer un daño perjudicial al resto de la sociedad, aunque queramos. Se brinda al sujeto una individualidad y libertad propia acorde a su voluntad. Todo se basa en el consenso y la actitud activa.

Como podéis pensar, para que esta visión pueda hacerse realidad va a ser necesario que Blockchain tenga una evolución mucho mayor de lo que ahora tiene con el uso de las criptomonedas. Para ello tendrá que dar el salto desde la capa de protocolos y tecnología, en la que ahora se encuentra, para servir como base de aplicaciones de uso masivo, como lo son ahora los navegadores, buscadores, redes sociales, apps de mensajería y los marketplace de economía colaborativa.

Para ampliar la perspectiva al respecto de cómo Blockchain podría resultar clave para el desarrollo de un mundo descentralizado, vamos a conocer a continuación la visión sobre la descentralización de Alex Preukschat autor del libro Blockchain: la revolución industrial de internet.

¿Por qué piensas que la sociedad y la economía podría evolucionar hacia modelos descentralizados?

Lo sospecho, pero tenemos que probar si es verdad que, en muchos casos, los sistemas descentralizados se corresponden mejor a las necesidades de las personas. Con personas me refiero a todos los seres humanos independientemente que sean ricos, pobres, ejecutivos, empresarios o empleados.

Los modelos centralizados de gestión que controlan todas las esferas de nuestra vida han creado muchas disfunciones… Estas van desde problemas medioambientales globales, la frustración con los sistemas imperantes en las organizaciones educativas o económicas y el ritmo frenético que nos imponen a muchos de nosotros todos los días.

Dee Hock, uno de los fundadores de la red Visa, describe en su libro “One From Many” cómo las organizaciones descentralizadas podrían ayudar a superar algunos de estos problemas.

Desde mi punto de vista la gran mayoría de los humanos tenemos en muchas situaciones buenas intenciones, pero podemos crear mucho daño en el planeta y a otras personas cuando operamos en sistemas donde los efectos de nuestras actos son difíciles de reconocer de forma directa. Una de las hipótesis de Dee Hock es que las estructuras organizativas descentralizadas pueden ayudar a crear entornos profesionales donde las personas se sientan más conectadas con el resto de personas y su entorno.

Por eso pienso que la descentralización es una posible vía de desarrollo para el mundo y la tecnología Blockchain, como modelo para crear una economía descentralizada, nos abre una ventana al futuro para mostrarnos cómo podría ser ese mundo descentralizado.

¿Cómo puede la tecnología Blockchain influir en ese modelo de descentralización?

La tecnología Blockchain podría permitir crear ecosistemas entre pares (lo que es la economía peer to peer) sin la necesidad de contar con intermediarios. Algunos de los modelos más obvios podrían ser modelos de identidad digital descentralizada como las propuestas de Blockstack.org, uPort de ConsenSys o Evernym de Sovrin. Otras posibles aplicaciones de este nuevo Internet podrían ser bolsas de valores descentralizadas con cámaras de compensación y liquidación descentralizadas que ya se están experimentando con proyectos como T0 o un nuevo tipo de comercio electrónico descentralizado -para competir con Amazon o eBay- como proponen los nuevos protocolos descentralizados de Open Bazaar. También hay otros protocolos descentralizados que intentan hacer lo mismo con los mercados de apuestas o predicciones, como Augur. Estos son sólo algunos de los ejemplos posibles.

¿Puedes explicar con más detalle una iniciativa descentralizada que ayude a entender esos modelos?

Uno de los conceptos más populares del momento es la Identidad auto gobernada (Self Soveregin Identity en inglés). La visión es que en el futuro los usuarios podrán gestionar y ser propietarios de su identidad digital sin tener que depender de entes centrales (sean gobiernos o empresas) y transportar su identidad cuando quieran por todo el mundo sin límites. Decidir quién puede tener acceso a su información y retirar el acceso cuando ya no haga falta. Algunos ejemplos de esta aplicación permitirá a todos los pacientes gestionar su historial sanitario y compartirlo con otros médicos cuando así haga falta o acceder a servicios sin tener que compartir toda la información de su DNI. Por ejemplo si en realidad lo único que hace falta es probar que se cumplen los requisitos para acceder a un bar o edificio, podremos hacerlo sin tener que revelar información adicional innecesaria.

Este tipo de aplicaciones podrían ser la llave para crear una economía entre pares basada en la reputación y los lazos sociales de las personas que incluso podrían llegar a afectar a cuestiones básicas como el funcionamiento del dinero en la sociedad.

¿De qué forma están reaccionando las personas, instituciones y empresas a esta tendencia de la descentralización?

Las personas e instituciones están reaccionando como siempre lo han hecho en la historia de la humanidad. Algunas personas y organizaciones son conscientes de los cambios que se pueden avecinar e intentan formar parte de ellos. Los más concienciados tratan de nadar en la incertidumbre existente aprendiendo cómo se podrían cumplir estas visiones y así mejorar eventualmente la vida de las personas. Y por otra parte hay personas que temen a los cambios por si pudieran dejarles fuera de sus mercados actuales y poner en peligro sus empleos e intentan ignorarlos.

Una vez que hemos conocido la visión de algunos expertos al respecto de este novedoso tema de la descentralización vamos a ver algunos ámbitos en los que se podría aplicar tanto a nivel social como económico:

Gobierno descentralizado

Empezar con el ejemplo de lo que quizás resulta más difícil de descentralizar en este mundo puede que no sea lo más acertado, pero quizás si vemos lo que está sucediendo en el ámbito de la gestión de las instituciones para el uso de blockchain y las criptomonedas, seremos conscientes de que realmente nos encontramos en una tendencia que nos puede llevar a un nuevo modelo, que aunque no sea 100% descentralizado, si que aproveche para mejorar muchos aspectos actuales a través de la descentralización. En este punto tenemos que tener en cuenta que tal y como Bitcoin fue concebido, buscaba descentralizar la creación y gestión del dinero, por lo que de tener éxito en ese objetivo, estaría restando una parte importante de las capacidades que ahora tienen las administraciones públicas, por ello si estas administraciones quieren continuar siendo relevantes en otros aspectos como es la gobernanza institucional, deben aprovechar al máximo las posibilidades que les ofrece la tecnología al respecto.

Suiza es uno de los países que mejor ha entendido el potencial que tiene Blockchain para cambiar las cosas tanto a nivel económico como social, de hecho podría considerarse como un país con funcionamiento descentralizado por la forma en la que está organizado en Cantones, con una gran capacidad de autogestión y una Constitución propia para cada uno de ellos. Otro de estos países que podrían considerarse como Blockchain Friendly es Estonia, que por las iniciativas que está desarrollando en los últimos años apunta a querer convertirse en líder en lo que se refiere a digitalización de la gestión administrativa, de ahí su interés por atraer talento y startups que se dedican al desarrollo de esta tecnología, además de la puesta en marcha de iniciativas como e-Residency.

Afortunadamente, las identidades digitales aseguradas por e-Residency ahora son el mecanismo ideal para comerciar de forma segura con criptoactivos en un entrono digital seguro y transparente. Los tokens no pueden ser falsificados y la supervisión del gobierno significa que no pueden ser empleados de forma ilegal. Kaspar Korjus Director del programa e-Residency

Con ejemplos como Suecia y Estonia, cada vez serán más los gobiernos e instituciones públicas que se lancen a usar Blockchain como una tecnología que además de aportar el aspecto tan importante de la seguridad, aportará por propio funcionamiento también el modelo descentralizado, por ejemplo a la hora de realizar votaciones por parte de los ciudadanos, evolucionando a un modelo donde el ciudadano cada vez tenga más protagonismo, más influencia en la toma de decisiones y por lo tanto será un sistema más descentralizado que el actual.

En lo que a voto electrónico sobre blockchain se refiere encontramos iniciativas que aunque aún no están siendo usadas a nivel político, sí que pueden resultar un buen banco de pruebas para que posteriormente se amplíen a la toma de decisiones de mayor relevancia. Es el caso del Ayuntamiento de Alcobendas que está poniendo en marcha un sistema de encuestas electrónicas basadas en la tecnología Blockchain con la facilidad de uso desde cualquier dispositivo mediante la integración con Mobile Connect para la autenticación sencilla y segura de los ciudadanos.

Una de las grandes ventajas de tener una Administración Pública descentralizada, aunque pueda parecer una contradicción en si mismo, es que se resolverían algunos de problemas actuales que presentan estos organismos, como por ejemplo es el tema de la corrupción. Si todos los contratos públicos se automatizan a través de Smart Contracts sobre Blockchain, no sería posible que una empresa pagase un soborno a un político porque las decisiones no las tomarían los políticos en cada caso, si no que se tomaría una decisión única respecto al funcionamiento de determinada situación y a partir de ahí todas las decisiones estarían automatizadas. Si esto se conecta con un modelo en el que la contabilidad de las empresas también está automatizada, no sería posible un modelo en el que las empresas sobornan a los políticos, algo que por desgracia es tan habitual actualmente.

Internet descentralizado

Aunque muchas personas podrían pensar que Internet es descentralizado, ya que ha aportado un gran poder a los usuarios de cara a comunicarse e interactuar entre ellos, la realidad es que lo que ahora usamos más en Internet como son las redes sociales y economía colaborativa, no son descentralizados, ya que están controlados por empresas o instituciones, que son las que tienen la última palabra a la hora de cómo funcionan o el contenido que en ellas se publica. Del mismo modo ocurre con el Cloud o la nube, que realmente no es ni tan distribuido ni tan descentralizado como podríamos pensar. Por lo tanto el modelo realmente descentralizado es el que se utilizan a través de las redes de software Peer to Peer, como es Bittorrent o ahora todo lo que funcione sobre Blockchain.

En la búsqueda del desarrollo de una nueva Internet, a la que se le ha denominado como la Internet del valor, que se sustente en un modelo descentralizado, gracias al uso de Blockchain es donde encontramos una serie de iniciativas que vienen a sustituir a los agentes actuales que gestionan las aplicaciones que usamos diariamente online. A continuación vamos a conocer algunas de estas iniciativas:

  1. Namecoin es la alternativa descentralizada al sistema de registro de nombres de dominio que actualmente es centralizado y que está controlado la organización ICANN.
  2. IPFS es un protocolo diseñado para el desarrollo de la web descentralizada y cuenta con su propio cloud descentralizado llamado Filecoin.
  3. Blockstack promueve la construcción de una Internet descentralizada y para ello está desarrollando una plataforma sobre la que se puedan construir apps que funcionen de forma descentralizada.
  4. EOS trabaja en el desarrollo de un Sistema Operativo diseñado para dar soporte a aplicaciones comerciales descentralizadas.
  5. Status se define como un cliente móvil para Ethereum y quiere convertirse en un sistema operativo para móviles basado en Blockchain además de un sistema de mensajería que funciones de forma descentralizada.
  6. Civic es un sistema de identidad digital descentralizado que está especialmente pensado para hacerlo seguro y confiable.
  7. District0x es una plataforma para el desarrollo de comunidades y marketplace que funcionen de forma descentralizada.
  8. IOTA está desarrollando una Blockchain pensada especialmente para ser utilizada por los dispositivos de la denominada Internet de las Cosas.
  9. Steem trabaja en la puesta en marcha de una red social descentralizada en la que los generadores del contenido sean sus propietarios y puedan obtener un beneficio económico por ello.
  10. Brave es un sistema operativo que funciona sobre blockchain por lo que está descentralizado. Está pensado especialmente para respetar la privacidad de los usuarios y que estos tengan el mayor control posible sobre su actividad online.

Mundos Virtuales Descentralizados

Se estima que en los próximos años millones de personas perderán sus empleos a causa de los avances de la tecnología, principalmente la robótica y la Inteligencia Artificial. Aunque una parte de esas personas podrán reinventarse profesionalmente, para trabajar en alguna de las profesiones que aún no existen o en otras donde la participación humana sea imprescindible, otras muchas no tendrán otro remedio que quedarse en sus casas y encontrar nuevas formas de ocio con las que pasar el tiempo. Aquí es donde se espera que los mundos virtuales tomen un protagonismo importante en los próximos años, al mismo tiempo que evoluciona la tecnología de Realidad Virtual, para ofrecernos nuevos horizontes en todo lo que tiene que ver con el entretenimiento, las relaciones sociales y seguramente también otros aspectos como la educación. Con esta visión es con la que trabajan en Facebook, tras comprar y potenciar el desarrollo del sistema de Realidad Virtual Oculus, además de comenzar a desarrollar su propio mundo virtual. Por otro lado, y ya que estamos hablando de descentralización, si consideramos que existe una posibilidad de que los protagonistas tecnológicos de la próxima generación de Internet sean iniciativas descentralizadas, en lugar de las centralizadas que ahora dominan el mercado, como Amazon, Google y Facebook, tenemos que empezar a pensar que iniciativas como Decentraland pueden llegar a ser muy relevantes en los próximos años.

Decentraland es un mundo virtual donde son los usuarios los que tienen el poder a nivel de su desarrollo. Está construido sobre la blockchain de Ethereum y pensado para que los propios usuarios puedan crear y monetizar el contenido y las aplicaciones que en él funcionen. Para su desarrollo ha logrado recientemente 26 millones de dólares en una ICO, por lo que os podéis imaginar que esto supondrá un importante impulso para que los creadores del proyecto puedan hacer realidad todas sus ideas al respecto. Decentraland se basa en un protocolo de código abierto creado para explorar experiencias compartidas en la realidad virtual, sobre el que se está construyendo un metaverso donde los jugadores tienen el control de su realidad, al ser propietarios de sus tierras y creaciones virtuales.

A la vista del éxito que en su momento tuvo un mundo virtual como Second Life, aunque en ese momento la tecnología no estaba preparada para ofrecer la mejor experiencia posible, en lo que a Realidad Virtual se refiere; y del éxito que está teniendo en estos momentos otro mundo virtual como es Minecraft, no resulta nada raro pensar que en los próximos años veremos cómo el fenómeno se repite con el surgimiento de un nuevo mundo virtual que atraiga la atención de muchos millones de personas, del mismo modo que ahora lo están haciendo las redes sociales. Que ese mundo virtual sea descentralizado ya es cuestión de que en general veamos si el modelo descentralizado se acaba imponiendo o por el contrario, la inercia que lleva nuestra sociedad y economía resulta suficiente como para que se mantenga el predominio del modelo centralizado.

Empresas descentralizadas

Cuando hemos mencionado anteriormente el proyecto Aragon hemos dicho que estaba enfocado en facilitar la creación de empresas descentralizadas, en lo que se ha dado en llamar como DAO (Decentralized Autonomous Organization) y donde se aplica al mundo de la empresa muchas de las ideas que hemos visto a lo largo de este artículo. Aquí hablamos de entidades que viven en internet y existen autónomamente, sin que sea necesaria la intervención humana para su administración, a menos que no exista tecnología capaz de sustituirla. Las DAO’s están concebidas para gestionar un patrimonio aplicándolo a un fin, se sostienen sobre una arquitectura de contratos inteligentes, cuentan con una gestión automatizada y están formadas por un número indefinido de socios, los cuales no tienen por qué conocerse.

Aún es pronto para saber si las DAO’s pueden convertirse en una alternativa mejor al modelo actual de creación y gestión de empresas, ya que por el momento no hay suficiente trayectoria entre las organizaciones que se han creado de esta forma, como para poder sacar conclusiones al respecto. Pero sí que está claro que por primera vez en mucho tiempo empezamos a tener alternativas a modelos tradicionales que apenas habían evolucionado en mucho tiempo, pese al gran avance que se ha producido a nivel social y económico en los últimos años gracias a Internet.

Por lo tanto, al hablar de algo tan novedoso y que puede hacer que cambien tantas cosas, como es la descentralización, surgen más preguntas que las respuestas que podamos dar en estos momentos, así que hemos pensado que una forma de avanzar y aportar valor con este artículo es la realización de una encuesta que permita lograr una visión más amplia de cómo podría ser un futuro descentralizado.

Participa en la encuesta sobre descentralización de Futurizable y nos ayudarás a tener una visión más clara sobre este tema que puede hacer que cambien tantas cosas a nivel social y económico. Una vez hayáis participado en la encuesta compartiremos con vosotros los resultados y así entre todos podremos mejorar el conocimiento que tenemos sobre el tema.  Muchas gracias!

powered by Typeform

Aquí puedes ver los resultados de la encuesta Futurizable sobre descentralización.

5 comentarios sobre “¿Tiene sentido un mundo descentralizado?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *