Descubriendo la Efemeralización

Empecemos por pensar en lo que implica este gráfico. El coste de producción de un vatio por parte de las células fotovoltaicas de silicio ha caído desde los 76 dólares en 1977 a menos de 0.36 dólares en 2014. Viendo un gráfico así lo primero que se viene a la cabeza es la ley de Moore, en la que a lo largo de los últimos 50 años también hemos visto una importante reducción en el coste de fabricación de los microprocesadores, al mismo tiempo que se reducía su tamaño y aumentaba su capacidad de computación.

En el caso de la energía solar la evolución viene definida por la Ley de Swanson que observa que el precio de los paneles solares fotovoltaicos cae un 20%, si la producción mundial de paneles duplica sus ventas. Una ley que toma su nombre de Richard Swanson, fundador de la empresa fabricante de células fotovoltaicas Sunpower Corporation.

Descubriendo la Efemeralización

R. Buckminster Fuller definió la Efemeralización como la capacidad que tiene la tecnología para hacer más con menos o hacer lo máximo con lo mínimo, lo cual desemboca en un proceso continuo de eficiencia en el diseño tecnológico que hace que cada vez se haga más y más, con mucho menos, hasta que finalmente se alcance la paradoja se ser capaces de hacer todo con nada.

Si pensamos por ejemplo en los últimos avances que se desarrollan a nivel de computación cuántica por parte de empresas como IBM, Google y Microsoft, nos encontramos en un momento histórico en el que la humanidad está siendo capaz de crear ordenadores basados en átomos y manipular la materia a escala nanométrica, hasta tal punto de que estamos muy cerca de poder dar un nuevo salto tecnológico, una vez que se habían comprobado la ralentización de la Ley de Moore.

Esta capacidad de manipular la materia a escala nanométrica nos reporta innovaciones recientes como la creación por parte de IBM del ordenador más pequeño del mundo, que con un tamaño de 1mm x 1mm, tiene por ejemplo una capacidad de computación 86 veces superior al que la compañía presentó en 1990 y puede resultar ideal para potenciar algunas de las tecnologías con más recorrido en los próximos años, como son Internet of Things, Blockchain y Ciberseguridad, una combinación en la que la empresa ha pensado darle utilidad a este dispositivo a la hora de ser utilizado para evitar falsificaciones de productos.

Lo mismo podríamos decir en relación con la futura disponibilidad de la fusión nuclear, una forma de producción de energía que se está resistiendo mucho para llegar al momento en el que pueda utilizarse de manera comercial, pero en la que quizás pronto los avances en Inteligencia Artificial ayudarán a resolver los problemas técnicos que ha presentado hasta el momento. Cuando esto ocurra contaremos con una nueva herramienta a sumar a nuestro repertorio de utilidades para avanzar hacia un futuro en el que la energía se tremendamente más barata de lo que lo es en la actualidad.

Y disponer de energía más barata no es algo trivial en estos momentos. Está claro que para todos sería una alegría tener un menor coste por ejemplo a la hora de enfriar o calentar nuestros hogares, pero donde disponer de energía más barata puede marcar la diferencia es cuando podamos utilizar energía para realizar trabajos que ahora resultan ineficientes, debido precisamente al alto coste que tiene actualmente la energía.

De este tema precisamente habla Peter Diamandis en su charla de Ted donde nos presenta un futuro en el que uno de los grandes problemas de la humanidad, la falta de agua potable en muchas partes del planeta, pueda ser resuelto gracias a la posibilidad de disponer de máquinas desaladoras o potabilizadoras, cuyo uso actualmente no es viable debido al alto coste de la energía. El ejemplo que usa en el vídeo para explicarlo, basado en el alto coste que tenía la producción de aluminio en el siglo XIX y cómo bajó su precio en el momento que se descubrió la electrólisis, es muy representativo del gran cambio que se puede producir en los próximos años gracias a los avances en las formas de producción de energía renovable, como la energía solar fotovoltaica y la fusión nuclear.

La tecnología es una fuerza que libera recursos. Peter Diamandis

Sin duda el concepto de economía de la abundancia del que habla en el vídeo es más asequible para la mayoría de la gente que el de efemeralización, al igual que lo es entender este fenómeno cuando se les ponen ejemplos como el de Kodak. Es divertido recordar cómo era el mundo de la fotografía cuando las cámaras eran analógicas y tenían carretes que solo permitían tomar 36 fotos y compararlo con el momento actual donde tenemos varias cámaras en el smartphone y aplicaciones tipo Instagram. Aunque sirva solo como curiosidad, podemos irnos a Amazon a buscar carrete de fotos Kodak y nos encontramos situaciones como que para hacer 36 fotos necesitamos más de 20 euros, incluyendo el coste del producto y los gastos de envío, sin incluir el posterior revelado.

Lo mismo podríamos decir en relación con cómo era el mundo de la música antes de la llegada de Spotify o el mundo del cine antes de la aparición de Netflix, efemeralización en estado puro.

Y volviendo al tema de la energía, ahora que tenemos una mejor perspectiva sobre el impacto que puede suponer para la humanidad la posibilidad de disponer de energía de manera casi ilimitada y a un coste casi gratuito, veamos qué actividades y tecnologías pueden intervenir para determinar cómo puede ser un futuro basado en la economía de la abundancia.

Tecnologías y efemeralización

Big Data e Inteligencia Artificial: comparemos cómo se construía la tecnología y cómo se tomaban las decisiones, hace por ejemplo 50 años cuando la primera persona pisó la Luna, cuando apenas se contaba con ordenadores que ahora consideramos prehistóricos y cómo ahora disponemos de tecnologías de computación enormemente más potentes, además de otras tecnologías como el Cloud Computing, el Big Data y el Machine Learning, que en esa época ni siquiera existían.  Al ritmo de desarrollo que llevamos con estas tecnologías y sobre todo al estar siendo utilizadas de manera combinada para mejorar otras muchas tecnologías, lo que va a ocurrir es una reacción en cadena, que va a impulsar aún más nuestra evolución y el impacto que tienen estas tecnologías a la hora de construir la economía de abundancia de la que estamos hablando.

Fabricación Digital e Impresoras 3D: si una herramienta tiene la capacidad para abaratar los costes de desarrollo de otras tecnologías esa es la fabricación aditiva o impresión 3D. Un proceso por el cual un archivo 3D es convertido en un objeto físico mediante la adición capa por capa de un material, que puede ser por ejemplo plástico, resina, metal o madera. Quizás el ejemplo más llamativo de lo que implica poder disponer de este método de fabricación de todo tipo de objetos lo encontramos en relación con la exploración espacial, ya que por ejemplo disponer de una Impresora 3D en la Estación Espacial Internacional permite que allí mismo se puedan realizar muchas reparaciones de elementos que anteriormente tenían que ser transportados en un cohete, algo que como os podéis imaginar tiene un coste enorme, que ahora se ha reducido significativamente.

CRISPR: es como se llama la tecnología de edición genética que más va a impulsar la investigación y aplicación de la ingeniería genética en los próximos años. El llamado corta y pega del ADN es una fantástica representación de cómo en muchos ámbitos de la ciencia y la tecnología se están trasladando los modelos de funcionamiento que tan buen resultado han dado para el desarrollo de las tecnologías digitales. Prueba de ello es que si quieres comenzar a trabajar con la tecnología CRISPR es tan económico como acceder a la web Addgene en la que se puedes comprar por tan solo 65 dólares los plásmidos necesarios para realizar tus primeros experimentos de edición genética.

Open Source, Crowdsourcing y Crowdfunding: se trata de algunas de las palancas metodológicas que nos permitido lograr avances tan importantes en los últimos años en el camino hacia el abaratamiento de costes para el desarrollo de la tecnología y que en el futuro continuarán siendo catalizadores para el surgimiento de nuevas tecnologías que nos acerquen aún más hacia ese futuro de abundancia. Por poner algunos ejemplos, es buenos saber que la muchas de las impresoras 3D comerciales funcionan gracias a una placa de hardware Open Source llamada Arduino, o que gracias al crowdfunding se financiaron hace ya algunos años las primeras gafas comerciales de realidad virtual llamadas Oculus y el primer smartwatch llamado Pebble.

Elearning: el aprendizaje online, autónomo e informal es otro de los catalizadores de la efemeralización, ofreciendo la posibilidad de que cualquier persona, desde cualquier lugar, pueda aprender cualquier cosa, a través por ejemplo de Youtube o de otras miles de plataformas de aprendizaje online accesibles de manera gratuita o con costes muy bajos, como pueden ser Khan Academy, Coursera y Udemy. De esta forma si tenemos claro que el conocimiento es la primera palanca que debemos accionar a la hora de realizar cualquier avance tecnológico, y ese conocimiento lo tenemos disponible de manera casi ilimitada y casi gratuita, entendemos por qué es tan claro que nos dirigimos hacia un futuro de abundancia.

Ejemplos del impacto de la efemeralización en nuestras vidas

El concepto del “Todo Gratis en Internet” se ejemplifica muy bien si pensamos en cómo era hace 10 años utilizar un sistema de navegación GPS en el coche y cómo lo es en estos momentos. Durante los primeros años de existencia del iPhone si accedías a la App Store para comprobar cuál era la App de pago más vendida, encontrabas TomTom en primera posición, con un precio por descargar la app de unos 90 euros. Recuerda que antes de ese momento para poder utilizar un sistema de navegación GPS en el coche necesitabas disponer de un Navegador GPS y en muchos casos además comprar el software de mapas correspondiente. Entonces con la proliferación en el desarrollo de apps tipo Waze el mundo cambió y un modelo de negocio que inicialmente se basada en Apps de pago evolucionó al modelo actual de Apps gratis, como ocurría en la Web. Y lo que es más importante aún, la aparición de aplicaciones como Waze no introdujo un cambio únicamente en el modelo de negocio, sino también en la propuesta de valor, aportando el modelo de navegación basado en la comunidad, lo cual resulta de gran utilidad para conocer la situación del tráfico en tiempo real.

Entonces lo que nos encontramos es que la digitalización de los modelos de negocio nos lleva a un escenario de más, mejor y gratis, eso sí, teniendo en cuenta siempre lo que significa gratis, que desde luego implica que las empresas que nos ofrecen el servicio deben desarrollar un modelo de negocio basado en publicidad segmentada a través del conocimiento que tienen de nosotros, lo que en ocasiones implica problemas importantes como el que estamos viviendo en estos momentos con el escándalo de las filtraciones de información privada de los usuarios de Facebook.

Veamos algunos ejemplos más de cómo aplica la efemeralización en nuestras vidas:

Realizar el análisis genético de una persona cuesta en estos momentos menos de 100 dólares y se pueden recibir los resultados en menos de dos meses, pero la primera decodificación del genoma de una persona, que se realizó en 2003 a través del proyecto Genoma Humano costó 2.700 millones de dólares y se tardó 10 años en realizar todo el proceso. Ahora que disponemos de tecnologías y metodologías que permiten que el análisis genético sea tremendamente asequible, os podéis imaginar lo que esto implica de cara al desarrollo de la medicina personalizada y lo que esto a su vez implica a nivel de reducción de costes en tratamientos médicos o para el desarrollo de fármacos.

En 2013 se fabricó la primera hamburguesa artificial, generada a partir de células madre vacunas, lo cual supuso un coste de 325.000 dólares. En estos momentos el coste de producción de una unidad se ha reducido a 11 dólares. En esta evolución veremos cómo en pocos años su precio se reducirá significativamente por debajo del de las hamburguesas convencionales y entrarán masivamente en el mercado. La carne sintética está diseñada de manera que es genéticamente igual a la original, para su producción no se requieren antibióticos y se produce libre de bacterias. Además para su producción no es necesario criar animales en granjas, con lo cual se evita el impacto ambiental por ejemplo del C02 que emiten los animales, la deforestación necesaria para producir pastos y el consumo masivo de agua que requiere la producción tradicional.

La fabricación de satélites y su puesta en órbita es otra muestra del abaratamiento de costes de la tecnología que se está produciendo en los últimos años. Sirva como ejemplo el trabajo que realiza el ingeniero mexicano Álvar Saenz-Otero como director asociado del Laboratorio de Sistemas Espaciales, del Departamento de Aeronáutica y Astronáutica del MIT, donde está revolucionando el mundo de los satélites a través del diseño e implementación de un nuevo tipo de satélite llamado Synchronized Position Hold Engage and Reorient Experimental Satellite (SPHERES). Se trata de un pequeño satélite casi esférico de unos 20 centímetros de diámetro, cuya fabricación tiene un coste de 200.000 dólares, un precio mucho menor en comparación con los millones de dólares que se invierten para el diseño de los satélites convencionales.

Una de las cosas que aprendí con X Prize es que equipos pequeños, guiados por su pasión, con un objetivo claro, pueden hacer cosas extraordinarias. Cosas que antes solo se podía hacer por parte de las grandes corporaciones y los gobiernos. Peter Diamandis

En 2012 Felix Baumgartner realizó el récord de salto desde la estratosfera alcanzando 39,045 kilómetros de altura. El hito pudo ser realizado gracias al apoyo de la empresa Redbull que invirtió 50 millones de dólares y un total de siete años para su preparación. Apenas dos años después Alan Eustace, un directivo de Google saltó desde un globo a 41,419 kilómetros de altura, logrando una velocidad máxima de 1.323 km/h. En total, el viaje de regreso desde la estratosfera apenas duró un cuarto de hora. Lo más llamativo es el método elegido para alcanzar la estratosfera, ya que no se usó una cápsula espacial para llegar a la altura elegida, como se hizo en el proyecto patrocinado por Redbull, sino que se se elevó hacia la estratosfera colgando directamente del globo. Un método de lanzamiento low-tech que redujo enormemente el coste de una misión de este tipo, al igual que se ha ahorró en otros elementos de la misión al utilizar radios comerciales y cámaras GoPro en vez de sistemas profesionales diseñados específicamente para la ocasión.

Una vez vistos todos estos ejemplos que nos ayudan a vislumbrar cómo será un futuro de abundancia en donde podremos desarrollar nuevas tecnologías de una manera cada vez más económica y sencilla, solo nos queda recomendaros algunos libros a todos aquellos que queráis ampliar información sobre este tema:

Abundancia de Peter Diamandis.

Desde los orígenes de la humanidad, unos pocos privilegiados han vivido en marcado contraste con la mayoría, muy pobre. La opinión más común es que la distancia que separa a unos de otros es imposible de superar. Sin embargo la distancia se está estrechando… y rápido. En Abundancia, el empresario del espacio convertido en pionero de la innovación, Peter H. Diamandis y el galardonado escritor de temas científicos Steven Kotler documentan cómo el progreso en inteligencia artificial, robótica, computación infinita, redes de banda ancha, manufactura digital, nanomateriales, biología sintética y muchas otras tecnologías que están creciendo exponencialmente nos permitirán obtener en las próximas dos décadas unos avances muy superiores a los que hemos conseguido en los doscientos años anteriores. Pronto tendremos la capacidad de alcanzar y superar las necesidades básicas de cada hombre, mujer y niño del planeta. La abundancia para todos está a nuestro alcance. En este apasionante antídoto contra el pesimismo imperante, los autores exploran cómo cuatro fuerzas emergentes -las tecnologías exponenciales, el innovador “hazlo tú mismo”, los tecnofilántropos y los mil millones emergentes- están conspirando para resolver nuestros mayores problemas.

La sociedad de coste marginal cero de Jeremy Rifkin.

La sociedad de coste marginal cero confirma a Jeremy Rifkin como un visionario sin igual en el campo de las tendencias tecnológicas. Asistimos a la aparición de una nueva y extraordinaria infraestructura tecnológica –el Internet de las cosas– con el potencial de reducir a casi cero los costes marginales de grandes segmentos de la vida económica en los próximos años. Según Rifkin, este descenso de los costes marginales está dando lugar a una economía mixta –en parte mercado capitalista y en parte procomún colaborativo– que tiene repercusiones de gran alcance para la sociedad. En definitiva, Rifkin presenta una sociedad de coste marginal casi nulo que desencadenará en un nuevo paradigma económico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *