La Inteligencia Artificial y la explosión cámbrica del aprendizaje - Futurizable | Sngular
Enlaces rápidos
  • Blockchain
  • Big Data
  • Educación
  • Robótica
  • Espacio

La Inteligencia Artificial y la explosión cámbrica del aprendizaje

La explosión cámbrica hace referencia a un fenómeno que tuvo lugar durante el cámbrico temprano, en el que se aceleró significativamente la evolución de las especies que habitaban el planeta en ese periodo, lo cual desembocó en una diversificación repentina de organismos. En la actualidad se utiliza este concepto para reflejar una evolución acelerada, como la que estamos viendo en estos momentos para el ser humano gracias a la Inteligencia Artificial, que va a tener especial impacto en determinadas actividades, como es el caso del aprendizaje, al que vamos a dedicar este artículo.

Esto es así porque a raíz del surgimiento de las Inteligencias Artificiales Generativas (GenAI), especialmente de la presentación de ChatGPT, se ha iniciado una verdadera revolución en el sector educativo, la enésima revolución tras la llegada de la informática, Internet y los smartphones, pero que en esta ocasión realmente podría, o debería, cambiarlo todo.

Aprendamos juntos

Una de las cosas que más nos ha gustado del curso sobre GenAI y ChatGPT que hemos realizado esta semana, ha sido escuchar a profesores contarnos cómo están usando estas herramientas para mejorar su trabajo, especialmente involucrando a sus alumnos en el proceso. Bueno también nos ha gustado ver a padres que se lo están enseñando a sus hijos, pero eso es otra historia.

Por esto nos atrevemos a proponer un cambio en el modelo educativo, pasemos del actual en el que el profesor sabe y el alumno no sabe, por uno nuevo en el que el profesor sabe, pero quiere aprender más y comparte ese proceso de aprendizaje con el alumno. Como un maestro que mejora en su maestría a media que el aprendiz valida sus conocimientos y le motiva para querer aprender más, para ser mejor.

El fin de las tareas

Si ya de por si antes las tareas nos parecían algo inútil, ahora ya es ridículo que el profesor mande una tarea al alumno que acabará haciendo una máquina. Absoluta pérdida de tiempo para el alumno, que no habrá aprendido nada más que a usar la máquina y para el profesor, que no debería conformarse con mantener al alumno ocupado, sino que debería tener como objetivo principal su aprendizaje, o al menos que aprueben su asignatura, si es que está correctamente definido el sistema de evaluación.

Aprovechemos este sinsentido para eliminar las tareas para casa y aprovechemos la tecnología para involucrar mucho más a los alumnos en su proceso de aprendizaje, que pasen a ser verdaderos protagonistas y que el profesor se convierta en un mentor en todo ese proceso. Entonces, cuando hayamos logrado que los alumnos sientan una verdadera motivación por aprender, no solo querrán aprender durante el tiempo que están en clase, sino que cuando vuelvan a casa seguirán aprendiendo por su cuenta.

Preparados para el futuro

Si las predicciones de los expertos en tecnología se cumplen, en pocos años la mitad de los trabajos que ahora conocemos habrán sido ocupados por la Inteligencia Artificial y la robótica, por lo tanto la mitad de las personas que ahora cursan sus estudios no podrán encontrar trabajo, por muy bien que se hayan preparado para ello. Por lo tanto o nos damos prisa en inventar nuevos trabajos o nos dirigimos a un futuro con unas tasas de desempleo tan altas que va a ser muy complicado mantener el equilibrio social.

El sector educativo no puede continuar al margen de esta situación, es momento de asumir la responsabilidad. No se puede seguir educando a los jóvenes para un futuro que no existe. El mundo ha cambiado y no se parece en nada al que representan los planes de estudios de la educación primaria, secundaria y universitaria. Qué yo sepa aún no hemos inventado la máquina que detiene el tiempo, pero el sector educativo parece disponer de esa máquina, es más algunos profesores se ofenden porque los intereses de los alumnos han cambiado, es más culpan a estos del problema, bueno, y también señalan a la tecnología como causa del mismo.

Lo malo es que nada apunta a que vayamos a volver a la época de la pluma, el tintero y el candil, así que o nos adaptamos a los cambios que ha provocado la tecnología en las personas y la sociedad o solo nos quedará esperar que la jubilación llegue pronto y no se vea la universidad obligada a hacer recortes de personal, porque los alumnos siguen empeñados en pensar que ya no vale la pena tener un título universitario y pasar 4 años aprendiendo cosas que no les van a ayudar a tener un buen trabajo en el mundo real.

El uso de las GenAI en la innovación educativa

Borja Garzón va a contarnos a continuación su experiencia llevando al ámbito educativo las Inteligencias Artificiales Generativas, tras 11 años trabajando en la innovación educativa a través de metodologías ágiles y design thinking. Es experto en el diseño de planes de formación basados en lifelong learning e implementación tecnología educativa, con foco actualmente en la integración de la IA en la educación. Además trabaja como Chief Learning Officer ayudando a las organizaciones que buscan navegar la incertidumbre y los contextos complejos a través de estrategias de aprendizaje. También es facilitador del aprendizaje y los procesos de innovación situando el conocimiento como core del negocio. Su último proyecto con el propósito de abrir el imaginario de uso e implementación de la IA es ofrecer el curso Inteligencia Artificial y oportunidades para la formación.

¿Cómo piensas que la Inteligencia Artificial va a impactar en el mundo de la educación en los próximos años?

Recientemente ya estamos viendo como el boom y toda la expectativa generada en torno a todo el ecosistema de herramientas ya disponibles y aplicables está generando un impacto en todos los sectores. Hace unos días lancé una encuesta con esta pregunta: ¿Cómo afrontas la disrupción de las Inteligencias Artificiales en tu trabajo? el 51% respondió que con optimismo y declarando que le son de ayuda, el 40% con incertidumbre y aprendiendo y tan solo un 8% con indiferencia y un 2% con miedo. Con esto quiero decir que el panorama es más optimista de lo que a priori pinta, respecto a impactos negativos o miedos. Lo cual no quita que hay alta incertidumbre y que la educación no es y no debe ser ajena a ello.

Es más, ya estamos viendo noticias como por ejemplo en New York han prohibido el uso de ChatGPT en los centros de formación (algo que ya ocurrió en Madrid cuando prohibieron el uso de los dispositivos móviles…). Por otro lado, ya salen casos de buenas prácticas de uso de la IA y sus herramientas en la educación, profesores que enseñan a sus alumnos a utilizarlas con sentido común y pensamiento crítico… Creo firmemente que este último es el camino, no prohibirlo y si enseñar su buen uso y sacarle el mejor de los partidos, de otra forma será dar la espalda a una realidad.

En cuanto a si puedo pensar que la IA eliminará a los profesores pues la respuesta es un NO rotundo. Creo que será parte de un asistente académico que ayudará a la personalización del aprendizaje, reconociendo e identificando mejoras de forma temprana, haciendo uso de los datos académicos del estudiante pudiendo llegar a recomendar acciones concretas y contenidos concretos, ayudará a la atención a la diversidad rompiendo barreras de idiomas, niveles, comprensión, diferentes ritmos de aprendizaje y motivaciones… Por ejemplo, usar herramientas de IA de subtitulado automático, de conversión de texto a audio o viceversa sin duda ayuda a personas con capacidades diversas.

Si bien es cierto en la educación, históricamente la tecnología siempre ha llegado tarde, pero creo que en esta ocasión no va a ser así pues muchas de las aplicaciones van precisamente a impactar en la generación de contenidos, asistentes virtuales, de gran utilidad en la formación. Por otro lado, la facilidad de uso minimiza la adopción de estas tecnologías y al no necesitar inversión en dispositivos será mucho más rápido que por ejemplo en el caso de la realidad extendida o metaverso.

Otro tema es cómo la burocracia que conlleva el sistema educativo lo facilitará, pero sin duda los estudiantes ya lo están usando, ya es una realidad. Y esto empujará a que el sistema educativo se transforme. Por ejemplo y lo primero en lo que impactará será en las evaluaciones. Por fin, podremos empujar a que los estudiantes adquieran habilidades de pensamiento crítico, comunicación, creatividad (y todas aquellas habilidades y competencias que nos hacen humanos) en lugar de la mera superación de tareas como exámenes o trabajos repetitivos en los que la IA nos da mil vueltas y los alumnos ya recurren a ellas.

Por otro lado, ya hay estudiantes que usan la IA conversacional para hacer resúmenes, preguntar dudas académicas, obtener preguntas para ponerse a prueba, etc. Sin duda, una buena práctica. Como conclusión diré que no debemos tener miedo de si nos va a quitar trabajo o no sabremos «competir» con estas herramientas. Al contrario, están para hacer nuestro trabajo más eficiente y dejarnos tiempo para lo importante: facilitar el aprendizaje de nuestros estudiantes. Lo que si puede poner en riesgo nuestro trabajo es no saber dominarlas y usarlas pues entonces será otra persona que si las use la que nos adelantará.

Defiendo firmemente que no sabemos qué profesión tendrán los alumnos que ocupan las aulas hoy, muchas de ellas ni siquiera existen por lo que enseñarles la competencia «aprender a aprender» y la capacidad de hacerse buenas preguntas más que responder siempre las mismas o memorizar, deben ser el tema central que aborde la transformación de la educación y la formación.

¿Cómo crees que esta tecnología puede mejorar aprendizaje en el aula?

La tecnología debe estar presente en el aula siempre y cuando no sea un punto de fricción o implique que haya personas que no tengan acceso a la misma.

No obstante, la tecnología está presente en la sociedad e impacta de forma innegable en la misma por lo que la educación no puede estar alejada de esta realidad y debe aplicarla y ayudar a su buena utilización.
Creo que la puede mejorar en estas líneas:

  • IA aplicada a la curación de contenidos y personalización de los mismos.
  • Análisis del sentimiento y emoción para la detección temprana de necesidades específicas, mejorar en el engagement y obtener feedback en tiempo real.
  • Mejorar la seguridad en las plataformas de formación. Detectando casos de acoso por ejemplo.
  • IA aplicada a la generación de contenido en vídeo o audio a través de un texto o contenido preexistente. Muy útil para aplicar metodologías de flipped classroom entre otras.
  • Soluciones multi-idioma y locución.
  • Como no, para generar storytellings realistas e ilustraciones que ayuden a personalizar los contenidos a nuestro alumnado y al mismo tiempo sumar al aprendizaje significativo.
  • Como asistentes académicos, usar Chatgpt para resolver dudas, conceptos, generar preguntas, resumir, esquematizar, apoyar, reforzar…

Seguro que me dejo muchas, y es que opino que es momento de abrir el imaginario y de forma colaborativa abrir un observatorio en la red de aplicaciones y usos que le podamos dar.

¿Qué tipo de herramientas de Inteligencia Artificial recomiendas para empezar a trabajar con ellas en el ámbito de la educación?

Como herramientas ya existentes recomendaría empezar por ChatGPT. Por todos conocido y en el que los estudiantes están tomando la delantera en su aplicación. Una herramienta de IA (o bueno verdaderamente de machine learning) tiene el potencial suficiente para ayudarnos como si de un asistente académico se tratara, donde es más importante saber y dominar qué preguntar que las propias respuestas que da. Para mi esto es ya por sí un ejercicio de incalculable valor pedagógico ya que vivimos en un momento de la historia en el que la incertidumbre es tan alta que hace que los retos a los que nos enfrentamos sean complejos (que no complicados). Ocurre que ante un problema complejo no existen soluciones previas ni una válida certeramente, por lo que la capacidad de aprender, de generar conocimiento nuevo es esencial y de vital importancia. Esto sólo se consigue haciéndonos cada vez mejores preguntas en lugar de responder siempre a las mismas (como estamos acostumbrados a hacer de forma brillante ya que se nos ha formado para ello).

Sin duda empezaría por esta para enseñar sus bondades más arriba apuntadas.

Otro tipo de herramienta que utilizaría serían aquellas que son capaces de generar contenidos en múltiples formatos (vídeo, audio, imagen) a partir de una petición previa con un prompt o incluso a través de tus contenidos previos que tengas. Por ejemplo, generar vídeos a partir de tus presentaciones o pdfs me parece un uso que ayuda al trabajo y comunicación asíncrona que a su vez puede ayudar a afianzar conceptos y aplicar metodologías de aprendizaje activas y de flipped classroom donde profesores y estudiantes pueden crear sus contenidos de forma asíncrona y aprovechar los espacios físicos y síncronos a actividades que no sean la mera transmisión de la teoría.

Creo que este sería un buen comienzo simple que no sencillo.

¿Cómo crees que la Inteligencia Artificial puede ayudar a personalizar el aprendizaje para los estudiantes?

Sin duda creo que es uno de los mayores beneficios que puede traer la IA a la educación. Y es que la personalización del aprendizaje es uno de los grandes retos y que hay tantas formas de aprender como personas existimos, sumado a que no todos partimos del mismo punto. Dicho esto, la IA creo que ayudará haciendo uso de los datos académicos y del histórico del estudiante. La IA es capaz de analizar grandes volúmenes de información y detectar casos concretos de necesidades específicas donde cada estudiante necesita refuerzo, feedback, contenidos específicos etc. Puede sin duda hacer un mejor uso de los datos que los profesores cuyo tiempo y capacidad de análisis de grandes volúmenes es limitado. Imaginemos que una aplicación de IA puede tener el contexto sociodemográfico de un estudiante, su histórico de evaluaciones, sus calificaciones, sus métricas de seguimiento, asistencia, interacción… y que la IA puede ayudar a analizar todos estos datos y dibujar al profesor un modelo que anticipe abandonos o fracasos escolares tempranos o incluso le diga las áreas en las que desarrollar acciones concretas para dicho estudiante. Sería maravilloso y permitiría al profesor anticiparse, detectar y ocuparse de lo realmente importante.

¿Qué desafíos piensas que enfrenta la educación con la llegada de la Inteligencia Artificial?

El más inminente y creo que hay que darle gracias, al cambio de los sistemas de evaluación basados en la mera calificación de exámenes y trabajos repetitivos. Dado que con las herramientas como ChatGPT va a ser, por lo menos por ahora, imposible detectar la autoría de los mismos, los profesores se deberán ver forzados a innovar en las evaluaciones y todo ello no va en contra de la legislación educativa. Básicamente quizás veamos una evaluación en competencias real y no en una mera evaluación al puro estilo PISA… que de poco sirve y poco aporta a la sociedad y a los estudiantes.

Sin duda el otro gran desafío será educar y formar en el uso de esta tecnología así como tratarla como una competencia más. Embeberla en el currículum académico y usarla como una herramienta más como son las tablets, los proyectores o la tiza. Todos ellos elementos imprescindibles.

Por otro lado, el gran obstáculo va a ser la burocracia y la barrera de adopción de nuevas herramientas y metodologías de trabajo en el sistema educativo.

No me gustaría dejar tampoco de lado que es preciso un avance y asentar unas líneas básicas que sean las directrices éticas en las que se fundamente el uso y aplicación de la IA en la educación y por tanto en el impacto de la sociedad. Contemplando y resolviendo la igualdad de oportunidades, la universalización, la atención a la diversidad, la privacidad, la seguridad, etc.

Una de las problemáticas que ya se están tratando legalmente y a las que se enfrentan las empresas de desarrollo de Inteligencia Artificial es el cumplimiento de la ley de GDPR. La ley de protección de datos contempla el derecho a la información. Esto es que cualquier usuario puede solicitar a las empresas responsables de estas aplicaciones de IA a informar del origen de los datos, tratamiento, etc. Pues bien el reto es mayúsculo pues al basarse en machine learning es a día de hoy imposible conocer o averiguar con certeza cómo la IA llega a darte una solución determinada y no otra. Es decir no puede aportar información sobre cómo se han tratado los datos pues lo que ocurre en la IA es como una caja negra (por así decirlo).

¿Cuáles son tus planes para sacarle provecho a esta tecnología?

En primer lugar, aprender y mostrar curiosidad así como investigar a través de experimentar con las diferentes herramientas existentes y las que van saliendo. Esto va tan rápido que a veces cuesta poner foco y pensar en qué y cómo aplicarlas a tu sector y casos de uso concretos. No obstante, lo que trato de hacer es crear comunidad y abrir el imaginario precisamente para ir averiguando y desgranando en qué nos pueden ayudar.

¿En la práctica? Pues estoy usando Copilot para ayudarme a planificar y diseñar formaciones, talleres, cursos. Es una IA en la que le das el contexto, las temáticas y con un entrenamiento previo puedes obtener una planificación educativa completa en la que te propone las lecciones, los temas a tratar, los objetivos, las actividades, la evaluación… e incluso las presentaciones… Alucinante para aquellos que somos diseñadores instruccionales o nos encargan diseñar experiencias de aprendizaje ya que esto te da ese orden y sentido al que antes tenías que recurrir a un experto en la materia y confiar en su know how. Ahora puedo ser más eficiente y recurrir a una validación posterior en lugar de empezar de cero.

Igualmente, mi nuevo compañero de trabajo, aka ChatGPT, me ayuda a resumir, a crear las introducciones teóricas de ciertos temas, a diseñar evaluaciones, a proponer actividades, ya tengo un listado de prompts de aplicación práctica para la educación que me ayudan a saber que pedirle y como. Lo que comentaba anteriormente, aprendiendo a preguntar mejor y a saber qué preguntar más que buscar respuestas correctas.

Por otro lado, no soy experto, más bien soy un desastre en temas de gestoría por lo que estoy usando la IA para generar plantillas de contratos, plantillas de facturas, control de pagos y generación automática de facturación, etc. Esto vinculado a herramientas nocode es una maravilla.

Por último, me encuentro jugando con herramientas de generación de imágenes y los cursos que diseño ya no usan imágenes de banco si no que son únicas y diseñadas específicamente para estos casos.

Finalmente, mi plan e invitación es que sumemos fuerzas, creemos comunidad y desarrollemos soluciones de nicho aplicadas a la educación. Me encantaría participar en el diseño y desarrollo de una solución de IA aplicada exclusivamente a la educación.

¡Comparte!

Etiquetas: , ,

  • Libro Futurizable

    Libro Futurizable

    Si eres un profesional dedicado a la innovación o estás interesado en la tecnología que está por llegar, hazte con un ejemplar de Futurizable. En este libro, Javier Martín presenta las principales tecnologías exponenciales que van a tener gran impacto en la sociedad en los próximos años.

    Comprar

  • Últimos Post