Futurizable OKR Edition #71 - Sincronizando OKR con otros sistemas - Futurizable | Sngular
Enlaces rápidos
  • Blockchain
  • Big Data
  • Educación
  • Robótica
  • Espacio

Futurizable OKR Edition #71 – Sincronizando OKR con otros sistemas

Todos los caminos llevan a Roma

Cada vez nos encontramos más dudas al respecto de cómo se sincroniza o se compagina OKR con otros sistemas, metodologías o modelos de trabajo enfocados en la estrategia o gestión que son utilizados habitualmente en las empresas.

La primera de estas confrontaciones entre dos modelos la solemos encontrar en el momento en el que explicamos que OKR debe separarse del sistema de retribución variable o incentivos económicos que tenga establecido la empresa, que normalmente está vinculado también con la evaluación de desempeño y que al fin y al cabo afecta a todos los trabajadores desde el momento que puede determinar su continuidad en la empresa, una mejora en su salario o un impulso a su carrera profesional.

Sobre este tema de la retribución variable ya sabéis que no debe mezclarse con OKR porque puede desvirtuar el trabajo que se realice en pro de los objetivos que se hayan establecido a través de esta metodología. Lo que se busca es que la gente quiera lograr sus OKR porque entiende el valor que tiene para ellos lograr unos objetivos a nivel profesional, porque se sentirán más productivos, entenderán mejor cómo impacta su trabajo en la organización y estarán más motivados al respecto. Por lo tanto se busca que sean las motivaciones intrínsecas y no las extrínsecas las que marquen las prioridades de la persona a la hora de trabajar en sus objetivos. Y por otro lado se busca también evitar que la picaresca típica que puede surgir cuando alguien tiene unos objetivos económicos y le importa más el incentivo en sí mismo que el logro que eso supone para él y para la organización.

Lo que ocurre es que en una empresa además de los objetivos de retribución variable de las personas existen otros muchos tipos de objetivos que pueden encontrarse en algún momento en el camino con OKR y que hay que saber cómo se compaginan entre ellos. Aunque el principal mensaje aquí es que no debemos intentar hacer encaje de bolillos para que todo cuadre perfectamente y esté todo absolutamente sincronizado, porque supondrá dedicarle demasiado tiempo, encorsetar demasiado los OKR y seguramente no dará un buen resultado.

Veamos algunos de los sistemas de objetivos que nos podemos encontrar al mismo tiempo que intentamos implantar OKR:

  1. Objetivos Económicos: seguro que toda empresa cuando hace balance económico del año se plantea qué objetivos le gustaría lograr el año siguiente, por lo tanto estos objetivos van a estar siempre ahí, pero nunca deben convertirse en un OKR. Porque la facturación en sí misma no es más que el reflejo de un logro por parte de la empresa y esos logros son los que tenemos que intentar alcanzar a través de los OKR. Por lo tanto cuando diseñemos los OKR está bien saber qué es lo que la empresa quiere alcanzar a nivel económico pero los objetivos que debemos plantear son los que nos permitirán lograrlo y no el objetivo económico en sí mismo.
  2. Objetivos KPI: cuando trabajamos con métricas de rendimiento o excelencia en nuestro trabajo es habitual intentar mejorar esas métricas y nos ponemos objetivos al respecto del desempeño que queremos lograr al respecto. Algunas de estas métricas en momentos determinados pueden ser los resultados clave de alguno de los objetivos de tipo OKR, pero no todas y en todo momento deben serlo. Un KPI puede ser un resultado clave cuando se haya decidido priorizar determinado objetivo en forma de OKR y la métrica correspondiente se pueda usar para justificar la consecución de ese objetivo, pero el resto del tiempo, KPI y OKR no tienen por qué estar vinculados.
  3. Objetivos Estratégicos: cuando se desarrolla un cuadro de mando integral o un plan estratégico a 3 o 5 años, se ponen unos objetivos a largo plazo al respecto de dónde quiere llegar la organización pasado determinado periodo de tiempo. Esto permite visualizar de alguna forma cómo puede ser el futuro de la organización y aunque lo normal es que no se cumpla, tampoco pasa nada por hacer ese ejercicio de reflexión. En todo caso, esos objetivos estratégicos no tienen por qué ser ni enunciarse en modo OKR. Los OKR deben ayudar a lograrlos, pero no hay que intentar que la suma de los OKR de los tres próximos años sea el resultado esperado de los objetivos estratégicos, sería una locura intentar cuadrarlo y no funcionaría.
  4. Objetivo de Producto: los equipos que utilizan Scrum están acostumbrados a definir un objetivo para el producto que quieren desarrollar, que además debería estar relacionado con el valor que se quiere aportar al cliente con ese producto, por lo tanto esto se puede parecer bastante a OKR. Lo que ocurre es que los plazos con los que se trabaja son diferentes a los ciclos de OKR. Se puede intentar que coincidan relativamente, igual que se puede intentar que los objetivos de varios sprint den como resultado el objetivo de un trimestre de OKR, pero tampoco vale la pena obsesionarse con ello, es casi mejor que ambos sistemas circulen en paralelo, que dedicarle demasiado tiempo a que encajen perfectamente.

En conclusión, todos estos sistemas de objetivos pueden convivir perfectamente con OKR pero mi opinión es que deben ir en paralelo, no debemos intentar que circulen todos por la misma vía, porque entonces se producirán choques entre ellos y eso puede resultar perjudicial para la aplicación de cada uno de ellos por separado. Un ejemplo de lo complicado que puede resultar intentar la cuadratura del círculo a la hora de sincronizar todos los objetivos existentes en una organización es la matriz Ovar que propone un nivel de detalle en la coordinación de objetivos que seguramente acabará siendo contraproducente a la hora de lograr que la gente actúe de manera creativa e innovadora cuando se proponga lograr sus objetivos. En definitiva, todos esos modelos de trabajo que parecen intentar controlar lo incontrolable lo único que pueden hacer es perjudicar la motivación de la gente y seguro que se logra más con un sistema flexible como es OKR que con los modelos jerárquicos tradicionales.

Próximo curso de OKR Champion

La edición número 20 del curso de OKR Champion certificado por Sngular será los días 22, 23 y 24 de febrero.

Estamos muy contentos de haber logrado llegar a la edición número 20 de este curso de OKR con tan buenos resultados a nivel de participación y sobre todo de crítica.

Así que ya sabes, si estás pensando en aprender más sobre OKR o convertirte en el líder de la implantación de esta metodología en tu empresa, aquí tienes una gran oportunidad.

¡Comparte!

Etiquetas: , , , ,

  • Libro Futurizable

    Libro Futurizable

    Si eres un profesional dedicado a la innovación o estás interesado en la tecnología que está por llegar, hazte con un ejemplar de Futurizable. En este libro, Javier Martín presenta las principales tecnologías exponenciales que van a tener gran impacto en la sociedad en los próximos años.

    Comprar

  • Últimos Post