La caja de herramientas con la que vamos a construir el futuro

Es interesante reflexionar sobre cómo ha evolucionado la tecnología gracias al uso de herramientas creadas por el hombre. Desde las primeras hachas de piedra utilizadas en la prehistoria, hasta los sofisticados robots con los que contamos en la actualidad. Si no hubiese sido por esas primeras personas que decidieron usar instrumentos para mejorar en sus actividades o un elemento natural como el fuego en su propio beneficio, la humanidad no habría evolucionado hasta la situación actual. Del mismo modo ha sucedido con invenciones como la imprenta y la máquina de vapor, que han ayudado a la humanidad a evolucionar hasta el nivel de sofisticación actual, que se sustenta sobre tecnologías más modernas como la computación y las telecomunicaciones. De esta forma cada tecnología de la que ahora disponemos, se sustenta a su vez en otras tecnologías anteriores, cada una de las cuales ha permitido resolver las distintas dificultades que iban apareciendo para el desarrollo de las nuevas innovaciones. De esta forma sería difícil imaginarse cómo podría haber sido la informática que todos conocemos si anteriormente no hubieran existido otras tecnologías como la imprenta, la máquina de escribir o la calculadora, entre otras muchas de las que ha ido tomando inspiración hasta su desarrollo actual.

Una aplicación actual de esta realidad la encontramos en los coches voladores, un tipo de vehículo que ha aparecido de forma recurrente en la ciencia ficción y del cual se han realizado en la historia reciente diferentes tipos de prototipos, pero que no ha llegado a convertirse en una propuesta real que llegase al mercado, hasta que no se ha contado con una serie de tecnologías que permitiesen su viabilidad. De esta forma no ha sido hasta ahora cuando las empresas se han lanzado al desarrollo de coches voladores, con iniciativas destacadas como Zee.Aero que cuenta con el apoyo del fundador de Google Larry Page, el proyecto Urban Air Mobility impulsado por el gigante europeo de la aeronáutica Airbus y el plan para la creación de un servicio de taxi volador ideado por Uber, al que han llamado Elevate.

Las tecnologías sobre la que se están construyendo las propuestas actuales de coches voladores, y que hace pocos años apenas existían, son: en primer lugar el sistema VTOL por las siglas de Vertical Take-off and Landing, que hemos visto cómo se trasladaba de los helicópteros, teniendo en cuenta su dificultad de manejo, a distintos tipos de aviones militares, para considerarse ahora como la mejor opción para los coches voladores, por no necesitar las largas pistas de despegue que requieren los aviones convencionales; en segundo lugar encontramos todo el desarrollo relativo a los drones, que en muy poco tiempo han logrado una gran implantación en todo tipo de sectores, demostrando que pueden llegar a ser muy seguros en su manejo y sentando las bases para que el crecimiento que están experimentando a nivel de tamaño y capacidad de carga permita en un futuro transportar incluso personas; y en tercer lugar nos encontramos con la Inteligencia Artificial como la tercera tecnología necesaria para que los coches voladores puedan tener un desarrollo comercial, gracias a todo el desarrollo que se está realizando para el manejo de los coches autónomos y que posteriormente se trasladará también a los coches voladores. No es casualidad entonces que estemos viviendo al mismo tiempo el desarrollo de iniciativas para el desarrollo de coches autónomos y coches voladores, donde claramente se manifiesta la situación que venimos exponiendo en este artículo sobre la importancia que tiene el desarrollo de unas tecnologías para construir sobre ellas otras de valor añadido.

Otro ejemplo de esta situación lo encontramos en la Realidad Virtual, otra de esas tecnologías que aparecía de manera recurrente en la ciencia ficción y de la que también se habían intentado realizar distintos tipos de prototipos, pero sin haber logrado una aceptación adecuada en el mercado. La razón del fracaso de las propuestas de dispositivos de realidad virtual que surgieron antes del nacimiento de Oculus, la encontramos en que las tecnologías sobre las que se apoya la Realidad Virtual no estaban suficientemente desarrolladas, como para que el funcionamiento estuviese a la altura de las expectativas del mercado. La explicación es sencilla, ni la resolución de las pantallas, ni la capacidad de procesamiento de las imágenes, ni la calidad de los diseños realizadas por ordenador, permitían al usuario disfrutar de una experiencia que realmente simulase una realidad alternativa, el típico caso del “quiero y no puedo” que ha hecho fracasar tantas iniciativas por adelantarse a su tiempo. Sin embargo ahora se dan las circunstancias adecuadas para que esta tecnología tenga una acogida a la altura de las expectativas generadas. Si pensamos por ejemplo en la aplicación para ser utilizada para jugar, muchos de los videojuegos tienen una calidad de imagen tan alta que es casi imposible diferenciar lo que ha sido diseñado por ordenador de una foto o vídeo tomada de la realidad. Además los propios juegos incorporan dinámicas de funcionamiento en las que la posibilidad de movimiento que permite la Realidad Virtual ofrece un gran valor, amplificando significativamente la buena experiencia que puede suponer utilizar determinados videojuegos. Si esto lo trasladamos al resto de utilidades que se han pensado para la Realidad Virtual entendemos por qué es ahora y no antes cuando las grandes empresas que se dedican a la electrónica de consumo han decidido apostar por este tipo de productos.

Una vez que hemos entendido la importancia que tienen determinadas tecnologías de cara a construir sobre ellas otros nuevos desarrollos tecnológicos, vamos a realizar un repaso a las tecnologías actuales que están ayudando a la humanidad a dar en salto en su evolución.

accelerating-growth-in-technology-asgard.vc_

Machine Learning para amplificar la inteligencia humana

Si tenemos que destacar una tecnología con capacidad para cambiar el mundo, tal y como lo conocemos, esa es la Inteligencia Artificial. Y no es necesario trasladarnos a dentro de muchos años, cuando se haya alcanzado la singularidad en la que las máquinas tengan conciencia de sí mismas, sean capaces de razonar y resolver todo tipo de problemas, no solo aquellos para los que han sido programadas. Mucho antes de que exista esa Inteligencia Artificial General o Inteligencia Artificial Fuerte, van a existir inteligencias artificiales débiles o estrechas, las denominadas ANI (Artificial Narrow Intelligence) que introducirán en los próximos 10 años cambios a nivel social equivalentes a los que ha producido Internet en los últimos 20 años, en lo que se refiere a comunicación, conocimiento y comercio. Estos cambios que van a generar las inteligencias artificiales especializadas van a ser mucho más llamativos aún que los que ha generado Internet, ya que por ejemplo permitirán que los coches se conduzcan solos, automatizar muchas de las tareas que ahora tenemos que realizar las personas de forma manual, por ejemplo en el hogar o la oficina, y eliminar la necesidad de aprender idiomas para comunicarnos con otras personas, ya que los traductores automáticos basados en inteligencia artificial tendrán una efectividad casi total. Pero para que todo esto esté muy cerca de suceder ha sido necesario pasar por un proceso muy complejo, que representa muy bien el concepto de periodo de decepción, en el que durante muchos años se ha intentado que la inteligencia artificial tuviese aplicaciones reales, más allá de ganar al campeón del mundo de ajedrez. Es ahora cuando gracias al Machine Learning y al Deep Learning está cambiando significativamente la situación, llegando a un punto en el que la mayoría de las empresas tecnológicas tienen planes para desarrollar productos basados en Inteligencia Artificial, planes que pasan además por liberar la tecnología que están desarrollando para que pueda ser utilizada por otras empresas, y donde están surgiendo cientos de startups, que aprovechan esta tecnología para desarrollar productos especializados en ámbitos en los que las grandes empresas no van a trabajar inicialmente, por lo que dejarán un espacio de oportunidad para el desarrollo de nuevos modelos de negocio.

AI Startups

Computación Cuántica para llevar al próximo nivel el big data y la inteligencia artificial

Nuestra especie se encuentra en pleno proceso de salto evolutivo, pero no una evolución producida por las mutaciones y la selección natural, sino por nuestra propia inteligencia y el interés por trascender como especie. De esta forma nos acercamos rápidamente a una situación en la que una parte de las personas dejarán de ser terrestres para habitar en otros planetas y otras dejarán de ser completamente orgánicos para tener integrada la tecnología en sus propios cuerpos. Pero estos avances no pueden afrontarse si no contamos con herramientas de cómputo que permitan afrontar los nuevos retos que vayan surgiendo en la medida en la que la humanidad vaya evolucionando como especie. Entonces las computadoras con las que ahora contamos se habrán quedado pequeñas y resultará de gran utilidad contar con un nuevo tipo de ordenadores mucho más potentes, que puedan realizar los cálculos necesarios para por ejemplo, afrontar la búsqueda de planetas habitables fuera del sistema solar. Del mismo modo la humanidad se ha propuesto en los últimos años emprender una serie de retos para los que va a ser necesario contar con mejores herramientas de cálculo y procesamiento de datos, es el caso de la lucha contra el envejecimiento, en la que ya trabajan muchos científicos, y también la búsqueda de soluciones a algunas de las enfermedades que aún siguen resistiéndose a la medicina y los medicamentos. Para iniciativas como la conducción autónoma y otras aplicaciones de la robótica también resultará de gran utilidad contar con ordenadores mucho más potentes que los actuales, una vez comprobadas las limitaciones que tiene el modelo de computación actual, basado en los microprocesadores de silicio que han dejado de escalar al ritmo que lo han hecho en sus 50 años de historia. Big Data, Inteligencia Artificial y Computación Cuántica se presentan así como un trinomio con un potencial sin precedentes para cambiar el futuro de la humanidad, y desde luego para mejorarlo, ya que tendremos el control de ello para usarlo en nuestro beneficio.

Impresión 3D para popularizar el desarrollo de hardware

Hasta hace poco tiempo el desarrollo de hardware había estado restringido a grandes empresas, que contaban con las infraestructuras tecnológicas necesarias, o a algunos inventores que eran capaces de sortear las grandes dificultades que ofrecía esta actividad. Pero ahora la situación ha mejorado significativamente, gracias la facilidad de fabricación de prototipos por medio de las impresoras 3D y al acceso a otro tipo de máquinas disponibles en los denominados FabLab. De esta forma se ha facilitado enormemente que aquellas personas con ideas se hayan podido lanzar a hacerlas realidad, pudiendo dedicar sus esfuerzos en los aspectos realmente importantes para la puesta de un producto en el mercado. Ejemplo de ello son importantes casos de éxito como las gafas de realidad virtual Oculus y el smartwatch Pebble, que además coinciden en haber sido financiados por medio del crowdfunding. Otra de las tecnologías que está facilitando enormemente el desarrollo de hardware es la existencia de las placas computadora para el desarrollo de hardware y software como Arduino, que al ser Open Source ofrecen una gran facilidad para su uso en todo tipo de proyectos, especialmente aquellos que están enfocados en ámbitos como Internet of Things y los Wearables. Si el desarrollo de hardware está sufriendo una revolución, gracias al uso de impresoras 3D, la misma situación la vamos a ver en otros muchos sectores en los que la fabricación digital va a ofrecer importantes ventajas frente a los métodos tradicionales que resultan menos versátiles y eficientes. De esta forma vemos cómo el concepto de impresoras 3D, compuesto por un extrusor de material fluido, que es movido por una maquinaria robótica, está empezando a ser aplicado en actividades como la construcción de viviendas y jugará un papel fundamental a la hora de crear las estructuras habitables que necesitarán los primeros pobladores de la Luna y Marte. Otro sector en el que se está realizando un gran aprovechamiento de la fabricación digital es el mundo de la medicina, en la que multitud de científicos utilizan impresoras 3D para la fabricación de prótesis y órganos que puedan ayudar a personas enfermas o con discapacidad a tener una vida mejor.

Robótica para automatizar todo lo que nos rodea y explorar el espacio

La automatización de procesos y trabajos también va a tener un importante impacto en cómo será la vida de las personas y los negocios de las empresas en el futuro cercano. Si lo miramos desde el lado positivo podemos pensar en cómo los robots nos van a permitir dedicar nuestro tiempo a trabajos más creativos y cómo en las empresas van a ayudar a aumentar la eficiencia tan necesaria para el desarrollo de modelos de negocio rentables. Si vemos la robótica como un nuevo aliado para desarrollar actividades que hasta ahora resultaban peligrosas, caras o tediosas, nos encontramos con una gran oportunidad para iniciar nuevos proyectos que realmente van a suponer un avance importante para la humanidad. Aquí es donde la exploración espacial sirve como ejemplo de la gran utilidad que van a ofrecer los robots, como complemento al trabajo realizado por las personas. De esta forma si los comienzos de la carrera espacial se utilizaron animales como la perra espacial soviética llamada Laika o el mono astronauta americano llamado Albert, ahora no tenemos que sacrificar seres vivos para realizar estas labores, sino que contamos con robots que resultarán tremendamente más útiles, ya que pueden estar programados realizar todo tipo de labores complejas, labores que difícilmente pueden llegar a ser realizadas por las personas o cualquier otro ser vivo. Las sondas espaciales y los vehículos robóticos, que están siendo utilizados para explorar la superficie de Marte, son buenos ejemplos de la gran utilidad que va a ofrecer la robótica en la exploración espacial. Y si en una actividad que presenta tanta complejidad como la exploración espacial, los robots van a resultar de tanta utilidad, os podéis imaginar cómo del mismo modo van a jugar un papel determinante en sectores como la industria, el transporte y la construcción, donde la mano de obra humana pasará a realizar labores estratégicas, de supervisión y de trabajo en equipo junto con los robots.

Cohetes reutilizables para impulsar los viajes espaciales

Los cohetes espaciales reutilizables desarrollados por las empresas Blue Origin y SpaceX representan uno de los mejores ejemplos sobre cómo al pensar de manera digital se puede lograr un cambio enorme en una industria como es en este caso la aeroespacial. Es difícil pensar que es casualidad que las dos empresas que han desarrollado este tipo de tecnología estén promovidas por empresarios con una amplia experiencia en el desarrollo de negocios digitales, que han trasladado su forma de pensar a un sector que hasta hace muy poco contaba con tecnologías que no eran escalables. Ahora con esta nueva forma de concebir los viajes espaciales se van a reducir enormemente el coste de las infraestructuras, lo cual va a permitir realizar avances mucho más importantes con presupuestos mucho menores. Es por esto por lo que vivimos una segunda oleada de iniciativas relacionadas con la exploración espacial, en lo que se ha denominado como NewSpace, donde ya no son los gobiernos los que realizan las principales innovaciones, sino empresas privadas en busca de las oportunidades de negocio que generarán actividades como el turismo espacial o la colonización de otros planetas. En el momento en el que la tecnología espacial está empezando a lograr la exponencialidad, gracias a avances como los cohetes reutilizables, veremos cómo se intensifican las actividades en este sector, más empresas deciden poner su punto de mira fuera de la tierra, aumentan las inversiones en estos negocios y cada vez hay más personas pensando para resolver las muchas incertidumbres que aún existen en todo lo que se refiere a exploración espacial. La carrera ya ha empezado y en los próximos años nos vamos a sorprender de lo rápido que evoluciona este sector.

Nanobots para reparar cualquier cosa que se rompa allá donde esté

La nanotecnología, junto con la biotecnología que vamos a comentar en el punto siguiente, se encuentran entre las tecnologías que más complejidad presentan para poder llegar al gran público, sin embargo cuentan con un gran poder de transformación, que va a generar grandes cambios a nivel económico y social en los próximos años. Dentro de la nanotecnología seguramente lo que más posibilidades ofrece de cara a desarrollar nuevas formas de solucionar problemas son los nanorobots, estructuras microscópicas diseñadas para realizar funciones muy concretas, por ejemplo dentro del cuerpo humano. En el momento en el que los científicos han descubierto cómo funciona la materia a pequeña escala y han aprendido a manipularla gracias a los microscopios electrónicos, se han dado cuenta del gran potencial que ofrece para resolver problemas que hasta ahora no podían ser resueltos a través de las tecnologías convencionales. En el ámbito de la salud es probablemente donde mejor se visualice la utilidad que ofrecen los nanorobots, por ejemplo a la hora de llegar a partes del organismo en las que puedan actuar para dispensar un medicamento, luchar contra infecciones o reparar células defectuosas. Pero también surgirán aplicaciones en todo tipo de sectores en los que sea necesaria la intervención de estas pequeñas máquinas por ejemplo a la hora de restaurar estructuras, descontaminar lugares poco accesibles y todo tipo de aplicaciones para las cuales el pequeño tamaño pueda resultar una ventaja competitiva.

CRISPR para hacer exponencial la biotecnología

De los temas científicos que hemos tratado en Futurizable quizás el más complicado de entender ha sido CRISPR ya que se trata de una tecnología de edición genética que tiene una complejidad muy importante, a nivel de los procesos biológicos en los que está basada, en los que intervienen multitud de elementos a nivel molecular y celular. En todo caso, el hecho de que sea complicado de entender, no implica que no vaya a tener un gran impacto en muchos ámbitos como el tratamiento de enfermedades, la mejora de seres vivos a nivel agrícola y ganadero, e incluso a nivel del diseño de vida, que es uno de los campos de la ciencia que más va a avanzar en los próximos años. Es por esto que esta tecnología se encuentra en todos los rankings a nivel de relevancia futura, ya que permite que la biología y la genética cuenten con características similares a las tecnologías exponenciales como la informática, Internet o el software, de hecho los científicos que la están desarrollando se refieren a ella como una forma de programar las células.

Energía Fotovoltaica para alimentar el mundo tecnificado

Swanson_effect.svg

Sin energía no pueden funcionar ninguna de las tecnologías que acabamos de referenciar como fundamentales a la hora de construir el futuro próximo de la humanidad. Por suerte, lejos de ser la energía un problema que impida que se desarrollen adecuadamente las innovaciones necesarias en cada uno de los ámbitos mencionados, nos encontramos en la energía solar fotovoltaica como nuestro gran aliado. Porque es precisamente el Sol, ese gran enemigo al que se tendrá que enfrentar la humanidad dentro de millones de años, cuando se convierta en una estrella gigante roja, el principal recurso con el que contamos en estos momentos para alimentar todas aquellas iniciativas tecnológicas necesarias para afrontar los grandes retos que se propone la humanidad a nivel de transporte, salud o agricultura, entre otras muchas cosas. Por ejemplo si hablamos de agricultura nos encontramos con que la energía solar fotovoltaica es fundamental a la hora de afrontar el enorme consumo energético necesario para realizar la desalinización de agua, necesaria para el cultivo por medio de regadío en zonas desérticas o que están perdiendo sus recursos hídricos como consecuencia del calentamiento global. En este sentido es muy alentador conocer de la existencia de la denominada ley de Swanson en la que se observa cómo el precio de las células solares fotovoltaicas se reduce en un 20% cada vez que se duplica su volumen de ventas acumulado, lo cual está permitiendo que su coste se reduzca a la mitad cada dos años. De esta forma nos encaminamos a un momento en el que será baratísimo producir energía por medio de paneles solares fotovoltaicos, lo cual a su vez redundará en beneficio del resto de tecnologías que requieren de energía para su funcionamiento y de esta forma cada vez estaremos más cerca de la situación de Efemeralización descrita por el inventor R. Buckminster Fuller en 1969

Cada vez se hará más y más, con mucho menos, hasta que finalmente se alcance la paradoja de ser capaces de hacer todo con nada

Por todo esto no es casualidad que el desarrollo de la energía solar fotovoltaica haya sido una prioridad para Elon Musk, que es una de las personas que más está trabajando para el desarrollo de las tecnologías exponenciales que determinarán cómo será el futuro de la humanidad. Esto lo comprobamos tanto en Tesla con la integración reciente de SolarCity, que ha tenido como primer resultado la presentación de las tejas solares; como en el desarrollo de baterías para almacenar la energía generada por medio de los paneles solares; además de la estrategia para establecer redes de autoconsumo alternativas a los sistemas de suministro que ofrecen las grandes empresas energéticas. Finalmente la energía solar también forma parte del proyecto de transporte colectivo Hyperloop, como la fuente de energía para impulsar los trenes supersónicos que van a suponer un enorme cambio en el transporte terrestre a escala mundial.

Blockchain para desarrollar una nueva versión Internet

La tecnología blockchain tiene la capacidad de transformar los mercados de la misma forma que internet ha transformado las comunicaciones. Blockchain se presenta como una base de datos compartida y distribuida, diseñada para aportar un altísimo nivel de seguridad a las transacciones financieras y sobre la cual se pueden desarrollar todo tipo de aplicaciones relacionadas por ejemplo con la propiedad de bienes o la gestión de identidades. Gracias a ello es posible solucionar un problema en origen de Internet como es la confianza en las transacciones y la posibilidad de poner en marcha sistemas de intercambio de activos que no precisen de los procedimientos del mundo real para poder funcionar. Además podemos considerar blockchain como un entorno de desarrollo de aplicaciones descentralizadas sobre una base de datos de contabilidad segura y pública, que puede utilizar sus propios recursos para autofinanciar su funcionamiento y que a su vez permite la creación de empresas o agrupaciones de carácter totalmente digital, con un sentido muy desarrollado de la democracia y de la participación de los usuarios que las componen.

Como habéis podido comprobar hemos destacado 9 tecnologías que cuentan con un gran potencial transformador en lo que se refiere a ayudarnos a los seres humanos a evolucionar como especie. Sin duda hay muchas más, pero en este artículo queríamos destacar algunas de ellas para tener una visión muy práctica y concreta sobre cómo las personas y las empresas tenemos una gran oportunidad para aprovechar la tecnología en nuestro beneficio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *