empresas archivos - Futurizable | Sngular
Enlaces rápidos
  • Blockchain
  • Big Data
  • Educación
  • Robótica
  • Espacio

Currently Viewing Posts Tagged empresas

Futurizable OKR Edition #70 – Los OKR en el marco del Capitalismo Consciente

Publicado el 14 enero, 2022

Las críticas que muchas veces puede recibir el capitalismo por una posible falta de conciencia social, poco a poco irán perdiendo cada vez más sentido en base a la evolución que estamos viendo en la mayoría de las empresas donde cada vez se tiene más en cuenta a las personas y su bienestar, sin dejar por ello de pensar en el beneficio económico que permita que la empresa puede seguir resultando competitiva y sostenible.

Esta idea es la que refleja el concepto de Capitalismo Consciente, desarrollado por John Mackey y Raj Sisodia en base a los principios siguientes:

  1. Propósito superior: si bien las ganancias son esenciales para un negocio sostenible, el capitalismo consciente se enfoca en un propósito más allá de las ganancias. El propósito establece un significado más profundo, que a su vez inspira e involucra a los empleados, clientes y otras partes interesadas.
  2. Orientación a las partes interesadas: las empresas conscientes operan teniendo en cuenta todo su ecosistema, lo que implica que se concentran en optimizar el valor aportado por igual a todas sus partes interesadas. Esto incluye clientes, empleados, proveedores, inversores, accionistas, financiadores, comunidades y el medio ambiente.
  3. Liderazgo consciente: con una mentalidad de «nosotros» en lugar de «yo», los líderes conscientes adoptan el propósito de la empresa, crean valor para todos los interesados ​​e inspiran acciones que contribuyen a una cultura consciente.
  4. Cultura consciente: el capitalismo consciente contribuye a crear  una cultura de confianza, cuidado y cooperación entre los empleados de la empresa y todas las demás partes interesadas.

Si te gusta OKR seguramente estos principios te habrán resultado familiares, lo bueno en este caso es que ahora tenemos una metodología a través de la cual hacer realidad el Consciente, ya que OKR, como sistema de gestión por objetivos enfocado en los resultados y basado en las personas puede hacer mucho para lograr el propósito, la orientación, el liderazgo y la cultura.

Primer curso de OKR del año

Empezamos el año con muchas ganas de seguir compartiendo nuestra pasión por los OKR y no solo a través de esta newsletter, sino también a través de los cursos de OKR Champion que tan buena acogida están teniendo entre aquellos que quieren convertirse en los líderes de la implantación de OKR en sus organizaciones.

El próximo curso de OKR Champion será los días 18, 19 y 20 de enero de manera online y con horario de 18 a 20h. Para apuntarse al curso puedes hacerlo a través de Eventbrite y si participas en todas las clases, realizadas los ejercicios correspondientes y una prueba de conocimiento podrás lograr el certificado de OKR Champion por parte de Sngular.

Etiquetas: , , , ,

Los asistentes conversacionales al servicio de los empleados

Publicado el 20 diciembre, 2021

Un chatbot se define como un canal conversacional de atención al usuario disponible 24/7. Aunque también es correcto decir, si lo miramos desde un prisma más técnico, que se trata de un programa o software que simula la interacción con un humano a través de texto o de audio. Es, además, un canal automatizado de mensajería instantánea.

Así lo definen Ana Cano, Gerardo Quirós y Luca De Filippis, especialistas en la creación de chatbots en el equipo de Data e Inteligencia Artificial de Sngular. Lo cierto es que todas las definiciones son plenamente válidas y encajan con lo que entendemos por chatbots. Esta facilidad con la que se automatizan las respuestas de la forma más humana posible a través de los medios que se usan a diario han hecho que los chatbots pasen de ser una moda a ser una herramienta robusta de comunicación para cada vez más empresas de cualquier sector. Y casi con cualquier objetivo.

Los chatbots responden a preguntas y responden a solicitudes de las personas, tanto de forma directa a través de la palabra como mediante acciones sencillas que pueden llevar a cabo conectándose con servicios. Como, por ejemplo, una consulta a Google Maps, a un servicio de información meteorológica o al CRM de una entidad bancaria que nos devuelva el saldo actual o los últimos movimientos de la tarjeta. Todo a través de la palabra o de forma visual, pero siempre solicitado gracias al uso del lenguaje natural que el sistema procesa, comprende y gestiona para devolver la respuesta adecuada a la intención inicial del usuario.

La evolución de los chatbots

Hasta ahora teníamos constancia de las bondades de los asistentes virtuales o conversacionales, conocidos habitualmente como chatbots, para automatizar respuestas a preguntas frecuentes hechas por clientes o usuarios de cualquier marca o empresa. Cuestiones tan variadas como la información sobre un producto o la propia compañía, las ofertas del momento, aquellas relacionadas con la gestión de la compra y plazos de entrega o incluso la atención de quejas.

Pero los chatbots se van especializando y amplían también su oferta de funcionalidades, así como su capacidad para entender y responder acertadamente a sus interlocutores los usuarios. También aumentan los canales y formatos de comunicación y, con todo ello, las necesidades de empresas y personas que se van cubriendo gracias a todos estos avances.

Hemos visto cómo los asistentes conversacionales pueden guiar al usuario a elegir una tarifa que se adapte a sus preferencias (como en el caso de Pepe de Naturgy), resolver dudas relacionadas con la banca (como ocurre en Oney) o incluso puede formar parte de la experiencia del usuario (es el ejemplo de Dinosaurus). Hay decenas de buenos ejemplos de asistentes bien adaptados al medio y a las necesidades de los usuarios y veremos en los próximos meses que esto es solo el principio.

Cambio de perspectiva: asistentes virtuales para empleados

En este contexto nacen herramientas que no solo asisten a los consumidores, sino que ayudan a las áreas internas de la empresa. Estamos presenciando el auge de asistentes conversacionales creados a medida para aliviar la carga de trabajo de los departamentos de Administración y de People o Recursos Humanos, pero también de comunicación e incluso dirección, respondiendo a las preguntas más habituales de los empleados y ayudándoles a completar tareas simples, del día a día.

Estos chatbots sirven para gestionar mejor el trabajo y para aliviar labores repetitivas y constantes de dichas áreas. Por ejemplo, si quince trabajadores al día preguntan a empleados del área de administración dudas sobre su nómina, pregunta que puede resolver el chatbot, el tiempo invertido en responder a cada uno de ellos supone ahora un ahorro de recursos que se aprovechan ejecutando otro tipo de tareas donde los humanos nunca podrán ser sustituidos ─al menos, de momento─: labores de estrategia, analítica, planificación y creativas.

Según el especialista en lingüística computacional y diseñador de conversaciones en Sngular Luca De Filippis «en el entorno laboral la comunicación es un elemento de vital importancia, tanto hacia fuera como hacia dentro, y un chatbot es un tipo de canal ya asentado que la hace más fluida e inclusiva. Un asistente virtual bien diseñado, al fin y al cabo, conoce las distintas necesidades y realidades de los equipos de trabajo, y permite que todas las personas puedan acceder a la información en cualquier momento. Aunque los empleados recibamos información por correo sobre las novedades de la empresa, no siempre le prestamos la debida atención. Además no existe una barrera de entrada para empezar a utilizar un chatbot, y cualquier persona que esté acostumbrada a comunicarse por mensajes de texto o de voz está perfectamente capacitada para utilizar un asistente virtual.

Objetivo: optimizar tiempo y recursos y reforzar la sensación de pertenencia

En tiempos donde el teletrabajo y la falta de contacto con los compañeros puede hacer mella a la larga, se ha hecho fundamental disponer de un factor que cohesionara la visión y los valores de las compañías. Las funciones de los asistentes virtuales no se traducen en meras respuestas, sino que a través de ellos podemos ejecutar campañas de comunicación interna y concienciar a los empleados, fomentando los valores de la marca y haciendo que se sientan integrados.

Para ello, los diseñadores de conversación evalúan cuáles pueden ser las mejores respuestas en cada caso y, trabajando estrechamente con las divisiones de comunicación y marketing, mapean los flujos de conversación adecuados para cumplir estos objetivos de integración.

Todo esto, sumado a decenas de temáticas a las que pueden responder, hacen de los chatbots una herramienta muy poderosa en empresas con cierta cantidad de empleados. Temas tan variopintos como cada empresa estime oportuno: calendario laboral, configuración de la red wifi o las VPN, vacantes abiertas, riesgos laborales, datos sobre proveedores, información sobre bajas, gastos, material de oficina, conciliación o el propio organigrama de la empresa.

La consagración de la IA en el sector del talento

Las tendencias ya advertían que 2020 sería el año de la consagración de la IA y la automatización en el sector, al menos en Estados Unidos. El estudio «The power to perform: Human capital 2020 and beyond» de PWC así lo anunciaba. La pandemia no ha hecho más que acelerar este proceso, sobre todo en todo lo que respecta a las comunicaciones. El aumento de los canales digitales ha iniciado también una revolución en la forma de hacer las cosas.

La gamificación y los chatbots son partes fundamentales de este proceso de transformación digital. Los onboardings conversacionales con asistentes virtuales que van guiando a la nueva incorporación o la capacidad para analizar los datos extraídos de las respuestas de los trabajadores, conociendo sus intereses y necesidades, son un claro ejemplo y ya están dando los primeros resultados. De hecho, la analítica también se antoja como espina dorsal de esta nueva época para los Recursos Humanos y los perfiles con competencia en people analytics están cada vez más demandados.

A todo esto hay que añadir que el enfoque administrativo que hasta hace pocos años tenían los RR.HH. ahora está más alineado con la estrategia de la organización, incidiendo cada vez más en las relaciones entre las personas. Relaciones que pasan por dejar de ser puramente transaccionales, labores que pueden acometer con total eficacia los asistentes conversacionales, recogiendo datos que tras una correcta interpretación pueden canalizarse en acciones concretas y favorables para el negocio.

Hopper, un caso de éxito en Mahou San Miguel

Javier Garrido, knowledge transformation leader en Mahou-San Miguel y responsable del proyecto de introducir un asistente virtual entre los empleados de la compañía, nos ha contado lo que ha supuesto la incorporación de Hopper como asistente conversacional que ayuda a numerosas tareas de las que hemos hablado.

¿Cómo definirías a Hopper?

Hopper es el asistente virtual de Mahou San-Miguel, cuyo objetivo es ayudar a los trabajadores a poder realizar de manera más óptima aquellas tareas del día a día como poder mirar huecos en agendas y generar reuniones, realizar consultas importantes o buscar un teléfono de un compañero. Ahora, en una segunda fase, Hopper va a dar servicio a necesidades concretas por departamento.

Para mí Hopper es un compañero más, que está al servicio de los demás para hacernos la vida más sencilla y que, además, se esfuerza cada día en realizar mejor su trabajo.

¿Cómo surgió la idea de incorporar un asistente conversacional a la compañía?

Hopper surgió dentro del Centro de Conocimiento de Inteligencia Artificial con un doble objetivo. Por un lado, acercar esta capacidad de Inteligencia Artificial a los trabajadores de la compañía a través de una tecnología aplicada al día a día como son los chatbots, y por otro lado, optimizar la operativa diaria de los trabajadores, reduciendo tiempos en tareas de poco valor, pudiendo focalizarse en lo importante del día a día.

¿Qué situaciones resuelven los empleados cada día gracias a Hopper?

Hopper está integrado en las herramientas conversacionales corporativas de la compañía, por lo que el acceso al mismo es inmediato. En esta fase vital en la que nos encontramos como empresa, la digitalización de los servicios es clave, y Hopper nos tiene que ayudar a dar pasos en este sentido.

Actualmente Hopper dispone de 13 funcionalidades públicas para todos los trabajadores de Mahou San-Miguel. Estas resuelven cuestiones como la generación de reuniones buscando y proponiendo huecos en las agendas de los asistentes, mostrar información detallada de un compañero, conocer si está de vacaciones o en la oficina o consultas importantes para el trabajador.

Además, estamos trabajando para que desde departamentos determinados se pueda solicitar información solo consumible por ellos, o se puedan realizar consultas externas a ese departamento de cuestiones dependientes de los mismos.

¿Cuáles son los comentarios de los empleados sobre Hopper?

Actualmente estamos finalizando la migración de Hopper a la nueva herramienta conversacional de la compañía, donde ganamos bastante en usabilidad. En este sentido, vamos a llevar a cabo una nueva campaña de información e impulso de uso del mismo a nivel de compañía, donde buscamos un engagement mayor por parte de los usuarios.

Los comentarios sobre Hopper han sido parte de la evolución del mismo, que nos han servido para ir incorporando nuevas funcionalidades así cómo mejorar las que ya había, cómo primer objetivo tenemos incrementar el uso del mismo.

¿Qué llama la atención de la plantilla al usar de Hopper?

Primero la personalidad de Hopper, planteada desde un enfoque alegre pero atento. Muy importante no solamente las funciones del mismo, sino la usabilidad, el utilizar, por ejemplo, tarjetas adaptativas o de tipo carrusel en vez de listado de texto libre reduce mucho los fallos de comprensión y facilita el uso del mismo.

¿Cuáles son los próximos pasos con Hopper?

Evolucionar a Hopper no solamente cómo activo global, sino como activo departamental y de negocio.

¿Crees que es una herramienta efectiva para cualquier empresa con un número considerable de trabajadores?

Sin duda, pero poniendo mucho foco en tener funcionalidades que realmente sean diferenciales en el día a día y con la mayor usabilidad posible.

Alfred, la democratización de los chatbots para empresas

Ante este nuevo paradigma, los profesionales del área de Inteligencia Artificial de Sngular, gracias a la experiencia que han adquirido en los últimos años con el desarrollo y la puesta en marcha de Alfred, su asistente conversacional interno, así como en trabajos como Hopper y otras tantas empresas de diferentes sectores, han creado el Chatbot As A Service (y lo han llamado con el acrónimo ChaaS!). Este sistema funciona como base para crear asistentes conversacionales para departamentos de Recursos Humanos y Administración para cualquier empresa.

El equipo de trabajo ha utilizado su experiencia anterior para crear una nutrida base de datos adaptable a cualquier empresa y poder así reducir tiempos y costes. En función de las necesidades de sus clientes customizan su personalidad: desde un cambio de avatar, hasta modificaciones en la forma de hablar (expresiones recurrentes y conversaciones informales, trato y cortesía hacia los trabajadores, su grado de cercanía o el uso del lenguaje en cualquier situación, incluido el idioma), de referirse a ciertos temas o de cuáles son los temas de los que habla.

El área de Data e Inteligencia Artificial de Sngular, desarrolladora de Alfred, dispone de más de 70 temas ya entrenados que están relacionados con los intereses de los empleados y de las áreas de Recursos Humanos, Administración o Dirección.

Luca De Filippis explica que hay factores que determinan su mayor o menor viabilidad: «una empresa con más de 50 empleados tiene unas necesidades organizativas y comunicativas que otra de 10, en principio, no creo que tenga. Influye también el número de sedes y el nivel de deslocalización de los equipos, ya que cuanta más variedad de situaciones, más relevancia adquieren las tareas de gestión y comunicación, que redundan en más tiempo invertido para informar a todo el mundo.

¿Qué hace Alfred por el empleado?

En el día a día, el empleado podrá conversar por escrito con Alfred a través de múltiples canales (Slack, Google Chat, Microsoft Teams…) como lo haría con cualquier otro compañero. En la actualidad, y según un estudio de Statista, Financial Statements of Key Players, National statistical offices, el entorno de colaboración de Microsoft es el más usado del mundo (24%), seguido del de Google (9%), de Cisco (7%) y Slack (6%).

En cualquiera de los canales, al iniciar la conversación, Alfred responderá a partir de una base de datos de contenidos que previamente se habrá elaborado a conciencia, manteniendo la idiosincrasia y la identidad de la marca y otorgándole el tono adecuado para el tipo de empresa que lo use, según lo comentado anteriormente. Será tan personalizado o aséptico como la propia empresa elija.

Así, además de contestar a los saludos, agradecimientos y toda esa conversación informal que se suele tener con cualquier persona, Alfred dará una respuesta natural para cada uno de los temas contemplados, que serán tantos como cada empresa quiera. Alfred es escalable y multiidioma, y gracias a esto ofrece a las empresas un abanico diverso y con gran proyección futura.

Alfred responde a las preguntas más habituales de los empleados y les ayuda a completar tareas simple:

  • Ayuda en trámites diarios: facilita trámites administrativos como solicitudes de vacaciones, bajas laborales, permisos, etc.
  • Envía comunicados a todos los empleados: envío de comunicados oficiales o cadenas de difusión.
  • Encuestas a los empleados: hace encuestas a los empleados y extrae resultados para sacar conclusiones que apoyen al negocio.
  • Facilita el onboarding: da la bienvenida a las nuevas incorporaciones y proporciona toda la información necesaria para su aterrizaje.
  • Avisos y recordatorios: crea avisos y recordatorios personales para los trabajadores, programados con las preferencias de estos.

Las respuestas, además, contemplan posibilidades como la conexión a servicios. Por ejemplo, si un directivo quiere enviar un comunicado al resto de los empleados, podrá hacerlo a través de Alfred. Si el área de Recursos Humanos quiere evaluar el estado de ánimo de los trabajadores, tendrá la posibilidad de hacer encuestas proactivas y recoger opiniones.

Alfred: ¿Qué tal ha ido tu semana?
Botones: Muy bien | Bien | Regular | Mal | Muy mal

Podrá crear avisos y recordatorios personales e integrarse con herramientas como Google Calendar, enviar aplausos o kudos a los compañeros o enlazar con cualquier recurso de la compañía.

Luca De Filippis afirma: No tengo ninguna duda sobre la utilidad de Alfred, sobre todo hoy en día. Con una implantación del teletrabajo que roza el 100 % y unas normativas muy cambiantes, tener un canal de comunicación flexible y siempre disponible es una necesidad. Con estas afirmaciones, ¿a quién no le gustaría tener un compañero como Alfred, siempre disponible?

Etiquetas: , , , ,

Presentación del Observatorio de Aprendizaje de Alto Rendimiento

Publicado el 23 septiembre, 2021

Nadie duda de la increíble capacidad del ser humano para mejorar gracias a la inteligencia y el afán de superación. Lo que ocurre es que en el día a día parece que no se producen cambios significativos, pero en el momento en el que nos fijamos en la evolución a lo largo de los años es cuando somos conscientes del avance tan impresionante que se puede llegar a generar.

Pensemos, por ejemplo en el deporte, donde cada año se baten récords en todo tipo de disciplinas deportivas, fruto de la capacidad del ser humano para mejorar la técnica, aprender de la experiencia y optimizar los resultados a través de la dedicación. Del mismo modo ocurre en otros ámbitos de la actividad humana, tanto a nivel profesional como de forma amateur. Por ejemplo en el ámbito científico o en el de ingeniería no hay día que no se generen innovaciones que nos habrían parecido ciencia ficción hace tan solo unos años.

Pero todo esto no es fruto de la casualidad, ni mucho menos mérito exclusivo de la evolución genética, hay mucho de aplicar la inteligencia para mejorar el aprendizaje en sí mismo, no solo a la hora de resolver problemas, sino de cómo prepararse para ello, como aprender más y mejor, o más bien aprender de manera correcta y aprender las cosas correctas. Porque esa capacidad de decisión, ese libre albedrío, como característica intrínseca del ser humano, también debemos utilizarlo para tomar decisiones al respecto de en qué enfocarnos para que el aprendizaje nos resulte lo más provechoso posible.

Y como complemento a esta dinámica natural que se ha ido generando queremos destacar aquí dos factores que nos parecen importantes, lo cual no quita para que tratemos muchos más a lo largo de este Observatorio, pero nos interesan por la trayectoria de quienes vamos a realizar este trabajo: SNGULAR y TeamLabs.

Se trata de evaluar el impacto que pueden tener las tecnologías digitales a la hora de mejorar los procesos de aprendizaje, especialmente considerando que este Observatorio va a tener principalmente un desarrollo a nivel digital, por las publicaciones y eventos que vamos a realizar de manera online, además del interés por crear una comunidad de aprendizaje que también tenga el soporte online como principal espacio de desarrollo. Y por otro lado destacar la importancia del aprendizaje experiencial y en comunidad, algo que no se fomenta suficientemente porque seguimos teniendo la imagen de que para aprender hay que estudiar, solo y concentrado delante de un libro.

Por qué aprender

¿Qué lleva a algunas personas a nunca querer dejar de aprender? Mantener una actitud de aprendizaje continuo resulta fundamental para todo aquel que quiera alcanzar el éxito con su trabajo. Desarrollar el hábito de querer aprender cosas nuevas o ir mejorando todo poco a poco en la búsqueda de la excelencia, es lo que puede ayudarnos a cumplir con nuestros sueños a nivel profesional y correspondientemente ayudarnos también en lo personal.
Nunca pares de aprender, puede convertirse en tu mantra, al menos nos gustaría que fuera el de aquellos que ven el aprendizaje como uno de los elementos más importantes en su vida, que son a los que nos dirigimos a través de este Observatorio de Aprendizaje de Alto Rendimiento.

Pero para querer empezar a aprender algo nuevo y de esta forma no quedarnos estancados en lo que ya sabemos, necesitamos comenzar por tener interés en aquello que queremos aprender. Ese interés será el que nos ayudará a dar los primeros pasos en la temática en cuestión y compensará el esfuerzo que supone tener que hacer algo nuevo a lo que no estamos acostumbrados. También podríamos llamarlo curiosidad y al final de lo que se trata es de que se encienda una llama en nuestro interior que con el tiempo se puede ir convirtiendo en una gran hoguera en forma de ilusión.

Entonces es cuando llegará la motivación, que es el verdadero motor del aprendizaje. Cuando alcanzas un nivel mínimo de conocimiento, al que has llegado a través del interés y de la ilusión, comienzas a darte cuenta de que lo entiendes, de que las ideas comienzan a encajar y que es algo que puede ofrecerte algún tipo de utilidad en tu vida o en tu trabajo. Aunque no puedas aplicarlo directamente, pero cuando somos conscientes de que hemos entendido algo y de que podemos aprenderlo, tenemos una nueva herramienta a nuestra disposición que amplía nuestras capacidades y el valor que podemos aportar a la sociedad.

Qué aprender

Aprendizaje

Una vez que hemos sido conscientes de la importancia de mantener una actitud de aprendizaje continuo lo siguiente es acostumbrarnos a tomar decisiones al respecto de qué vamos a aprender en cada momento, lo cual va a resultar de enorme importancia para nuestro futuro.

Decidir qué aprender es algo que tendremos que hacer muchas veces en la vida y por lo tanto deberíamos seguir una serie de pautas a la hora de tomar esa decisión. Sin duda como punto de partida debe estar el interés que nos despierta el tema que nos planteamos aprender pero también es muy importante que realicemos un análisis al respecto de la necesidad existente por parte de otras personas. Si no existe esa necesidad podría ser un desperdicio de tiempo y energía, porque en otro ámbito podríamos estar siendo más valiosos. Aunque aprender en sí mismo puede tener un valor para nosotros a nivel de refuerzo de nuestra capacidad mental y de motivación, lo cierto es que pensar en el valor aportado es lo ideal.

También nos puede resultar de utilidad a la hora de tomar la decisión sobre qué aprender contar con la ayuda de un mentor que nos acompañe y oriente en el proceso de la toma de decisión, especialmente gracias a su experiencia en materia aprendizaje y el apoyo que puede darnos contar con otra visión del análisis que tenemos que realizar para entender si realmente existe una necesidad y cómo nosotros podríamos ayudar a resolverla.

Cómo aprender

Aprender

Una vez que hemos visto por qué aprender y la importancia de decidir qué aprender, el siguiente paso es saber cómo aprender. Para ello vamos a proponer aquí una serie de recomendaciones basadas en la experiencia de las personas que conforman SNGULAR TeamLabs, lo cual se convierte a su vez en esa propuesta de aprendizaje de alto rendimiento, que queremos transmitir a través de este Observatorio.

Aprender haciendo, aprender en comunidad, usar la tecnología para aprender, enseñar para aprender, compartir para aprender, todas las ideas que aquí compartimos sobre cómo aprender nos recomiendan ser proactivos, enfocarnos más en la práctica que en la teoría, sin descartar la teoría pero conscientes de que las cosas suceden cuando pasamos a la acción.

Aprender también consiste en hacerse preguntas. ¿De dónde venimos? ¿Quiénes somos? ¿Adónde vamos? del mismo modo que a lo largo de la historia la humanidad se ha formulado estas preguntas a la hora de entender cómo funciona el mundo, nosotros tenemos que formular las preguntas correctas al respecto de lo que queremos entender ¿Cómo funciona? ¿Cómo puedo usarlo a mi favor? ¿Cómo puedo mejorarlo? así en cada caso si nos hacemos las preguntas correctas estaremos creando unas buenas bases para nuestro proceso de aprendizaje.

Aprender haciendo

Hay una gran diferencia entre saber y saber hacer. Acumular conocimientos no significa que estemos desarrollando competencias necesarias y útiles para desenvolvernos en la vida o para realizar el trabajo que estamos haciendo.

Cuando hablamos de “learning by doing” o de aprender haciendo, podemos llegar a interpretar que la propuesta de aprendizaje es basarse únicamente en el hacer como vía de aprendizaje, apartando la lectura u otros recursos de aprendizaje de nuestro camino. Nada más lejos de la realidad.

El aprendizaje por medio de la acción, del aprender haciendo, propone fomentar la experimentación como medio para generar un aprendizaje profundo y arraigado en la persona que aprende, desarrollando la habilidad de poner en utilidad práctica aquello que aprende, y al mismo tiempo, identificando por medio de la acción, aquello que necesita aprender o seguir mejorando.

Además, hay habilidades y competencias, que solamente podremos desarrollar si las practicamos una y otra vez.

¿Cómo alguien podría aprender a nadar sin introducirse en el agua? ¿Cómo alguien podría aprender a cocinar sin tocar un alimento? ¿Cómo alguien aprendería a caminar sin ponerse de pie?

Y, entonces, ¿Cómo alguien podría aprender a trabajar en equipo sin un equipo? ¿Cómo aprender a emprender sin desarrollar proyectos que generen valor? ¿Cómo integrar el valor que aporta la tecnología en la resolución de problemas si no lo aplicamos a un problema real?

Aprender en comunidad

Aprendizaje de alto rendimiento

Probablemente cuando pensamos en comunidades de aprendizaje nos imaginemos a grupos de personas que muestran un interés común por una u otra temática, las cuales se encuentran de vez en cuando en espacios físicos o virtuales para compartir sus experiencias con el resto de miembros o bien conocer a personas afines a sus intereses personales o profesionales.

Si únicamente nos quedamos con esta percepción, estaríamos tan solo rascando la superficie del verdadero potencial que tiene el concepto “aprender en comunidad”, cuando en realidad nos da la capacidad de conectar con nosotros mismos a través nuestra propia motivación de aportar valor a los demás mediante nuestra experiencia vital.

Esta visión constructiva es alentadora, todas las personas, sea cual sea nuestra experiencia en un ámbito u otro, tanto en lo personal como en lo profesional, tenemos la capacidad de impactar de manera directa en la vida de otras personas que están procurando crecer y evolucionar hacia una mejor versión de sí mismos.

¿Acaso esta motivación de ayudar a otros a crecer no nos ayuda a sacar lo mejor de nosotros mismos? Es en actos de generosidad sincera como este donde nuestro espíritu se fortalece y se reafirma, tan solo es necesario tener una actitud abierta y procurar escuchar de verdad a las personas que te rodean para entender cómo puedes contribuir.

Lo más excepcional es que al cultivar esta actitud en nosotros mismos, iniciamos un efecto bola de nieve en las personas que nos rodean, motivándolos a su vez a que adquieran esta perspectiva de crecimiento de sí mismos a través de su contribución a otras personas de su alrededor.

Esto es precisamente lo que buscamos con este Observatorio, construir una comunidad en la que cada persona pueda extraer lo mejor de sí misma impactando de manera directa en otras personas que tienen como propósito ser su mejor versión.

Usar la tecnología para aprender

Tecnología para aprender

Lo malo de las herramientas es que muchas veces las vemos como una solución a un problema y no como aquello que nos puede facilitar las cosas a la hora de resolver un problema gracias a nuestra inteligencia. Es lo típico de que cuando solo tienes un martillo todo te parecen clavos, está ocurriendo ahora con las herramientas digitales, que por el hecho de que podamos realizar clases por videoconferencia o usar plataformas online para el aprendizaje, ya no hay que preocuparse por todo lo demás.

Lo que ha ocurrido es que se ha perdido una gran oportunidad para utilizar la tecnología de cara a mejorar los procesos de aprendizaje y hasta se ha generado un rechazo por parte de muchas personas que comienzan a ver las tablets, el software y otras herramientas de este tipo como enemigos. Y la realidad debería ser que cuando tienes un buen modelo de aprendizaje la tecnología puede ser una gran aliada, por ejemplo porque nos puede ayudar a llegar a mucha gente que se encuentra alejada de nosotros, ya sea en el tiempo, por motivo de horarios o en el espacio, por encontrarse en otro lugar del planeta o no tener facilidad para desplazarse.

El objetivo no es que las personas vayan a la plataforma sino que se la encuentren en cualquier momento vital, sea presencial o digitalmente, pero la persona es la misma y por tanto la tecnología debe hacer que tratemos a la persona de la misma forma independientemente de que el contacto sea presencial, o digital, con una o varias personas; y sin sacarlos de sus habituales Google Workspace o Microsoft Office 365. Se trata de ir al lugar donde está la persona más que hacer que la persona se acerque a nuestra tecnología.

Debemos enseñar con las últimas tecnologías más que enseñar las últimas tecnologías, porque nuestro modelo es el de aprender haciendo, y sabemos que hoy hay tecnologías habilitadoras para trabajar y también que un plus en conocimiento, uso y sobre todo en ganas de aprender mejorará el desarrollo profesional sobre todo si viene de la mano de una modelo de aprendizaje continuo: lifelong learning.

Tecnologías como la inteligencia artificial, las vinculadas a comercio electrónico o la automatización no-code de procesos de negocio hacen que las personas y las empresas sean competitivas en este momento más que nunca de la historia.

Enseñar para aprender

Cuando uno enseña dos aprenden es algo probado que muchísima gente aplica y se ha convertido en una forma fantástica de mantenerse en proceso de aprendizaje continuo. Pero no todo el mundo tiene la oportunidad de dedicarse a enseñar lo que va aprendiendo o de tener que enseñar cosas nuevas que antes ha tenido que aprender, por eso el método aplicado por el físico Richard Feynman puede resultar de utilidad para cualquiera que quiera aprender bien sobre algo.

Se trata de que cuando queramos aprender algo, pensemos cómo podríamos explicarlo de forma que hasta un niño lo pueda entender. Por lo tanto tenemos que realizar primero nosotros un ejercicio importante a la hora de entenderlo para luego ir un paso más allá al ser capaces de explicarlo de forma sencilla. El esfuerzo mental necesario para pensar en cómo lo podríamos explicar a otra persona que no tiene conocimientos sobre la materia es lo que hará que realmente lo aprendamos de verdad.

Por qué funciona: como enunció Guillermo de Ockham, en igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la más probable, por lo tanto, si somos capaces de explicar algo de forma sencilla eso será lo que al final mejor nos funcione de cara a aprender cualquier cosa.

Cómo hacerlo: lo ideal es poder compartirlo con alguien, por ejemplo alguien cercano con pocos conocimientos en la materia, aunque lo malo es que se sienta abrumado si el tema es muy complejo. Otra opción es contarlo a través de un vídeo, audio o texto, luego ya puedes decidir si lo haces público o te lo quedas en privado, pero al menos has hecho el ejercicio de plasmarlo más allá de que se quede en tu cabeza.

Compartir para aprender

En la línea del punto anterior, si queremos ir un paso más allá a la hora de aprovechar la ventaja que supone compartir lo que vamos aprendiendo para fortalecer el proceso de aprendizaje, lo que podemos hacer es proponernos hacerlo de manera pública, ya sea a nivel de divulgación o a través de la formación.

Aquí tenemos una ventaja enorme en la actualidad ya que disponemos de multitud de plataformas a través de las cuales compartir este conocimiento, como pueden ser los blogs, newsletters, podcast, youtube, redes sociales … y muchas otras que van surgiendo, en muchos casos enfocadas en el entretenimiento, pero que también pueden ser un soporte fantástico para compartir conocimiento.

La duda que podemos tener en este punto es el nivel de conocimiento que debemos tener sobre determinada materia antes de empezar a compartirlo y aunque es cierto que en Internet podemos encontrar contenido de muy baja calidad, también existe gente con mucho nivel que comparte conocimiento a diario a través de todo tipo de canales. Lo importante es encontrar el término medio, de forma que podamos empezar a compartir conocimiento pronto, porque esto nos ayudará a acelerar nuestro aprendizaje, pero sin embargo no lanzarnos sin tener una mínima base sobre lo que vamos a compartir.

En todo caso siempre es importante ser transparente y dejar claro que no se trata de sentar cátedra, que cuando uno comparte en la red lo que aprende, siempre está dispuesto a corregir si se equivoca y precisamente es por esto por lo que esta forma de aprender es tremendamente valiosa, por poder recibir el feedback de la audiencia que va aprendiendo al mismo tiempo que tú.

De quién aprender

¿Por qué elegimos qué aprender y cómo aprender, pero no elegimos de quién aprender? Esto puede resultar más complicado porque una vez que has tomado las primeras decisiones, sea más difícil encontrar a la persona que realmente nos transmita el conocimiento y nos facilite el proceso de aprendizaje. Por suerte ahora gracias a las tecnologías digitales se ha aplanado el mundo y podemos tener más facilidad para acceder a las personas adecuadas, sin importar la distancia a la que se encuentren.

También el medio digital ha facilitado enormemente la difusión del conocimiento, ya que ahora con un blog puede comenzar a compartir aquello que descubre y miles de personas beneficiarse de ello sin importar de dónde sean o su poder adquisitivo. Así, si sabemos usar correctamente esta palanca digital podemos obtener un gran beneficio al poder acceder a los que mejor conocen cada uno de los ámbitos en los que estamos interesados en aprender.

Neurociencia aplicada al aprendizaje

Cuando hablamos de aprendizaje es interesante fijarse en lo que la ciencia puede aportarnos al respecto del conocimiento que se ha ido adquiriendo con el tiempo y para ello podemos apoyarnos en la neurodidáctica como el conjunto de disciplinas que nos ayuda a entender cómo aprende el cerebro. Las aportaciones de la neurociencia, la psicología y la pedagogía son fundamentales para entender este cambio metodológico en los procesos de aprendizaje.

De esta forma podemos ver la neurodidáctica como la disciplina que aúna los nuevos descubrimientos de la neurociencia y las ciencias educativas. Conscientes de que nuestro cerebro cambia, que su estructura no es fija, sino que todo proceso de aprendizaje va acompañado de un cambio en el cerebro, la neurociencia nos empieza a mostrar que las emociones son un elemento básico para que estos cambios se produzcan, es decir la emoción es clave para el aprendizaje.

De esta forma entender cómo y bajo qué condiciones se modifica el cerebro al aprender, nos puede ayudar a enseñar y aprender mejor.

Qué significa aprendizaje de alto rendimiento

«El secreto del alto rendimiento no está en la gestión del tiempo; está en la gestión de la energía» Loher, J. & Schwartz, T. 2003

Que la sociedad se ha convertido en un mundo que diariamente demanda redescubrirlo ya es algo más que sabido, aunque no sabemos si asumido. Una sociedad de una incertidumbre y transformaciones sin precedentes, como nos advertía Yuval Noah Harari en sus prepandémicas ‘21 lecciones para el siglo XXI’. Una “sociedad de lo desconocido”, como la ha denominado en alguna ocasión Daniel Innerarity, un mundo que nos va a exigir algunas cosas para las cuales todavía no tenemos habilidad.

En este contexto aprender se ha ido desligando cada vez más de estudiar. Se estudia más sobre lo que se conoce, se aprende más sobre lo desconocido. Se estudia más de manera individual. Se aprende más en equipo. “La complejidad ni se abarca, ni se trocea, se recorre” nos insistía nuestro sabio amigo Antonio Rodríguez de las Heras. Moverte con poco conocimiento en la incertidumbre y, por lo tanto, con una necesidad estratégica de aprender se ha convertido en algo vital en lo personal y en lo profesional. No es ya formación o preparación para lo que viene; hablamos del aprendizaje como radar para poder moverte en las aguas inciertas en las que ya estamos inmersos.

Los equipos de aprendizaje son pequeños botes de exploración, vulnerables, llenos de dudas, abiertos y flexibles que nos permiten transitar esa incertidumbre, y que requiere de un esfuerzo colectivo de alto rendimiento. Entrenarse, en este deporte de equipo que es el aprendizaje al que nos referimos, precisa de nuevas competencias. Algunas de ellas las identificaba Google en su Proyecto Aristóteles liderado por Julia Rozovsky, una de las más ambiciosas investigaciones sobre los equipos de alto rendimiento hechas hasta la fecha. La principal conclusión del Proyecto Aristóteles: “Los mejores equipos son aquellos en los que la gente se escucha y muestra sensibilidad a las necesidades de los demás.” SNGULAR viene enunciando algo que va en la misma dirección con su mantra “Gente Buena que además es Buena Gente”.

En el sector de la tecnología, es un gran reto incorporar una mirada dependiente del contexto humano y social. Éramos conscientes cuando Teamlabs unió fuerzas con SNGULAR que humanizar la tecnología y confiar en que la tecnología nos haría más humanos de alto rendimiento, que retarnos a pensar qué otras cosas podríamos hacer ahora con tecnología que antes no éramos capaces de hacer, sería posible al mezclar las filosofías pedagógicas y tecnológicas de dos culturas humanistas, como son las de SNGULAR y TeamLabs, que se entusiasman al retarse a aprender a cómo mejorar el mundo con lo que hacen. A ese aprendizaje lo denominamos de alto rendimiento.

Transformación de la educación

Una vez que hemos planteado las bases de lo que supone el aprendizaje de alto rendimiento vale la pena conocer algunos ejemplos de iniciativas que buscan potenciar esta nueva forma de aprender, considerando algunas o muchas de las ideas que aquí hemos planteado.

  • Las comunidades de aprendizaje d.school nos proponen los siguientes puntos a la hora de desarrollar su modelo de aprendizaje:
    • Poner el foco en el estudiante.
    • Adoptar perspectivas enfrentadas.
    • Mostrar trabajo inconcluso – prototipar.
    • Concentrarse en el cómo y no en el qué.
    • Buscar mentes frescas.
    • Permitir que la gente se inscriba.
    • Construir espacio para el cambio.
    • Recordar que el aprendizaje es una actividad diseñada.
    • Encontrar el equilibrio entre el caos y el control.
    • Presta atención a la dinámica del equipo.
  • Los laboratorios de aprendizaje radical de TeamLabs, cuyo equipo ha participado en la realización de este artículo y es la base sobre construir el modelo de aprendizaje que aquí planteamos:
    • Entendemos por radical el aprendizaje autodirigido, significativo y situado, en equipo, con proyectos reales y configuradores de un portfolio que ilustre el futuro profesional que desean los usuarios.
    • Que suceden en un lugar en el que diariamente se toman las decisiones importantes para el aprendizaje, a lo que se denomina Obeya Learning Room.
    • Que la materia que aprendes es tan de futuro como un «concept car» al que llamamos Concept Program.
    • Que la facilitación del aprendizaje se acompaña con tecnologías de registro, para nosotros el Seamless Registering Tech.
    • Que el examen se sustituye por un sistema de OKR con el que poder tener claros los objetivos y resultados clave y el seguimiento de los mismos, a través del modelo OKR4Learning
    • Que el título se potencia con microcertificaciones que muestran el saber hacer y quedan recogidas en el Wallet Competencial.

Etiquetas: , , , ,

Ya puedes leer el Observatorio ODS TECH

Publicado el 16 septiembre, 2021

El jueves presentamos en el Hub de Innovación de SNGULAR las conclusiones del Observatorio ODS TECH. Fue un gran evento, muy motivador y donde aprendimos muchísimo.

Anke nos explicó por qué es importante aprovechar la tecnología para mejorar el trabajo que se está haciendo para lograr los ODS, por ejemplo en relación con el uso de los datos para saber si realmente las iniciativas que estamos desarrollando están logrando el impacto deseado. También nos dijo por qué es importante que desde las empresas empecemos ya a trabajar en cada uno de los ODS, como una hoja de ruta para aportar valor en cada uno de los aspectos que tienen que ver con nuestros clientes, la sociedad en general y el entorno en el que nos desarrollamos.

Jimmy expuso la urgencia de mejorar los aspectos relacionados con la sostenibilidad en el sector turismo, ya que es uno de los que más impacto tiene en el territorio y donde la actitud de las personas juega un papel fundamental. Nos explicó cómo es posible lograr que las instituciones, las empresas y la sociedad en su conjunto se organicen para mejorar la situación de un territorio concreto y el beneficio que esto puede aportar a todos los que participen en ello.

Javier nos explicó por qué la sostenibilidad y los ODS son uno de los grandes atractores que deben usar las empresas para mejorar en el mercado y en la relación con sus clientes. Resultó muy reveladora su visión al respecto de cómo existe una gran oportunidad para aquellas empresas que decidan apostar por la sostenibilidad y por trabajar de forma ética, porque cada vez los clientes están más concienciados y dispuestos a premiar a aquellas empresas que se preocupen por el impacto que tienen en su entorno.

Finalmente en el evento tuvimos un debate entre el público y los ponentes, donde se habló por ejemplo de la inversión de impacto social y del papel que pueden jugar los ODS para hacer a las empresas españolas más competitivas.

También al final del evento invitamos a todos los miembros de la comunidad de Futurizable a participar en las próximas iniciativas que queremos realizar en el marco de los ODS, en concreto relacionado con el ODS 17 donde a través de un Hackathon queremos poner en marcha aplicaciones tecnológicas enfocadas en las alianzas y las colaboraciones entre diferentes ong’s, empresas, instituciones, …

En este vídeo puedes ver la presentación del Observatorio ODS TECH y descubrir muchas más ideas al respecto de la importancia que tiene para las personas y para las empresas trabajar en los 17 ámbitos que proponen los ODS.

Además ya puedes descargar el documento que hemos elaborado para promover el uso de los ODS entre las empresas. Se trata de un informe con las conclusiones a las que hemos llegado de nuestro estudio sobre los ODS, con la colaboración de un montón de especialistas a los que hemos entrevistado y han participado en el Think Tank. Esperamos que el documento te resulte interesante y que te animes a trabajar en pro de los ODS en tu empresa o en la organización en la que trabajes.

Aprovechamos para dar a las gracias a todos los que habéis contribuido para realizar este trabajo, a Anke por su gran aportación y a todos los que habéis hecho posible que el Observatorio ODS TECH sea una realidad.

¡Muchas gracias!

Etiquetas: , , ,

Resultados de la encuesta sobre Tecnología y ODS

Publicado el 08 julio, 2021

Uno de los elementos más importantes del Observatorio ODS TECH es la encuesta que realizamos a la audiencia de Futurizable con el objetivo de conocer su visión sobre la temática, en este caso al respecto de la percepción que tiene la sociedad y las empresas sobre la importancia de trabajar para lograr los ODS, además del impacto que puede tener la tecnología para alcanzar este fin. Ahora puedes leer los resultados de la encuesta y algunas de las aportaciones más interesantes que hemos recibido.

¿Cómo crees que los ODS pueden resultar beneficiosos para tu empresa de cara a crear más valor en sus grupos de interés: personal empleado, clientes, proveedores, etc.?

Podemos considerar  los ODS como la referencia fundamental de la sostenibilidad. Muchas grandes empresas elaboran sus estrategias de RSC y sus informes no financieros en base a los ODS. Las ONG y las pequeñas empresas se esfuerzan por transmitirlos para que la gente los entienda y asimile. Para ONGs, asociaciones y fundaciones son la medida de los resultados finales de su actividad y la manera de obtener ayudas para poder seguir su actividad. Y las pequeñas empresas los utilizan porque así pueden cualificarse como proveedores de grandes empresas y también porque han visto que cada vez pueden conseguir nuevos clientes socialmente concienciados. Onnit tiene los ODS como referencia desde su concepción. Como punto de partida del proyecto elaboramos un exhaustivo estudio de cuál debía de ser la contribución por persona durante los próximos años para conseguir cumplir los objetivos marcados en la Agenda 2030. Es un estudio único acerca del tiempo, esfuerzo y dedicación de cada persona en cada uno de los países del mundo, tanto cualitativamente como cuantitativamente. Todas las mecánicas internas de nuestra plataforma, flujos y mediciones están creadas para poder medir, de la forma más eficientemente posible, la colaboración de cada personas a los ODS.

Los ODS pueden resultar ilusionantes y motivadores, y contribuir a aglutinar alrededor de un proyecto común. Se puede crear valor de marca de empresa, pero hay que saber muy bien cómo aplicarlos y exponerlo para que el cliente pueda verlo con claridad. Para ello se pueden crear servicios que promuevan la sostenibilidad ambiental y humana.

Integrados en la visión estratégica de la empresa, los ODS pueden alinear ésta con cultura de empresa, ya que la asunción de los ODS por la empresa muestra abiertamente el interés social de la empresa y su utilidad pública más allá de los valores tradicionales que se le atribuyen.

Por otro lado, los ODS ayudan a crear un ecosistema sostenible que se retroalimenta, pareciendo un orgullo de pertenencia que ayuda al desarrollo y la productividad utilizando el talento dentro y fuera de ese ecosistema. Además debemos tener presentes los indicadores concretos como objetivos sobre los que evolucionar. El ODS 17 es el que vemos fundamental para actuar sobre los demás y generar valor.

Los ODS pueden representar objetivos alcanzables y funcionar como una guía hacia una sociedad más responsable, tanto en su entorno como fuera de él, y pienso que el modo más directo para conseguirlo es con un cambio de modelo económico que incentive la cooperación y no se aferre a la competencia.

Como un primer paso considero importante incluir a todo el personal de la empresa en el plan para conseguir los ODS, lo cual puede incrementar su compromiso con la organización y además ayudar a encontrar soluciones innovadoras. Además es es imprescindible tener un código ético y de buen gobierno y políticas muy claras de relación con clientes, proveedores y personas trabajadoras de la empresa.

Al ser los ODS una solución para los principales problemas que tiene la sociedad actual es muy importante que todas las parte de la empresa los hagan suyos. Por ello las empresas deberían de obligarse a divulgar los ODS entre sus empleados, clientes y proveedores, lo cual ayudaría a alinear a todos los actores que la conforman.

Los ODS pueden funcionar como una hoja de ruta para el plan de sostenibilidad de la empresa y no sólo eso, los ODS marcan la diferenciación y posicionamiento de una empresa si vienen acompañados de un plan de acción.

Etiquetas: , , , ,

La Inversión de Impacto y los ODS

Publicado el 01 julio, 2021

Dentro del Observatorio ODS TECH hemos decidido explorar otra vertiente muy cercana a la relación entre nuevas tecnologías y ODS. Como ya hemos visto, las startups van incorporando en su propósito cuestiones directamente relacionadas con los diferentes ODS. Ofrecen por tanto servicios de impacto que se deberían de valorar, y una de las formas de asignarle valor a proyectos, servicios y productos es a través del dinero.

Por ello, vamos a tratar en este artículo la inversión de impacto, que busca justamente proveer de recursos financieros a las iniciativas empresariales con impacto.

Este artículo ha sido realizado por Anke Schwind con la colaboración de Angela Impact Economy y el conocimiento y la experiencia de su equipo para entender el panorama general, por un lado, y el marco específico del Corporate Impact Venturing.

Empezamos por lo básico para situarnos. Y en esos casos viene bien la ayuda de la Wikipedia y su definición de inversión:

El vocablo inversión lleva consigo la idea de utilizar recursos con el objetivo de alcanzar algún beneficio, bien sea económico, político, social, satisfacción personal, entre otros. En el contexto empresarial, la inversión es el acto mediante el cual se usan ciertos bienes con el ánimo de obtener unos ingresos o rentas a lo largo del tiempo. La inversión se refiere al empleo de un capital en algún tipo de actividad económica o negocio, con el objetivo de incrementarlo.

Ahora toca extender esta concepción básica al concepto de impacto que es aquella inversión cuyo objetivo es generar un impacto social y medioambiental positivo y medible, y que al mismo tiempo genera un retorno económico financiero. La Guía práctica de Sostenibilidad y Gestión de Activos nos los resume con esta suma de rentabilidades.

La inversión de impacto, o “impact investing”, nació en el año 2007 en el seno de un grupo de profesionales de la inversión, de la filantropía y del desarrollo reunidos bajo el paraguas de la Fundación Rockefeller. Todos ellos sintieron la necesidad de crear una industria internacional que promoviera la inversión en proyectos con un claro impacto social o medioambiental. Querían trasladar el concepto de inversión a este tipo de proyectos aplicando su optimismo financiero a oportunidades de negocio en nuevas áreas en línea con el auge del emprendimiento y la proliferación de startups.

Hoy en día, el Global Steering Group for Impact Investing (GSG) está llevando a cabo esta tarea y cuenta con una red de colaboración a nivel internacional de la que España forma parte desde el año 2019 a través de SpainNAB. Además cabe destacar que se ha creado un grupo de trabajo en ASCRI (Asociación Española de Capital, Crecimiento e Inversión) para dinamizar este tipo de inversión.

Qué es ASG y qué es impacto

En el mundo de la inversión están surgiendo diferentes iniciativas alrededor de las temáticas de una inversión más social y sostenible que cabe distinguir. Empezamos con dos siglas relevantes: ISR y ASG.

ISR se refiere a Inversión Socialmente Responsable y representa un tipo de inversión más cercano a la inversión tradicional. Existen diferentes metodologías de ISR que pueden combinarse, entre ellas la exclusión, el enfoque “best in class” y el enfoque temático. La primera de ellas, la exclusión, es la metodología más popular en Europa en términos de activos bajo gestión. El objetivo de este método es evitar invertir en compañías con impacto negativo en el medioambiente o la sociedad, excluyendo ciertos sectores que contradicen los valores no financieros del inversor.

Las siglas ASG o ESG es otra metodología dentro del abanico de la ISR para analizar inversiones. Las siglas son A por criterios ambientales (en inglés, E para environment), S, criterios sociales y G para gobernanza, que ayudan a incorporar al proceso de análisis de la inversión este tipo de preocupaciones.

La inversión de impacto también busca esa triple rentabilidad como hemos visto, es decir, el propósito en estas áreas lo comparte con la ISR y los criterios ASG, pero se añade otra característica importante: hay que medir el impacto. La medición del impacto es por tanto un ingrediente esencial que ayuda a determinar la rentabilidad o el impacto generado a nivel social y medioambiental. Sin dejar de lado la rentabilidad económica. Dado que este último criterio es el que lleva guiando la inversión en general, no nos vamos a detener en este aspecto. Dejaremos tan solo constancia de que al comparar la rentabilidad de inversiones tradicionales con inversiones de impacto, la rentabilidad suele ir a la par, si no, incluso es superior en índices con criterios ASG, y además el riesgo de este tipo de inversiones es menor, como concluyó por ejemplo Morgan Stanley.

Uno de los grandes retos a la hora de medir el impacto es la falta de uniformidad y la proliferación de perspectivas diferentes para determinar los indicadores más relevantes. No podemos recoger aquí todos los estándares que existen, por lo que vamos a acercarnos a aquellos que consideramos de mayor trascendencia y que intentan aportar una visión más integradora.

Desde el plano internacional conviene destacar la Red Global de Inversión de Impacto (GIIN por sus siglas en inglés) que reúne a inversores y organizaciones del mercado de inversión de impacto. Dentro de esta red se encuentra el GSG y por su adhesión al mismo también SpainNAB que ya hemos mencionado. La GIIN cuenta con una amplia biblioteca y ofrece una herramienta que permite establecer un marco para gestionar y medir la inversión de impacto. Es una herramienta gratuita y muy completa, lo que también implica un alto grado de complejidad que es un rasgo intrínseco a todo lo relacionado con este tipo de temáticas, por lo que conviene tener claro en primer lugar con qué tipo de conocimiento contamos realmente dentro de una organización para iniciarnos en esta senda.

El mundo de la inversión de impacto está en continuo desarrollo y hace unos días el International Integrated Reporting Council (IIRC) y el Sustainability Accounting Standards Board (SASB) anunciaron su fusión para formar la Value Reporting Foundation. Un punto muy relevante es que de esta manera se van sumando iniciativas para establecer un sistema más coherente e integrador en colaboración con la Fundación IFRS y otros proveedores de marcos y emisores de estándares líderes en todo el mundo.

Los ODS aparecen mencionados en la gran mayoría de este tipo de iniciativas, plataformas y herramientas dado que representan la agenda global que debemos cumplir y por tanto guía los compromisos a diferente escala de los actores implicados en esta tarea. Las correspondencias entre los ODS y los criterios ASG u otras taxonomías existen y pueden ayudarnos a situar el impacto en este marco.

Los actores de la inversión de impacto

La emisión de inversión de impacto ha estado en primer lugar dominada por el sector público, sin embargo, esta tendencia está empezando a cambiar. Los sectores financiero y asegurador representan ya el segundo emisor en este mercado, y les están siguiendo grandes empresas con sus propias emisiones.

De momento, os invitamos a echar un vistazo al reparto por instrumentos de inversiones de impacto que hay en el siguiente cuadro que proviene del último estudio sobre inversión sostenible y responsable de Spainsif.

La evolución de la inversión de impacto que se recoge aquí muestra que las inversiones relacionadas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), los bonos verdes y sociales y los fondos de inversión son las que mayor porcentaje suponen, todas ellas habiendo aumentado en relación con el año anterior. Destaca que la financiación participativa (crowdlending social…), la financiación a emprendedores ambientales/sociales y la inversión en la comunidad han desaparecido por completo en el año 2019, al menos en lo que respecta los datos recogidos por Spainsif.

Pero sabemos que no está muerto este tipo de inversión. Es más, en el panorama actual en el que surgen múltiples iniciativas relacionadas con temas ecosociales, el Corporate Impact Venturing se presenta como una herramienta de innovación acelerada para las empresas, a través de la cual realizan inversiones estratégicas en startups de impacto.

Este mecanismo de financiación de empresas a startups ofrece a la primera fórmulas mucho más eficientes y efectivas de innovar y hacer frente a retos sociales y medioambientales que directamente pueden afectar a su negocio. Por su agilidad intrínseca, las startups son mucho más flexibles a la hora de adoptar innovaciones disruptivas y tienen una gran capacidad de asunción de riesgos. Existen un amplio abanico de posibilidades de colaboración entre ambas organizaciones, que tendrá una diferente aproximación en función del grado de madurez, el impacto en el negocio y la situación del sector y competencia.

También existen Business Angels que se centran en esta temática, como es el caso de Catalina Parra que nos compartió en una entrevista algunas claves en este sentido. Como conclusión final aportamos un apunte de la misma sobre cómo localizar empresas en las que invertir. Ella hace referencia a iniciativas, plataformas y certificaciones como Ship2B, UnLtd Spain, la Bolsa Social o BCorp que tienen en su ADN la creación de impacto y facilitan por ende el trabajo al ofrecer ya una selección de proyectos con un propósito elevado.

Pero uno de los aspectos más interesantes que menciona se refiere a sus criterios más personales para establecer su cartera: Catalina elige aquellos ámbitos de impacto en los que se siente cómoda y sobre los que tiene conocimiento. Sin duda, es una opción muy sabia dada la gran variedad de temáticas que existen y que, al fin y al cabo, son las temáticas que nos van a ayudar a construir un mundo sostenible, ya que algo hemos hecho regular como humanidad hasta la fecha. Y lo que es más, Catalina extiende una invitación a todas las personas interesadas en invertir en este tipo de proyectos dado que, como subraya, aquí se trata de establecer colaboraciones y de sumar entre todos, encontrar y promover soluciones viables y sostenibles con valor.

Etiquetas: , , , , ,

Compartimos las conclusiones del Think Tank ODS TECH

Publicado el 20 mayo, 2021

ODS Futurizable

Introducción al Think Tank del Observatorio ODS TECH

Con el Observatorio ODS TECH buscamos descubrir la aportación que puede hacer la tecnología a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y por qué trabajar en pro de la consecución de los ODS puede ser bueno para las empresas.

En el marco de este Think Tank queremos abrir una ventana en un momento determinado para saber qué es lo que está ocurriendo al respecto de los ODS en las empresas y a partir de ahí fomentar que ocurran cosas entre los participantes del mismo a nivel de colaboración. No queremos crear el documento de referencia en este sector, sino que las doce personas que nos juntamos en este evento, cada uno con intereses particulares sobre el tema, podamos hacer nuestras aportaciones y que posteriormente lo podamos compartir con la audiencia de Futurizable.

¿En qué consiste un Observatorio ODS TECH? Primero realizamos una fase de diagnóstico donde intentamos entender qué es lo que está ocurriendo en este sector y cuyas conclusiones publicamos en este artículo. Posteriormente empezamos a realizar una encuesta, entrevistas a expertos, artículos temáticos y el Think Tank, donde queremos ampliar la visión sobre el tema gracias a las aportaciones de todo tipo de perfiles profesionales. Idealmente, después de todo esto, debería venir una fase en la que podamos realizar un proyecto relacionado con la temática, como puede ser lanzar un reto de innovación, para lograr que el Observatorio no se quede solo en la teoría y podamos pasar a la acción.

Una vez hemos presentado la razón de ser del Observatorio compartimos aquí las conclusiones del Think Tank realizado de manera online el 6 de mayo y en el que participaron 12 miembros de la comunidad de Futurizable que están trabajando de una u otra forma en relación con los ODS.

¿Qué puede aportar la tecnología a la consecución de los ODS?

La tecnología siempre genera abundancia. La teología generó abundancia desde el Paleolítico. Esto nos ha permitido hacer más con menos, ser más eficientes. Si no tenemos tecnología, solo vamos a poder recoger los frutos que están al alcance de la mano. Si tenemos una escalera podemos llegar a los frutos que están más arriba y si además tenemos un palo, todavía más arriba. Entonces lo que ocurre es que la tecnología va a generar cada vez más abundancia.

La tecnología digital genera abundancia exponencial y en este momento las tecnologías exponenciales, desde la energía fotovoltaica, el big data, los drones, la inteligencia artificial, la edición del ADN, la impresión 3D, van a permitirnos hacer cosas que hasta hace poco eran ciencia ficción y tenemos que aprovechar realmente esta oportunidad. Utilizarlas las tecnologías por esa capacidad de generar abundancia.

Además, tenemos que trabajar también desde el ángulo de innovación, porque no se puede solucionar un problema dentro del marco que lo ha creado y el problema que tenemos de escasez de recursos, de biodiversidad, de cambio climático, los problemas que se enmarcan en los ODS son por la falta de equidad. Esto lo ha generado el modelo de capitalismo extractivo lineal de la primera revolución industrial. Es momento de cambiar el modelo, de ir hacia una economía circular regenerativa, más consciente. Y todas estas tecnologías son los instrumentos para poder lograrlo.

Las tecnologías disruptivas pueden ayudarnos a dar un salto exponencial, porque si vamos lentamente no vamos a poder a arreglar el problema ambiental tan importante que tenemos en este momento. Entonces es una oportunidad aprovechar las tecnologías que nos ayudarán a hacer que los modelos de negocio y las prácticas actuales de las empresas queden obsoletas y se sustituyan por algo radicalmente mejor. Esto debería ocurrir en muchos sentidos, tanto desde un punto de vista tecnológico, como de beneficios para los usuarios, para la sociedad y para el medio ambiente.

Además las tecnologías actuales, que sustituyen a otras tecnologías obsoletas, pueden ayudarnos a descubrir o a implantar nuevos modelos de negocio, nuevos hábitos, a conocer mejor cómo la gente puede reaccionar ante determinada propuesta . Para ello podemos recurrir a la inteligencia artificial, la formación y otras nuevas herramientas que vamos a ir teniendo, todo ello poniendo el foco en las personas, lo cual puede llegar a tener un gran impacto.

Pero no olvidemos que la tecnología es un medio que permite llegar a un fin y los ODS nos pueden dar un propósito sobre el que trabajar en nuestro día a día. Al final no trabajas igual cuando sabes lo que quieres conseguir, que solamente lo que quieres hacer. Por lo tanto los ODS pueden servirnos de guía de cara a trazar el camino a seguir en los próximos años en busca de un modelo de sociedad más sostenible.

Ejemplo de ello es cómo la tecnología nos puede ayudar a desarrollar herramientas que permitan ofrecer a los ciudadanos y las empresas un suministro de energía que sea seguro, fiable y continuo a través de fuentes de energía renovables. Otro ejemplo es el desarrollo de herramientas digitales de medición del impacto social y medioambiental, lo cual ofrece una gran utilidad en lo relativo a la inversión de impacto, por la necesidad de medir los intangibles.
Aunque en el lado negativo de todo este trabajo que se está realizando a nivel de divulgación y desarrollo de los ODS podemos encontrarnos con que pueden ser mal utilizados por determinadas empresas e instituciones, ya que existe un riesgo de que lo quieran aprovechar para lavar su imagen y no porque estén realmente comprometidas en trabajar para mejorar la situación del medio ambiente y el bienestar de las personas.

A este respecto tenemos que considerar que la tecnología no es buena o mala en sí misma. El Big Data, la Inteligencia Artificial o la biometría pueden ser muy útiles para identificar gente desaparecida, pero también puede ser un instrumento de control por parte de los gobiernos. Dependerá entonces para qué lo utilicemos. Por lo tanto en relación con la aplicación de los ODS aún tenemos que ver el enfoque que le van a dar las empresas.

¿Cómo pueden los ODS ayudar a las empresas a mejorar?

Aquí hay dos fuerzas que se están desarrollando al mismo tiempo, una en modo bottom up y otra top down. En el top down vemos como se está creando un marco regulatorio a nivel europeo, en aspectos como la descarbonización, lo cual ha de ser tenido muy en cuenta por las empresas porque de no hacerlo habrá multas importantes. Y además tenemos que contar con el dinero que va a venir de los fondos Next Generation. Del otro lado tenemos la fuerza que se desarrolla de abajo a arriba, a través de la cual vemos como los consumidores empiezan a rechazar aquellas empresas, productos y actividades que no son sostenibles. Se trata de un tema de educación y evangelización, donde la iniciativa de los ODS tiene mucho que aportar.

Pero por otro lado tenemos que ser conscientes de que probablemente tenemos poco tiempo para algunas cosas relacionadas con la sostenibilidad como pueden ser la transición ecológica y el cambio climático, que evolucionando de manera muy rápida, lo cual genera ansiedad en el ámbito social, empresarial y económico. Por lo cual es importante calibrar bien las variables que se van a desarrollar en el tiempo, para lograr que de verdad se genere un cambio sustancial en el tejido empresarial, en la economía y en la sociedad.

Para conseguirlo será necesario combinar diferentes variables, como es el cumplimiento regulatorio y la educación del consumidor. También va a ser muy importante la educación de los directivos de las empresas, ya que son los que tienen que tomar las decisiones más importantes al respecto de la estrategia que van a desarrollar en sus negocios para mejorar la situación.

El problema es que no todas las personas que salen de la educación tradicional y que empiezan a formarse para ser los futuros directores generales de las empresas, son conscientes que la sostenibilidad es una variable más de la gestión de su empresa y no solo una obligación.

De esta forma consideramos que una empresa que introduce la sostenibilidad como vector de crecimiento y utiliza determinado tipo de soluciones de forma transversal dentro de la estrategia de la compañía puede lograr mejorar considerablemente.
A este respecto consideramos que existe un gran porcentaje de las personas que forman parte de las empresas y de la sociedad que se preocupan por todo lo que tiene que ver con la sostenibilidad. Por lo tanto si una empresa introduce en su estrategia la sostenibilidad, va a ser más competitiva, va a ser mejor a la hora de atraer talento, e incluso va a asegurar el puesto de trabajo de las personas a las que no les preocupa la sostenibilidad, pero sí que quieren tener un trabajo con unos ingresos adecuados.

Tenemos diecisiete objetivos y hay empresas que pueden contribuir a varios o a uno en profundidad, con un impacto positivo en el resto, o al menos que no tengan un impacto negativo. Pero para construir un plan que permita lograr los ODS es necesario trabajar en equipo. Cuando esto ocurra la gente se irá ubicando en las empresas que tengan la visión más acorde o más compatible con sus principios. Aunque tampoco vemos fácil en el corto plazo que todo el mundo se vaya a autoorganizarse, para remar todos en la dirección de los ODS. Pero sí que podemos lograr que las empresas tengan una visión muy clara concentrada en uno o dos objetivos. No hace falta obligar a todos a que contribuyan a los 17 ODS.

Estamos en un buen momento para dar a conocer los beneficios que tiene la sostenibilidad y el último paso en esta carrera de fondo pasa por la educación. Para ello es necesario educar en base a datos reales que es lo que nos va a permitir convencer de la importancia de este tema. Es decir, no puede ser un adoctrinamiento hacia un sentido o hacia otro, sino que es necesario hablar de realidades y aquí es donde la tecnología tiene mucho que aportar. Un ejemplo de ello es la utilidad que puede ofrecer blockchain en relación con la trazabilidad de las materias primas o la procedencia de la energía.

Así vemos como en los proyectos relacionados con los ODS deberíamos preocuparnos por el análisis, coste beneficio, el análisis de impactos y tratar de cuantificarlo lo mejor posible. De esta forma podemos desarrollar un nuevo paradigma de la sostenibilidad y de la concienciación, de que el desarrollo económico no es un desarrollo solo desde la economía, que no se puede basar sólo en maximizar el beneficio, sino que es necesario tener en cuenta otras restricciones.

Conclusión final

Las empresas tienen la responsabilidad de ayudar a que las personas elijan mejor y consuman mejor, pero también hay que ser conscientes de que muchas veces se nos olvida que mucha gente no puede elegir. Aún hay mucha gente que no tiene esta capacidad de elegir, por ejemplo, tener la posibilidad de trabajar en una empresa sostenible.
Por otro lado, seguimos viendo que no todo el mundo quiere o puede consumir de una manera mucho más responsable. Porque hacer estos cambios implican unos altos costos que muchas veces hacen que la gente al final pierda acceso a ciertos productos debido a su poder adquisitivo.

Del mismo modo no todo el mundo tiene acceso a la tecnología y esto también está creando unos problemas graves a nivel de desigualdad, al aumentar aún más esas brechas entre las personas.

Recientemente el Banco Central de Japón ha publicado un informe que dice las empresas que están siendo más sostenibles, son las más grandes porque son las que más pueden demostrar y tienen mayor capacidad para desarrollar estas iniciativas. Sin embargo, las empresas pequeñas que no tienen estas capacidades, al final pueden estar perdiendo esta oportunidad. Por lo tanto tenemos un gran reto por delante, democratizar la tecnología, para que resulte más accesible a todas las personas y también a las pequeñas empresas. De esta forma todos podremos contribuir mejor a lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Esa cuestión del dinero, de la urgencia, de la concienciación, tiene mucho que con nuestra motivación personal. En esa concienciación entre el factor medioambiental y el factor social, al final es donde converge la cuestión del desarrollo sostenible y es necesario tener en cuenta todas estas cuestiones al mismo tiempo. Tecnologías como la inteligencia artificial pueden ayudar, pero coordinadas y combinando a través de la acción colectiva.

La urgencia todavía no la sentimos todos, pero es real. Y es fundamental que los que estamos comprometidos podamos dar buen ejemplo.

Etiquetas: , , ,

Futurizable OKR Edition #32

Publicado el 22 enero, 2021

Cómo utilizar los OKR para convertir tu organización en un organismo

 

Recientemente en una conferencia escuchamos una idea que nos llamó la atención y que queríamos compartirla con vosotros ya que nos parece muy potente, de cara a utilizarla cuando queramos que OKR nos sirva para gestionar un proceso de gestión del cambio o transformación cultural. Porque el problema es que muchas veces las organizaciones quieren cambiar o transformarse pero no saben en qué quieren convertirse.  El escritor Agustín Fernández Mallo nos propone aquí una opción que podría ser la transformación de organización a organismo:

En el texto que podéis leer a continuación se exponen las diferencias entre lo que él considera una organización respecto a un organismo, de la siguiente forma:

No tienen mucho que ver las palabras organización y organismo. Organismo es un ente, sea mineral, animal, vegetal o socio-cultural, que vive y se desarrolla por si mismo, siguiendo únicamente dictados casi siempre espontáneos, complejos e internos; puede considerarse en todos los casos como un ser vivo. Una organización es una entidad burocrática, sea mineral, animal, vegetal o socio-cultural, dependiente de otras que le dictan su desarrollo desde el exterior, en ningún caso puede llegar a considerarse como un ser vivo.

Por lo tanto:

  • Organización: entidad burocrática, dependiente de otras que le dictan su desarrollo desde el exterior, en ningún caso puede llegar a considerarse como un ser vivo.
  • Organismo: ente que se desarrolla por si mismo, siguiendo únicamente dictados casi siempre espontáneos, complejos e internos; puede considerarse en todos los casos como un ser vivo.

En tu caso, ¿a qué se parece más la empresa en la que trabajas? ¿es algo burocrático y dependiente del exterior? ¿o  algo con autonomía y espontáneo como un ser vivo?

La idea que proponemos en este artículo es que OKR nos sirva para eliminar burocracia y dependencias, para añadir espontaneidad y autonomía, convirtiendo nuestras organizaciones en organismos.

Eliminamos burocracia y dependencias cuando pasamos de trabajar en base a unos objetivos únicos y designados por la dirección de la organización, a los que todo el mundo debe adaptarse, a un modelo orgánico donde en base a unas directrices que vienen reflejadas en los objetivos corporativos, cada equipo y cada persona tiene la posibilidad de decidir cómo contribuye a lograr esos objetivos en base a su responsabilidad y capacidades.

Añadimos espontaneidad y autonomía cuando nos habituamos a diseñar y evaluar objetivos en el corto plazo, de manera iterativa y colaborativa, apoyándonos en los CFR y los superpoderes, que proponen OKR en el marco de la gestión continuada del rendimiento, frente a la tradicional evaluación de desempeño, y poco a poco vamos evolucionando hacia modelos más abiertos, participativos, flexibles y evolutivos.

De esta forma, tenemos la oportunidad de darle un sentido a nuestro interés de transformación, inspirándonos en el concepto de organismo como ser vivo, que crece, que evoluciona, que interactúa con su entorno y que cumple una función social. Los OKR serán entonces una herramienta que nos ofrecerá una utilidad para conseguirlo, pero lo importante es tener claro por qué hacemos las cosas y los resultados que queremos obtener en ese proceso de transformación.

¿Nos ayudas participando en la encuesta sobre el uso de OKR?

Continuamos realizando la encuesta sobre el uso de OKR en España y América Latina y nos vendría genial contar con tu participación. Los resultados los publicaremos pronto por aquí y formarán parte de la actualización del Manual de OKR de Sngular. Gracias a las personas que ya han participado en la encuesta estamos aprendiendo bastantes cosas al respecto de la realidad de los procesos de implantación, por lo que si participas en la encuesta compartiremos ese conocimiento y todos saldremos beneficiados.

Queda menos de un mes para el comienzo del curso OKR Expert

Como hemos venido comunicando en las últimas semanas, hemos puesto en marcha un nuevo curso sobre OKR, mucho más amplio que el de OKR Champion, por eso lo hemos llamado OKR Expert, porque a través de este curso realmente podrás tener los conocimientos para convertirte en experto en OKR, una vez lo hayas podido poner en práctica en una empresa u otro tipo de organización. Si tienes alguna duda sobre el curso, no dudes en ponerte en contacto con nosotros respondiendo a este email y estaremos encantados de hablar contigo para que quede todo claro al respecto del curso.

Etiquetas: , ,

Participa en la encuesta sobre el uso de OKR en España y América Latina

Publicado el 10 diciembre, 2020

Tal y como os contamos hace unas semanas, estamos trabajando para actualizar el Manual de OKR de Sngular, en el que además de la experiencia de trabajo de un año en nuestra empresa y el conocimiento que hemos ido adquiriendo con los cursos de OKR Champion, queremos contar con una visión más amplia por parte de aquellos profesionales y empresas que llevan un tiempo utilizando este sistema de gestión por objetivos.

Para ello nos gustaría contar con tu participación en la encuesta sobre el uso de OKR en España y América Latina, cuyos resultados analizaremos y publicaremos en la nueva edición del Manual de OKR que publicaremos a comienzos de 2021. Para nosotros resulta fundamental contar con tu participación, ya sea porque estás usando OKR y nos vendrá muy bien conocer tu experiencia, como si no lo has comenzado a aplicar aún, para conocer las razones al respecto.

También nos vendrá genial si nos ayudas a dar a conocer esta encuesta porque cuantas más respuestas logremos mejor conocimiento lograremos sobre ello y por lo tanto más valiosa será la publicación de las conclusiones que podamos publicar. De esta forma si conoces empresas que ya estén usando OKR te agradecemos mucho si les puedes compartir la encuesta para que participen en ella.

Nuestro propósito es seguir contribuyendo a la divulgación del sistema de Gestión por Objetivos OKR en España y América Latina, para lo cual nos resultarán muy valiosos los resultados de esta encuesta. ¡Muchas gracias por tu participación!

Etiquetas: , , ,

Futurizable OKR Edition #7

Publicado el 19 junio, 2020

Uno de los temas de debate más habituales en nuestros eventos y cursos sobre OKR es la diferencia entre esta metodología y los tradicionales KPI. Y parece lógico pensar que cuando una empresa o un profesional ha tomado la gran decisión de desarrollar una estrategia basada en los datos, se resista un poco a cambiar esa estrategia en la que además de medir es necesario priorizar. Porque esta es una de las diferencias entre ambos sistemas de gestión por objetivos, pero hay muchas más, que vamos a comentar a continuación.

Para ello nos vamos a inspirar inicialmente en un artículo de Chipp Norcross en el que explica que para él lo ideal es usar ambos sistemas de manera complementaria, aunque por otro lado expone una forma de diferenciarlo que resulta bastante ilustrativa:

«La forma más sencilla de pensar acerca de cómo los KPI y los OKR pueden trabajar juntos es utilizar la metáfora de algo con lo que todos podemos relacionarnos: nuestra salud. Desde una perspectiva de salud, los KPI serían los signos vitales que un médico toma cada vez que tiene una cita: presión arterial, pulso, temperatura, frecuencia respiratoria. Dependiendo de su edad u otras condiciones, otras medidas pueden ser la altura, el peso, los niveles de colesterol o lo que el médico determine que son los indicadores más importantes para medir su salud en ese momento. Los OKR, por otro lado, serían los planes de tratamiento que el médico diseñaría para mejorar los resultados de cualquiera de esos KPI que puedan ser motivo de preocupación. Digamos que después de revisar mis KPI de salud, el médico descubre que mi LDL («colesterol malo») es demasiado alto. Luego, estableceríamos un plan de tratamiento con un Objetivo y Resultados Clave, que son los pocos pasos más importantes que, si lo completo, deberían mejorar mi salud.»

Sin duda se trata de una buena analogía para explicar la diferencia entre los KPI y los OKR, considerando que cuando hablamos de KPI medimos un gran número de «constantes vitales de la empresa» y desarrollamos una estrategia que nos permitan ir mejorándolas poco a poco, pero cuando hablamos de OKR nos vamos a enfocar en el corto plazo en solo unos pocos de esos indicadores, de forma que al priorizar estamos maximizando las posibilidades de lograr una mejora significativa sobre aquello en lo que nos hemos propuesto actuar.

Pero el foco y el corto plazo no es la única diferencia existente entre los OKR y los KPI, también hay otras recomendaciones de la metodología OKR que mejoran significativamente el modelo propuesto por los KPI. Veamos las más importantes a continuación.

Propósito: en los OKR trabajamos sobre aquellos Objetivos que nos ayudan a lograr nuestro propósito, el por qué de nuestra organización. En los KPI no se establece la necesidad de contar con un propósito que ayude a definir la estrategia de negocio que se quiere desarrollar. Lo que esto provoca es que cuando trabajamos con KPI nos puede faltar la claridad y motivación que implica tener un propósito, saber realmente por qué haces las cosas y los beneficios que esto te puede proporcionar. Medir para mejorar es importante, pero muchas veces también necesitas esa visibilidad al respecto de para qué sirve tu trabajo y esto es algo que en los OKR está muy bien planteado.

Priorización: el problema cuando medimos muchos parámetros en el funcionamiento de una organización es la dificultad para priorizar, ya que puede producirse el fenómeno denominado «parálisis por análisis» que ocurre cuando tenemos tantos indicadores en los que fijarnos que no somos capaces de decidir cuáles son aquellos que realmente marcan la diferencia en nuestro negocio. Como todos conocemos el principio de Pareto, entendemos la importancia de enfocarnos en aquellas actividades que mayor impacto tienen en nuestra actividad o negocio, lo complicado es saber identificarlas. Aquí podríamos decir que nos encontramos en la típica situación donde los árboles no dejan ver el bosque, por lo que con este símil podríamos ver los KPI como el bosque y los OKR como los árboles en los que nos vamos enfocar en un momento determinado.

Bottom-up: aunque no esté completamente definido en el sistema KPI, lo normal es que cuando se trata de definir objetivos y las personas responsables de trabajar para conseguirlos, se realice de forma jerárquica en donde la dirección de la empresa toma una serie de decisiones y pide al resto de la organización que se organice para conseguirlo. Sin embargo en OKR se establece un nuevo modelo donde se fomenta que las personas puedan trabajar para conseguir unos objetivos aspiracionales, que no vienen impuestos por la estrategia de la empresa, pero que pueden resultar muy valiosos cuando se trata de que la organización progrese, no solo crezca, sino también mejore, gracias a los intereses particulares de las personas que la conforman, que al unirse en el marco de una estrategia común puede llevarnos a un resultado mayor que la suma de las partes que lo componen.

Transparencia: como sabéis la transparencia es uno de los requisitos fundamentales en el sistema OKR, de forma que todos los objetivos deben ser públicos, no solo los globales que quiere alcanzar la empresa, sino también los de los equipos y personas que la conforman. Al trabajar de esta forma lo que se logra es mejorar la visibilidad al respecto de las prioridades que existen en la organización y esto desemboca en que se produzca alineamiento, es decir, que cada persona entienda la importancia que tiene su trabajo dentro de la estrategia de la empresa y cómo a través de la consecución de sus objetivos puede lograr el éxito de la organización.

Alineamiento: como hemos comentado se trata de una de las consecuencias de la transparencia y es algo que va a ser más difícil lograr con otros sistemas de gestión por objetivos como es KPI, ya que de alguna manera se trabaja con compartimentos estancos que son los objetivos e indicadores definidos para cada una de las áreas de trabajo en la organización, pero no se establecen relaciones entre los objetivos de esas áreas y entre los objetivos de las personas con los objetivos de la empresa y de los equipos. Lo que ocurre en OKR, por ejemplo si usamos una herramienta como Gtmhub, que es la que usamos en Sngular , es que su propia dinámica de uso nos mueve a buscar esas sinergias entre nuestros objetivos y el resto de objetivos que se han propuesto, ya sea a nivel global como en las áreas con las que nosotros podemos estar relacionados.

Exigencia: cuando se habla de las diferencias entre OKR y KPI uno de los temas más mencionados es que en OKR se pide que seamos muy ambiciosos a la hora de definir los objetivos que queremos lograr, de forma incluso que si logramos la cifra que nos habíamos propuesto, pensemos que es un indicador de que no habíamos sido suficientemente ambiciosos en su definición. Es por esto que en OKR se dice que los Objetivos no deben lograrse al 100% sino que idealmente debemos quedarnos por debajo para tener siempre un margen de mejora que nos haga esforzarnos aún más en esa estrategia de progreso dentro de la organización. En KPI, sin embargo, se propone que los objetivos deben ser alcanzables, por lo tanto podemos decir que la manera de dar por logrados los objetivos en ambos sistemas es diferente y determina bastante el enfoque de trabajo para cada una de ellas.

CFR: una de las grandes aportaciones de OKR a la gestión por objetivos es cómo explica la importancia que tiene que los líderes de la organización se acerquen al resto de personas que la conforman para ayudarles a lograr sus objetivos. De esta forma no se limita a ayudarnos a definir los objetivos sino que nos proporciona herramientas muy valiosas que nos ayudarán a lograrnos. A través de las Conversaciones, el Feedback y el Reconocimiento, se establece un nuevo modelo de liderazgo en el que los líderes desarrollan una actividad más parecida a la de un entrenador o mentor, donde su actividad principal deja de estar basada en tomar decisiones y decir a la gente lo que tiene que hacer, para enfocarse en ayudar a la gente a decidir en qué debe enfocarse en su trabajo y motivarles para que lo consigan. Como os podéis imaginar este modelo no está definido en los KPI, ni el resto de sistemas de gestión por objetivos, por lo que es una de las razones principales para apostar por OKR.

Si quieres saber más sobre las diferencias entre OKR y el resto de sistemas de gestión por Objetivos, te recomendamos este artículo realizado por la herramienta de productividad Weekdone, que es de donde hemos sacado la imagen que acompaña este artículo.

 

Etiquetas: , , ,

  • Libro Futurizable

    Libro Futurizable

    Si eres un profesional dedicado a la innovación o estás interesado en la tecnología que está por llegar, hazte con un ejemplar de Futurizable. En este libro, Javier Martín presenta las principales tecnologías exponenciales que van a tener gran impacto en la sociedad en los próximos años.

    Comprar