inversión de impacto archivos - Futurizable | Sngular
Enlaces rápidos
  • Blockchain
  • Big Data
  • Educación
  • Robótica
  • Espacio

Currently Viewing Posts Tagged inversión de impacto

La Inversión de Impacto y los ODS

Publicado el 01 julio, 2021

Dentro del Observatorio ODS TECH hemos decidido explorar otra vertiente muy cercana a la relación entre nuevas tecnologías y ODS. Como ya hemos visto, las startups van incorporando en su propósito cuestiones directamente relacionadas con los diferentes ODS. Ofrecen por tanto servicios de impacto que se deberían de valorar, y una de las formas de asignarle valor a proyectos, servicios y productos es a través del dinero.

Por ello, vamos a tratar en este artículo la inversión de impacto, que busca justamente proveer de recursos financieros a las iniciativas empresariales con impacto.

Este artículo ha sido realizado por Anke Schwind con la colaboración de Angela Impact Economy y el conocimiento y la experiencia de su equipo para entender el panorama general, por un lado, y el marco específico del Corporate Impact Venturing.

Empezamos por lo básico para situarnos. Y en esos casos viene bien la ayuda de la Wikipedia y su definición de inversión:

El vocablo inversión lleva consigo la idea de utilizar recursos con el objetivo de alcanzar algún beneficio, bien sea económico, político, social, satisfacción personal, entre otros. En el contexto empresarial, la inversión es el acto mediante el cual se usan ciertos bienes con el ánimo de obtener unos ingresos o rentas a lo largo del tiempo. La inversión se refiere al empleo de un capital en algún tipo de actividad económica o negocio, con el objetivo de incrementarlo.

Ahora toca extender esta concepción básica al concepto de impacto que es aquella inversión cuyo objetivo es generar un impacto social y medioambiental positivo y medible, y que al mismo tiempo genera un retorno económico financiero. La Guía práctica de Sostenibilidad y Gestión de Activos nos los resume con esta suma de rentabilidades.

La inversión de impacto, o “impact investing”, nació en el año 2007 en el seno de un grupo de profesionales de la inversión, de la filantropía y del desarrollo reunidos bajo el paraguas de la Fundación Rockefeller. Todos ellos sintieron la necesidad de crear una industria internacional que promoviera la inversión en proyectos con un claro impacto social o medioambiental. Querían trasladar el concepto de inversión a este tipo de proyectos aplicando su optimismo financiero a oportunidades de negocio en nuevas áreas en línea con el auge del emprendimiento y la proliferación de startups.

Hoy en día, el Global Steering Group for Impact Investing (GSG) está llevando a cabo esta tarea y cuenta con una red de colaboración a nivel internacional de la que España forma parte desde el año 2019 a través de SpainNAB. Además cabe destacar que se ha creado un grupo de trabajo en ASCRI (Asociación Española de Capital, Crecimiento e Inversión) para dinamizar este tipo de inversión.

Qué es ASG y qué es impacto

En el mundo de la inversión están surgiendo diferentes iniciativas alrededor de las temáticas de una inversión más social y sostenible que cabe distinguir. Empezamos con dos siglas relevantes: ISR y ASG.

ISR se refiere a Inversión Socialmente Responsable y representa un tipo de inversión más cercano a la inversión tradicional. Existen diferentes metodologías de ISR que pueden combinarse, entre ellas la exclusión, el enfoque “best in class” y el enfoque temático. La primera de ellas, la exclusión, es la metodología más popular en Europa en términos de activos bajo gestión. El objetivo de este método es evitar invertir en compañías con impacto negativo en el medioambiente o la sociedad, excluyendo ciertos sectores que contradicen los valores no financieros del inversor.

Las siglas ASG o ESG es otra metodología dentro del abanico de la ISR para analizar inversiones. Las siglas son A por criterios ambientales (en inglés, E para environment), S, criterios sociales y G para gobernanza, que ayudan a incorporar al proceso de análisis de la inversión este tipo de preocupaciones.

La inversión de impacto también busca esa triple rentabilidad como hemos visto, es decir, el propósito en estas áreas lo comparte con la ISR y los criterios ASG, pero se añade otra característica importante: hay que medir el impacto. La medición del impacto es por tanto un ingrediente esencial que ayuda a determinar la rentabilidad o el impacto generado a nivel social y medioambiental. Sin dejar de lado la rentabilidad económica. Dado que este último criterio es el que lleva guiando la inversión en general, no nos vamos a detener en este aspecto. Dejaremos tan solo constancia de que al comparar la rentabilidad de inversiones tradicionales con inversiones de impacto, la rentabilidad suele ir a la par, si no, incluso es superior en índices con criterios ASG, y además el riesgo de este tipo de inversiones es menor, como concluyó por ejemplo Morgan Stanley.

Uno de los grandes retos a la hora de medir el impacto es la falta de uniformidad y la proliferación de perspectivas diferentes para determinar los indicadores más relevantes. No podemos recoger aquí todos los estándares que existen, por lo que vamos a acercarnos a aquellos que consideramos de mayor trascendencia y que intentan aportar una visión más integradora.

Desde el plano internacional conviene destacar la Red Global de Inversión de Impacto (GIIN por sus siglas en inglés) que reúne a inversores y organizaciones del mercado de inversión de impacto. Dentro de esta red se encuentra el GSG y por su adhesión al mismo también SpainNAB que ya hemos mencionado. La GIIN cuenta con una amplia biblioteca y ofrece una herramienta que permite establecer un marco para gestionar y medir la inversión de impacto. Es una herramienta gratuita y muy completa, lo que también implica un alto grado de complejidad que es un rasgo intrínseco a todo lo relacionado con este tipo de temáticas, por lo que conviene tener claro en primer lugar con qué tipo de conocimiento contamos realmente dentro de una organización para iniciarnos en esta senda.

El mundo de la inversión de impacto está en continuo desarrollo y hace unos días el International Integrated Reporting Council (IIRC) y el Sustainability Accounting Standards Board (SASB) anunciaron su fusión para formar la Value Reporting Foundation. Un punto muy relevante es que de esta manera se van sumando iniciativas para establecer un sistema más coherente e integrador en colaboración con la Fundación IFRS y otros proveedores de marcos y emisores de estándares líderes en todo el mundo.

Los ODS aparecen mencionados en la gran mayoría de este tipo de iniciativas, plataformas y herramientas dado que representan la agenda global que debemos cumplir y por tanto guía los compromisos a diferente escala de los actores implicados en esta tarea. Las correspondencias entre los ODS y los criterios ASG u otras taxonomías existen y pueden ayudarnos a situar el impacto en este marco.

Los actores de la inversión de impacto

La emisión de inversión de impacto ha estado en primer lugar dominada por el sector público, sin embargo, esta tendencia está empezando a cambiar. Los sectores financiero y asegurador representan ya el segundo emisor en este mercado, y les están siguiendo grandes empresas con sus propias emisiones.

De momento, os invitamos a echar un vistazo al reparto por instrumentos de inversiones de impacto que hay en el siguiente cuadro que proviene del último estudio sobre inversión sostenible y responsable de Spainsif.

La evolución de la inversión de impacto que se recoge aquí muestra que las inversiones relacionadas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), los bonos verdes y sociales y los fondos de inversión son las que mayor porcentaje suponen, todas ellas habiendo aumentado en relación con el año anterior. Destaca que la financiación participativa (crowdlending social…), la financiación a emprendedores ambientales/sociales y la inversión en la comunidad han desaparecido por completo en el año 2019, al menos en lo que respecta los datos recogidos por Spainsif.

Pero sabemos que no está muerto este tipo de inversión. Es más, en el panorama actual en el que surgen múltiples iniciativas relacionadas con temas ecosociales, el Corporate Impact Venturing se presenta como una herramienta de innovación acelerada para las empresas, a través de la cual realizan inversiones estratégicas en startups de impacto.

Este mecanismo de financiación de empresas a startups ofrece a la primera fórmulas mucho más eficientes y efectivas de innovar y hacer frente a retos sociales y medioambientales que directamente pueden afectar a su negocio. Por su agilidad intrínseca, las startups son mucho más flexibles a la hora de adoptar innovaciones disruptivas y tienen una gran capacidad de asunción de riesgos. Existen un amplio abanico de posibilidades de colaboración entre ambas organizaciones, que tendrá una diferente aproximación en función del grado de madurez, el impacto en el negocio y la situación del sector y competencia.

También existen Business Angels que se centran en esta temática, como es el caso de Catalina Parra que nos compartió en una entrevista algunas claves en este sentido. Como conclusión final aportamos un apunte de la misma sobre cómo localizar empresas en las que invertir. Ella hace referencia a iniciativas, plataformas y certificaciones como Ship2B, UnLtd Spain, la Bolsa Social o BCorp que tienen en su ADN la creación de impacto y facilitan por ende el trabajo al ofrecer ya una selección de proyectos con un propósito elevado.

Pero uno de los aspectos más interesantes que menciona se refiere a sus criterios más personales para establecer su cartera: Catalina elige aquellos ámbitos de impacto en los que se siente cómoda y sobre los que tiene conocimiento. Sin duda, es una opción muy sabia dada la gran variedad de temáticas que existen y que, al fin y al cabo, son las temáticas que nos van a ayudar a construir un mundo sostenible, ya que algo hemos hecho regular como humanidad hasta la fecha. Y lo que es más, Catalina extiende una invitación a todas las personas interesadas en invertir en este tipo de proyectos dado que, como subraya, aquí se trata de establecer colaboraciones y de sumar entre todos, encontrar y promover soluciones viables y sostenibles con valor.

Etiquetas: , , , , ,

Conclusiones del Think Tank sobre Inversión de Impacto en el Observatorio ODS TECH

Publicado el 24 junio, 2021

Continuamos avanzando en la realización del Observatorio ODS TECH y hoy queremos compartir el resultado del Think Tank sobre inversión de impacto social y sostenible, que realizamos de manera online hace pocos días y en el que participaron inversores, emprendedores, directivos y especialistas tanto en ODS como en inversión de impacto.

Conclusiones del Think Tank de sobre Inversión de Impacto

Con el Observatorio ODS TECH buscamos descubrir la aportación que puede hacer la tecnología a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y por qué trabajar en pro de la consecución de los ODS puede ser bueno para las empresas. Uno de los conceptos que ha emergido durante esta búsqueda es el de inversión de impacto.

Por ello, en este segundo Think Tank, nos propusimos indagar más en lo que es la inversión de impacto y conocer diferentes puntos de vista de los actores que se mueven en este escenario. La relación entre inversión de impacto y ODS es el fin que comparten alrededor de los tres pilares del desarrollo sostenible: la prosperidad social, el progreso económico y la protección medioambiental. Todas las personas que nos reunimos en este evento comparten esta inquietud por aportar soluciones dentro de ese marco y desde su lugar han aportado su conocimiento y experiencias que esperamos posteriormente pueda servir de inspiración a los que leen las publicaciones de Futurizable.

¿En qué consiste un Observatorio ODS TECH? Primero realizamos una fase de diagnóstico donde intentamos entender qué es lo que está ocurriendo en este sector y cuyas conclusiones publicamos un primer artículo. Posteriormente realizamos una encuesta, entrevistas a expertos, artículos temáticos y el Think Tank, donde queremos ampliar la visión sobre el tema gracias a las aportaciones de todo tipo de perfiles profesionales. Idealmente, después de todo esto, debería venir una fase en la que podamos realizar un proyecto relacionado con la temática, como puede ser lanzar un reto de innovación, para lograr que el Observatorio no se quede solo en la teoría y podamos pasar a la acción.

Una vez hemos presentado la razón de ser del Observatorio compartimos aquí las conclusiones del segundo Think Tank realizado de manera online el 10 de junio y en el que participaron 10 miembros de la comunidad de Futurizable con experiencia alrededor de la inversión de impacto y que hemos organizado en cuatro grandes categorías: visión de inversores, visión de startups, visión de la empresa, visión desde la administración pública.

Visión desde los inversores de impacto

En el mundo de la inversión de impacto, los ODS son también parte de su día a día y visión del mundo. Aportan ese lenguaje para explicar y transmitir lo que se está haciendo. Por ello los indicadores o KPIs que se aplican se pueden relacionar con los ODS para determinar en qué áreas se está creando impacto.

No hay que olvidar que cuando se habla de inversión de impacto debe existir un retorno económico y un retorno de impacto. Para las empresas que se crean para aportar soluciones de impacto es imprescindible también su propia sostenibilidad económica para mantenerse en el tiempo. Desde la mirada del inversor de impacto, ese doble retorno debe existir, pero puede existir a lo largo del baremo una mayor inclinación hacia lo social y sostenible, como suele ser el caso en la filantropía que no espera retorno económico, hasta la inclinación del inversor tradicional que solo busca el retorno económico.

Los fondos de impacto al compararse con los fondos TIC aún no parecen tan atractivos al no contar con un track record como estos últimos y a los inversores con una mentalidad más tradicional esta falta de información le puede provocar reticencias. Todos los fondos de capital riesgo provienen de sociedades reguladas y obedecen los criterios del CNMV, por lo que están obligados a dar información sobre el retorno a un plazo de 10 años. Los inversores que apuestan por la sostenibilidad tienen ya una sensibilidad mayor hacia esta temática y por lo tanto están dispuestos a suprimir algo de rentabilidad económica a favor de una aportación mayor al impacto social y medioambiental.

En lo que respecta la relación entre impacto y tecnología, hay que destacar que muchas de las actividades de impacto que hoy en día se están implementando no serían posible sin las nuevas tecnologías que están apareciendo. Se busca aportar tanto un beneficio positivo como evitar los abusos que se han llegado a instaurar en las actividades humanas. A este respecto, las startups con base tecnológica y un propósito pueden ser un componente importante al crear soluciones innovadoras que buscan aportar un impacto positivo.

Visión desde el mundo startup

Para las startups participantes los ODS son parte integral del proyecto. Son empresas que nacen ya digitales y sostenibles. Se trata de un compromiso además que busca ayudar a otras personas a ser sostenibles, por lo que se genera un retorno a la sociedad y al planeta desde la implicación de muchas personas.

Por ese compromiso tienen establecidas sus métricas de impacto que llevan a las rondas de inversores y se comunican en todo momento. No obstante, si bien crece el número de inversores de impacto, muy pocos preguntan por estas métricas que afectan la rentabilidad social y medioambiental que aportan los proyectos y preguntan principalmente por la rentabilidad económica y el modelo de negocio. Esa dicotomía entre un compromiso integrado en las startups y encontrarse a inversores con un compromiso menos firme provoca cierto malestar. Queda aún mucho campo de actuación para poder unir startups tanto con inversores como con empresas para esa transformación necesaria y que realmente haya una alineación completa entre impacto y rentabilidad económica.

Otra vertiente que aportan las startups en la transformación sistémica necesaria para alcanzar los ODS es la descentralización de la innovación, del conocimiento y de las oportunidades a través de las tecnologías que aplican como puede ser por ejemplo el uso de Blockchain.

Un posible partner para las startups son las empresas al poder aportarles esa innovación que estas últimas no están generando. La sostenibilidad es una tendencia que puede aportar una importante ventaja a cualquier empresa. Puede ser una colaboración win-win, si se articula bien, conservando, por un lado, un grado de independencia para las startups dentro del ecosistema de la empresa y, por otro, encontrando un encaje óptimo entre las necesidades del sector y las soluciones que ofrece la startup.

Visión desde las empresas

La palabra sostenibilidad está presente en las empresas y se empiezan a buscar iniciativas que puedan aportar un valor a la empresa, pero también a los retos que existen alrededor de la sostenibilidad que quedan reflejados en el amplio espectro de los ODS. Muchos de los sectores empresariales están en el punto de mira de la ciudadanía por su impacto negativo y las empresas son conscientes de su papel en la transformación, pero no siempre saben dónde empezar o cómo articularla. En particular, la suma de tecnología y sostenibilidad cobra mucha relevancia. Esta suma puede contribuir a alcanzar los ODS, pero además a desarrollar nuevas líneas de negocio que tengan ya en cuenta criterios sostenibles y de esta manera crear soluciones innovadoras, aunque quizá a primera vista no parezca que haya una relación o aplicación desde el punto de vista empresarial.

Las empresas tienen la necesidad de contar con nuevas ideas por lo que la colaboración con startups se puede considerar como un escenario de inversión para estas. Una ventaja que pueden tener estas colaboraciones y nuevas líneas de negocio que se desarrollan desde cero es el hecho de no tener el lastre que tienen las que ya llevan tiempo funcionando, siendo así más flexibles para poder adaptarse al momento actual. Startups con una visión internacional además pueden encontrar un mercado que les permita replicar su proyecto en otros países o enriquecer su producto/servicio a través de los contactos de la empresa con la que colaboran.

En este momento en el que además nos estamos planteando muchos cómo será el mundo post-pandemia, tener en cuenta aspectos sostenibles puede ayudar a configurar ese mundo. Es importante sin duda que esta filosofía se implemente en toda la empresa y que se comparta con todos los stakeholders a través de métricas objetivas que permitan entender el impacto que se genera. Una de las claves en la transformación puede residir en el hecho de que las soluciones se dirijan a la completitud de actores, siendo uno de ellos los diferentes estamentos de la administración pública.

Visión desde la administración pública

La administración pública está inmersa en la alineación de sus políticas públicas con los ODS dado que estos mismos están recogidos en los diferentes fondos europeos por lo que es imprescindible que los planes estratégicos los reflejen. De hecho, gran parte de los fondos disponibles para desarrollar proyectos no se llevan a invertir, por lo que hay grandes oportunidades en este ámbito y un 70% de las metas de los ODS son competencia directa de diputaciones y municipios.

Las necesidades giran alrededor de la digitalización, por lo que se pueden proponer proyectos tecnológicos que puedan ayudar a cumplir los ODS así como de soluciones que ayuden a establecer sistemas integrados de economía de datos. Estas oportunidades se pueden aprovechar a través de la compra pública innovadora. Existen parámetros para este tipo de contrataciones y si bien aún existen también obstáculos dentro de la administración y desde los prejuicios de las empresas que han colaborado con la misma y la población, las startups pueden desempeñar justamente un papel importante a la hora de aportar valor a través de las tecnologías así como evangelizando a través de su servicio/producto.

Dentro de este ecosistema innovador de impacto también es importante tener en cuenta las necesidades de las microempresas (de menos de 10 empleados) que representan el 95% del tejido empresarial español y por ende son un actor importante para llegar a la mayoría de la sociedad.

Conclusión final

Retomando dos de las premisas de la inversión de impacto, que son la suma de rentabilidades y la medición del impacto, cabe subrayar que todos los participantes del Think Tank tienen estas premisas muy presentes. Una cuestión al respecto que es importante es que el greenwashing también está presente en este entorno y que hay que continuar en el empeño de crear buenas prácticas y buenos ejemplos para contrarrestarlo. En esta línea es importante encontrar el equilibrio entre el peso que se da a aspectos económicos frente a los sociales y medioambientales del impacto.

Existen creencias que ayudan aún a mantener este desequilibrio. Por un lado, la creencia de que proyectos con un impacto social y medioambiental positivo no pueden generar rentabilidades económicas. No hay que olvidar que ante todo si una empresa no es sostenible económicamente tampoco puede ser sostenible en las otras dos esferas, aunque tenga buenas intenciones. Por lo tanto, la sostenibilidad económica será la que propicie la mejora en sostenibilidad social y medioambiental. Al mismo tiempo, cuánto más integrada tenga una empresa una visión que busque mejorar su impacto social y medioambiental, mejor le irá a nivel económico dado que un compromiso real con estos temas fomenta una mejor interacción con sus grupos de interés y de anticipación a retos ecológicos lo que le permitirá ser más resilientes en las crisis.

Llevamos asistiendo a una mayor concienciación en temas de desarrollo sostenible desde hace varias décadas, pero a veces parece que el avance y la penetración real de estos temas van muy lentos. A menudo vemos tendencias que consideramos que van a ser esa palanca de cambio radical que estábamos esperando y que consideramos imprescindible para preservar el planeta y la vida en él. La aparición de diferentes maneras de abordar esta temática y de aportar soluciones, como puede ser la inversión de impacto, está empezando a darle forma a un escenario de futuro sostenible en el que seguramente confluyen muchos efectos de palanca.

Conoce la iniciativa Ruralizable

Como ejemplo de iniciativa de que trabaja para lograr los ODS os recomendamos leer la entrevista que hemos realizado a Sara González Paños como CMO de Ruralizable.

¿Cómo surge la idea de crear Ruralizable?
Ruralizable nace de la pura necesidad del momento que estamos viviendo. Nos encontramos con plenitud de oportunidades para conseguir que dos entornos tradicionalmente separados como lo son el rural y urbano se unan de la mejor forma. Por ello queremos acabar con la imagen binaria urbano-rural y promover los vínculos que existen entre ambos espacios.

¿Qué tiene que ver el desarrollo rural con la sostenibilidad?
El entorno rural nos brinda una gran cantidad de oportunidades que, por desgracia, están siendo desaprovechadas. La agenda 2030, reconoce la necesidad de apoyar los vínculos económicos, sociales y ambientales positivos en zonas urbanas, periurbanas y rurales. El diálogo campo-ciudad resulta determinante para alcanzar un espacio sostenible en una región concreta. Es por ello por lo que pretendemos apostar por ideas capaces de potenciar lo mejor de este entorno sin que por ello se comprometan las necesidades del presente o de las generaciones futuras.

¿Cómo puede ayudar la tecnología al desarrollo rural?
Gracias a la digitalización de la sociedad y lo que hemos vivido durante 2021 se pueden dinamitar los prejuicios y tender puentes para unir lo rural con lo urbano. Creemos que el medio rural cuenta con 5 elementos, el agua, la tierra, el aire, el viento y el quinto elemento que a nosotros nos gustaría incorporar es la conectividad. Esta conectividad es la que realmente ha hecho que el medio rural y urbano hayan estado separados durante tanto tiempo, pero también es el que les va a ayudar a unirse. Gracias a esa conectividad podemos conseguir que el medio rural pueda transformarse y potenciar lo mejor de él. Las ideas y el talento no están geolocalizados y por ello queremos dinamitar los prejuicios que existan a su alrededor.

¿Qué es el emprendimiento rural?
El emprendimiento rural es clave para dinamizar los entornos rurales. Permite crear flujos espaciales de personas, bienes, servicios e información que se traducen en una mejora del entorno y en la creación de puestos de trabajo. Estamos seguros de que existen muchas ideas con las que conseguir que el medio rural sea próspero. Nosotros queremos ayudar a que las personas que tengan una idea capaz de potenciar el futuro de lo rural tengan la oportunidad de trabajar en ello y conseguirlo.

¿Por qué estáis organizando un Hackathon?
Estamos organizando este Hackathon para asesorar y contribuir a desarrollar startups y proyectos a través de la ayuda de mentores y emprendedores experimentados. De esta forma, pretendemos dar un empuje a todas estas iniciativas para que sigan creciendo de forma sostenible. Ruralizable nace con la aspiración de convertirse en la mayor iniciativa de emprendimiento rural. Tras un año de mucho trabajo realizando alianzas con Startup Olé o Nesi Forum, hemos aprendido a aportar un valor añadido a las diferentes ideas y eso es algo que queremos seguir haciendo.

Etiquetas: , , , ,

  • Libro Futurizable

    Libro Futurizable

    Si eres un profesional dedicado a la innovación o estás interesado en la tecnología que está por llegar, hazte con un ejemplar de Futurizable. En este libro, Javier Martín presenta las principales tecnologías exponenciales que van a tener gran impacto en la sociedad en los próximos años.

    Comprar