sector agroalimentario archivos - Futurizable | Sngular
Enlaces rápidos
  • Blockchain
  • Big Data
  • Educación
  • Robótica
  • Espacio

Currently Viewing Posts Tagged sector agroalimentario

8 acciones de una empresa agroalimentaria innovadora (Parte III)

Publicado el 01 octubre, 2018

#5. Imaginación y datos

No siempre sabemos lo que queremos para nuestra empresa. Adónde la queremos llevar. El mercado de hoy evoluciona muy rápido, lo que vuelve complejo tratar de imaginar.

Por tal razón, es bueno rodearnos o contratar profesionales que están convencidos que lo imposible se puede hacer realidad. Y trabajan para lograrlo. Aislaros del que os trasmite que eso ya se intentó y no funcionó, o de aquel que te aconseja que eso no te lo van a aceptar aquí…

Trabajemos con datos, son el fundamento para la construcción de indicadores. Un indicador nos ayuda a entender dónde estamos, adónde vamos y cuán lejos estamos de nuestro objetivo. Lo que comienza con una percepción o con el sexto sentido, empieza a alimentarse de ideas brillantes. Cada idea potencia a la otra. Y los datos nos muestran el camino.

Ahora bien, en muchas ocasiones ocurre que, con datos, analizándolos, lo que en principio sería una idea brillante, con la información de calidad y en mano, en el tiempo justo, puede demostrarnos que estamos totalmente equivocados. Pues analiza rápido y rectifica más. No son buenos días para los instintos… cada día conozco a menos gente que tenga esa capacidad. Contrata un responsable de análisis de datos si no lo tienes.

#6. No dejar de equivocarse

Desde que éramos pequeños y nos decían tienes que aprender, siempre pensaba en estudiar para adquirir conocimientos. Pero en un mundo tan volátil, más bien incierto y en permanente transformación, adquirir los conocimientos y aprender por medio del estudio es una condición necesaria pero no suficiente. Si además nos referimos a aprender en innovación, el foco cambia.

En innovación agroalimentaria aprender significa transitar el camino de la prueba y error, la experimentación, la resiliencia, con una alta tolerancia a la frustración. Y ser consciente que solo puedo aprender asumiendo que me voy a equivocar.

Fracasar es correcto, siempre y cuando aprendas de tus errores y les des vuelta con rapidez. La tecnología aplicada a la industria agroalimentaria es tan dinámica que, en cuanto te paras a respirar y dejas de correr riesgos, empiezas a estancarte.

Hay que jugar a ser diferente, aunque nos equivoquemos.

# 7. La Innovación como sistema

No llegamos. La innovación focalizada solo en lanzamiento de nuevos productos ancladas en un departamento de I+D y Marketing no es suficiente. ¿No te parece que existen otras oportunidades?

¡Qué pasa con los costes! Es uno de los lugares donde más rápido puedes encontrar el retorno. La innovación puede ingresar en la estructura de costes de la empresa por medio de reorganizaciones internas. Hay que cambiar personas y funciones.

Soy un convencido de la mejora de la atención o servicio al cliente a través de nuevos métodos tecnológicos, así como en miles de pequeñas innovaciones que todo trabajador requiere en su puesto de trabajo, en todo el proceso productivo. Y para esto unimos con el propósito de buscar esas ideas y compartirlas.

# 8. La cadena de suministro

Siempre es positivo observar a otros sectores, los cuales nos enseñan que tarde o temprano hay que comenzar a incorporar más actores al proceso innovador. Cada día más, debemos de dejar de pensar en el círculo que ha formado nuestra compañía y nuestra historia y darnos cuenta que este círculo hoy debe ser mayor teniendo en cuenta a otros. Es más… que ya somos nosotros mismos parte de otro más grande al cual pertenecemos.

Estoy hablando de los proveedores y clientes. Debes hacerlos participar en la planificación de requerimientos. Tus proveedores deben ser parte del diseño y desarrollar nuevos productos y sistemas. Como bien expresé anteriormente, una gran parte de las ideas innovadoras se encuentran en el exterior de la empresa. Es hora de iniciar la integración de equipos y departamentos (internos con externos) añadiendo valor desde la planificación de la producción y el campo, hasta el cliente final.

Lo que está claro es que la innovación no es trabajo ni de uno, ni de unos pocos. 


Una estrategia global

Hemos hablado de tener una misión, de buscar ideas y compartir, de no limitar la imaginación y apoyarnos en los datos, de no dejar de equivocarnos para que no nos limite las soluciones que están por llegar, la perseverancia de convertirlo en un sistema de trabajo y en una filosofía de empresa y, cómo no, de la transversalidad de incorporar ideas de otros sectores y de nuestros colaboradores en este proceso.

No nos levantemos mañana diciendo que vamos a innovar, pero no nos acostemos dándonos por satisfechos.

Este es un camino que otros recorren con normalidad porque han sabido incorporarlo a su forma de vida de forma natural y al final todo fluye. ¿Cuántas veces se ejemplariza con Almería como ejemplo de innovación conjunta haciendo de una zona deprimida y sin recursos el área más importante de cultivo intensivo con un grado de optimización de los recursos de forma sostenible y duradera? El éxito de esta zona fue precisamente la capacidad de sumar una serie de actores en un modelo colaborativo donde se compartían experiencias y donde se apostó desde distintos sectores por la innovación y la mejora continua.

¿Y ha acabado ya? No.

Estos procesos se realimentan entre todos los actores y nos hacen mejores y más fuertes, seleccionando a los que siguen en el camino, descartando a los que no son capaces de acompañar y añadiendo a nuevos que aparecen con fuerza para revolver de nuevo nuestra forma de pensar.

Si en tu empresa no se hace, empieza tú. Si en tu empresa ya se hace, súmate y aporta todo lo que puedas, seguro que es mucho.

Lo peor que puede ocurrir es que te sientas más satisfecho de tu propio trabajo.

Etiquetas: , ,

8 acciones de una empresa agroalimentaria innovadora (Parte II)

Publicado el 01 octubre, 2018

#2. Innovación constante

Para innovar constantemente tu empresa tiene que incorporar la gestión de innovación tecnológica como una función. La innovación es un proceso empresarial estratégico en el entorno actual, cada vez más competitivo.

Es necesario que la empresa o cooperativa defina un conjunto de funciones y actividades relacionadas a la administración de la innovación tecnológica. Hay que ser capaces de avanzar en el mercado operando con agilidad, aprendiendo con más rapidez y actuando en función del análisis de los datos producidos. Es mejor caminar y ser capaz de rectificar que avanzar velozmente por el sendero equivocado. Y muchas veces se peca de excesiva urgencia, porque se confunde rapidez con agilidad.

La interacción es un gran generador de cambios.

La empresa tiene una necesidad imperiosa de definir la estrategia tecnológica para lograr correctas innovaciones. Esta estrategia hace referencia a la decisión sobre cuál o cuáles serán las fuentes tecnológicas que la empresa o cooperativa debe emplear para alcanzar las innovaciones necesarias en el tiempo convenido.

La aplicación de una estrategia de innovación no excluye utilizar otro tipo de estrategias, ya que no todo cambio es innovación. La innovación sí debe generar cambios… si no, estamos haciendo otra cosa.

La estrategia tecnológica apoya la ejecución de las innovaciones que la empresa necesita para competir. La empresa tiene la necesidad de definir las estrategias de manera integral e interrelacionadas.

#3. Buscar ideas

Hay que buscar ideas. Todos tenemos alguna. En esto es difícil no encontrar a alguien a tu alrededor que te las de.

Tu empresa debe estar abierta a escuchar ideas y propuestas en torno a su área para generar una gran ola de cambio. Escuchando se aprende el doble que hablando. Todo el mundo tiene ideas. Nadie queda fuera… socios, agricultores, profesionales, consultores y todos los miembros del equipo interno y externo.

Permite que las ideas vengan desde cualquier entorno. Busca el valor, el talento en la totalidad de la organización. Haz de cada empleado y operario un auténtico eslabón de cambio interno. Participa en conversaciones con tus trabajadores, asiste a foros y encuentros, observa y lee entre líneas cómo se está moviendo el sector.

Convierte a tu empresa en un verdadero sistema de innovación. Un conjunto de eslabones interconectados donde un simple cambio en uno de los departamentos impacte y valorice todo el conjunto empresarial. Cuelga un tablón de ideas en tu empresa, digital o físico, o sé tú ese tablón, pero premia a las mismas.

Un ejemplo de innovación conjunta, como lo determinan dentro de la propia empresa, es la incorporación de la máquina exprimidora de Zumex (líder mundial en este tipo de tecnologías) que Mercadona ha incorporado en sus tiendas en 2016. Una innovación entre proveedor, compañía y empleados que le permite a Mercadona vender 150.000 kilos diarios de naranja que convierte en más de 30.000 litros de zumo natural.

¡Ojo! Además, de naranjas españolas que, contando con una calidad excelente, consideraban que tendrían difícil salida por su aspecto. ¡Magnífico!

Solo un detalle nos hace percibir que es una compañía orientada a la mejora de procesos, tecnología, conceptos y productos y es cómo denominan al cliente: «el jefe». Y es que… ¿hay más jefe que nuestros clientes? ¿Cuántas compañías que tienen que ver con la alimentación apuestan por la innovación desarrollando una de las aceleradoras más conocidas de nuestro entorno? Mercadona invirtió el año 2017 hasta 1.000 millones de euros en mejoras internas (un 47% más que en el anterior). Y para el 2018 pretendía invertir más de 1.500 millones de euros y así completar una inversión superior a los 8.500 millones de entre 2018 y 2023.

La mayor parte importante de este dinero está destinada al lanzamiento de nuevos productos junto con sus interproveedores.

Según su memoria anual, el pasado año lanzaron 240 nuevos productos en sus lineales y 105 mejoras de surtido con un ratio de éxito del 82%, frente al 24% de la media del sector. Todos esto proviene de los 16 centros de coinnovación que tiene Mercadona con sus interproveedores.

Este es el camino de una serie de medidas de la compañía que seguro irá desarrollando un cambio importante en Mercadona y que nosotros, los jefes, iremos disfrutando con mejores servicios y más orientados al producto natural y fresco.

Algunas de las mejores ideas que he aplicado nacen cuando pequeños grupos de trabajadores o socios se relajan un día cualquiera y expresan las cosas que les apasionan o les gustaría cambiar en su puesto de trabajo.

Es muy importante que en tu empresa sepan que las ideas importan.

#4. La Importancia de Compartir

¿Los trabajadores de tu empresa están al día de las innovaciones? ¿Conocen las razones por las que quieres innovar?

Por muy capaz que uno se sienta, siempre serás mejor si sumas a otros. Dependerá de mil cuestiones, y no es fácil hacerlo. Todos los profesionales somos distintos y tenemos una experiencia diferente que nos limita muchas veces el proponer, el distinguirnos… etc. Rompe el hielo con los que consideres que pueden iniciar este camino.

Por ello la innovación agroalimentaria no es una cuestión individual, como lo puede ser una invención, sino un proceso colectivo. De complementariedades. Compartir información fomenta el debate, el intercambio y la reinterpretación de ideas y propuestas dando resultados sorprendentes e innovadores.

En la innovación agroalimentaria, y en todas, equivocarse forma parte del proceso de aprendizaje.

Si recuerdas las innovaciones más recientes o antiguas detectaremos que fueron generadas por 2 o 3 personas, por un equipo innovador.

Analiza estos dos datos (Fuente: Innosight; Amar Bhide; Barton):

  • Aproximadamente el 75% de los experimentos alrededor de la innovación no producirán un claro avance, por lo tanto, lo mejor es aprender del resultado ¡y compartirlo con otros!
  • Aproximadamente el 90% de las innovaciones que han tenido éxito, lo han tenido en un lugar diferente al que inicialmente apuntaban.

Entonces cuando alguien me pregunta ¿cómo puedo acelerar proceso de aprendizaje?, la respuesta es simple: ¡compartiendo!

Ahora toca ponernos los zapatos de la persona con ego. Muchas veces, cuando se exponen ideas innovadoras en reuniones uno se encuentra con reacciones del tipo:

– “Si comparto la idea, lo más seguro es que no la vean… o me critiquen…”.

– “Si comparto mi experiencia con los demás, ¿qué voy a ganar yo?”.

¿No sería mejor preguntarse qué pasaría si decido no compartir nada? Yo creo que es bastante peor oír “eso ya lo había yo pensado…”. Ten siempre en cuenta, que realmente las empresas o cooperativas no existen como ente vivo, sino que la actitud, la capacidad, la suma de valor de estas, las hacen las personas que las conforman.

Etiquetas: , ,

8 acciones de una empresa agroalimentaria innovadora (Parte I)

Publicado el 01 octubre, 2018

Artículo escrito por Antonio Domene – Innovación Agroalimentaria.

¿Te has puesto a pensar cómo es posible que empresas como Google o Amazon siguen creciendo de manera exponencial y, al mismo tiempo, son una fuente de innovación continua?

La mayoría de veces las mejores innovaciones son las que damos por hechas, tal es el caso de internet, nuestros teléfonos de hoy, el comercio electrónico y… ¿la penicilina? Estamos insertos en un sistema social donde lo milagroso no tarda mucho en transformase en algo corriente y cotidiano.

Entonces ¿cómo pueden las empresas agroalimentarias, especialmente las de grandes dimensiones o internacionales, mantener un espíritu innovador y no morir en el intento? La cuestión clave está claro que radica en fomentar una cultura empresarial que dé lugar a la innovación.

Aquí creo que coincidimos todos.

En esta reflexión me he propuesto identificar 8 acciones de la innovación basadas en los procesos y principios que aplica la empresa agroalimentaria, garantizando que no se quede paralizada en el pasado mientras intenta avanzar.

Transformar las palabras e ideas en hechos que marquen la diferencia y despejen el camino hacia un futuro tangible es mi mayor empeño. ¡Y en eso estoy! En estos últimos diez años he tenido la posibilidad de trabajar en empresas vinculadas a diversos sectores: tecnológico y telecomunicaciones, constructoras, marketing y, especialmente, de innovación.

Nunca se acierta cien por cien, pero en la mayoría mantengo una gran satisfacción por la tarea cumplida. Tuve que desaprender y aprender. Seguro que esto a ti también te ha ocurrido.

Todo está mutando. Un ejemplo de ello a nivel empresarial es la profundidad de las preguntas que hay que tratar de hacerse. Nos enfrentamos en toda reunión al dilema típico del innovador: ¿deberíamos invertir en nuevos desarrollos o potenciar los que ya tenemos?

Claramente. Hacer ambas cosas y aprender en el proceso.

¿Cuál es el nivel de innovación agroalimentaria en las empresas o cooperativas?

Se habla mucho sobre la imperiosa necesidad y capacidad de innovación. A todos se nos llena la boca… ¿quién no dice que es innovador?

No muchos años atrás todos se centraban en la satisfacción del cliente. Y aunque esto sigue siendo prioritario, hoy en día no existe empresa ni profesional que no afirme que la innovación es otra de las herramientas clave en la política empresarial. Si bien es verdad que la innovación forma parte y es un referente de todas las conversaciones de trabajo, también es cierto que predomina la confusión sobre su concepto y en especial la forma de hacer frente y aplicar en cada organización.

Ya resulta hasta normal, aunque esto urge cambiarlo, que no exista una estrategia concreta y válida para su implementación, solo un departamento de I+D creado para que, al menos, nuestra propia organización se crea que tenemos que dedicar recursos a la innovación.

¿No crees que debemos dar vida y actividad a esos departamentos de I+D? Yo estoy convencido. Hay que abordar el tema.

Es por eso que he desarrollado una lista de los 8 primeros pasos de la innovación que toda empresa o cooperativa deberíamos tener en cuenta para avanzar. Seguro que alguno ya lo has tratado.

#1. Tener una misión

¿Cuál es la misión de tu empresa o cooperativa?

Estamos de acuerdo que esta pregunta debe tener una respuesta que se sustente en una estrategia. Tener claro e interiorizado en toda la empresa la misión de la misma, es un sencillo paso que sirve de guía para tomar decisiones asertivas y con enfoque.

La misión de cada empresa puede influir en la vida de los que se encuentran insertos en ella. Es por esto que hay que procurar que los empleados hagan propia esa misión y poner a su disposición todos los medios necesarios para poder aplicarla. Al establecer una misión se cumplen las expectativas de definir al tipo de cliente que se quiere llegar y también el alcance geográfico que propone la organización.

La misión es una pieza estratégica para generar innovación.

En la última década las empresas agroalimentarias han torcido sus propósitos iniciales y han enfocado sus esfuerzos hacia la rentabilidad, al accionista/socio, volviéndose cortoplacistas. El resultado de hoy y el del accionista ¡puede estar por encima del de la propia compañía!

Las empresas deberían recuperar su propósito social, la misión para la que fueron creadas. De esta manera, volverán a levantar la vista mirando a largo plazo, generando innovación. Ya son muchas las señales que nos indican que estamos en un nuevo paradigma, no solo tecnológico, sino con el ojo puesto en lo sustentable, sostenible, el medio ambiente, en perdurar, más que en generar beneficios, riqueza.

Las empresas y cooperativas deberían tener más contacto con el entorno que los rodea y en el cual generan un impacto.

Etiquetas: , ,

  • Libro Futurizable

    Libro Futurizable

    Si eres un profesional dedicado a la innovación o estás interesado en la tecnología que está por llegar, hazte con un ejemplar de Futurizable. En este libro, Javier Martín presenta las principales tecnologías exponenciales que van a tener gran impacto en la sociedad en los próximos años.

    Comprar