El futuro de la educación pasa por la personalización

Si queremos aprovechar al máximo las utilidades que nos ofrecen las tecnologías exponenciales para construir un futuro próspero para la humanidad, en el que seamos capaces de hacer desaparecer los problemas actuales, como pueden ser las enfermedades incurables, el deterioro del medio ambiente y el calentamiento global del planeta, debemos profundizar en las razones por las que aunque tenemos multitud de recursos y tecnologías a nuestra disposición, no estamos siendo capaces de usarlas en todo su potencial para mejorar esos problemas. 

Una de esas razones de esta problemática la podemos encontrar en la educación o mejor dicho en el sistema educativo, que por suerte parece estar despertando para responder a esta problemática, sobre todo con el desarrollo de nuevas metodologías educativas. Pero la realidad es que en la mayoría de los casos parece que se están poniendo parches para intentar arreglar un problema que realmente es mucho más grande de lo que parece y que difícilmente se va a poder solucionar por esa vía.

Además nos encontramos con otro problema, que precisamente puede estar ocasionado por la propia tecnología que podría ayudarnos a solucionar los grandes problemas de la humanidad. Hablamos de la problemática futura de pérdida de puestos de trabajo, debido a la mecanización de muchas de las tareas actuales que realizamos las personas a nivel profesional, debido a los avances de la robótica y la inteligencia artificial. En este sentido resulta curioso conocer el estudio realizado por científicos de las universidades de Oxford y de Yale al respecto de cómo la Inteligencia Artificial puede acabar con los trabajos que actualmente realizamos las personas.

Un estudio que predice que en unos 100 años las máquinas podrían haber asumido la totalidad de los trabajos que ahora realizamos las personas y que nos lleva a una situación curiosa en la que la misma tecnología que podría venir en nuestro socorro, para ayudarnos con los problemas que amenazan al planeta, pueda ocasionar otro problema por el que ya mucha gente comienza a estar preocupada. Lo bueno es que estamos a tiempo de intervenir y que precisamente es desde el mundo de la educación donde se pueden empezar a tomar las medidas para solucionarlo.

Es el mundo de la educación, concretamente los profesionales del sector educativo, quienes van a tener que afrontar un cambio profundo en su forma de trabajo, ya que por primera vez en la historia están empezando a formar personas para desarrollarse profesionalmente en un mundo en el que puede que nunca lleguen a tener que trabajar. La situación parece contradictoria pero la realidad es que ha llegado el momento de ser conscientes de que el problema del paro es endémico y que cada vez habrá más gente que nunca trabajará en su vida.

El problema aquí es que debido a como se nos prepara en la escuela, apenas contamos con recursos para hacer frente a esta situación, si nadie nos ha enseñado a tener iniciativa, a afrontar retos, a ser persistentes ante las dificultades, es muy complicado que la gente sea proactiva, por ejemplo a la hora de generar su propio empleo o de dedicarse a las nuevas profesiones en las que no existe ningún tipo de formación y todo depende de la iniciativa personal para destacar o desarrollarse profesionalmente.

Al respecto de esta situación vale la pena conocer el artículo de Reinventing our Kids Education escrito por Peter Diamandis y del que destacamos algunas ideas a continuación:

Los principales problemas actuales de la educación

  • La homogeneización: es claramente un gran problema que a todas las personas se les enseñen las mismas cosas, de la misma forma, con los mismos libros y por parte de los mismos profesores. Si sabemos que cada persona aprende de forma diferente ¿Por qué nos empeñamos en enseñar a todos de la misma forma? Precisamente sobre este tema es donde proponemos una posible solución que consistiría en desarrollar modelos de educación personalizados para cada alumno gracias al uso de la Inteligencia Artificial que nos ayudará diseñar esos modelos y que puedan ser aplicados por parte de los profesores.
  • Los modelos de evaluación: en relación con el punto anterior, si formamos de la misma forma y seguimos el mismo criterio a la hora de evaluar el conocimiento y habilidades adquiridos, estaremos educando máquinas en lugar de personas. Es curioso porque si el problema al que nos vamos a tener que enfrentar es que los humanos destaquemos sobre el trabajo que puedan realizar las máquinas, o cambiamos por completo el modelo educativo o va a resultar imposible conseguirlo.
  • El modelo educativo basado en la memorización: es otro de los aspectos donde coinciden todos los expertos. Nos pasamos los años de estudiante memorizando cosas que vamos a olvidar y aunque la capacidad de memorización sigue siendo importante en algunos cosas, tenemos que pensar que es más importante dedicar ese tiempo y esfuerzo a desarrollar otro tipo de habilidades donde nuestra inteligencia resulte de mayor utilidad.
  • La figura de profesor como emisor y del alumno como receptor: también es un tema en el que parece haber consenso entre los expertos en educación y es que los roles deben cambiar de forma que el profesor se convierta en un dinamizador del proceso formativo de los alumnos y estos tomen el protagonismo de su propia educación a través del trabajo en grupo y el autoaprendizaje.
  • Los contenidos que se aprenden no resultan de utilidad para el futuro profesional. Aquí llegamos a un punto crítico ya que nos lleva a pensar directamente en cómo un mal modelo educativo tiene una repercusión directa sobre el modelo laboral. Por lo tanto si la educación falla, las empresas que son las que van necesitar contratar profesionales formados en base a sus necesidades, se encuentran con que tienen que ser ellas mismas las que formen a los trabajadores, de forma que nos encontramos en un modelo donde se pierde mucho tiempo y dinero en una formación que realmente no resulta de utilidad para el futuro.

Consecuencias derivadas de un mal modelo educativo

  • Falta de motivación por aprender: si consideramos con que la motivación y la ilusión son fundamentales para que una persona afronte el reto de formarse adecuadamente para desarrollar una labor a nivel profesional, la realidad es que el modelo educativo actual más que motivar a la gente lo que hace es introducirles en un ciclo de mediocridad que acaba perjudicando hasta a los mejores estudiantes.
  • Falta de preparación para afrontar el trabajo: si las empresas no encuentran los profesionales adecuados para cubrir sus necesidades de crecimiento, entonces el sistema se rompe, porque las empresas no pueden permitirse tener que empezar desde cero cada vez que contratan a una persona. Será normal entonces que las empresas comiencen a crear sus propias universidades, para más tarde llegar incluso a influir en cómo se plantea también la educación en edades más tempranas.
  • Fracaso escolar = fracaso profesional:  como continuación del punto anterior podríamos plantearnos si todo este gran movimiento en el que andamos sumidos de la sustitución del trabajo de las personas por parte de las máquinas, no será consecuencia en parte de la frustración por parte de las empresas al no encontrar los profesionales adecuados para los retos que presenta el mercado. Pero aunque esta situación es difícil que pueda revertirse, si que estamos a tiempo de plantear nuevos modelos donde las personas nos volvamos nuevamente imprescindibles, por nuestra capacidad para innovar.

Las necesidades que debería cubrir el nuevo modelo educativo

  • Ayudar a los niños a descubrir su pasión, su propósito, su vocación: términos de los que poco se habla en las escuelas, pero que deberían ser nuestra principal preocupación desde el primer día que empezamos a trabajar en la formación de los niños y los jóvenes.
  • Permitir que se desarrolle la curiosidad y la imaginación: porque el futuro al que nos encaminamos va a requerir de estas habilidades, para poder inventar nuestros propios trabajos, en una sociedad en la que la mayoría de los trabajos que ahora realizamos serán ocupados por las máquinas.
  • Fomentar el pensamiento crítico: ya que vivimos en un mundo que está inundado noticias falsas y no podemos dejarnos llevar por la deriva de lo que determinan unas pocas personas, instituciones o empresas. Tenemos que ser capaces de tomar las riendas de nuestro propio futuro.
  • Perseverancia para afrontar los problemas y trabajar para resolverlos: porque se nos ha educado para esquivar los problemas en lugar de afrontarlos y sobre todo porque está demostrado que aquellas personas que tienen la capacidad para ponerse a trabajar en resolver problemas acaban siendo las más exitosas.

El desarrollo de habilidades como clave para mejorar la educación

Un nuevo modelo educativo debe pasar, entre otras cosas por cambiar los contenidos por el desarrollo de una serie de habilidades que no solo ayuden a mejorar el proceso de aprendizaje sino que además nos preparen para afrontar mejor los retos que va a deparar el futuro.

  • Capacidad de comunicación: la habilidad para contar historias es fundamental por ejemplo cuando queremos liderar un equipo de personas o dar a conocer nuevas ideas.
  • Experimentar con lo que nos rodea: algo que es innato en las personas desde su nacimiento, pero que poco a poco hemos ido eliminando a base de normas de conducta que principalmente están encaminadas a que los niños molesten lo mínimo posible a los mayores.
  • Aprender a ser persistente: porque la vida profesional está llena de dificultades y aquellos que perseveran son los que más probabilidades van a tener de encontrar la solución a los problemas con los que se vayan enfrentando.
  • Exposición a la tecnología a través del juego: porque ya no hay marcha atrás en una sociedad que ha decidido que su futuro pasa por sacarle el máximo provecho a la tecnología, además de que poco a poco vamos a ir viendo como las personas cada vez nos integramos más con la tecnología, hasta el punto que estaremos tan unidos a ella como ahora lo estamos a la biología.
  • Desarrollar la empatía: ese superpoder del que tan poco se habla pero que confiere una capacidad increíble para entender los problemas de otras personas y ser capaces de ponernos a trabajar para resolverlos.
  • Desarrollar la creatividad: otro superpoder, con el que todos nacemos, pero que pronto vamos perdiendo, porque cuando vamos creciendo dejamos de jugar y de hacer trabajos manuales, para enfocarnos únicamente en el trabajo intelectual. Por suerte cada vez está más extendido el uso de técnicas como el Design Thinking que buscan volver a despertar la creatividad en las personas.
  • Reflexionar sobre aspectos éticos:  algo mucho menos habitual de lo que debería, sobre todo porque en los próximos años la humanidad va a afrontar retos de gran calado, como convertirse en una sociedad interplanetaria, revertir los procesos de envejecimiento o incluso conectar nuestra mente con los ordenadores.
  • Aprender a programar: porque se trata de un nuevo lenguaje con el que podamos tomar el control de la tecnología y que nos confiere la capacidad para hacer realidad nuestras ideas, a través de nuevos modelos digitales.
  • Iniciativa y emprendimiento: pero no solo por la importancia que tiene para la sociedad que se sigan desarrollando nuevos modelos de negocio, que ayuden a resolver los problemas que aún tienen muchas personas, sino porque en general a la hora de realizar cualquier actividad a nivel profesional la iniciativa emprendedora resulta cada vez más necesaria.
  • Capacidad de asumir riesgos: muy relacionado con el tema del emprendimiento, porque venimos de un modelo social, que algunos han llamado como la sociedad del bienestar, que le tiene alergia al riesgo, lo cual implica que aún muchos jóvenes sigan queriendo ser funcionarios o trabajar en una gran empresa para toda la vida, viendo como un problema tener un modo de trabajo que vaya evolucionando con el tiempo y en el que la toma de decisiones sea una constante.
  • Tolerancia al fracaso: en la línea de tener que tomar decisiones está la capacidad para tolerar el fracaso, porque realmente forma parte del proceso y si así lo entendemos estaremos mucho más cerca del éxito.

No fracasé, sólo descubrí 999 maneras de como no hacer una bombilla. Thomas Alva Edison

Aplicación de tecnologías exponenciales en el ámbito de la educación

Las tecnologías exponenciales, que tanto están haciendo por configurar cómo será el futuro de las empresas, también van a tener un gran protagonismo en el mundo de la educación, o así debería ser, si queremos que los estudiantes realmente salgan preparados para jugar un papel relevante en el mercado laboral del futuro. Además utilizar estas tecnologías en el mundo de la educación no solo ayudará a poder sacarles el máximo provecho, cuando llegue el momento de trabajar, sino que también puede resultar de utilidad en el propio proceso educativo.

  • La Realidad Virtual y Realidad Aumentada: podrían cambiar por completo la forma en la que se aprende en la escuela, eliminando definitivamente los libros de texto y generando nuevas formas de aprendizaje. Aunque aun puede quedar mucho tiempo para llegar a un modelo de enseñanza basado en mundos virtuales, como el que propone la novela Ready Player One, sin embargo empresas como Google ya trabajan para que pronto estas ideas sean una realidad.
  • La Robótica: a través de herramientas concretas como la Impresión 3D, IoT y los Drones, están entrando en las escuelas multitud de dispositivos electrónicos con los que los alumnos pueden experimentar a través del juego, lo cual les va ayudar a generar una familiaridad con estas tecnologías, despertar su curiosidad y ser conscientes de que pueden crear nuevas cosas con ellas, lo cual resultará enormemente beneficioso para su futuro profesional.
  • La Neurotecnología: puede darnos una gran sorpresa en los próximos años, ya que si llegan a buen término muchas de las investigaciones que actualmente se realizan en neurociencia, de forma que llegamos a entender realmente cómo funciona el cerebro, podríamos llegar a un punto en el que tan solo sea necesario conectar nuestro cerebro a un ordenador, para aprender en segundos todo lo que ahora se tarda años en aprender en la escuela y la universidad. Si esto llega a ocurrir, entonces si que habrá cambiado radicalmente la forma de enseñar, ya que los contenidos no tendrán ningún valor y todo se basará en las experiencias de vida que puedan tener los alumnos.
  • La Inteligencia Artificial: será seguramente la tecnología que más influencia tenga para determinar cómo serán los sistemas educativos del futuro, ya que intervendrá de manera transversal respecto del resto de tecnologías que hemos comentado. Como veremos más adelante en este artículo la clave la vamos a encontrar en la capacidad que nos va a ofrecer esta tecnología para realizar una educación personalizada a la medida y las necesidades de cada alumno y esto puede ser tremendamente valioso, ya que uno de los grandes males de la educación actual es la homogeneización de la que hemos hablado anteriormente.

Al respecto de cómo la Inteligencia Artificial va ayudar a configurar cómo será la educación del futuro os recomendamos participar en el Simposio sobre Inteligencia Artificial, Robótica y Pensamiento Computacional que tendrá lugar los días 10, 11 y 12 de noviembre en Córdoba.

Y para ser conscientes de la relevancia que está tomando este tema del futuro de la educación vale la pena conocer el plan de la fundación Bill & Melinda Gates en el cual quieren invertir 1.700 millones de euros para lograr que el sistema educativo de Estados Unidos vuelva a ser competitivo.

Vivimos en un mundo globalmente conectado y saturado de información. Para prosperar, nuestros estudiantes necesitan aprender dentro y fuera de la escuela, de manera presencial y online, en grupos y de forma independiente. Los estudiantes necesitan experiencias de aprendizaje allá donde estén, que les involucren profundamente, que permitan que progresen a un ritmo que satisfaga sus necesidades individuales y les ayuden a dominar las habilidades para el presente y el futuro. Los maestros necesitan el feedback y las oportunidades de crecimiento profesional  necesarios para poder ayudar a sus estudiantes a tener éxito, en lugar de las soluciones genéricas actuales que no les ayudan a crecer como profesionales. Bill Gates

A continuación puedes conocer las principales líneas de trabajo que componen este plan:

  • Recolección de datos: es fundamental usar los datos para mejorar la educación, ya que está comprobado que las escuelas que registran el progreso de los estudiantes suelen tener mejores resultados.
  • Proyectos locales: de forma que cada centro educativo pueda tener la posibilidad de diseñar su propio programa educativo, ofreciéndoles la  flexibilidad necesaria para encontrar soluciones que se ajusten a las necesidades de la comunidad.
  • Ayudar a alumnos con necesidades especiales: es imprescindible que los estudiantes con necesidades especiales tengan el mismo acceso a una educación de calidad que el resto de sus compañeros.
  • Financiar investigaciones innovadoras: que ayuden a entender y solventar los problemas actuales a los que se enfrentan los estudiantes.

De todas las ideas que acabamos de conocer sobre cómo la tecnología puede ayudar a diseñar los modelos educativos del futuro, nos vamos a centrar ahora en el papel de la Inteligencia Artificial como la herramienta que permitirá que realmente se pueda enseñar de manera personalizada en función de las necesidades concretas de cada alumno, lo cual estamos convencidos de que es la gran baza con la que contamos en estos momentos para lograr que realmente la educación resulte valiosa para las personas.

Personalización con Big Data e Inteligencia Artificial para diseñar la educación del futuro

Nos dirigimos hacia un futuro en el que todo lo que podamos pensar se podrá crear gracias a la inteligencia artificial y la robótica. Y ahora en lo que estamos pensando es en lo importante que resulta mejorar el sistema educativo, para que las personas podamos seguir siendo competitivos en un futuro, que podría estar “dominado” por las máquinas. Y para conseguirlo vamos a recurrir a la misma herramienta con las que tendremos que competir, haciendo bueno el refrán “si no puedes con tu enemigo únete a él”, lo que proponemos aquí es que sea la Inteligencia Artificial la que nos ayude a mejorar la forma en la que enseñamos y aprendemos, para que ante la posibilidad de que las máquinas acaben con el trabajo de mucha gente, cada vez haya más gente capaz de inventar su propio trabajo o reinventarse profesionalmente, en lugar de quedarse en su casa de brazos cruzados, porque ya no resulta competitiva frente a los robots.

Si desde ya comenzamos a tomar más datos en relación con cómo los alumnos aprenden, recurriendo al Big Data, tendremos la materia prima para posteriormente aplicar la Inteligencia Artificial de cara a diseñar los procesos educativos personalizados. Pero si no contamos con los Datasets necesarios para “alimentar” a la Inteligencia Artificial para su uso a través de la tecnología de Machine Learning, entonces será imposible que podamos sacarle provecho a esta tecnología. Por suerte cada vez son más las iniciativas que nos pueden ayudar con este objetivo, como es el caso de los datasets sobre educación disponibles en Kaggle, la comunidad de científicos de datos y expertos en Machine Learning, que ha sido comprada recientemente por Google.

Entonces llegamos a un punto en el vale la pena empezar a pensar en el diseño de agentes inteligentes que acompañen a los alumnos en todo su proceso formativo, que realicen una labor de mentoring durante todo ese proceso y que se sirvan de soporte para el trabajo que tiene que realizar cada profesor en el aula. De esta forma si en el modelo educativo actual, donde los profesores tienen que trabajar con decenas de alumnos en los colegios, centenares de alumnos en las universidades, e incluso miles de alumnos si hablamos de formación online, gracias al uso de la Inteligencia Artificial, el profesor podrá recibir la ayuda necesaria para intervenir en cada caso que sea necesario. Gracias a estas herramientas el profesor potenciar o adaptar el aprendizaje de los alumnos, para que cada vez se produzca con menos frecuencia el problema de alumnos que no son capaces de seguir el ritmo de la clase, por problemas en el proceso de aprendizaje o alumnos que se aburren en clase, porque lo que se les está ensañando no está a la altura de sus expectativas.

Aquí claramente vemos una oportunidad para aquellos emprendedores, que ayudados por los grandes avances que se están realizando en Inteligencia Artificial, decidan afrontar este gran reto de mejorar la educación para que realmente vuelva a cumplir su función de ayudar a que cada persona pueda resultar valiosa para la sociedad, por medio la realización de un trabajo que además le resulte gratificante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *