Creación de comunidades digitales - Futurizable | Sngular
Enlaces rápidos
  • Blockchain
  • Big Data
  • Educación
  • Robótica
  • Espacio

Creación de comunidades digitales

25 March, 2021

A lo largo de la historia de internet hemos presenciado el surgimiento de multitud de modelos de negocio, algunos de ellos tremendamente rentables, como el de buscador+publicidad contextual desarrollado por Google y el de red social+publicidad segmentada, creado por Facebook. Además de estos podríamos hablar de otros como el ecommerce, los marketplace, el SaaS y las suscripciones, en los que también encontramos importantes empresas como Amazon, Alibaba, Salesforce y Netflix.

Hoy queríamos hablaros de uno de esos modelos de negocio, aunque no de los desarrollados por empresas tan grandes, sino el que puede desarrollar cualquier pequeña empresa o incluso una persona a nivel particular, gracias a la facilidad que nos ofrecen todo tipo de herramientas, que ahora se denominan Nocode, para construir productos y servicios digitales. En concreto vamos a hablar de la creación de comunidades digitales.

Podríamos definir una comunidad digital como un espacio online que reúne a personas interesadas en un tema concreto o que tienen una característica común, que les hace querer encontrarse de manera virtual para informarse, formarse o charlar sobre ello. Haciendo caso a esta definición podemos poner ejemplos de todo tipo, desde algunos muy grandes como el famoso foro online español ForoCoches, que surgió como un lugar de encuentro para hablar de coches, pero que ahora se ha convertido en espacio genérico en el que charlar sobre todo tipo de cosas. Una iniciativa que tiene su equivalente a nivel internacional en Reddit y de los cuales podemos destacar, por ejemplo, la capacidad de la comunidad para coordinarse en un objetivo común, como hemos visto recientemente con el caso GameStop.

Pero más allá de estos grandes casos de comunidades digitales genéricas, las que más interesantes nos parecen, y de las que queríamos hablaros hoy, son las que nacen de la mano de un particular, que comienza a trasladar a la red una afición particular y que poco a poco va construyendo un espacio en torno al cual se reúnen miles de personas atraídas por el conocimiento que comparte esa persona.

Veamos a continuación algunos ejemplos a este respecto, que seguimos con atención desde Futurizable y que nos han servido también como inspiración para desarrollar nuestra propia comunidad.

  • Marcos Vázquez con su podcast Fitness Revolucionario y todos los programas online que desarrolla con contenidos sobre ejercicio físico, nutrición, salud y desarrollo personal. Un gran ejemplo de profesional incansable en la creación de contenidos, que además es un gran comunicador y sobre todo demuestra la importancia de ser riguroso a la hora de informarse sobre los temas que trata para luego compartirlos con su comunidad.
  • David Bonilla con la Bonilista, Tarugonconf y Manfred. Un excelente ejemplo de constancia y creatividad a la hora de construir una comunidad, que comienza con una newsletter, se extiende a través de un evento y acaba tomando forma como negocio con Manfred, que inicialmente se presenta como un grupo de Telegram con ofertas de empleo, pero que ahora además se ha convertido en una empresa de gestión del talento.
  • Jaime Rodríguez de Santiago con su podcast Kaizen, que ha demostrado que la pasión por aprender resulta contagiosa y aunque se encuentre dando los primeros pasos para construir su comunidad, lo está haciendo aportando tanto valor a sus seguidores que seguro le está reportando un gran beneficio a nivel personal y también lo hará a nivel económico, según vaya avanzando el tiempo.
  • José Carlos Cortizo con su podcast, blog y newsletter En.digital, un hiperactivo en la creación de contenido y la puesta en marcha de todo tipo de proyectos, que además ha tenido tiempo para escribir un libro sobre el comportamiento humano. También es un buen ejemplo de cómo se puede canalizar una parte del interés de esa comunidad hacia una empresa de la cual forma parte, como es Product Hackers.
  • Bosco Soler con su comunidad online SinOficina que ha demostrado que en la red se pueden construir cosas tan “extrañas” como un coworking online y atraer a él cientos de profesionales con ganas de aprender y compartir conocimiento, pagando por ello una cuota mensual. Un claro ejemplo de proyecto digital montado en modo Nocode y sustentado sobre el concepto de Membership Site.
  • Jack Butcher con el contenido compartido en la cuenta de Twitter Visualize Value ha demostrado en muy poco tiempo que se puede lograr un gran impacto y construir una gran comunidad, si eres creativo y trabajas sin descanso, para aportar valor a aquellos que te siguen. Sin duda es un caso de estudio, por lo rápido que se ha creado la comunidad y por el gran retorno a nivel económico que le proporciona a su creador.

El auge de los Membership Sites

Una vez vistos estos 5 ejemplos tan representativos, aunque podríamos poner muchos más, vamos a detenernos un poco en el concepto de Membership Sites, como espacio online que aglutina a una comunidad de interesados por una materia o con unos intereses comunes.

Si queréis aprender sobre sitios de membresía os recomendamos el blog y el podcast de Bicicleta.studio, una empresa que se dedica precisamente a crear este tipo de webs para terceros y que realiza una excelente labor de divulgación en la materia, dejando muy claro que cualquier persona, a la que le apasione un tema, tiene una gran oportunidad si se dedica a profundizar en este tema y compartir de forma online todo lo que va aprendiendo al respecto.

Sobre esto de los Membership Sites también podéis aprender mucho siguiendo a Joan Boluda a través de su podcast, ya que probablemente Joan es el máximo exponente en España de cómo construir una comunidad digital en torno a una marca personal, creando contenidos a diario y poniendo en marcha todo tipo de proyectos relacionados con su pasión, que es el marketing online y los negocios digitales.

Futurizable y OKR Day como ejemplo de comunidad digital

Muchos sabéis que Futurizable nació en 2016 como una iniciativa personal que empezó a través de una simple Newsletter para convertirse posteriormente en un libro que se publicó a través de una campaña de crowdfunding. Luego en 2017 entró a formar parte del ecosistema de Sngular y empezamos a desarrollar otras iniciativas asociadas, como los Observatorios, de los cuales hemos realizado 5 hasta el momento, algunos de ellos patrocinados. También hemos realizado otras iniciativas relacionadas con la innovación abierta que nos han reportado ingresos complementarios, pero hasta el momento el proyecto más relevante que hemos realizado es la creación de la comunidad OKR Day.

Nuestro interés por los OKR comenzó a raíz de la realización del Observatorio de Talento y lo primero que hicimos fue comenzar a informarnos en profundidad sobre el tema. Luego comenzamos a realizar eventos y otro tipo de iniciativas, como son la formación y lo más reciente que hemos puesto en marcha ha sido un podcast. A continuación podéis conocer en detalle todas las iniciativas que hemos ido desarrollando para construir la comunidad OKR Day, por si os sirve como ejemplo para poner en marcha vuestra propia comunidad digital.

  1. Publicaciones en la newsletter Futurizable, en base a lo que íbamos aprendiendo según leíamos libros y artículos sobre el tema. Para ver todo lo que hemos ido publicando en Futurizable sobre OKR podéis hacer una búsqueda o seguir el tag OKR.
  2. Eventos OKR Day que comenzamos a realizar de manera presencial en junio de 2019 para trasladar posteriormente al formato online durante el año 2020. Un evento en el que contamos con la colaboración de Google for Startups y en el que han participado un montón de ponentes, que nos han contado cómo le están sacando provecho a los OKR.
  3. El Manual de OKR fue el fruto del trabajo durante un año publicando artículos en Futurizable, recopilándolos y organizándolos después en un único documento, al que añadimos un montón de entrevistas y las conclusiones del los eventos OKR Day.
  4. El grupo de Telegram de OKR Day nos permite estar en contacto con nuestra comunidad, especialmente con aquellos que tienen dudas al respecto de cómo utilizar OKR y con los que quieren compartir con otros lo que van aprendiendo al respecto. En este aspecto de tener un punto de encuentro aún tenemos que mejorar y estamos pensando en como hacerlo.
  5. Newsletter Futurizable OKR Edition en la que cada semana compartimos información sobre lo que vamos aprendiendo del sistema OKR y también nos sirve para informar sobre las novedades que vamos teniendo en nuestra propia actividad de divulgación, formación y consultoría sobre OKR.
  6. OKR School es la forma en la que amplificamos nuestra labor de divulgación de OKR a través de la formación, para aquellos que quieren dedicarse al tema a nivel profesional o están encargados de la implantación de OKR en sus organizaciones. Además para nosotros supone una fuente de ingresos que hace que este proyecto resulte sostenible.
  7. Podcast OKR Day es la última iniciativa que hemos desarrollado para dar a conocer los OKR entre las empresas de España y América Latina. Por el momento tenemos publicados una serie de contenidos introductorios a la metodología, pero poco a poco iremos añadiendo mucho más.

Entre nuestros planes de futuro queremos fomentar nuestra labor de formación y asesoramiento sobre OKR para empresas, además de encontrar la forma de crear nuevos espacios de encuentro y debate para la comunidad.

Proceso a seguir y consejos para crear una comunidad digital

No sabemos si existe el manual de instrucciones perfecto para crear una comunidad digital y si analizamos comunidades de éxito nos daremos cuenta de que todas son diferentes, igual que lo son sus creadores. Pero cuando empiezas es bueno tener algunas indicaciones para no ir improvisando todo el tiempo. Aunque sin duda lo que marcará la diferencia para el éxito de una comunidad será la capacidad de su creador para hacerla evolucionar, manteniendo constante la aportación de valor que permita que la gente quiera seguir perteneciendo a ella.

  1. Elige un tema, casi de cualquier cosa se puede crear una comunidad digital. No importa que haya competencia, siempre hay formas de diferenciarse. Lo importante es tener el convencimiento de que es un tema al que puedas dedicar muchas horas a lo largo de los próximos años. Para empezar no necesitas ser un gran especialista en la materia, pero sí que debes comprometerte a profundizar en ello todo lo que sea posible y sobre todo a compartir públicamente todo lo que vayas aprendiendo al respecto.
  2. Elige un formato, ahora tenemos múltiples opciones, como los podcast y las newsletters, que han tenido un auge importante en los últimos años, pero también puede ser un blog, un canal de vídeo, un foro o un perfil en las redes sociales. Para empezar tienes que tener un lugar de referencia, al que dediques mucha atención, para luego poco a poco ir diversificando a través de otros canales, para llegar a una audiencia mayor o para ofrecer a tu audiencia otras formas de acceder al contenido que vas generando.
  3. Interactúa con la gente, la red son conversaciones, no se puede construir una comunidad si no te acercas a la gente, si no la escuchas, si no les tienes en cuenta, si no les das protagonismo. Al principio la mejor forma de hacerlo puede ser a través de las redes sociales, pero poco a poco tendrás que ir creando espacios propios de encuentro donde conectarte con esa gente que está interesada en el contenido que tú creas y compartes.
  4. Empieza a compartir cuanto antes, la mayoría de creadores reconocen que se avergüenzan de sus primeros contenidos, pero volverían a hacerlo, porque la forma de aprender es atreviéndose a exponerse al escrutinio de la audiencia y sobre todo al nuestro propio. Por lo tanto cuanto antes empieces a crear contenido y compartirlo, más cerca estarás de alcanzar un nivel de calidad que realmente satisfaga las necesidades de la gente.
  5. Aprovecha el efecto compuesto, en la línea del punto anterior, está claro que empezar en pequeño nos permite ir creciendo y mejorando, construyendo sobre el trabajo anterior para cada vez alcanzar un nivel más alto. La mayoría de creadores de comunidades ven como todo lo que han hecho antes les ayuda a crecer, lo importante es tener la vista puesta en alcanzar la excelencia, que tiene que ser siempre nuestro objetivo a largo plazo.
  6. Diversifica para llegar a más público y enriquecer el conocimiento de tu comunidad. Aunque el foco en una temática es importante y hay que mantenerlo durante todo el desarrollo de la comunidad, también puede ayudar salirse un poco del tema de vez en cuando para explorar otras temáticas que puedan resultar complementarias o que estén relacionadas, y que también aporten valor a los miembros de la comunidad.
  7. Colabora con otras comunidades para ampliar el impacto de tu actividad, ya que es algo bastante común que se produzcan este tipo de colaboraciones o intercambios entre aquellos que pueden tener intereses comunes. Se puede ver constantemente entre los que crean contenidos que muchas veces entrevistan a otras personas que a su vez tienen sus propias comunidades.
  8. Crea un producto para fidelizar a tu comunidad y atraer nuevos seguidores. Cuando llevas mucho tiempo creando contenido en un blog, newsletter, podcast, … aunque esto pueda considerarse un producto, puede ser demasiado efímero, ya que la gente no suele recurrir al contenido anterior sino que consume el más reciente. Por lo tanto crear un producto, ya sea un libro o un curso, por ejemplo, dará un valor extra a tu comunidad.
  9. Crea un espacio de encuentro físico, aunque estés creando una comunidad virtual, la mayoría de la gente sigue queriendo encontrarse en el mundo real. Ahora no es posible hacerlo, pero llegará un momento donde sí que sea más sencillo y recomendable. Además también podemos recurrir a encuentros online, donde puedan participar los miembros de la comunidad, hablar entre ellos y ponerse cara.
  10. Nunca pares de mejorar. Hay demasiada gente que piensa que crear un negocio digital tendrá como recompensa un retiro temprano en el que no tendrá que trabajar y podrá vivir de las rentas. Pero esto no suele ocurrir. Si nos fijamos en los grandes creadores de contenido, en los que crean comunidades, nunca dejan de trabajar, porque eso es lo que mantiene viva su ilusión y realmente es lo que les gusta hacer.

El modelo de negocio de las comunidades digitales

Una vez hemos visto cómo se crean las comunidades digitales podemos pasar a hablar de su modelo de negocio, ya que la mayoría de ellas surgen de una iniciativa personal y en muchos casos esa persona espera obtener unos ingresos que le permita dedicarse a ello, al menos parcialmente.

Las fuentes de ingresos para este tipo de comunidades son muy variadas y lo normal es que cada comunidad tenga una combinación de varias que no suelen coincidir entre ellas, ya que pueden depender del tipo de comunidad, de la temática o incluso de los intereses del creador al respecto.

Al principio de la creación de estas comunidades muchas vivían de Adsense, ya que Google se preocupó mucho por fomentar la creación de contenidos, desarrollando este modelo de publicidad para sitios webs temáticos. Con la crisis financiera de 2008 los ingresos por publicidad bajaron considerablemente y la mayoría de comunidades de esa época tuvieron que buscar otras alternativas, como los patrocinios o los modelos de suscripción. Mención a parte merece Youtube, donde sí que ha habido muchos creadores que han sido capaces de crear grandes audiencias y rentabilizarlas por medio de la publicidad de la propia plataforma.

Posteriormente han ido surgiendo otros modelos de negocio donde se busca aprovechar para vincular el desarrollo del contenido y de la comunidad, con el propio modelo de negocio, aquí encontramos por ejemplo los servicios Patreon y Ko-fi, que ayudan a los creadores de contenidos y comunidades a obtener ingresos de diferentes formas, tanto en modo crowdfunding como vendiendo merchandising.

Finalmente podemos fijarnos en un ejemplo concreto que ilustra bastante bien todo lo que hemos estado comentando a lo largo de este artículo, especialmente lo relativo al modelo de negocio.

Fitness Revolucionario crea contenido gratuito y muy elaborado de manera semanal a través de su Podcast y su Blog, también genera bastante contenido más efímero en las Redes Sociales y de vez en cuanto se adentra en otros formatos como Youtube. Su aspecto más diferencial es la profundidad y rigurosidad a nivel científico con la que trata los temas de los que habla, lo que genera mucha confianza en su audiencia. Luego a nivel de modelo de negocio ha ido construyendo múltiples vías de ingresos:

  1. Los programas, que son básicamente libros, pero que vienen enriquecidos con cuadernos de ejercicios y otros elementos que le aportan más valor al contenido, por lo que se pueden vender a un precio mayor que el de un libro convencional.
  2. Los patrocinios, que están limitados principalmente al podcast y donde suele tener unos patrocinadores fijos, pero que encajan muy bien con la filosofía del proyecto, incluso pueden ser empresas en las que participa como socio.
  3. Los cursos, que desarrolla de diversas formas, a veces participando simplemente como profesor para determinados temas o directamente creando sus propios cursos como puede ser el de emprendedores que tienen su consulta de salud.

Lo que no tiene aún desarrollado del todo Marcos Vázquez en su comunidad digital es el modelo de suscripción, aunque sí que ha desarrollado iniciativas en esa línea, como es el desafío de 6 semanas, en el que se cobra una cantidad por participar de la comunidad que realiza ese reto, no solo por los contenidos que se ponen a disposición de los participantes.

 

¡Comparte!

Tags: , , ,

  • Libro Futurizable

    Libro Futurizable

    Si eres un profesional dedicado a la innovación o estás interesado en la tecnología que está por llegar, hazte con un ejemplar de Futurizable. En este libro, Javier Martín presenta las principales tecnologías exponenciales que van a tener gran impacto en la sociedad en los próximos años.

    Comprar

  • Últimos Post