Las tecnologías que más van a influir en el sector asegurador - Futurizable | Sngular
Enlaces rápidos
  • Blockchain
  • Big Data
  • Educación
  • Robótica
  • Espacio

Las tecnologías que más van a influir en el sector asegurador

14 junio, 2018

Con la economía colaborativa el sector asegurador está viviendo las primeras fases de un gran proceso de cambio que se va a producir en los próximos años debido al surgimiento y evolución de nuevas tecnologías digitales. Es cierto que desde la llegada de Internet las empresas aseguradoras han tenido que realizar varias evoluciones sobre todo a nivel de comercialización de sus productos y la relación con sus clientes. Pero los cambios en los modelos de negocio comienzan a ser más importantes en el momento en el que surgen tecnologías disruptivas que hacen que cada vez resulte más difícil entender el impacto que pueden llegar a tener en la sociedad.

En el caso de la economía colaborativa podemos ver la complejidad que supone este cambio por ejemplo al asegurar un vehículo particular que va a usar únicamente una persona o una familia, frente a tener que asegurar un vehículo que va a formar parte de la red de usuarios de Blablacar, teniendo en cuenta que se trata de un modelo muy nuevo, con grandes incertidumbres y con un desarrollo muy poco previsible para una empresa como puede ser una aseguradora. Lo mismo podemos comentar para el tema de las viviendas que son alquiladas parcial o totalmente a través de Airbnb, ya que pocos podían prever el gran impacto que esto iba a tener a nivel mundial y aún resulta complicado saber la generación de negocio que puede suponer para las empresas aseguradoras.

Y prácticamente al mismo tiempo en el que las empresas aseguradoras tienen que adaptarse a la economía colaborativa, algunas para simplemente poder mantenerse y otras porque lo han percibido como una oportunidad, sin límite de continuidad llegan al mercado muchas otras tecnologías que se encuentran en el momento de abandonar el periodo de incertidumbre o decepción para afrontar un periodo de crecimiento mucho más acelerado y con mayor impacto en la economía y la sociedad. Hablamos de tecnologías como Inteligencia Artificial, Realidad Virtual, Internet of Things, Fabricación Digital y Blockchain, entre otras muchas. Se trata de tecnologías que ya están en el mercado y son perfectamente accesibles para que cualquier persona, emprendedor o empresa se ponga manos a la obra para utilizarlas a la hora de desarrollar nuevos productos o servicios.

Una característica muy relevante de estas nuevas tecnologías es que resultan muy accesibles para poder ser utilizadas por una parte importante de la población. En cualquier tienda de productos electrónicos tenemos multitud de dispositivos que tan solo hace unos años nos habrían parecido parte de una película de ciencia ficción, pero que ahora hasta los niños pueden utilizar, no solo para divertirse, sino también para crear cosas con ellos, cuando lo convierten en herramientas y lo combinan con lo fácil que se está volviendo comenzar a programar con determinadas aplicaciones pensadas para el mundo educativo.

Entonces es cuando todo comienza a acelerarse y las empresas empiezan a preocuparse por el impacto que estas tecnologías pueden tener en sus negocios, sus clientes y su sector, hasta el punto de que está obligando a todos las empresas a afrontar los famosos procesos de transformación digital. Si pensamos en esto entenderemos por qué hablamos de transformación y no solo de digitalización. Porque ya no se trata de aprovechar Internet o las tecnologías para ser más eficientes, vender más o comunicarnos mejor con nuestros clientes. Se trata de entender que el mundo ha cambiando, que hay movimientos como el Open Source, el Crowdsourcing, el Crowdfunding, el Movimiento Maker y la Descentralización, que han tomando tanta relevancia a la hora de definir cómo funcionan los negocios, que nos ha llevado a un momento de mercado en el que la empresas más importantes del mundo ya no son bancos o petroleras, sino negocios digitales.

Así que el sector asegurador se encuentra en un buen momento para tomar la decisión de transformar su negocio, aprovechar los grandes recursos que ha logrado acumular a lo largo de la historia, cuando existía una estabilidad en el mercado, y comenzar a invertir en ocupar una posición de relevancia en cada uno de los ámbitos en los que las tecnologías disruptivas van a tener un mayor impacto.

Big Data

Tres de las 5 empresas más valiosas del mundo basan una parte importante de su éxito en el Big Data. Google por su capacidad de organizar la información de Internet y ofrecerla a través de un buscador que basa su modelo de negocio en la publicidad contextual según las búsquedas realizadas por los usuarios. Amazon por el desarrollo de tecnologías de recomendación basadas en los hábitos de uso de sus clientes gracias a lo cual es capaz de vender mucho más y de manera más recurrente que sus competidores. Facebook por haber sido capaz de construir un modelo de publicidad segmentada en función del conocimiento que tiene de sus usuarios, a los cuales puede mostrar publicidad basada en sus gustos, lo cual resulta ideal para muchas empresas que quieren darse a conocer a los usuarios de la red social.

Ante este escenario las empresas financieras se han lanzado a una carrera por transformarse digitalmente, conscientes del riesgo que supone que estas grandes empresas tecnológicas comiencen a ofrecer servicios financieros o de que nuevas startups puedan ofrecer de manera más eficiente los servicios que hasta ahora habían prestado los bancos. En el sector asegurador ocurrirá lo mismo, o ya he empezado a ocurrir, aunque no con la intensidad que en el sector financiero. Y será el Big Data la materia prima que se utilizará para pensar los nuevos modelos de negocio digitales que predominarán en el futuro de este sector.

Ciberseguridad

El concepto de riesgo, del que siempre se ha ocupado el sector asegurador, resulta muy palpable en lo relacionado a la seguridad de la información, de los sistemas informáticos y todo lo que tiene que ver con los aspectos digitales. La oportunidad aquí es tremenda para aquellas empresas que sepan diseñar nuevos seguros destinados a productos virtuales, que hasta ahora no se ha considerado que debían ser asegurados de la misma forma que los productos físicos, a los que sí que le hemos solido dar un valor importante en nuestras vidas. El cambio se produce en el momento en el que comienzan a tener más valor determinados productos virtuales, que incluso los productos físicos. Pensemos por ejemplo en los seguros del hogar o de los coches que tienen en cuenta el tema de los robos y cómo deberán evolucionar para tener en cuenta los robos de productos digitales que pueden tener mucho más valor que lo que podamos tener en una casa o que nuestro coche, como por ejemplo puede ser el dominio de la página web de una empresa.

Internet Of Things

Cuando realizamos el Think Tank sobre Insurtech muchos de los participantes propusieron la tecnología Internet Of Things como una de las más relevantes para el sector asegurador. En este sentido tenemos que considerar el IoT como un sistema vertebrador que pretende conectar todas las cosas a Internet y a través de ello volverlas inteligentes. Entonces aparecen los conceptos de Smart Home, Smart Car y Smart City, entre otros. Los wearables también entran dentro de esta gran tendencia que nos va a permitir tener datos de todo lo que nos rodea, y gracias a las tecnologías de Big Data, poder utilizar esta información para desarrollar modelos de funcionamiento más eficientes, seguros, confiables y útiles para las personas y las empresas. En este escenario las aseguradores amplifican el alcance de su actividad y pueden empezar a pensar en nuevos modelos de negocio, que basados en los datos que generan todo tipo de dispositivos, permitan ofrecer productos que resuelvan mejor las necesidades de sus clientes.

Blockchain

Automatizar la toma de decisiones y establecer nuevos modelos de relación de confianza entre las personas y empresas suena de primeras bastante prometedor para el sector asegurador. Lo malo es que la tecnología de la cadena de bloques también puede traer a este sector un alto nivel de desintermediación debido a la descentralización que permite la tecnología de la cadena de bloques y muchas iniciativas que se están desarrollando en base a esta tecnología. Pensando en el largo plazo podemos pensar en nuevos modelos de funcionamiento para los seguros en los que sean los propios aseguradores los que se organicen a través de diferentes cadenas de bloques en función de los riesgos que se quieren asegurar. Algunas de estas cadenas de bloques serán creadas por startups, otras por comunidades abiertas que decidan hacerlo de manera desinteresada y otras también pueden ser creadas por las propias aseguradoras, que incluso podrían asociarse entre ellas para crear redes formadas por un gran número de nodos, lo cual reportará al sistema confianza y seguridad.

Inteligencia Artificial

La Inteligencia Artificial puede cambiarlo todo y además puede hacerlo de una forma que ni siquiera somos capaces de imaginar. Porque en el resto de tecnologías somos las personas las que nos vamos a inventar las aplicaciones en base a las necesidades que observemos en el mercado y la utilidad que sepamos darle a cada tecnología. Pero con la Inteligencia Artificial esto puede ser muy diferente.

Cuando se produzca la singularidad tecnológica en la que exista una Inteligencia Artificial superior a la humana, esta inteligencia podría idear soluciones a problemas que nosotros no somos capaces de imaginar, o incluso que encuentre soluciones a problemas que a lo largo de la historia han estado enquistados en la sociedad.

Aunque no hace falta irse tan lejos para ser conscientes de la importancia que va a tener la Inteligencia Artificial para el futuro del sector asegurador. En muy pocos años el mundo del automóvil va a cambiar completamente, de manera que cuando los coches autónomos tomen el protagonismo en nuestras carreteras, todo el negocio de los seguros para el automóvil tendrá que cambiar, mucho más aún si pensamos que que los coches del futuro no solo van a ser autónomos, también serán compartidos e incluso algunos serán voladores.

Robótica

En relación con el tema de la Inteligencia Artificial, pero avanzando un poco en cómo a través de la tecnología se producen cambios en la forma en la que hacemos las cosas y en nuestro modo de vivir, la Robótica también va a tener mucho que aportar en cómo se configura el mundo en los próximos años. Pensemos por ejemplo en los seguros laborales y cómo van a tener que adaptarse en el momento en el que muchos de los trabajos que ahora realizamos las personas pasen a ser realizados por máquinas. Realmente esto ya ha estado ocurriendo a lo largo de muchos años, la diferencia es que la máquina no ha sido considerada hasta ahora como un elemento autónomo, sino que son las personas las que las manejan o las supervisan.

Pero pronto muchas de estas máquinas comenzarán a funcionar de manera completamente autónomo, serán programadas para realizar determinadas funciones y nadie tendrá que controlarlas. Entonces es cuando se producirá el gran cambio, pasando del modelo actual en el que las empresas pagan los impuestos sociales de los trabajadores, al modelo futuro en el que las empresas que tengan robots haciendo el trabajo de personas tendrán que pagar impuestos que permitan que muchas de las personas que han perdido su trabajo puedan tener un subsidio que cubra sus necesidades básicas.

La gran duda es qué papel puede jugar el sector asegurador en este escenario, porque el cambio va a ser muy grande y las consecuencias son muy difíciles de prever, por lo tanto es el momento de empezar a investigar al respecto porque seguramente genere muchas oportunidades para aquellas empresas que sean capaces de aportar valor en este nuevo escenario.

Biónica

Aunque probablemente es un fenómeno que tardará más en llegar que los que produzcan las tecnologías que hemos comentado anteriormente, no debemos olvidar que se están realizando grandes avances a nivel científico en lo que se refiere a cómo integrar la tecnología en el cuerpo humano. Lo que comenzó en el ámbito de la medicina, para el desarrollo de prótesis e implantes, que ayudasen a mejorar la vida de las personas con algún tipo de limitación física, poco a poco se va ampliando de manera que cada vez son más las personas que practican el biohacking o que incluso deciden convertirse en ciborgs. Lo importante en este punto para el sector asegurador es ser conscientes de los avances que se van produciendo en estas disciplinas científicas y tecnológicas para poder responder a tiempo a la hora de ofrecer servicios o productos que vengan a resolver las necesidades que se vayan presentando en el mercado al respecto de estas innovaciones. Y también comenzar a pensar si a la hora de ofrecer por ejemplo un seguro de salud se tendrán en cuenta los mismos aspectos para los humanos aumentados a través de cibernética o para aquellos que se han modificado genéticamente.

Realidad Virtual

¿Se pueden asegurar las propiedades y los objetos de los mundos virtuales?

La ciencia ficción ha vaticinado en múltiples ocasiones que en el futuro viviremos conectados de manera virtual a una realidad alternativa generada por ordenador. Y en los últimos años hemos vivido aproximaciones a este fenómeno, como el efímero éxito de Second Life y el más reciente intento por parte de Facebook de virtualizar las relaciones que se establecen a través de la red social. Lo cierto es que actualmente millones de personas pasan una parte importante de su tiempo conectados a esos mundos virtuales a través de los videojuegos y en la medida en la que aumente la usabilidad de los cascos de realidad virtual la inmersión será cada vez mayor. Lo que está aún por comprobar es el valor que toman los bienes que se crean en esos mundos virtuales y la forma en la que los usuarios deciden protegerlos.

Y ahora llega el momento de mezclar tecnologías

La mezcla de tecnologías va a producir un nuevo gran salto en la forma en la que la tecnología interviene en nuestras vidas, ya que las múltiples combinaciones que podamos hacer de estas tecnologías generarán aplicaciones que hasta ahora no éramos capaces de imaginar.

Veamos el caso de la automoción, que probablemente es la actividad en la que va a resultar más palpable en el corto plazo los avances de las tecnologías que acabamos de comentar. Pensemos por ejemplo en cómo en el último año en grandes ciudades como Madrid han proliferado vehículos eléctricos, de alquiler por minutos, que se abren con una cerradura electrónica desde nuestro smartphone. Podríamos habernos quedado en un modelo en el que el principal cambio se produce en el sistema de propulsión de los vehículos, que pasa de motores impulsados por combustibles fósiles a motores eléctricos, pero la realidad es que lo que ahora tenemos es una mezcla de diferentes tecnologías como nuevos tipos de baterías, las apps móviles, el IoT de las cerraduras y la economía colaborativa. Lo que falta por llegar de manera masiva a España son los coches autónomos, pero en países como USA y China esto ya es una realidad.

El siguiente paso en este tema de la automoción, que tan relevante resulta en el sector asegurador, es la aparición de los coches voladores, que también es una muestra de cómo la mezcla de tecnologías nos proporciona modelos novedosos y con mucha mayor proyección de lo imaginado. En el tema de los coches voladores lo que encontramos es una combinación de propulsión eléctrica, que sirve para alimentar esta especie de drones gigantes que son conducidos de manera autónoma por una inteligencia artificial. La antesala de ese futuro de coches voladores, que en realidad deberíamos llamar drones de transporte de personas, la encontramos en la reciente presentación de Flyer, el proyecto financiado por el cofundador de Google Larry Page y dirigido por Sebastian Thrun, uno de los pioneros de la inteligencia artificial aplicada en el sector del automóvil como director del proyecto del coche autónomo de Google. Otras propuestas en la misma línea de usar drones gigantes para el transporte de personas las encontramos en los proyectos de Uber en colaboración con NASA y de Airbus en colaboración con Audi.

Por lo tanto, todas estas innovaciones tecnológicas que acabamos de comentar y también muchas otras que se están desarrollando, lo que nos muestran es un escenario de oportunidades para aquellas empresas que encuentren la manera de aportar seguridad y confianza a las actividades y negocios que con ellas se desarrollen. Aquí es donde las empresas aseguradoras tienen que actuar, al igual que las startups Insurtech o las nuevas iniciativas que surjan como resultado de la transformación digital del sector asegurador.

¡Comparte!

Etiquetas: ,

1 Comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Libro Futurizable

    Libro Futurizable

    Si eres un profesional dedicado a la innovación o estás interesado en la tecnología que está por llegar, hazte con un ejemplar de Futurizable. En este libro, Javier Martín presenta las principales tecnologías exponenciales que van a tener gran impacto en la sociedad en los próximos años.

    Comprar

  • Últimos Post