aprendizaje archivos - Futurizable | Sngular
Enlaces rápidos
  • Blockchain
  • Big Data
  • Educación
  • Robótica
  • Espacio

Currently Viewing Posts Tagged aprendizaje

¿Te gusta aprender? participa en la Encuesta del Observatorio de Aprendizaje

Publicado el 11 octubre, 2021

Tal y como anunciamos hace unas semanas desde Futurizable hemos empezado a realizar, con la colaboración de SNGULAR TeamLabs, el Observatorio de Aprendizaje de Alto Rendimiento y tras el evento que sirvió como inicio de esta actividad, nos proponemos ahora realizar una Encuesta con la que tomar el pulso del interés de nuestra comunidad al respecto de esta temática del aprendizaje.

¿Te animas a participar en la encuesta? La verdad es que nos vendrá genial que puedas responder a estas 10 preguntas para saber lo que piensas a nivel personal sobre el aprendizaje, cómo afronta este tema la organización en la que trabajas y que puedas darnos algunas ideas que enriquezcan el estudio que estamos realizando a través de este Observatorio.

En las próximas semanas os iremos contando más cosas al respecto de la realización de este Observatorio, donde además de los artículos, los eventos y la encuesta tenemos previsto realizar un Think Tank y una serie de entrevistas, para en el mes de diciembre publicar el documento final que sirva como base para construir una comunidad de interesados por el aprendizaje en las organizaciones.

Para saber más sobre todo esto del Aprendizaje de Alto Rendimiento te recomendamos ver los vídeos de los eventos que hemos realizado recientemente sobre ello:

Etiquetas: , , ,

Presentación del Observatorio de Aprendizaje de Alto Rendimiento

Publicado el 23 septiembre, 2021

Nadie duda de la increíble capacidad del ser humano para mejorar gracias a la inteligencia y el afán de superación. Lo que ocurre es que en el día a día parece que no se producen cambios significativos, pero en el momento en el que nos fijamos en la evolución a lo largo de los años es cuando somos conscientes del avance tan impresionante que se puede llegar a generar.

Pensemos, por ejemplo en el deporte, donde cada año se baten récords en todo tipo de disciplinas deportivas, fruto de la capacidad del ser humano para mejorar la técnica, aprender de la experiencia y optimizar los resultados a través de la dedicación. Del mismo modo ocurre en otros ámbitos de la actividad humana, tanto a nivel profesional como de forma amateur. Por ejemplo en el ámbito científico o en el de ingeniería no hay día que no se generen innovaciones que nos habrían parecido ciencia ficción hace tan solo unos años.

Pero todo esto no es fruto de la casualidad, ni mucho menos mérito exclusivo de la evolución genética, hay mucho de aplicar la inteligencia para mejorar el aprendizaje en sí mismo, no solo a la hora de resolver problemas, sino de cómo prepararse para ello, como aprender más y mejor, o más bien aprender de manera correcta y aprender las cosas correctas. Porque esa capacidad de decisión, ese libre albedrío, como característica intrínseca del ser humano, también debemos utilizarlo para tomar decisiones al respecto de en qué enfocarnos para que el aprendizaje nos resulte lo más provechoso posible.

Y como complemento a esta dinámica natural que se ha ido generando queremos destacar aquí dos factores que nos parecen importantes, lo cual no quita para que tratemos muchos más a lo largo de este Observatorio, pero nos interesan por la trayectoria de quienes vamos a realizar este trabajo: SNGULAR y TeamLabs.

Se trata de evaluar el impacto que pueden tener las tecnologías digitales a la hora de mejorar los procesos de aprendizaje, especialmente considerando que este Observatorio va a tener principalmente un desarrollo a nivel digital, por las publicaciones y eventos que vamos a realizar de manera online, además del interés por crear una comunidad de aprendizaje que también tenga el soporte online como principal espacio de desarrollo. Y por otro lado destacar la importancia del aprendizaje experiencial y en comunidad, algo que no se fomenta suficientemente porque seguimos teniendo la imagen de que para aprender hay que estudiar, solo y concentrado delante de un libro.

Por qué aprender

¿Qué lleva a algunas personas a nunca querer dejar de aprender? Mantener una actitud de aprendizaje continuo resulta fundamental para todo aquel que quiera alcanzar el éxito con su trabajo. Desarrollar el hábito de querer aprender cosas nuevas o ir mejorando todo poco a poco en la búsqueda de la excelencia, es lo que puede ayudarnos a cumplir con nuestros sueños a nivel profesional y correspondientemente ayudarnos también en lo personal.
Nunca pares de aprender, puede convertirse en tu mantra, al menos nos gustaría que fuera el de aquellos que ven el aprendizaje como uno de los elementos más importantes en su vida, que son a los que nos dirigimos a través de este Observatorio de Aprendizaje de Alto Rendimiento.

Pero para querer empezar a aprender algo nuevo y de esta forma no quedarnos estancados en lo que ya sabemos, necesitamos comenzar por tener interés en aquello que queremos aprender. Ese interés será el que nos ayudará a dar los primeros pasos en la temática en cuestión y compensará el esfuerzo que supone tener que hacer algo nuevo a lo que no estamos acostumbrados. También podríamos llamarlo curiosidad y al final de lo que se trata es de que se encienda una llama en nuestro interior que con el tiempo se puede ir convirtiendo en una gran hoguera en forma de ilusión.

Entonces es cuando llegará la motivación, que es el verdadero motor del aprendizaje. Cuando alcanzas un nivel mínimo de conocimiento, al que has llegado a través del interés y de la ilusión, comienzas a darte cuenta de que lo entiendes, de que las ideas comienzan a encajar y que es algo que puede ofrecerte algún tipo de utilidad en tu vida o en tu trabajo. Aunque no puedas aplicarlo directamente, pero cuando somos conscientes de que hemos entendido algo y de que podemos aprenderlo, tenemos una nueva herramienta a nuestra disposición que amplía nuestras capacidades y el valor que podemos aportar a la sociedad.

Qué aprender

Aprendizaje

Una vez que hemos sido conscientes de la importancia de mantener una actitud de aprendizaje continuo lo siguiente es acostumbrarnos a tomar decisiones al respecto de qué vamos a aprender en cada momento, lo cual va a resultar de enorme importancia para nuestro futuro.

Decidir qué aprender es algo que tendremos que hacer muchas veces en la vida y por lo tanto deberíamos seguir una serie de pautas a la hora de tomar esa decisión. Sin duda como punto de partida debe estar el interés que nos despierta el tema que nos planteamos aprender pero también es muy importante que realicemos un análisis al respecto de la necesidad existente por parte de otras personas. Si no existe esa necesidad podría ser un desperdicio de tiempo y energía, porque en otro ámbito podríamos estar siendo más valiosos. Aunque aprender en sí mismo puede tener un valor para nosotros a nivel de refuerzo de nuestra capacidad mental y de motivación, lo cierto es que pensar en el valor aportado es lo ideal.

También nos puede resultar de utilidad a la hora de tomar la decisión sobre qué aprender contar con la ayuda de un mentor que nos acompañe y oriente en el proceso de la toma de decisión, especialmente gracias a su experiencia en materia aprendizaje y el apoyo que puede darnos contar con otra visión del análisis que tenemos que realizar para entender si realmente existe una necesidad y cómo nosotros podríamos ayudar a resolverla.

Cómo aprender

Aprender

Una vez que hemos visto por qué aprender y la importancia de decidir qué aprender, el siguiente paso es saber cómo aprender. Para ello vamos a proponer aquí una serie de recomendaciones basadas en la experiencia de las personas que conforman SNGULAR TeamLabs, lo cual se convierte a su vez en esa propuesta de aprendizaje de alto rendimiento, que queremos transmitir a través de este Observatorio.

Aprender haciendo, aprender en comunidad, usar la tecnología para aprender, enseñar para aprender, compartir para aprender, todas las ideas que aquí compartimos sobre cómo aprender nos recomiendan ser proactivos, enfocarnos más en la práctica que en la teoría, sin descartar la teoría pero conscientes de que las cosas suceden cuando pasamos a la acción.

Aprender también consiste en hacerse preguntas. ¿De dónde venimos? ¿Quiénes somos? ¿Adónde vamos? del mismo modo que a lo largo de la historia la humanidad se ha formulado estas preguntas a la hora de entender cómo funciona el mundo, nosotros tenemos que formular las preguntas correctas al respecto de lo que queremos entender ¿Cómo funciona? ¿Cómo puedo usarlo a mi favor? ¿Cómo puedo mejorarlo? así en cada caso si nos hacemos las preguntas correctas estaremos creando unas buenas bases para nuestro proceso de aprendizaje.

Aprender haciendo

Hay una gran diferencia entre saber y saber hacer. Acumular conocimientos no significa que estemos desarrollando competencias necesarias y útiles para desenvolvernos en la vida o para realizar el trabajo que estamos haciendo.

Cuando hablamos de “learning by doing” o de aprender haciendo, podemos llegar a interpretar que la propuesta de aprendizaje es basarse únicamente en el hacer como vía de aprendizaje, apartando la lectura u otros recursos de aprendizaje de nuestro camino. Nada más lejos de la realidad.

El aprendizaje por medio de la acción, del aprender haciendo, propone fomentar la experimentación como medio para generar un aprendizaje profundo y arraigado en la persona que aprende, desarrollando la habilidad de poner en utilidad práctica aquello que aprende, y al mismo tiempo, identificando por medio de la acción, aquello que necesita aprender o seguir mejorando.

Además, hay habilidades y competencias, que solamente podremos desarrollar si las practicamos una y otra vez.

¿Cómo alguien podría aprender a nadar sin introducirse en el agua? ¿Cómo alguien podría aprender a cocinar sin tocar un alimento? ¿Cómo alguien aprendería a caminar sin ponerse de pie?

Y, entonces, ¿Cómo alguien podría aprender a trabajar en equipo sin un equipo? ¿Cómo aprender a emprender sin desarrollar proyectos que generen valor? ¿Cómo integrar el valor que aporta la tecnología en la resolución de problemas si no lo aplicamos a un problema real?

Aprender en comunidad

Aprendizaje de alto rendimiento

Probablemente cuando pensamos en comunidades de aprendizaje nos imaginemos a grupos de personas que muestran un interés común por una u otra temática, las cuales se encuentran de vez en cuando en espacios físicos o virtuales para compartir sus experiencias con el resto de miembros o bien conocer a personas afines a sus intereses personales o profesionales.

Si únicamente nos quedamos con esta percepción, estaríamos tan solo rascando la superficie del verdadero potencial que tiene el concepto “aprender en comunidad”, cuando en realidad nos da la capacidad de conectar con nosotros mismos a través nuestra propia motivación de aportar valor a los demás mediante nuestra experiencia vital.

Esta visión constructiva es alentadora, todas las personas, sea cual sea nuestra experiencia en un ámbito u otro, tanto en lo personal como en lo profesional, tenemos la capacidad de impactar de manera directa en la vida de otras personas que están procurando crecer y evolucionar hacia una mejor versión de sí mismos.

¿Acaso esta motivación de ayudar a otros a crecer no nos ayuda a sacar lo mejor de nosotros mismos? Es en actos de generosidad sincera como este donde nuestro espíritu se fortalece y se reafirma, tan solo es necesario tener una actitud abierta y procurar escuchar de verdad a las personas que te rodean para entender cómo puedes contribuir.

Lo más excepcional es que al cultivar esta actitud en nosotros mismos, iniciamos un efecto bola de nieve en las personas que nos rodean, motivándolos a su vez a que adquieran esta perspectiva de crecimiento de sí mismos a través de su contribución a otras personas de su alrededor.

Esto es precisamente lo que buscamos con este Observatorio, construir una comunidad en la que cada persona pueda extraer lo mejor de sí misma impactando de manera directa en otras personas que tienen como propósito ser su mejor versión.

Usar la tecnología para aprender

Tecnología para aprender

Lo malo de las herramientas es que muchas veces las vemos como una solución a un problema y no como aquello que nos puede facilitar las cosas a la hora de resolver un problema gracias a nuestra inteligencia. Es lo típico de que cuando solo tienes un martillo todo te parecen clavos, está ocurriendo ahora con las herramientas digitales, que por el hecho de que podamos realizar clases por videoconferencia o usar plataformas online para el aprendizaje, ya no hay que preocuparse por todo lo demás.

Lo que ha ocurrido es que se ha perdido una gran oportunidad para utilizar la tecnología de cara a mejorar los procesos de aprendizaje y hasta se ha generado un rechazo por parte de muchas personas que comienzan a ver las tablets, el software y otras herramientas de este tipo como enemigos. Y la realidad debería ser que cuando tienes un buen modelo de aprendizaje la tecnología puede ser una gran aliada, por ejemplo porque nos puede ayudar a llegar a mucha gente que se encuentra alejada de nosotros, ya sea en el tiempo, por motivo de horarios o en el espacio, por encontrarse en otro lugar del planeta o no tener facilidad para desplazarse.

El objetivo no es que las personas vayan a la plataforma sino que se la encuentren en cualquier momento vital, sea presencial o digitalmente, pero la persona es la misma y por tanto la tecnología debe hacer que tratemos a la persona de la misma forma independientemente de que el contacto sea presencial, o digital, con una o varias personas; y sin sacarlos de sus habituales Google Workspace o Microsoft Office 365. Se trata de ir al lugar donde está la persona más que hacer que la persona se acerque a nuestra tecnología.

Debemos enseñar con las últimas tecnologías más que enseñar las últimas tecnologías, porque nuestro modelo es el de aprender haciendo, y sabemos que hoy hay tecnologías habilitadoras para trabajar y también que un plus en conocimiento, uso y sobre todo en ganas de aprender mejorará el desarrollo profesional sobre todo si viene de la mano de una modelo de aprendizaje continuo: lifelong learning.

Tecnologías como la inteligencia artificial, las vinculadas a comercio electrónico o la automatización no-code de procesos de negocio hacen que las personas y las empresas sean competitivas en este momento más que nunca de la historia.

Enseñar para aprender

Cuando uno enseña dos aprenden es algo probado que muchísima gente aplica y se ha convertido en una forma fantástica de mantenerse en proceso de aprendizaje continuo. Pero no todo el mundo tiene la oportunidad de dedicarse a enseñar lo que va aprendiendo o de tener que enseñar cosas nuevas que antes ha tenido que aprender, por eso el método aplicado por el físico Richard Feynman puede resultar de utilidad para cualquiera que quiera aprender bien sobre algo.

Se trata de que cuando queramos aprender algo, pensemos cómo podríamos explicarlo de forma que hasta un niño lo pueda entender. Por lo tanto tenemos que realizar primero nosotros un ejercicio importante a la hora de entenderlo para luego ir un paso más allá al ser capaces de explicarlo de forma sencilla. El esfuerzo mental necesario para pensar en cómo lo podríamos explicar a otra persona que no tiene conocimientos sobre la materia es lo que hará que realmente lo aprendamos de verdad.

Por qué funciona: como enunció Guillermo de Ockham, en igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la más probable, por lo tanto, si somos capaces de explicar algo de forma sencilla eso será lo que al final mejor nos funcione de cara a aprender cualquier cosa.

Cómo hacerlo: lo ideal es poder compartirlo con alguien, por ejemplo alguien cercano con pocos conocimientos en la materia, aunque lo malo es que se sienta abrumado si el tema es muy complejo. Otra opción es contarlo a través de un vídeo, audio o texto, luego ya puedes decidir si lo haces público o te lo quedas en privado, pero al menos has hecho el ejercicio de plasmarlo más allá de que se quede en tu cabeza.

Compartir para aprender

En la línea del punto anterior, si queremos ir un paso más allá a la hora de aprovechar la ventaja que supone compartir lo que vamos aprendiendo para fortalecer el proceso de aprendizaje, lo que podemos hacer es proponernos hacerlo de manera pública, ya sea a nivel de divulgación o a través de la formación.

Aquí tenemos una ventaja enorme en la actualidad ya que disponemos de multitud de plataformas a través de las cuales compartir este conocimiento, como pueden ser los blogs, newsletters, podcast, youtube, redes sociales … y muchas otras que van surgiendo, en muchos casos enfocadas en el entretenimiento, pero que también pueden ser un soporte fantástico para compartir conocimiento.

La duda que podemos tener en este punto es el nivel de conocimiento que debemos tener sobre determinada materia antes de empezar a compartirlo y aunque es cierto que en Internet podemos encontrar contenido de muy baja calidad, también existe gente con mucho nivel que comparte conocimiento a diario a través de todo tipo de canales. Lo importante es encontrar el término medio, de forma que podamos empezar a compartir conocimiento pronto, porque esto nos ayudará a acelerar nuestro aprendizaje, pero sin embargo no lanzarnos sin tener una mínima base sobre lo que vamos a compartir.

En todo caso siempre es importante ser transparente y dejar claro que no se trata de sentar cátedra, que cuando uno comparte en la red lo que aprende, siempre está dispuesto a corregir si se equivoca y precisamente es por esto por lo que esta forma de aprender es tremendamente valiosa, por poder recibir el feedback de la audiencia que va aprendiendo al mismo tiempo que tú.

De quién aprender

¿Por qué elegimos qué aprender y cómo aprender, pero no elegimos de quién aprender? Esto puede resultar más complicado porque una vez que has tomado las primeras decisiones, sea más difícil encontrar a la persona que realmente nos transmita el conocimiento y nos facilite el proceso de aprendizaje. Por suerte ahora gracias a las tecnologías digitales se ha aplanado el mundo y podemos tener más facilidad para acceder a las personas adecuadas, sin importar la distancia a la que se encuentren.

También el medio digital ha facilitado enormemente la difusión del conocimiento, ya que ahora con un blog puede comenzar a compartir aquello que descubre y miles de personas beneficiarse de ello sin importar de dónde sean o su poder adquisitivo. Así, si sabemos usar correctamente esta palanca digital podemos obtener un gran beneficio al poder acceder a los que mejor conocen cada uno de los ámbitos en los que estamos interesados en aprender.

Neurociencia aplicada al aprendizaje

Cuando hablamos de aprendizaje es interesante fijarse en lo que la ciencia puede aportarnos al respecto del conocimiento que se ha ido adquiriendo con el tiempo y para ello podemos apoyarnos en la neurodidáctica como el conjunto de disciplinas que nos ayuda a entender cómo aprende el cerebro. Las aportaciones de la neurociencia, la psicología y la pedagogía son fundamentales para entender este cambio metodológico en los procesos de aprendizaje.

De esta forma podemos ver la neurodidáctica como la disciplina que aúna los nuevos descubrimientos de la neurociencia y las ciencias educativas. Conscientes de que nuestro cerebro cambia, que su estructura no es fija, sino que todo proceso de aprendizaje va acompañado de un cambio en el cerebro, la neurociencia nos empieza a mostrar que las emociones son un elemento básico para que estos cambios se produzcan, es decir la emoción es clave para el aprendizaje.

De esta forma entender cómo y bajo qué condiciones se modifica el cerebro al aprender, nos puede ayudar a enseñar y aprender mejor.

Qué significa aprendizaje de alto rendimiento

«El secreto del alto rendimiento no está en la gestión del tiempo; está en la gestión de la energía» Loher, J. & Schwartz, T. 2003

Que la sociedad se ha convertido en un mundo que diariamente demanda redescubrirlo ya es algo más que sabido, aunque no sabemos si asumido. Una sociedad de una incertidumbre y transformaciones sin precedentes, como nos advertía Yuval Noah Harari en sus prepandémicas ‘21 lecciones para el siglo XXI’. Una “sociedad de lo desconocido”, como la ha denominado en alguna ocasión Daniel Innerarity, un mundo que nos va a exigir algunas cosas para las cuales todavía no tenemos habilidad.

En este contexto aprender se ha ido desligando cada vez más de estudiar. Se estudia más sobre lo que se conoce, se aprende más sobre lo desconocido. Se estudia más de manera individual. Se aprende más en equipo. “La complejidad ni se abarca, ni se trocea, se recorre” nos insistía nuestro sabio amigo Antonio Rodríguez de las Heras. Moverte con poco conocimiento en la incertidumbre y, por lo tanto, con una necesidad estratégica de aprender se ha convertido en algo vital en lo personal y en lo profesional. No es ya formación o preparación para lo que viene; hablamos del aprendizaje como radar para poder moverte en las aguas inciertas en las que ya estamos inmersos.

Los equipos de aprendizaje son pequeños botes de exploración, vulnerables, llenos de dudas, abiertos y flexibles que nos permiten transitar esa incertidumbre, y que requiere de un esfuerzo colectivo de alto rendimiento. Entrenarse, en este deporte de equipo que es el aprendizaje al que nos referimos, precisa de nuevas competencias. Algunas de ellas las identificaba Google en su Proyecto Aristóteles liderado por Julia Rozovsky, una de las más ambiciosas investigaciones sobre los equipos de alto rendimiento hechas hasta la fecha. La principal conclusión del Proyecto Aristóteles: “Los mejores equipos son aquellos en los que la gente se escucha y muestra sensibilidad a las necesidades de los demás.” SNGULAR viene enunciando algo que va en la misma dirección con su mantra “Gente Buena que además es Buena Gente”.

En el sector de la tecnología, es un gran reto incorporar una mirada dependiente del contexto humano y social. Éramos conscientes cuando Teamlabs unió fuerzas con SNGULAR que humanizar la tecnología y confiar en que la tecnología nos haría más humanos de alto rendimiento, que retarnos a pensar qué otras cosas podríamos hacer ahora con tecnología que antes no éramos capaces de hacer, sería posible al mezclar las filosofías pedagógicas y tecnológicas de dos culturas humanistas, como son las de SNGULAR y TeamLabs, que se entusiasman al retarse a aprender a cómo mejorar el mundo con lo que hacen. A ese aprendizaje lo denominamos de alto rendimiento.

Transformación de la educación

Una vez que hemos planteado las bases de lo que supone el aprendizaje de alto rendimiento vale la pena conocer algunos ejemplos de iniciativas que buscan potenciar esta nueva forma de aprender, considerando algunas o muchas de las ideas que aquí hemos planteado.

  • Las comunidades de aprendizaje d.school nos proponen los siguientes puntos a la hora de desarrollar su modelo de aprendizaje:
    • Poner el foco en el estudiante.
    • Adoptar perspectivas enfrentadas.
    • Mostrar trabajo inconcluso – prototipar.
    • Concentrarse en el cómo y no en el qué.
    • Buscar mentes frescas.
    • Permitir que la gente se inscriba.
    • Construir espacio para el cambio.
    • Recordar que el aprendizaje es una actividad diseñada.
    • Encontrar el equilibrio entre el caos y el control.
    • Presta atención a la dinámica del equipo.
  • Los laboratorios de aprendizaje radical de TeamLabs, cuyo equipo ha participado en la realización de este artículo y es la base sobre construir el modelo de aprendizaje que aquí planteamos:
    • Entendemos por radical el aprendizaje autodirigido, significativo y situado, en equipo, con proyectos reales y configuradores de un portfolio que ilustre el futuro profesional que desean los usuarios.
    • Que suceden en un lugar en el que diariamente se toman las decisiones importantes para el aprendizaje, a lo que se denomina Obeya Learning Room.
    • Que la materia que aprendes es tan de futuro como un «concept car» al que llamamos Concept Program.
    • Que la facilitación del aprendizaje se acompaña con tecnologías de registro, para nosotros el Seamless Registering Tech.
    • Que el examen se sustituye por un sistema de OKR con el que poder tener claros los objetivos y resultados clave y el seguimiento de los mismos, a través del modelo OKR4Learning
    • Que el título se potencia con microcertificaciones que muestran el saber hacer y quedan recogidas en el Wallet Competencial.

Etiquetas: , , , ,

Futurizable OKR Edition #50

Publicado el 04 junio, 2021

La bicicleta de los OKR

Interesante esta analogía que comparte la empresa Fresh People sobre cómo los OKR se pueden mostrar como una bicicleta donde la rueda delantera representa los Objetivos, que deben estar alineados con el Propósito, lo cual indica la dirección a seguir. Por otro lado Las personas son las encargadas de accionar los Resultados Clave, representados por la rueda trasera, a través de los pedales y la cadena, realizando las Tareas.

¿Se puede usar OKR para mejorar el aprendizaje?

Rubén Jerónimo, nos explica a través del artículo Strategic learning, aprende o muere en tiempos inciertos, qué es OKR4L y cómo puede ayudarnos a mejorar el aprendizaje de las personas en las organizaciones: OKR4L ayuda a identificar los objetivos de aprendizaje de individuos y equipos, y acompaña en el proceso invitando a construir tanto las herramientas como los métodos para superar las barreras. Un objetivo de aprendizaje pasa en cualquier caso por la adquisición de competencias concretas y estas se evidencian con resultados.

Así han usado OKR en All India Football Federation para mejorar su posición a nivel mundial

La selección india de fútbol ha logrado grandes logros en los últimos años, gracias a su plan estratégico, que incluía el uso de OKR: desde 2014 han mejorado su clasificación a nivel mundial del puesto 154 al 97, se han clasificado para la Copa Asiática de la AFC 2019 encabezando su grupo, han acogido con éxito la Copa del Mundo Sub-17 y han lanzado IWL, la liga profesional para mujeres.

El equipo de All India Football Federation era experto en planificación. Detallaron su estrategia en intervalos de cuatro años para lograr su visión. Sin embargo, con su volumen de objetivos y el frenético día a día, necesitaban encontrar una manera de lograr una mejor alineación, transparencia y responsabilidad. En 2020, AIFF decidió implementar OKR con Profit.co

Etiquetas: , , , ,

Construyendo plataformas de aprendizaje

Publicado el 03 diciembre, 2020

«Existe lo que se da en llamar:
la actitud ante la tormenta

Cuando a uno le alcanza un inesperado chaparrón, se pueden hacer dos cosas:
o bien se echa a correr lo más rápido posible, o se pone uno a resguardo bajo los aleros de las casas que bordean el camino.

De todas formas, siempre se terminará mojado.

Pero si uno se prepara mentalmente, y con anticipación, a la idea de quedar mojado, no se sentirá muy contrariado por la llegada de la lluvia.

Se puede aplicar beneficiosamente este principio a cualquier circunstancia.»

Hagakure, el camino del samurai
Yamamoto Tsunetomo

Últimamente nos envuelve una abrumadora sensación de incertidumbre, aunque sin duda si algo ha demostrado la humanidad a lo largo de la historia es nuestra excepcional capacidad de adaptación.

Adaptación a cualquier contexto que es posible gracias a una capacidad de aprendizaje innata que nos acompaña a lo largo de nuestra vida. Aprendemos mediante la experiencia, necesitamos experimentar por nosotros mismos, necesitamos equivocarnos y hacerlo de manera segura.

Y a esta sensación de seguridad es a lo que nos referimos cuando hablamos de “plataformas de aprendizaje”, ser capaces de crear entornos de reflexión, de conversación y de experimentación donde podamos adquirir experiencia que nos resulte de utilidad.

Más allá de la tecnología que pueda habilitar un canal eficiente para desarrollar estas plataformas de aprendizaje, debe diseñarse un buen servicio alrededor que ofrezca experiencias diferenciales a todas las partes implicadas en el ecosistema.

Si profundizamos en el concepto de “ecosistema de aprendizaje”, podemos poner en el centro el talento, el cual será capaz de establecer conexiones de valor que intervengan en su crecimiento profesional proporcionando un impacto positivo en su carrera.

Podemos hablar también de construir comunidad, de sentirnos parte de un grupo con intereses profesionales comunes, podemos hablar de fomentar un espíritu emprendedor que nos fuerce a sacar lo mejor de nosotros mismos… en definitiva, una buena plataforma de aprendizaje es aquella que permite canalizar la energía, motivación, ilusión y esfuerzo de muchas personas por ser mejores cada día, hacia mejorar el propio conjunto del ecosistema.

Un excelente ejemplo de plataforma de aprendizaje, es la que ha desarrollado BBVA a través del proyecto Ninja, sobre el cual hemos realizado la siguiente entrevista a David Hernantes Global Head of BBVA Ninja, para que nos cuente los detalles sobre su puesta en marcha y los éxitos que han cosechado hasta ahora ayudado en la transformación digital del banco.

¿Cómo surge la idea de crear Ninja y cómo ha sido su trayectoria hasta el momento?

La iniciativa Ninja nace dentro del BBVA para ayudar y apoyar su proceso de transformación tecnológico/digital.

Vivimos en una época de cambio, donde la tecnología avanza a pasos agigantados y está consiguiendo transformar, a todos los niveles, la sociedad. En este entorno digital, uno de los principales retos que tienen todas las empresas es adaptarse al cambio y evolucionar tan rápido como sea necesario para seguir satisfaciendo las necesidades de sus clientes y mantener su competitividad.

En este contexto, los empleados son la clave de la evolución de la compañía, por ello, el principal desafío de The Ninja Project es desarrollar a los empleados para que sean capaces de evolucionar y adaptarse al cambio tan rápido como la organización necesite para ser competitiva. Esta necesidad está considerada crítica para la supervivencia y competitividad de cualquier compañía en la era digital actual.

El Programa Ninja surgió en el 2016 en la unidad de Arquitectura Tecnológica del banco, una de las unidades “core” en la transformación digital. Existía la necesidad de realizar un proceso de upskilling y reskilling, para romper la brecha que existía entre el conocimiento instalado en la organización y las nuevas tendencias y conocimiento tecnológico que estaba surgiendo en el mercado.

Una vez puesto en marcha con éxito, compañeros de otras unidades, de forma voluntaria, pedían acceso de manera masiva a la iniciativa, en ese momento nos dimos cuenta de la gran acogida y tracción que estaba teniendo Ninja y se decidió aumentar el alcance al resto de áreas de Ingeniería de España, después, debido también a la gran acogida y tracción, se desplegó en las áreas de Ingeniería de los países y después en las sociedades tecnológicas del grupo. Ninja estaba teniendo un comportamiento viral y nos estaba permitiendo generar una comunidad de intercambio de conocimiento y talento tecnológico global.

En ese momento nos dimos cuenta que Ninja podía trascender de las áreas de ingeniería y permitir difundir y acercar la tecnología a todos los empleados del grupo y avanzar en una de las principales líneas estratégicas de ingeniería generando una comunidad transversal de conocimiento y talento tecnológico global.

¿Qué diferencia a Ninja de los programas convencionales de formación en empresas?

Bueno, lo primero es que Ninja es mucho más que un programa de formación. Ninja es una plataforma digital con la promesa de generar una cultura de aprendizaje y reskilling digital continuo en la organización. Gracias al uso de técnicas de gamificación, entre otros, Ninja genera un hábito de autodesarrollo digital continuo en los empleados y les permite visibilizar su talento (cultura + conocimiento + experiencia) en habilidades y capacidades críticas para la organización. En Ninja si quieres avanzar hacia la maestría puedes hacerlo, solo depende de ti. También permite monitorizar en ‘real-time’ la cultura de los empleados, el reskilling de la organización, realizar skill gap análisis y construir paths formativos personalizados a través de técnicas de IA.

Esto es posible ya que evoluciona la visión más tradicional donde es la compañía la que dicta cuáles son los contenidos formativos que deben realizar los empleados y en qué plataformas se deben realizar, a una visión ‘Employee Centric’ donde Ninja conecta los mejores contenidos, modelos de aprendizaje y plataformas del mercado con el talento interno de la organización complementando el enfoque tradicional y obteniendo una visión 360º real del empleado independientemente de en qué plataformas y que técnicas haya usado para adquirir ese conocimiento.

Además, lo hace reduciendo drásticamente los costes de formación. implementando un enfoque ‘data-driven’ y mediante un modelo líquido y totalmente adaptable en el tiempo.

¿Cuáles han sido los principales logros conseguidos hasta el momento a través de este programa?

Ninja pasó en los dos primeros años de ser “una hoja en blanco” a una iniciativa implantada en siete geografías y en 12 sociedades participadas del Grupo BBVA, con una comunidad de cerca de 10.000 ninjas con una vinculación superior al 80% y una retención superior al 50 %.

The Ninja Project ha tenido un impacto real en el talento digital de la organización con más de 1,5 millones de horas totales de formación gestionadas, de las cuales, más del 90% han sido totalmente gratuitas generando, al mismo tiempo, un ahorro muy significativo en costes.

Se han gestionado a lo largo de estos años más de 16.000 actividades, y ha supuesto la interacción de más de 150.000 ninjas. Se han impartido hasta el momento más de 2.000 charlas y talleres, de los cuales el 90% aprox. han sido impartidos por los propios ninja generando una comunidad de aprendizaje ‘peer-to-peer’ descentralizada a nivel global. También cabe destacar la realización de 32 Hackathones a nivel mundial, todo un hito para BBVA.

Por otro lado, en mayo de 2020, en plena pandemia, Ninja trascendió a BBVA y aterrizó en la empresa Mahou San Miguel a través de una iniciativa de colaboración conjunta, donde más de 300 profesionales de sus Áreas tecnológicas se suscribieron al modelo con gran éxito, poniendo de manifiesto el gran equipo, la cultura y capacidad de aprendizaje de Mahou San Miguel.

¿Cómo encaja Ninja en el marco de los nuevos modelos de aprendizaje y de gestión empresarial?

Ninja es un caso de éxito real de gestión de cambio cultural y de cómo deberían ser los modelos de aprendizaje actuales para ayudar a las compañías a adaptarse al cambio y mantener su competitividad. Ninja es una pieza fundamental en la transformación digital y gestión del talento de cualquier compañía y encaja y complementa muy bien con otras líneas de trabajo transformacionales como pueden ser ‘agile’, cambios en los modelos organizativos, la adopción de nuevas tecnologías, etc.
Desde nuestro punto de vista, Ninja o modelos similares a Ninja, en los próximos años van a ser las nuevas versiones de los modelos de aprendizaje corporativos.

¿Puedes contarnos los planes de futuro de Ninja?

Dentro de BBVA nuestro objetivo actual es seguir expandiendonos de forma ordenada en distintas áreas, siguiendo con la estrategia tecnológica del Grupo, donde se pretende acercar la tecnología a todas las áreas del banco. Actualmente estamos en un momento muy interesante ya que hemos empezando a interactuar con nuevos ninjas de negocio acercándoles la tecnología, y estamos empatizando con ellos y descubriendo nuevas necesidades.

Trascendiendo las fronteras de BBVA, estamos trabajando y analizando la posibilidad de ayudar a las empresas en sus procesos de transformación digital. De este modo permitiríamos adherirse al modelo Ninja nuevas empresas como ya lo hizo Mahou San Miguel con gran éxito.

Otro de nuestros objetivos es ayudar a Mahou San Miguel a seguir desplegando el proyecto en aquellas áreas donde consideren relevantes dentro de la organización, siguiendo el modelo escalonado usado en BBVA.

Y hasta aquí la entrevista a David Hernantes sobre Ninja, pero si quieres seguir aprendiendo sobre el tema te recomendamos asistir al evento Breakfast Club Chief Learning Officer dedicado a Nuevas formas de aprendizaje tecnológico en las empresas.

El evento se realizará el viernes 11 de diciembre a las 9.30h y en él participarán como ponentes David Hernantes, Global Head of technological Upskilling and Ninja Product Director, de BBVA; Eva Astorga Victoria, Digital Talent Leader en Mahou San Miguel; Evaristo Nogales, Chief Strategy Officer (CSO) en Sngular; y Berta Lázaro, cofundadora del laboratorio de aprendizaje #Teamlabs, con la moderación por parte de Javier Poves, Senior Learner en Chief Learning Officer (CLO) certificado por Teamlabs y Mondragon Unibertsitatea.

Etiquetas: , , , ,

Llega el Learning By Doing al sector tecnológico gracias a Sngular TeamLabs

Publicado el 02 julio, 2020

Todos tenemos claro que el modelo educativo debe cambiar pero lo que ya na no está tan claro es cómo hacer ese cambio.

En Futurizable hemos hablado en varias ocasiones sobre la necesidad de transformar la educación, de el papel que podría jugar la tecnología al respecto y de la importancia de que los alumnos sean protagonistas de su propio proceso de aprendizaje.

Ahora llega el momento de pasar a la acción, porque desde Sngular, empresa de la que forma parte Futurizable, comenzamos un nuevo proyecto enfocado en la transformación del aprendizaje, en el cual ya hemos empezado a dar los primeros pasos con acciones como la realización de los cursos de OKR Champion, a través de los cuales queremos colaborar en la transformación cultural de las empresas y el Bootcamp Data Science for Business a través del cual trasladar al ámbito de la tecnología el modelo de educación que tanto éxito le ha proporcionado a TeamLabs hasta el momento.

Porque estas iniciativas de las que os estamos hablando suponen el inicio de las actividades de una nueva empresa, llamada Sngular TeamLabs que nace como fruto de la asociación de dos empresas que comparten el ADN de la innovación y que cada una ha sido capaz de transformar su sector, TeamLabs en lo relativo a la educación en las áreas de innovación y emprendimiento, y Sngular en lo que se refiere al desarrollo de proyectos tecnológicos.

De esta forma la experiencia de 8 años por parte de TeamLabs desarrollando nuevos modelos de aprendizaje con la filosofía Learning By Doing, se traslada ahora al sector de la tecnología sumando las competencias tecnológicas de Sngular con el objetivo de crear nuevos programas de formación, para los profesionales que quieran trabajar en el sector tecnológico sin tener que esperar a lograr la experiencia una vez finalizada su formación, sino pudiendo aprender desde el primer día cómo se trabaja realmente en este sector.

Así nace Sngular TeamLabs

Bajo el lema LifeLong Learning Labs desde Sngular TeamLabs se han comenzado a desarrollar dos tipos de iniciativas en el ámbito del aprendizaje, en primer lugar a través de instituciones y empresas del sector de la formación con las que colaborar en su proceso de transformación para ayudarlas a seguir siendo relevantes en este nuevo contexto en el que las personas desarrollen una actividad de aprendizaje permanente a lo largo de su vida, a la vez que seleccionan entre una oferta global en la que la ubicación es cada día menos relevante. Y en segundo lugar a través de programas de formación para profesionales que quieran potenciar su carrera gracias al desarrollo de las habilidades tecnológicas gracias al fomento de las capacidades clave digitales, el pensamiento crítico, la comunicación, la colaboración, la creatividad, la innovación, la adaptación al cambio, a transitar la incertidumbre y al auto aprendizaje basado en la experiencia.

De esta forma las bases de la formación desarrollada por Sngular TeamLabs son:

  1. El diseño de programas de formación en la frontera de la tecnología que se despliegan como proyectos profesionales.
  2. La definición de objetivos y resultados clave para que los equipos demanden el aprendizaje como camino para alcanzarlos.
  3. Habilitar diversos perfiles que permiten integrar personas con diferente background, que se enriquecen mutuamente.
  4. Y la medición del desempeño como lo hacen grandes líderes globales, situando al aprendizaje como puntal de la estrategia.

En la práctica esto se materializa a través de sus 3 primeras líneas de actividad:

  1. Concept Program se dedica al diseño de programas de formación en la frontera de la tecnología, que se despliegan como proyectos profesionales. Se definen objetivos y resultados clave para que los equipos demanden el aprendizaje como camino para alcanzarlos. Se habilitan diversos perfiles que permiten integrar personas con diferente background, que se enriquecen mutuamente. Y se mide el desempeño como lo hacen grandes líderes globales, para situar al aprendizaje como puntal en la estrategia.
  2. Seamless Registerim Tech donde se busca que las personas sepan responder bajo presión y dar lo mejor de sí en los momentos de la verdad, en los que están siendo medidos y su desempeño puede verse distorsionado. Ahora gracias a tecnologías como el procesamiento del lenguaje natural, la sensorización o la visión artificial es posible mejorar la medición de los distintos aspectos del rendimiento, además de utilizar los chatbots en los equipos de trabajo para acompañar el proceso, y generar un marco capaz de desarrollar una correcta evolución del aprendizaje con base en los objetivos individuales y grupales.
  3. OKR for learning que ayudará a priorizar, alinear y medir el progreso en las empresas, para lo cual se ha diseñado una versión de la metodología OKR pensada 100% para funcionar en entornos de aprendizaje y poder integrarse en distintos modelos organizacionales u ofrecer una alternativa para repensar los mismos. Bajo la idea «decide tu camino antes que el camino decida por ti, y mide tus progresos» se define un modelo de formación personalizada donde el alumno tiene el mayor control sobre su proceso de aprendizaje.

Como podéis ver Sngular TeamLabs busca servir como catalizador en los procesos de transformación de las empresas a través de la formación del talento, pero no lo hace de manera convencional organizando cursos en los que participan los alumnos, sino creando experiencias de aprendizaje personalizadas que buscan responder mucho mejor a las necesidades reales de las empresas y también a las personas con talento que pueden ayudar a esas empresas a mejorar.

De esta forma la experiencia de TeamLabs transformando la educación y de Sngular transformando las empresas, se mezcla para  generar una nueva fórmula de aprendizaje que tiene al alumno como protagonista, para que de esta forma se pueda acelerar su proceso formativo, al ponerlo mucho más cerca de las necesidades que requiere el mercado, trabajando en proyectos reales y aprendiendo a resolver problemas ayudado por las mejores metodologías y tecnologías del momento.

La necesidad del Learning By Doing

Todos somos conscientes de que la práctica resulta fundamental cuando queremos aprender de verdad una cosa, el problema es que en la mayoría de ocasiones que realizamos una formación sobre cualquier tema, resulta muy complicado poner en práctica lo aprendido en un caso real. Lo difícil es encontrar esas oportunidades en las que los alumnos puedan enfrentarse a situaciones reales en las que aplicar lo aprendido de manera teórica y de esta forma finalizar el proceso de aprendizaje validando la utilidad para resolver problemas reales.

Cuando estudiaba ciencias químicas disfrutaba muchísimo de las prácticas de laboratorio, porque era la forma de ver en el mundo real en qué consistían todas esas fórmulas y reacciones de química orgánica e inorgánica que estudiábamos de manera teórica en el aula. Pero pensándolo bien desde una perspectiva real del aprendizaje aquellas prácticas no ayudaban más a que comprobar lo que otro había aprendido antes realizando sus propios experimentos, aunque es cierto que siempre es necesario tener una base de conocimientos teóricos, la realidad es que el proceso de aprendizaje no está completo si no tienes que enfrentarte a una situación nueva en la que tengas que resolver un problema real. Por esto pienso que para aprender realmente en una carrera científica hay que trabajar en investigaciones reales como las que se realizan en los programas de doctorado o como fue mi caso, poder realizar prácticas en empresas donde tenía la autonomía suficiente como para colaborar en proyectos reales, con la supervisión de alguien con experiencia, pero sin limitarme a seguir el guión que un profesor había preparado con anterioridad.

Y aquí es donde entra en juego el modelo de aprendizaje que aplica TeamLabs a través de su grado oficial sobre Liderazgo, Emprendimiento e Innovación, en el cual los alumnos tienen que enfrentarse desde el primer día al reto que supone crear una empresa real, una empresa que tiene que tiene que crear productos o servicios, que tiene que lograr clientes, que tiene que facturar y que tiene que resultar rentable. Más aún, donde los alumnos tienen que crear equipos y lograr que funcionen de manera coordinada con un objetivo común, como si fuera una startup, lo cual como os podéis imaginar es uno de los mayores retos a los que puede enfrentarse en su vida un joven de 18 años que comienza su carrera universitaria.

Este gran cambio en la forma de plantear la educación, enfrentando problemas reales desde el primer día de la formación, es lo que se busca trasladar al ámbito de la tecnología en la nueva empresa Sngular TeamLabs, al mismo tiempo que se piensa también en cómo trasladar esas ideas a la propia gestión de las organizaciones educativas, en las que también resulta muy necesario emprender procesos de transformación cultural, para que se adapten mejor a las necesidades que presenta la sociedad actual.

Así que después de esta presentación de la nueva empresa Sngular TeamLabs os animamos a permanecer atentos a las diferentes iniciativas que vayan desarrollando, en las cuales esperamos poder participar desde Futurizable, por lo que os iremos informando sobre ello.

 

Etiquetas: , , ,

Cómo aprender mejor

Publicado el 26 marzo, 2020

Cualquier momento de la historia ha sido bueno para tener una actitud enfocada en aprender y querer mejorar, no cabe duda que que siempre ha sido una ventaja importante de cara a salir adelante y lograr una buena vida, si las condiciones del entorno lo permitían, claro. Pero ahora parece más evidente que nunca desarrollar esa capacidad de aprendizaje continuo debido al contexto de aumento la incertidumbre en el que vivimos y por el gran acceso a la información de que disponemos, lo cual nos hace estar enormemente influenciados por todo lo que ocurre a nivel global. La globalización está suponiendo que todos nos preocupamos por el impacto ambiental que suponen, por ejemplo, los incendios es el Amazonas o en Australia y nos hace sentir en nuestras propias carnes los efectos de un nuevo virus que comienza a infectar a personas hace tan solo unos meses en el otro lado del mundo y que en tan poco tiempo acaba condicionando el funcionamiento normal de todos los países del planeta.

En este contexto es fundamental que cada uno de nosotros potenciemos las habilidades de adaptabilidad y proactividad. La adaptabilidad porque los cambios son tan bruscos y pueden tener un impacto tan grande, sobre todo en aspectos psicológicos, que pueden dejarnos totalmente fuera de juego en cualquier momento y arruinar por completo nuestra vida. Y la proactividad, porque precisamente para salir de esa situación de riesgo psicológico de las mejores cosas que podemos hacer es pasar a la acción, enfrentarnos a la situación y ponernos por delante de ella, buscando soluciones que permitan salir adelante.

Y es a través de la proactividad donde llegamos a la necesidad de aprender. En primer lugar porque de poco sirve ser muy valiente o lanzado, hasta querer resolver todos los problemas del mundo, si no contamos con las herramientas y el conocimiento necesario para hacerlo. Y, en segundo lugar, porque en un contexto como el que tenemos ahora mismo, donde cada uno tiene que hacerse totalmente responsable de sus actos, vemos muy limitadas las cosas que podemos hacer debido al aislamiento, por lo que aprender y formarse puede ser el mejor antídoto para las próximas situaciones a las que nos vamos a enfrentar en el futuro.

Un ejemplo de esta situación la vemos en el gran número de iniciativas virtuales que se están poniendo en marcha para luchar contra las consecuencias que está produciendo el Coronavirus, como pueden ser las que quieren resolver problemas relacionados con los aspectos sanitarios, las que buscan ayudar a las personas a afrontar mejor el confinamiento o las que quieren ayudar a paliar las consecuencias que toda esta situación va a producir en la economía. Lo que ocurre en este caso es que no todo el mundo puede ayudar porque no cuenta con las herramientas necesarias para poder hacerlo y las capacidades o conocimientos para gestionar las herramientas que realmente pueden resultar de ayuda. Y aquí es donde el aprendizaje vuelve a tomar relevancia debido a la importancia que tienen los conocimientos adquiridos a la hora de afrontar situaciones como la que estamos viviendo.

Entonces ahora que somos más conscientes de la importancia de aprender y puede que tengamos más tiempo de la habitual para poder hacerlo, veamos algunas ideas que nos pueden ayudar en este proceso.

Cómo aprender mejor

A lo largo de la historia algunas personas se han dedicado a intentar entender la forma en la que aprendemos y mejorarlo en la medida de lo posible, aplicando diferentes metodologías o técnicas. Considerando como punto de partida la idea que hemos expuesto en otras ocasiones, que defiende que el sistema educativo actual basado en la memorización de contenidos no funciona, se entiende que cuando pensemos en la formación de adultos, busquemos compensar de alguna forma los malos hábitos adquiridos durante nuestra infancia.

  1. La mejor forma de aprender es enseñando: «Si no puedes explicar algo de forma sencilla es que ni tú mismo lo has entendido lo suficiente.» Albert Einstein. «La mejor manera de entender algo es explicarlo.» Richard Feynman. Cuando dos científicos de la talla de Einstein y Feynman nos explican que la mejor forma de aprender algo es tener que enseñarlo a otra persona, nos están dando la gran clave para el aprendizaje. Y lo mejor es que no hace falta ser un genio para que esto aplique, porque somos muchos los que hemos comprobado que cuando tenemos la oportunidad de enseñar sobre un tema específico, le ponemos más interés, por el compromiso que supone hacia otras personas que dependen de lo que nosotros les vamos a transmitir y cómo lo vamos a hacer. Aquí sin duda entra en juego también nuestra capacidad didáctica, que es algo que hay que aprender e ir mejorando con la experiencia, pero no cabe duda de que el conocimiento específico sobre un tema es lo que el alumno busca en el profesor y lo que el profesor tiene que ser capaz de transmitir en base a el entendimiento que haya logrado alcanzar al respecto.
  2. Curiosidad > Interés > Ilusión > Constancia. Este podría ser un buen flujo de cara a establecer un proceso de aprendizaje personal, partiendo de alguien que tiene curiosidad por descubrir cosas nuevas y formarse para ser un mejor profesional. Podría empezar en un punto donde la persona se expone a mucha información e interacciones, movido por su curiosidad, lo cual le llevará a leer mucho, hablar con mucha gente, participar en eventos, … De aquí pasará a que haya temas concretos que despierten su interés, quiera profundizar en ellos para conocerlos mejor y comprobar si es algo a lo que vale la pena dedicarle tiempo, por las posibles utilidades que pueda ofrecerle en el futuro. Ese interés puntual por un tema específico puede ir desapareciendo con el tiempo si no se encuentra una utilidad o le resulta demasiado complejo, pero también puede ir creciendo si la persona encuentra conexiones con otros aspectos de su vida, hasta el punto de que llega a ilusionarse con ello. Será entonces la ilusión la que le hará querer profundizar en ello, lo suficiente como para que pueda enfrentarse a las dificultades que puede tener el propio proceso de aprendizaje y sobre todo para que se alcance la constancia que es tan necesaria para aprender algo de forma adecuada.
  3. Compartir y colaborar. «Si me lo dices, lo olvido; si me lo enseñas, recuerdo, si me involucras, aprendo». Benjamín Franklin. Volvemos a subirnos a hombros de gigantes para descubrir otra de las ideas que más nos pueden ayudar a aprender. Empecemos por el compartir, por ejemplo considerando algo que resulta muy habitual, como es escribir en un blog las cosas nuevas que has aprendido al respecto del tema al que te estás dedicando. Incluso compartir la opinión que has podido construir al respecto de ese tema en el que estás trabajando. Y luego viene la parte de colaborar, porque muchas veces ese artículo no se queda en algo unidireccional donde el escritor y el lector no interactúan, sino que por suerte en la era de internet tenemos muchas opciones para obtener feedback de las personas que leen lo que nosotros escribimos e incluso se puede establecer un debate al respecto con el fin de enriquecer los puntos de vista de cara una de las personas que participan en dicho debate. Esto ocurre de forma muy significativa por ejemplo en el mundo del software, donde gracias a las ideas que promueve el movimiento Open Source, se han establecido procedimientos de trabajo basados en la colaboración a la hora de trabajar en el desarrollo de un mismo proyecto personas que no se conocen y que incluso pueden tener intereses diferentes a la hora de por qué deciden colaborar en un proyecto de este tipo. Quizás algunas colaboran porque quieren usar el software que se pretende desarrollar, otras lo hacen para aprender sobre un caso real y otras porque ven que eso les puede producir algún tipo de beneficio económico o de reputación en el futuro.
  4. Cuando el alumno está preparado, aparece el maestro. Lo que ocurre en muchas ocasiones es que no salta la chispa necesaria para que una persona decida iniciar un proceso de aprendizaje o la chispa que se produce no tiene suficiente energía como para encender el fuego necesario para mantener activa la hoguera que impulsará ese proceso. Esto pueda ocurrir porque en nuestro cerebro deban darse las conexiones adecuadas que despierten la ilusión y el interés, una vez que se ha producido la curiosidad. Ya que la mayoría de las veces no pasamos de esa primera fase de la curiosidad, tenemos que entender que no siempre existirá la motivación adecuada para aprender sobre determinado tema, pero también que una vez que logremos esa motivación la aprovechemos lo mejor posible para progresar en nuestro proceso de aprendizaje. De esta forma lo que ocurre con esto del maestro y el alumno, es que por mucho que el maestro quiere el alumno no va a aprender si no ha llegado el momento adecuado para ello. Por suerte quedó atrás aquello de «la letra con sangre entra» y lo que ocurre ahora es que tenemos toda la vida por delante para aprender, entonces lo que debemos hacer es exponernos a muchas posibilidades al respecto y aprovechar para profundizar en aquellos temas que más nos motiven en cada momento.
  5. Nunca pares de aprender. De esto ya hemos hablado hace poco en Futurizable, por lo que retomamos el tema para volver a recomendaros los recursos que en ese artículo publicamos, ya que os pueden resultar muy valiosos en el contexto en el que vivimos. Todos ellos nos pueden servir para aprender cosas nuevas y gracias al formato que proponen lo hacen además de una forma amena que nos puede facilitar tanto el consumo de la información que proponen como su posterior asimilación.

Una experiencia de aprendizaje

Muchas veces el ejemplo es el mejor maestro, por eso hemos pensado que para reforzar las ideas que acabamos de exponer, sería buena idea conocer cómo otras personas aprenden, así que a continuación compartimos con vosotros la entrevista que hemos realizado sobre este tema a Félix Lozano, Co-Founder & CEO de Teamlabs.

¿Podrías contarnos en qué consiste tu proceso de aprendizaje de cosas nuevas?

Desde hace ya más de tres décadas he ido manteniendo un patrón de conducta que se ha repetido a lo largo de mi proceso de aprendizaje. La suerte que he tenido es que hoy en día esa misma fórmula es similar a la que tomamos como filosofía pedagógica en Teamlabs. Tiene estas cuatro premisas:

  • Emprender es la mejor manera de aprender, y aprender a lo largo de la vida es la mejor forma de trabajar (lifelong learning lab).
  • El aprendizaje se produce y multiplica en equipos pluridisciplinares (teamlearning).
  • El aprendizaje es significativo y situado al suceder mientras vamos experimentando y creando nuevos proyectos que se unen con los intereses personales y colectivos (radical learning by creating).
  • La inspiración, el contexto y el global mindset se consigue realizando viajes de aprendizaje a diferentes países, interactuando con diferentes culturas (learning journey).

¿Cuál es tu principal motivación para seguir aprendiendo y mejorando como profesional?

Una combinación de ganas de seguir siendo útil a la sociedad, con el deseo de mantener una curiosidad irrefrenable.

También me motiva abordar de forma creativa la complejidad de los problemas de hoy, intentar transformar la sociedad para comprenderla y vivir con la premisa de que innovar es una manera estar en el mundo.

¿Cómo piensas que una empresa puede fomentar que las personas que la conforman quieran aprender más y mejor?

En una empresa hoy es imprescindible mezclar dos espacios: uno reglado, con procesos claros y bien definidos que buscan la eficiencia en lo que se hace; y otro “en blanco”, sin pautas, que propicia crear y aprender colectivamente mientras se inventa lo nuevo. Requiere de dos culturas distintas que se entrelazan y, a veces, friccionan para producir las mejores respuestas que requieren los grandes retos de la sociedad actual. Incentivar a las personas, con incentivos económicos y reconocimientos, para que se atrevan a aprender y asuman los riesgos pertinentes que requiere moverse, de manera paradójica, en ambos espacios, es fundamental para fomentar el deseo de construir nuevo conocimiento.

Iniciativas que nos pueden ayudar en nuestro proceso de aprendizaje continuo

Cardinal es una iniciativa impulsada por Joan Tubau que consiste en un curso que ayuda a las personas a a tomar mejores decisiones en su carrera profesional, lo cual puede resultar de utilidad para aquellas personas que estén pensando en cambiar de trabajo pero no tienen muy claro de qué les gustaría trabajar o si no quieren cambiar de sector pero sí que les interesaría conseguir un puesto más alto, o si simplemente quieren estar mejor preparados para un mercado laboral cada vez más incierto.

SinOficina es un coworking online y, como tal, trata de trasladar la filosofía de colaboración, co-aprendizaje y co-creación de un coworking a un entorno virtual. Los freelance y emprendedores digitales somos profesionales acostumbrados a trabajar solos y a formarnos por nuestra cuenta y, sin quererlo, adoptamos malos hábitos, nos quedamos desactualizados o no somos capaces de ver una perspectiva más amplia o contemplar otras opciones. Crecer en comunidad es una manera de evitar esto. Más allá del apoyo emocional que proporciona contar con compañeros con quien consultar temas ajenos a nuestra área de experiencia, a quien pedir ayuda y feedback, intercambiar servicios, compartir recursos y “know-hows”, nos hace mejores profesionales y mejor preparados para el futuro del trabajo.

Neurok es un LMS (Learning Management System) que bajo el lema «enseñar menos, aprender más» promueve una nueva forma de aprendizaje basada en la colaboración y en los principios de la neurodidáctica. Para ello se busca potenciar las emociones y la motivación como motores del aprendizaje a través de un nuevo modelo de formación online. La plataforma puede servir para la organización de cursos por parte de empresas como de instituciones educativas y tal y como está diseñada ofrece un gran protagonismo al alumno en su proceso de aprendizaje, dejando que el profesor se convierta más en un colaborador de ese proceso que en un instructor como ha sido la formación hasta ahora en muchos casos.

Snackson es una startup ayuda a formar equipos de trabajo, dedicando sólo 5 minutos al día, mediante una metodología que combina el microlearning y dinámicas de gamificación. A través de su modelo, los usuarios aprenden de forma sencilla, ágil y efectiva, para lo cual han creado un entorno de gestión en el que las empresas pueden crear sus propios contenidos, contratar un curso del catálogo, o que su equipo de expertos ayude a diseñar un microcurso a medida.

Capaball con el lema «machine learning for human learning» quiere ayudarnos a aprender más y mejor usando la inteligencia artificial, ofreciéndonos planes de formación basados en la búsqueda y análisis de los contenidos de mayor calidad, para ofrecérnoslo de manera personalizada en función de nuestras necesidades.

Singularity Experts nace con el propósito de ayudar a todos los estudiantes y profesionales que no saben qué estudiar o en qué trabajar, confundidos por la velocidad de la tecnología y la atomización de la educación. Promueven que la clave del futuro del trabajo está en aunar conocimientos técnicos (STEM) y humanistas con competencias blandas, como la creatividad y la inteligencia emocional.

Etiquetas: ,

  • Libro Futurizable

    Libro Futurizable

    Si eres un profesional dedicado a la innovación o estás interesado en la tecnología que está por llegar, hazte con un ejemplar de Futurizable. En este libro, Javier Martín presenta las principales tecnologías exponenciales que van a tener gran impacto en la sociedad en los próximos años.

    Comprar